x
1

León (España)



León (en leonés, Llión)[7]​ es un municipio[8]​ y ciudad española ubicada en el noroeste de la península ibérica, capital de la provincia homónima, en la comunidad autónoma de Castilla y León. León contaba en enero de 2019 con &&&&&&&&&0124303.&&&&&0124 303 habitantes[9]​ repartidos en una superficie de 39,03 km², y un área metropolitana de 203 191 habitantes según el mapa de áreas funcionales de la Junta de Castilla y León (otros proyectos dan cifras diferentes[10]​), distribuidos en quince municipios.

Nacida como campamento militar romano de la Legio VI Victrix hacia el 29 a. C., su carácter de ciudad campamental se consolidó con el asentamiento definitivo de la Legio VII Gemina a partir del año 74. Tras su parcial despoblación con motivo de la conquista musulmana de la península, León recibió un nuevo impulso como parte del Reino de Asturias. En 910 comenzó una de sus etapas históricas más destacadas al convertirse en cabeza del Reino de León, participando activamente en la Reconquista contra los musulmanes, llegando a ser uno de los reinos fundamentales en la configuración del Reino de España. La ciudad albergó las primeras Cortes de la historia de Europa en 1188, bajo el reinado de Alfonso IX, gracias a lo cual en 2011 fue proclamada por la UNESCO y por la Junta de Castilla y León como Cuna del Parlamentarismo.[1]​ Desde la Baja Edad Media la ciudad dejó de tener la importancia de antaño, en parte debido a la pérdida de su independencia tras la integración del reino leonés en la Corona castellana, definitiva desde 1301.

Sumida en un período de estancamiento durante la Edad Moderna, en la guerra de la Independencia fue una de las primeras ciudades en sublevarse de toda España, y años después del fin de la misma, en 1833, adquiriría su rango de capital provincial. La llegada del siglo XX trajo consigo el Plan de Ensanche, que acrecentó la expansión urbanística que venía experimentando desde finales del siglo XIX, cuando la ciudad se convirtió en un importante nudo de comunicaciones del noroeste con motivo del auge de la minería del carbón y de la llegada del ferrocarril.

Su patrimonio histórico y monumental, así como diversas celebraciones que tienen lugar a lo largo del año, entre las que destaca la Semana Santa, y su situación como paso obligado del Camino de Santiago, considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la convierten en una ciudad receptora de turismo nacional e internacional. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral de Santa María de Regla, el mejor ejemplo del gótico clásico de estilo francés en España, la Basílica de San Isidoro, una de las iglesias románicas más importantes de España, tumba de los reyes de León medievales y considerada como la Capilla Sixtina del arte románico, el Monasterio de San Marcos, primer ejemplo de la arquitectura plateresca y renacentista española, el palacio de Los Guzmanes, el palacio de los Condes de Luna, la iglesia del Mercado o del Camino la Antigua, la iglesia de Palat del Rey, la Casa de las Carnicerías y la Casa Botines, de estilo modernista y realizada por el genial arquitecto catalán Antoni Gaudí; todos ellos declarados Bien de Interés Cultural.[11]​ Ejemplo destacado de arquitectura moderna, y uno de los museos de la ciudad, es el MUSAC, de Mansilla + Tuñón Arquitectos.[12]

La Universidad de León, fundada en 1979 como escisión de la Universidad de Oviedo, contaba en el curso 2019-2020 con 10 206 alumnos[13]​; tiene su sede en la ciudad y está catalogada, a partir de criterios como la demanda universitaria, los recursos humanos o los planes de estudio,[14]​ como la 2.ª universidad de Castilla y León, tras la Universidad de Salamanca, y la 30.ª de España.[15]​ Desde el 4 de mayo de 2010, la ciudad alberga la segunda sede de la Universidad de Washington en Europa, tras su sede de Roma, con capacidad para 500 alumnos interesados en el aprendizaje del español.[16][17]​ Desde 2011 la ciudad cuenta también con una sede del Instituto Confucio.[18][19]

El origen del nombre de la ciudad proviene de la palabra latina legio en su forma de caso acusativo legionem, que hace referencia a la Legio VII Gemina o Legión Séptima Gemela que fundó la ciudad en su actual emplazamiento. Esta tesis, comúnmente aceptada, propicia el gentilicio culto «legionense» para referirse a los habitantes de la ciudad, que coexiste con el popular «leonés». La evolución de Legione(m) (con pronunciación suave de la g) a León pasó por etapas intermedias como Leyone o Leyón.[20]

La ciudad de León está ubicada en una terraza fluvial en la confluencia de los ríos Bernesga y Torío, a una altitud de 840 m s. n. m.. Situada aproximadamente en el centro de la provincia, se encuentra en un lugar estratégico del noroeste peninsular, ya que es paso obligado para ir a Galicia y a Asturias.

Su término municipal limita al norte con Sariegos y con Villaquilambre, al este con Valdefresno, al sur con Santovenia de la Valdoncina, Onzonilla y Villaturiel, y al oeste con San Andrés del Rabanedo y Valverde de la Virgen. El territorio del término municipal está representado en la hoja 161 del Mapa Topográfico Nacional.[21]

Situado en la transición del Páramo Leonés a la cordillera Cantábrica, su ubicación en la confluencia de dos ríos hace que la capital leonesa se asiente en una zona predominantemente llana, si bien según se aleja del núcleo urbano el terreno se eleva, encontrándose por el norte con el Monte de San Isidro y por el este con los altos en los que se encuentra Golpejar de la Sobarriba.[22]​ En el término municipal se encuentran los vértices geodésicos de Valenciano, a una altitud de 938 m s. n. m., y de San Isidro, a una altitud de 939 metros.[23]​ En centro de la ciudad se encuentra a una altitud de 837 metros,[2]​ mientras que la altitud del municipio varía desde los 800 metros en el último tramo en la localidad del río Bernesga hasta los 944 metros en el norte del municipio.[3]

León está bañada por los ríos Bernesga, que recorre la ciudad por el oeste, y el Torío, que la delimita por el este, situándose la mayor parte del núcleo urbano entre los dos cauces. A su paso por la ciudad, se encuentran canalizados y adecuados para el paseante, con jardines y paseos peatonales. La confluencia de ambos se sitúa a la altura del polígono de La Lastra, donde el Torío vierte sus aguas en el Bernesga.

