x
1

Casa de Hannover



Reino Unido:
1901-Muerte de la reina Victoria del Reino Unido
Hannover:
1866-Jorge V de Hannover pierde su territorio a Prusia

La Casa de Hannover (a veces escrita Hanóver)[1]​ fue la dinastía alemana reinante en Gran Bretaña desde 1714 hasta la fundación del Reino Unido en 1801, y desde entonces hasta 1901, fecha en la que murió la reina Victoria y ascendió al trono su hijo Eduardo VII, perteneciente a la Casa de Sajonia-Coburgo y Gotha (reinante en la actualidad y con el nombre de Casa de Windsor desde 1917). En Gran Bretaña debido a la Declaración de Derechos de 1689 en los siglos XVIII y XIX los Hannover solo podían gobernar con el consentimiento del Parlamento, ya que el verdadero gobernante era el primer ministro, mientras que el monarca recibía la dignidad de jefe del Estado. Tiene su origen en una casa nobiliaria establecida en Suabia y Baviera desde el siglo IX. Algunas veces se le conoce como la Casa de Brunswick y Luneburgo, línea de Hannover. La Casa de Hannover es una rama más joven de la Casa de Welf, que a su vez es la rama mayor de la Casa de Este.

Se considera a Jorge de Brunswick-Luneburgo como el primer miembro de la Casa de Hannover. Cuando el Ducado de Brunswick-Luneburgo fue dividido en 1635, Jorge heredó los principados de Calenberg y Göttingen y decidió mudarse a Hannover en 1636. Su hijo, el duque Ernesto Augusto, fue elevado a príncipe elector en el Sacro Imperio Romano Germánico en 1692. Sofía de Wittelsbach, casada con Ernesto Augusto, fue declarada heredera al trono de Gran Bretaña (aún entonces Inglaterra y Escocia) por el Acta de Establecimiento de 1701, el cual decretó que los miembros de la Iglesia católica no podían acceder al trono. Sofía era en ese momento la mayor descendiente protestante de Jacobo I de Inglaterra.

11 de junio de 1727



English Version / Versión en Inglés > House of Hanover


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Casa de Hannover (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!