x
1

Conductor eléctrico



Un conductor eléctrico es un material que ofrece poca resistencia al movimiento de la carga eléctrica. Sus átomos se caracterizan por tener pocos electrones en su capa de valencia, por lo que no se necesita mucha energía para que estos salten de un átomo a otro.

Son materiales cuya resistencia al paso de la electricidad es muy baja. Los mejores conductores eléctricos son metales, como el cobre, el oro, el hierro, la plata y el aluminio, y sus aleaciones, aunque existen otros materiales no metálicos que también poseen la propiedad de conducir la electricidad, como el grafito o las disoluciones y soluciones salinas (por ejemplo, el agua del mar).

Para el transporte de energía eléctrica, se puede usar el aluminio, metal que, si bien tiene una conductividad eléctrica del orden del 60 % de la del cobre, es sin embargo un material tres veces más ligero, por lo que su empleo está más indicado en líneas aéreas que en la transmisión de energía eléctrica en las redes de alta tensión.[1]​ A diferencia de lo que mucha gente cree, el oro es levemente peor conductor que el cobre; sin embargo, se utiliza en bornes de baterías y conectores eléctricos debido a su durabilidad y “resistencia” a la corrosión.

La conductividad eléctrica del cobre puro fue adoptada por la Comisión Electrotécnica Internacional en 1913 como la referencia estándar para esta magnitud, estableciendo el International Annealed Copper Standard (Estándar Internacional del Cobre Recocido) o IACS. Según esta definición, la conductividad del cobre recocido medida a 20 °C es igual a 58.0 MS/m.[2]​ A este valor es a lo que se llama 100 % IACS y la conductividad del resto de los materiales se expresa como un cierto porcentaje de IACS. La mayoría de los metales tienen valores de conductividad inferiores a 100 % IACS pero existen excepciones como la plata o los cobres especiales de muy alta conductividad designados C-103 y C-110.[3]

Los materiales conductores incluyen metales, electrolitos, superconductores, semiconductores, plasmas y algunos conductores no metálicos como grafito y polímeros conductores.

El cobre tiene una alta conductividad eléctrica. El cobre recocido es el estándar internacional con el que se comparan todos los demás conductores eléctricos; la conductividad del Estándar internacional de cobre recocido es 58 MS/m, aunque el cobre ultrapuro puede superar ligeramente el 101% IACS. El grado principal de cobre utilizado para aplicaciones eléctricas, como cables de construcción, bobinados de motores eléctricos, cables y barras colectoras, esel cobre libre de oxígeno (CW004A o ASTM designación C100140). Si el cobre de alta conductividad debe ser soldado o soldadura blanda o utilizado en una atmósfera reductora, entonces puede utilizarse cobre de alta conductividad libre de oxígeno (CW008A o designación ASTM C10100).[4]​ Debido a su facilidad de conexión por soldadura o sujeción, el cobre sigue siendo la opción más común para la mayoría de los cables de calibre ligero.

La plata es un 6% más conductora que el cobre, pero debido a su coste no es práctica en la mayoría de los casos. Sin embargo, se utiliza en equipos especializados, como el de satélites artificiales, y como chapado fino para mitigar las pérdidas por efecto pelicular a altas frecuencias. Famosamente, 14 700 toneladas cortas (13 335,6 t) de plata prestada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos se utilizó en la fabricación de los imanes de calutrón durante la Segunda Guerra Mundial debido a la escasez de cobre en tiempos de guerra.

El cable de aluminio es el metal más común en la transmisión de energía eléctrica y en la distribución. Aunque sólo tiene el 61% de la conductividad del cobre por área de sección transversal, su menor densidad lo hace dos veces más conductor por masa. Como el aluminio cuesta aproximadamente un tercio que el cobre en peso, las ventajas económicas son considerables cuando se necesitan conductores de gran tamaño.

Las desventajas del cableado de aluminio residen en sus propiedades mecánicas y químicas. Forma fácilmente un óxido aislante, lo que hace que las conexiones se calienten. Su mayor coeficiente de expansión térmica que los materiales de latón utilizados para los conectores hace que las conexiones se aflojen. El aluminio también puede "arrastrarse", deformándose lentamente bajo carga, lo que también afloja las conexiones. Estos efectos pueden mitigarse con conectores de diseño adecuado y un cuidado extra en la instalación, pero han hecho que el cableado de aluminio para edificios sea impopular más allá de la acometida.

Los compuestos orgánicos como el octano, que tiene 8 átomos de carbono y 18 de hidrógeno, no pueden conducir la electricidad. Los aceites son hidrocarburos, ya que el carbono tiene la propiedad de tetracovalencia y forma enlaces covalentes con otros elementos como el hidrógeno, ya que no pierde ni gana electrones, por lo que no forma iones. Los enlaces covalentes son simplemente el intercambio de electrones. Por lo tanto, no hay separación de iones cuando se hace pasar la electricidad a través de él. Los líquidos formados por compuestos que sólo tienen enlaces covalentes no pueden conducir la electricidad. En cambio, algunos líquidos iónicos orgánicos pueden conducir la corriente eléctrica.

Aunque el agua pura no es conductora de la electricidad, incluso una pequeña porción de impurezas iónicas, como la sal, puede transformarla rápidamente en conductora.

Un material conductor que reúne las ventajas del aluminio y del cobre, resultado de una variante del trefilado, está compuesto de aluminio en la mayor parte del volumen, pero con una delgada capa de cobre por afuera. En edificios grandes, conviene realizar la alimentación eléctrica con barras y no con cables demasiados gruesos y difíciles de manejar..


Aplicaciones de los conductores:


English Version / Versión en Inglés > Electrical conductor


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Conductor eléctrico (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!