Sobre el río, y en el centro de la ciudad, se encuentra el Aula de Interpretación de las Energías Renovables de León, perteneciente al Ayuntamiento de León. Es un aula destinada a enseñar a sus visitantes las soluciones complementarias y alternativas que proporcionan las energías renovables al sistema energético actual,[24]​ pretendiendo ser un referente en ese aspecto en la comunidad autónoma de Castilla y León.

Se trata de un edificio situado en los márgenes del río Bernesga junto al Puente de los Leones, construido tras un acuerdo alcanzado por el EREN y el Ayuntamiento de León. El Aula posee un espacio de exposiciones sobre el medio ambiente y cuenta con una instalación solar térmica, una instalación solar fotovoltaica y una minicentral hidroeléctrica.[24]​ La electricidad generada por estas tres últimas se incorpora a la red eléctrica general para su posterior utilización, siendo capaz de dar luz a 1100 familias.[25]

El clima de León es oceánico mediterráneo de tipo Csb de acuerdo a la clasificación climática de Köppen.

Las precipitaciones están repartidas, como es habitual en los climas mediterráneos, de forma muy irregular a lo largo del año, con mínimos en la época estival y máximos durante primavera y otoño. La precipitación media anual es de 556 mm. La ciudad disfruta al año de 2624 horas de sol al año y de 78 de lluvia, además de 16 de tormenta.[26]

Las temperaturas son frescas, con una media anual de 11,1 °C según los datos de la estación meteorológica de La Virgen del Camino, con inviernos fríos, siendo frecuentes las heladas (74 días de helada de media al año).[26]​ La nieve hace acto de presencia en la capital leonesa durante 16 días de media al año, si bien las grandes nevadas no son frecuentes salvo en fechas como diciembre de 2009, cuando la ciudad y parte de la provincia se colapsaron debido a un temporal de frío y nieve durante el cual se registraron temperaturas mínimas históricas en algunos lugares y obligó a la UME a intervenir para hacer frente a las complicaciones derivadas del mismo.[27][28]​ El verano es caluroso, suavizado por la altitud de la ciudad, con temperaturas máximas que rondan los 27 °C.[26]

A continuación se muestran los datos del observatorio meteorológico de la AEMET situado en el Aeropuerto de León a 916 m s. n. m., en el municipio de Valverde de la Virgen muy cerca de la ciudad de León. El periodo de referencia es 1981-2010 también para las extremas.

La ciudad de León surge hacia 29 a. C. como campamento militar romano de la Legio VI Victrix, en la terraza fluvial entre los ríos Bernesga y Torío, cerca de la ciudad astur de Lancia, con motivo de las llamadas guerras cántabras.[31]​ A finales del siglo I, a partir de 74, el campamento es ocupado por la Legio VII Gemina, fundada por Galba, la cual permanecerá en León hasta aproximadamente principios del siglo V. Fue la única legión asentada en Hispania hasta la caída del Imperio Romano de Occidente (476), por lo que durante todo este tiempo León fue la capital militar de la Península. La ciudad perteneció al Convento Asturicense, con capital en Asturica Augusta, el cual formó parte de la provincia Tarraconense hasta el siglo III, cuando, con la creación de la provincia de Gallaecia, fue integrado en ésta.

El trazado campamental romano original aún puede observarse en la actualidad, puesto que se conservan gran parte de las murallas que lo rodeaban en los siglos III y IV. Alrededor de las murallas que delimitaban el campamento fue creándose un núcleo civil paralelo, la cannaba, en la que se asentaban todas las personas que se encargaban de cubrir las necesidades de los soldados. Por los restos arqueológicos se sabe que contaba con unas termas[32]​ (con ruinas aún visibles bajo la catedral) e incluso un anfiteatro con capacidad para 5000 espectadores a extramuros, actualmente enterrado bajo la calle Cascalerías.

Canalización descubierta en la zona exterior del campamento de Legio VII Gemina

Restos de la muralla romana en el entorno de San Isidoro

Huella simulada de la estancia de romanos en la ciudad

Restos de las termas del campamento

Tras el período romano, la ciudad formó parte del Reino suevo y posteriormente, tras su conquista, del Reino visigodo. Entre los siglos VI y VIII la escasez de evidencias arqueológicas proyectan una imagen carente de vitalidad urbana, con una clara reducción del espacio habitado, aunque el descubrimiento de cerámicas pertenecientes al periodo omeya cordobés cerca de Puerta Obispo nos indica que la ciudad no fue abandonada completamente, sino que conservó cierta población estable. La ciudad fue conquistada, durante la invasión musulmana de la península, en el año 712, siendo recuperada en el 754 por Alfonso I aunque debido a su condición fronteriza se mantendría deshabitada durante casi un siglo.

Tendremos que esperar hasta el año 846 cuando un grupo de mozárabes intentó repoblar la ciudad, que pese haber permanecido despoblada al estar en el centro de la línea de combate entre cristianos y musulmanes aún conservaba sus murallas romanas. El intento fue frustrado por un ataque omeya que mantendría la ciudad despoblada hasta el año 853 en el que Ordoño I incorpora de forma efectiva la ciudad al Reino de Asturias, repoblándola con éxito.[33]​ Sería finalmente con Ordoño II, que ocupó el trono (914 - 924) tras la muerte de su hermano García I, cuando la ciudad se convierte en capital del reino astur, iniciando el Reino de León.

Las murallas de León permanecieron en pie durante el abandono

El reino suevo incluyó a la ciudad de León

Ordoño II será quién traslade la capital del reino de Asturias a León

Reino de León en el 910

La ciudad de León fue sede regia desde la fundación del reino, con García I, a principios del siglo X, hasta la integración en la Corona de Castilla en 1230, momento en que la capitalidad del reino unificado fue itinerante y debido a ello León fue creciendo y evolucionando en su desarrollo. En esta cuestión jugó un destacado papel el Camino de Santiago, quizás la más importante vía de circulación de gentes, ideas, cultura y arte del Medievo. En el siglo X destacarían reyes como Ordoño II, que fijó la capitalidad y consagró la primera catedral en las antiguas termas romanas, donde hoy se encuentra la catedral gótica, y su hijo Ramiro II, que construyó el primer palacio en Palat de Rey y, al igual que su padre, llevó a cabo exitosas campañas contra los musulmanes. La segunda mitad del siglo es de luchas civiles en León, reyes débiles con problemas con la nobleza, y de ataques y contraataques musulmanes a la ciudad, incluyendo uno de Almanzor, que causó graves daños. La recuperación y reordenamiento de la capital llegó con Alfonso V a inicios del siglo XI, así como el comienzo de la victoria cristiana en la península. Avanzado el siglo, hay un cambio de dinastía, destacando a Fernando I como rey iniciador de la basílica de San Isidoro, construida con motivo del traslado de los restos de San Isidoro a la ciudad y del panteón real del reino. Su sucesor Alfonso VI que pasó a los anales de historia por el avance en la reconquista con la conquista de Toledo y, sobre todo, por su relación política con el Cid, fue cuyo reinado presenció la consagración de la nueva catedral románica iniciada por Urraca en 1073, donde presumiblemente trabajarían los mismos canteros que en la basílica.

En el siglo XII, y tras el paso de la primera reina, Urraca I, destaca su hijo Alfonso VII, que avanzó notablemente la reconquista y llegó a coronarse emperador de toda Hispania en la antigua catedral leonesa. Es en este siglo cuando el geógrafo y viajero árabe Edrisi escribió lo siguiente sobre León: «Allí se practica un comercio muy provechoso. Sus habitantes son ahorradores y prudentes». Tenemos también noticia de León a través de diversos códices, entre ellos el Codex Calixtinus, manuscrito que, entre otras cosas, contiene información sobre la ruta que los peregrinos seguían hacia Santiago de Compostela. Con todo ello, la ciudad conoció el desarrollo de nuevos barrios, en ocasiones extramuros de una ciudad que ya se quedaba pequeña, y casi siempre a la vera del camino de los peregrinos, que accedían a la ciudad por la llamada Puerta Moneda.

Tras la muerte de Alfonso VII, este dividió los reinos de León y Castilla entre sus hijos; Fernando II reinó en León, destacando la reconquista de Extremadura. Su sucesor y último rey privativo de León fue Alfonso IX, que convocó las primeras cortes de Europa, con participación de todos los estamentos sociales, en la basílica de San Isidoro en 1188. Será en 1230, cuando tras su muerte la corona leonesa y la castellana recaen sobre la cabeza del monarca Fernando III el Santo, algo que supondría para León la pérdida de la capitalidad fija, pues esta se vuelve itinerante.[34]​ No supondría no obstante el fin de la prosperidad de la ciudad, que durante todo el siglo XIII mantuvo un gran empuje comercial y crecimiento demográfico. Es en esta época cuando a mediados de siglo, Alfonso X el Sabio ordenó el derribo de la vieja catedral y la construcción de la actual, de estilo gótico.

Panteón de los Reyes de León en San Isidoro

La basílica de San Isidoro

Restos de la puerta Moneda

Alfonso V, rey de León

La torre del gallo de San Isidoro fue construida en el siglo XII

Sello del último rey de León: Alfonso IX

Tras la integración del reino leonés en la Corona de Castilla pese a la pérdida de relevancia política la ciudad se mantuvo prospera y es durante el siglo XIII cuando la catedral de León se construiría, reiniciando su construcción por orden de Alfonso X en 1255 finalizando en 1302 la totalidad del templo. Durante el siglo XIV, León experimentó una crisis económica que vino acentuada por una serie de acontecimientos climáticos en toda Europa que mermaron las cosechas, produciendo hambrunas y endeudamiento de los campesinos. Estas circunstancias fueron agravadas con la llegada de la peste a León entre 1349 y 1350,[35]​ la cual provocó una gran mortandad en la zona, despoblando pueblos y mermando, según fuentes de la época, en más de un cuarto la población de la zona. A esta serie de fatalidades se le unieron una inestabilidad política en toda la Corona castellana que produjo continuas tensiones que a menudo desembocaron en conflictos armados.

Con la llegada del siglo XV, las cosas comenzaron a mejorar, observándose un incremento notable en la población en la edificación de nuevas casas, reconstrucción de las anteriores y ensanche de los arrabales. Se hablaba en estos años de hacer una cerca que comprendiese el arrabal de la parte oriental de la ciudad, abarcando las iglesias de San Lorenzo, San Pedro de los Huertos y San Salvador del Nido de la Cigüeña. Así, la ciudad de León, a finales de siglo, contaba con una población entre los cuatro y cinco mil habitantes mientras que ciudades vecinas como Salamanca y Burgos tienen quince mil y diez mil habitantes.[36]

En el siglo XVI, la Guerra de las Comunidades contra Carlos I en León destacó por un insólito fervor comunero en el cabildo catedralicio y en los barrios extramuros. En la órbita local, las dos familias dominantes de aquella época, los Guzmanes, por parte de los comuneros, y los Quiñones, por parte del rey, hicieron de la guerra la excusa perfecta para resolver sus diferencias.[37]

Vista de la catedral de León

Vidrieras de la catedral

Cerca exterior para proteger el arrabal formado extramuros

Palacio de los Guzmanes, cuya familia se alineó con el bando comunero

La familia de los Quiñones se alineó con el bando realista

En estos siglos, León vive un estancamiento de su población, algo normal en las ciudades del interior. El leve incremento poblacional en la ciudad no se debe a un incremento de la actividad industrial o comercial, sino al empuje de la agricultura de las zonas rurales que rodean la ciudad. Prueba de la decadencia comercial e industrial de la ciudad es lo acontecido con las fábricas de hilados. En 1749, bajo los auspicios del secretario de Estado, José de Carvajal y Lancaster, se levanta un edificio en el llamado Campo de San Francisco para ampliar la fábrica de hilaturas que ya funcionaba en la calle de la Rúa, pero en 1769 esta fábrica ya había dejado de funcionar. El empeño puesto por el secretario de Estado contó con la oposición de las autoridades locales. Según Real Orden de 24 de enero de 1786, a instancias del obispo Cuadrillero, se crea en este edificio un hospicio, cuya obra se completa en 1793. También hubo intentos, con la ilustración, de modernizar la ciudad y sanearla con la construcción de nuevas fuentes y equipamiento público, así como con la creación de una de las Sociedades Económicas de Amigos del País en la ciudad.[38]

La ciudad de León, con 5500 habitantes (aunque algunos viajeros, como el reverendo J. Townsend, aumenten la cifra a 6170 almas) era, junto con Zamora, una de las ciudades menos pobladas de la región y de la meseta. Las malas condiciones higiénicas y el hacinamiento contrarrestaban el avituallamiento regular y asegurado por los municipios en épocas de crisis. Además, en épocas de malas cosechas, atraían a mendigos, vagabundos y marginados de los amplios alrededores que, agrupados en las puertas de conventos y obispados, esperaban unas relativas garantías de no morir de hambre, introduciendo en la ciudad epidemias que aumentaban la tasa de mortalidad.

El convento de San Marcos actúo de hospicio ante la enorme pobreza existente

Puerta de la reina de la frustrada fábrica de hilaturas en la actual Audiencia Provincial

La plaza de San Marcelo fue el límite de la ciudad, que no rebasó el espacio intramuros

En los días previos al estallido de la Guerra de la Independencia, en concreto el 24 de abril de 1808, tuvo lugar en León, al mismo tiempo que una serie de incidentes acaecidos en otras ciudades españolas como Burgos, Toledo o Madrid, una manifestación popular en favor de Fernando VII ante el miedo de que Carlos IV, el cual contaba con el favor de los franceses, volviera a reinar, suponiendo, por tanto, un rechazo a Napoleón.[39][40][41]​ El 26 de julio de ese mismo año la ciudad caería ante el general galo Jean-Baptiste Bessières. Retomado su dominio en junio de 1812, solo volvió a manos francesas durante un breve período en 1813, pero acto seguido los franceses se replegaron totalmente, volviendo la ciudad a la normalidad.

En 1833 la ciudad adquirió el rango de capital de su provincia, la cual formaría parte, junto a Zamora y Salamanca, de la Región de León.[42][43]​ Entre finales de siglo y principios del XX, el desarrollo de la minería del carbón la convirtió en nudo comercial y de comunicaciones fundamental en todo el noroeste, con el desarrollo de diversas infraestructuras, entre las que destacan la construcción de su estación de ferrocarril (luego propiedad de Renfe y hoy, de Adif) para vías de Ancho Ibérico, y el trazado de una línea de Ferrocarril de vía estrecha, conocida como El hullero, que, desde León, conectaba las principales zonas de extracción carbonífera con el núcleo industrial de Bilbao.[44]

En León, antes de la desamortización promovida por Juan Álvarez Mendizábal, gran parte de las tierras circundantes pertenecían a la iglesia, por lo que la ciudad tenía constreñido su crecimiento y carecía de una red vial adecuada, ya que las infraestructuras existentes se encontraban anticuadas, insuficientes para satisfacer las necesidades del nuevo y creciente tráfico rodado. Con la desamortización, las nuevas tierras desamortizadas quedaban libres para el desarrollo urbanístico, marcando un antes y un después en el desarrollo urbano de la ciudad que comenzó a superar su casco medieval. El ensanche, que es una forma de ordenar el espacio entre la ciudad y la nueva estación de tren, así como otros barrios de extrarradio, surgieron en las tierras eclesiásticas ahora libres. De todas las propiedades expropiadas, la que más destaca, es San Marcos, el cual fue vendido a la diputación por 985 700 reales, precio en el que había sido tasado.

El general Jean-Baptiste Bessières tomó la ciudad en el verano de 1808

León fue nombrada capital de la provincia de León, situada en la Región de León

Estación de Matallana, inicio de la línea que conectaba la ciudad con Bilbao

Marquesina de la estación de tren de León

La desamortización de Mendizabal abriría oportunidades a la expansión de la ciudad

En 1863 llega el ferrocarril a la ciudad, ubicándose la nueva estación en la margen derecha del río. Son las instalaciones de la estación las que se convertirán en el principal factor dinamizador del crecimiento urbano leonés durante la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. La estación constituía un núcleo de fijación y expansión constituida por sus propias instalaciones, conectadas mediante otras obras públicas y accesos a la ciudad. La situación de la estación, en la margen derecha del río Bernesga, y al oeste de la ciudad vieja, fue determinante para el desarrollo urbano de los siguientes años, ya que la ciudad se expandió prioritariamente hacia esa zona. En los alrededores de la propia estación comenzaron a instalarse industrias interesadas, empezando a aparecer las primeras agrupaciones de población obrera que trabajaba en el ferrocarril, formando así el barrio de la Estación en torno a la misma.

A medida que avanzaba el siglo XIX, la vieja ciudad medieval se revelaba como un marco vital cada vez más inadecuado para satisfacer las necesidades de la población. La ocupación del espacio era más densa y en la misma proporción crecían las necesidades de vivienda, a la vez que la movilidad comercial aparecía colapsada por una estructura vial construida siglos atrás. La ausencia o ineficacia de sistemas de evacuación de todo tipo de residuos, junto a la no existencia de una reglamentación estricta en materia higiénico-sanitaria, propiciaba un medio ambiente insano, responsable de las grandes plagas que atacaron a la población española a lo largo del siglo XX.

La situación del nuevo foco de desarrollo en torno a la estación potencia la unión de la plaza de Santo Domingo y del recinto amurallado con esta zona; tomando desde entonces ya cierta importancia Ordoño II, entonces Paseo de las Negrillas, importancia que se confirma con la construcción de un nuevo puente de hierro sobre el Bernesga en 1871. Este cambio en la situación urbana de la ciudad induce al ayuntamiento a dar contenido teórico al ensanche, siendo el jefe municipal de obras públicas, José Manuel Ruiz de Salazar, quién define los elementos urbanísticos que ha de contener el nuevo barrio de la ciudad. Este primer estudio ya define algunos elementos característicos que se han conservado en la actualidad, tales como el carácter vertebrador de Ordoño II en la nueva trama urbana. Así mismo, también recoge la creación de un pulmón verde, el Paseo de Invierno, que conecta el jardín de San Francisco con el Bernesga, que tiene su equivalencia actualmente en la avenida Lancia de la capital leonesa.

Dada la escasa viabilidad del estudio de 1889, el ayuntamiento convoca un concurso siete años más tarde que englobaba los terrenos del anterior estudio menos los pertenecientes al monasterio de San Claudio, quedándose la actuación en 55 hectáreas. Las expectativas de crecimiento que justificaban el ensanche se basaban en el crecimiento ferroviario, la centralidad adoptada por la ciudad en los importantes negocios mineros leoneses y en las expectativas militares de la ciudad, donde se sopesaba la creación de una capitanía general. El único trabajo que se presenta recoge todos los elementos esenciales en la trama viaria que el ayuntamiento de León exigía en el concurso. Así, el proyecto recoge como centros de referencia las plazas de Santo Domingo, centro geométrico tras la expansión de la ciudad con el ensanche, la plaza de Guzmán el bueno, centro de distribución del tráfico entre la ciudad nueva y la vieja y la plaza de San Marcos, donde se buscaba conectar la ciudad vieja con el antiguo convento, ya por entonces declarado monumento nacional. Por todo ello, el proyecto original planteaba la Gran Vía de San Marcos como principal eje viario, siguiendo los preceptos del ensanche de Barcelona. El trazado de manzanas cuadriculadas, de una importante extensión, marcó el trazado de esta vía y una vía diagonal, Ordoño II, se ordenó con un sistema de manzanas triangulares. El proyecto se vino abajo de inmediato, con una serie de modificaciones que no permitieron su aprobación hasta 1935.

La falta de recursos impidió al ayuntamiento a acudir a la expropiación como vía para adquirir los terrenos, por lo que únicamente tuvo que negociar directamente con los propietarios, que forzaran la inclusión de modificaciones en el proyecto. Estas modificaciones suponen la apertura de nuevas calles secundarias perpendiculares a Ordoño II, que en sustitución de Gran via se convertiría en la principal vía del nuevo barrio, así como la apertura de nuevas calles principales no contempladas en el proyecto inicial como Burgo Nuevo y Fajeros. El desarrollo del ensanche fue lento por la normativa municipal que prohibía la implantación de industrias y viviendas obreras, que se verían también ahuyentadas del sector por un coste del terreno que hacía inasumible la inversión por lo que el desarrollo se realizaría en función de la demanda de la clase acomodada de la ciudad.

La casa Botines fue construida durante esta época

El Paseo de las negrillas se convertiría en Ordoño II

Calle de Ordoño II en el siglo XX

Plaza de San Marcelo junto a la Plaza de Santo Domingo

La calle Legio VII es parte de la ampliación de la ciudad que supuso el ensanche desde el antiguo caserio al río

Tras la sublevación de julio de 1936, que dio lugar al inicio de la Guerra civil, la mayor parte de la provincia quedó en manos de los sublevados. En León, la sublevación de la guarnición tuvo lugar el 20 de julio, una vez que la columna minera, que desde Asturias se dirigía a Madrid, hubo dejado la ciudad. Las tropas sublevadas, con el general Carlos Bosch y Bosch como gobernador militar, el coronel Julián Rubio López en el aeródromo de la Virgen del Camino, y los guardias civiles y de asalto que había en la provincia, controlaban la zona, contando pronto con la ayuda de tropas venidas de Galicia, al mando del comandante López Pita.

La resistencia fue escasa y los cargos públicos del Frente Popular, entre ellos el alcalde Miguel Castaño, fueron arrestados, condenados a muerte y ejecutados por fusilamiento.[45]

Los republicanos, por su parte, establecieron en León cuatro comandancias: las de Belmonte, Puerto Ventana, Pola de Gordón y Cangas de Onís. El Comité provincial de milicias antifranquistas, al igual que el resto de comités del Consejo Provincial del Frente Popular, se diluyó en Consejo Provincial del Frente Popular y luego en el Consejo Interprovincial de Asturias y León. En 1937, los republicanos intentaron sus últimos ataques, pero desde el mes de septiembre, la ofensiva franquista se generalizó, recuperando los puertos de montaña y dando fin a la guerra en el norte el 21 de octubre de 1937.

Tras el impás de la guerra, la ciudad continúo creciendo con normalidad, recibiendo oleadas de inmigrantes, en su mayoría obreros o empleados de baja cualificación en busca de empleo en la industria y los servicios. El problema fue inmediato ya que, si bien la ciudad ofrecía puestos de trabajo para atraer a inmigrantes, la falta de vivienda distaba de satisfacer las necesidades de estos nuevos inquilinos. Se daban además dos características: el Casco Antiguo estaba saturado y aún con un uso intensivo de las viviendas, donde era imposible alojar a tanta gente, y por otra parte, el Ensanche, donde debido a las normas municipales, estaba prohibido edificar casas de obreros. La solución a estos problemas fue la de iniciar la construcción de barrios obreros a las afueras, iniciando así la expansión suburbial de la ciudad. Comienzan así las llamadas parcelaciones particulares, en las que el propietario de una finca la parcelaba, vendiéndola después con gran beneficio económico. El Ayuntamiento, por tolerancia o por incapacidad, fue dejando que se urbanizaran estos nuevos barrios sin los requisitos mínimos de infraestructuras como agua, electricidad o el acceso a la sanidad y la educación, creándose así urbanizaciones de ínfima calidad, que sólo pudieron ser mejoradas con el concurso municipal para dotarlas de servicios año más tarde. De esa manera, al norte surgen barrios como San Esteban, San Mamés, Mariano Andrés, Las Ventas y La Inmaculada.

A mediados de los años 50 se inician en León los proyectos para elaborar un Plan General de Ordenación Urbana, aprobándose definitivamente en 1960. Todas las actuaciones urbanísticas en la ciudad y en el municipio quedaban, por tanto, sujetas a los criterios, métodos y disciplina sancionados legalmente.

En los años 60, las ciudades españolas, y León no era una excepción, experimentan importantes crecimientos. La localización de la industria y los servicios, las demandas del éxodo rural, la construcción de viviendas y la especulación sin límites otorgaban al crecimiento urbano las características de gran negocio. En estas condiciones, y ante perspectivas inmobiliarias tan prometedoras, la Ley del Suelo queda convertida en un estrecho marco de legalidad urbanística que no hace otra cosa que entorpecer el libre juego de las fuerzas económicas de la ciudad. Consecuentemente, los Planes de Ordenación no se cumplen, siendo más grave aún la imposibilidad de que movimientos socio-políticos organizados puedan denunciarlo y reivindicarlo. Particularmente, se incumplen aquellas partes del Plan dedicadas a la previsión y provisión de espacios para equipamientos y servicios sociales, culturales y recreativos; por supuesto, las zonas verdes no constituyen ningún tipo de prioridad.

Es gracias a este plan que se terminan los grandes barrios periféricos de la ciudad, algunos de ellos iniciados en los años 20. La incontenible especulación de estos años certificó su presencia en la ciudad con el proyecto de la gran avenida que atravesaría el continuo urbano, engullendo el caserío existente desde Santa Ana, al sur, hasta la carretera de Asturias, al norte. Los tramos que se lograron construir (Avenida Reino de León) muestran la naturaleza de la operación; aparentemente el objetivo era crear una vía de tráfico fluido pero a mayor anchura de la vía, mayor altura de los edificios, mayor número de plantas y, por tanto, más metros cuadrados a la venta.

San Mamés es uno de los barrios obreros que surgen al norte

Vista del barrio del Crucero, surgido junto a la estación de tren

En 1979 se celebraron de nuevo elecciones democráticas en la ciudad de León, en las que se hizo con el triunfo el PSOE por un error de conteo de los votos,[46]​ siendo finalmente el verdadero ganador el UCD, con Juan Morano a la cabeza, que gobernó hasta 1987. En este año se produjo el Pacto Cívico,[47]​ impulsado por José Luis Díez Villarig, por el cual sacó del gobierno a Juan Morano durante dos años, tras los cuales volvería al gobierno municipal por el PP, gobernando hasta 1995.[48]​ Le sucedió en ese año Mario Amilivia, que gobernó ocho años, hasta 2003, logrando en su primer mandato, el del 1995, la primera y única mayoría absoluta que ha existido en el Ayuntamiento de León hasta las elecciones municipales de mayo de 2011.[49]

Paralelo al desarrollo de estos actos, renació el leonesismo, movimiento cultural del siglo XIX recuperado para la reivindicación política, produciéndose la aprobación de mociones en favor de una autonomía leonesa por parte de municipios y la Diputación Provincial de León en 1983, así como manifestaciones en favor de la autonomía leonesa, con 20 000 personas en 1983 y 90 000 en 1984.[50]

En 1979 se crea la Universidad de León a partir de la escuela universitaria de Veterinaria perteneciente a Oviedo en el paraje de Vegazana. Es de esta época también cuando se construyen multitud de parques como el Quevedo, la Granja o el parque de los Reyes y se realiza la ampliación del caserío con la edificación de nuevos barrios como Eras de Renueva, Pinilla, el Polígono X o La Torre que permitían alojar a la entonces creciente población leonesa. Paralelamente y a finales de los 70 también la construcción del polígono de Onzonilla, supuso el primer intento de la ciudad de dotar de un espacio acotado para las actividades industriales que hasta ese momento se desarrollaban sin orden siguiendo las vías de comunicación. Las infraestructuras de la ciudad también fueron actualizadas, con la inauguración del aeropuerto y de la ronda este. Antes del cambio de siglo, en 1997, la calle ancha fue peatonalizada, iniciando el proceso de peatonalización del casco histórico. Parejo a estos desarrollos, los pueblos pertenecientes al Área metropolitana de León comenzaron a crecer, quienes con nuevos planes urbanísticos determinaron un gran área de desarrollo urbano entre Villadangos del Páramo y Mansilla de las Mulas.

Las manifestaciones leonesistas se han ido repitiendo a lo largo de la historia democrática

La Universidad de León fue inaugurada en 1979

La LE-20 a la altura del cruce de Villaobispo de las Regueras vista desde el parque de La Candamia

Antigua terminal del Aeropuerto de León, inaugurado al tráfico comercial en 1994

La calle ancha fue peatonalizada en 1997

Los pueblos del área metropolitana iniciaron su despegue urbanístico en este periodo, en la imagen, Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo

Con el cambio de siglo, León creció de forma acelerada con nuevos barrios que ampliaron aún más el espacio urbano. La Lastra por el sur colmató el espacio que había entre los ríos Bernesga y Torío mientras que al norte nuevos barrios y ampliación de otros como Universidad y Palomera permitieron ir rellenando el espacio entre el casco urbano y la ronda este. Los pueblos del alfoz, que ya habían comenzado a desarrollarse en el siglo XX crecen con más ímpetu alcanzando San Andrés los 30 000 habitantes, Villaquilambre los 15 000 y Valverde y Sariegos los 5000 habitantes. El proceso constructivo se para con la llegada de la crisis inmobiliaria frenando la integración efectiva de estos nuevos barrios a la ciudad y dejando abandonadas múltiples promociones en el alfoz. Recientemente no obstante, en 2019, se ha iniciado la construcción por primera vez desde dicha crisis de un nuevo barrio en la ciudad, en las inmediaciones del parque de la Granja, retomando de nuevo la expansión urbana de la ciudad.

Si bien León no es una ciudad centrada en la industria, el espacio dedicado a la misma se ha ido ampliando, primero como un esfuerzo de ordenar las actividades industriales ya existentes en espacios preparados para ellas y después para permitir la expansión de las mismas. Así surge la ampliación del polígono industrial de Onzonilla y nace el parque tecnológico mientras que en el alfoz paralelamente se desarrollan los polígonos de Villaquilambre, San Andrés y Villadangos con proyectos para desarrollar nuevos espacios también en la localidad de Torneros. La expansión de la actividad industrial se centra en los sectores farmacéutico y logístico principalmente, con múltiples empresas biotecnológicas que siguen la tradición empresarial de Antibióticos y grandes grupos de distribución como Inditex, Mercadona o Decathlon.

El desarrollo de nuevas infraestructuras que vive el país con el cambio de siglo no es ajeno a León, donde se construyen autovías hacia Astorga, Benavente y Valladolid mientras que se construyen la ronda sur y el Acceso Sur a León. El aeropuerto también vive un proceso continuado de ampliación que culmina en una nueva terminal de pasajeros inaugurada en 2010. Por su parte, el ferrocarril tampoco es ajeno a este desarrollo y se construye la línea de alta velocidad que comunica la ciudad con Valladolid y Madrid desde 2015 mientras se continúa en su ampliación hacia Asturias. El ferrocarril de vía estrecha por su parte vive como se cierra el tramo entre el apeadero de la Asunción y la estación de Matallana, para ser reformado y convertirlo en un tren-tram, algo que en 2019 continúa pendiente. Las administraciones públicas también trasladan a León la sede de varias instituciones de corte regional y nacional como el Musac, el Eren y el Incibe, siendo este último el que catalizaría el desarrollo de actividades relacionadas con las nuevas tecnologías y la ciberseguridad.

En las elecciones de 2003, el Partido Popular no logró la mayoría y, a diferencia de lo ocurrido en 1999, año en el que pactó con Unión del Pueblo Leonés, este partido decidió dar su apoyo a Francisco Fernández, del PSOE.[51]​ El PSOE duraría un año en el gobierno municipal, pues una moción de censura y la ruptura del grupo municipal leonesista haría que Amilivia recuperase la alcaldía hasta 2007.[52]​ En las elecciones de dicho año, el PSOE consiguió por primera vez en la historia de la democracia el mayor número de votos en las elecciones, no llegando aun así a la mayoría absoluta, teniendo que pactar con UPL nuevamente.[53]​ Tras cambiar de nuevo de signo político hacia el PP, este gobierna la ciudad hasta 2019 cuando el PSOE consigue de nuevo recuperar la alcaldía.

Musac, premio premio Mies van der Rohe en 2007

Nueva terminal del aeropuerto

Sede del Incibe

Auditorio Ciudad de León

Parque tecnológico, donde actualmente trabajan más de 1000 personas

Prolongación de José Aguado, en la Lastra

El municipio de León cuenta con 124 772 habitantes según el censo de población de 2018 del INE,[54]​ de los que 56 536 son varones y 68 236 son mujeres. En cuanto a su distribución, 121 393 viven en León, 5076 en Armunia, 757 en Trobajo del Cerecedo y 327 en Oteruelo de la Valdoncina.[55]​ En 1995, la población residente alcanzó la cifra más alta, 147 780 habitantes censados, y a partir de esa fecha se ha ido produciendo un descenso continuado del censo como consecuencia del envejecimiento de la población, la escasez de nacimientos y de la emigración de la población hacia los municipios del alfoz.

Los datos de la pirámide de población de 2011 se pueden resumir así:

Esta estructura de la población es típica en el régimen demográfico moderno, con una evolución hacia un envejecimiento de la población y una disminución de la natalidad anual.

En 1860, la ciudad contaba con una población de 9866 habitantes, población que se incrementó rápidamente gracias a la mejora de las comunicaciones, en las que jugó un papel clave la llegada del ferrocarril a León en 1863. Así, la población creció un 58 % en apenas cuarenta años, hasta los 15 580 habitantes. Este crecimiento no se debió a un aumento de la natalidad o a una disminución del número de defunciones, sino al éxodo rural, que hizo que la mitad de las personas residentes en la ciudad hubiesen nacido en otro lugar.

Con el cambio de siglo, la ciudad comenzó un leve crecimiento, aumentando un 37 % en veinte años, hasta llegar a los 21 399 censados en 1920. Es a partir de este momento cuando se produjo el mayor crecimiento de la ciudad, duplicando el número de habitantes en el mismo período de veinte años hasta los 44 755. Como en décadas pasadas, este crecimiento se debió casi en exclusiva al éxodo rural. En el período entre 1940 y 1960, el crecimiento poblacional se moderó, debido principalmente a la continencia de la avalancha migratoria desde el medio rural, que redujo su aportación al crecimiento de la ciudad de un 97 % a un 25 %. La ciudad, con 73 483 habitantes representaba ya el 12 % del total provincial. En la década de 1960, acabada la época autárquica, el éxodo rural se intensificó, incrementando la población de la ciudad en un 62 % hasta 1975, fecha en la que la ciudad contaba con 115 176 habitantes.

A partir de 1975, la ciudad cambió la dinámica y aminoró su crecimiento a favor de un alfoz creciente donde comenzaron a despuntar pueblos como Trobajo del Camino. Este cambio de tendencia se confirmó a partir de 1995, año en que la ciudad alcanzó su máximo histórico de 147 625 habitantes. A partir de este año, la población de la capital leonesa se fue reduciento de forma prácticamente ininterrumpida, con algunos años de leve recuperación, hasta los 135 119 habitantes de 2008. Durante esos años, por el contrario, el área metropolitana de la ciudad experimentó un rápido crecimiento desde los apenas 31 974 habitantes con los que contaba en 1975 hasta los 69 256 habitantes con que contaba en 2008.[56]​ Las razones hay que buscarlas en la falta de vivienda o un precio de ésta más elevado en la capital que en el área metropolitana.[57]

     Población de derecho (1842-1897, excepto 1857 y 1860 que es población de hecho). Entre 1970 y el censo anterior crece la población porque se incorpora Armunia.      Población de derecho (1900-1991) o población residente (2001-2011) según los censos de población del INE.      Población según el padrón municipal del INE.

Las entidades de población que componen el término municipal de León son las siguientes:

El colectivo inmigrante durante 2008 en la ciudad de León se cifró en 8280 personas, entre los que destacan los procedentes de América, con 3417 personas del total. Por países, los más numerosos son los de nacionalidad marroquí, integrando este colectivo 1418 personas, rumana con 1038 censados y los procedentes de Colombia con 1006, el resto de inmigrantes se reparte entre varias nacionalidades de todos los continentes.[61]

En 1970, el área metropolitana de León contaba con una población total de 153 526 habitantes, población que disminuyó años después hasta los 150 104 de 1975. A partir de esta última fecha, el área urbana comenzó un rápido crecimiento que se prolongó hasta 1996, año en el que alcanzó los 190 648 habitantes. A partir de ese momento, hubo una pequeña caída en el número de habitantes del área debido a los efectos de la crisis del carbón, que atenazó las comarcas circundantes a León y a la propia ciudad. La población bajó hasta 183 611 habitantes en 2001. Es a partir de este año cuando comenzó un rápido crecimiento, que absorbió en su totalidad los municipios aledaños a León, crecimiento que todavía continúa, y que en 2008 supuso que el área tuviese 201 987 habitantes.

El transporte urbano en León es gestionado por la empresa Alesa, filial del grupo ALSA. Presta servicio mediante una red de 14 líneas operadas con 52 autobuses, si bien las previsiones apuntan a la ampliación de las mismas con el objeto de ofrecer servicio al polígono industrial de Onzonilla y al aeropuerto.

La empresa FEVE mantiene en funcionamiento un servicio de Cercanías entre las localidades de León y Guardo, en la provincia de Palencia, aprovechando la línea de ferrocarril que discurre entre León y Bilbao.[62]​ Este servicio atraviesa en su recorrido los municipios de León, Villaquilambre, Garrafe de Torío, Matallana de Torío, La Vecilla, Boñar, La Ercina Cistierna y Valderrueda.

Tras grandes cambios de un proyecto inicial que planteaba la creación de seis líneas de tranvía, el proyecto final planteaba dos en forma de Y. La primera de ellas discurriría entre el Área 17 y Puente Castro y la segunda, aprovechando la traza de Feve, discurriría entre la plaza de Santo Domingo y el límite municipal con Villaquilambre, con un ramal al complejo Hospitalario y la posibilidad de construcción de un segundo ramal al campus de Vegazana de la Universidad de León.

Presupuestado en 150 millones de euros, el tranvía leonés en su máximo desarrollo tendría un longitud de 9 kilómetros, sirviendo a una población de 130 000 personas a menos de 500 metros de cada parada, con una frecuencia de paso de 8 minutos en hora punta, y un uso en torno a los 9 millones de usuarios anuales. Sin embargo, el Partido Popular anunció que bajo su gobierno no desarrollaría tal proyecto por considerarlo innecesario.[63]

La ciudad de León cuenta con una red de carril-bici en la que tradicionalmente los mayores itinerarios se reducían a las riberas del río Bernesga y del río Torío como elementos de esparcimiento, nunca de transporte de masas. Sin embargo, en los últimos años se ha mejorado la red con la construcción de nuevos itinerarios aprovechando los tramos inconexos anteriores.

Así, en 2007 se inició la construcción de un carril bici de 2,5 kilómetros, hoy inaugurado, paralelo a la ronda este y que recorre la periferia del campus universitario,[64]​ viéndose prolongado poco después en 900 metros en el PAU de la Universidad. Se han construido otros itinerarios que conectan la universidad con distintos barrios de la ciudad y aprovechando la reforma de Fernández Ladreda un tramo de 800 metros. En construcción o proyectados se encuentran los itinerarios de conexión entre los paseos del Bernesga y el Torío en primer lugar y conexión de Eras de Renueva con el casco antiguo y San Andrés del Rabanedo en segundo.

Con el fin de expandir el uso de la bici por la ciudad. De este modo, se potenciará el préstamo de bicicletas, aumentando el número de puestos municipales destinados a tal fin de 4 a 16[65]​ y la creación de un 1500 puestos de aparca-bicis, que han comenzado a instalarse en el campus universitario y que se expandirán a lo largo de 2009 por toda la ciudad, incidiendo con especial interés en los principales focos atractores de viajeros de la ciudad.

La ciudad de León es cruce de comunicaciones del noroeste de España,[66]​ siendo lugar de paso hacia Asturias desde la meseta y hacia Galicia desde el noreste de España.[67]​Dentro de la red principal de comunicaciones, una nutrida red de autovías, autopistas y carreteras tiene origen en León o simplemente pasan por la ciudad.[67]​ Cuenta con las siguientes vías de gran capacidad:

La estación de autobuses de León se encuentra en la Avenida Ingeniero Sáenz de Miera y enlaza la ciudad no solo con diferentes puntos de la provincia y de la Comunidad, sino también con destinos nacionales e internacionales.[68]

Entre las distintas compañías, el Grupo ALSA es uno de los que más servicios ofrece, enlazando León con múltiples destinos nacionales como por ejemplo La Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Gijón, Madrid, Valladolid, Málaga o Sevilla.[69]

La ciudad de León es un centro de primer orden en el transporte ferroviario,[70]​ con vías que en su mayor parte son una herencia del pasado minero de la provincia. Así la ciudad cuenta con dos estaciones de ferrocarril, la estación de León (ubicada en el barrio del Crucero) en las líneas de ancho ibérico Venta de Baños-Gijón y León-La Coruña y desde 2015 en la línea de alta velocidad Valladolid-León,[71]​ sustituida de manera provisional por una nueva hasta el soterramiento del ferrocarril en León,[72]​ y la estación de Matallana en la línea de ancho métrico del Ferrocarril de La Robla.

El aeropuerto de León, que entró en servicio en 1999, es el único aeropuerto ubicado en la provincia y el más cercano al municipio, encontrándose entre Valverde de la Virgen y San Andrés del Rabanedo.[73]​ En octubre de 2010 se inauguraron las obras de ampliación, centradas en la construcción de una nueva terminal y en la duplicación de la superficie de la plataforma.[74]

Una vez fue establecido el campamento romano en torno a los años 74-75, este se encargó del control, gestión y explotación de las minas de oro, de las cuales la más importante era la de Las Médulas.[75]​ Su actividad atrajo a población civil que se asentó alrededor del campamento para satisfacer las necesidades de los soldados, asentándose en el recinto civil canabae, que desarrollaba actividades como la artesanía o el comercio, que evolucionaron para no dar servicio tan solo a la legión sino también a la creciente población civil, crecimiento que atestigua la presencia de unas termas, de uso militar y civil.[76]

Con la caída del Imperio romano, León entró en decadencia, el comercio y la artesanía pasaron a ser testimoniales y la población se redujo en gran medida, razón por la cual la ciudad pasó a ser un centro agrícola de poca importancia y un lugar de paso para los ganaderos de la zona.[76]​ Con la llegada de los árabes, la ciudad se despobló definitivamente, sirviendo sus murallas como majada para los ganaderos de la zona.

No fue hasta el año 856 en el que Ordoño I repuebla la ciudad y reconstruye sus murallas, reactivando el comercio y la artesanía en la ciudad. Sin embargo el verdadero impulso lo dio Ordoño II al convertir a León en capital de su reino, haciendo que esta se convirtiera en uno de los principales centros urbanos de la España cristiana.[76]​ Los avatares políticos fueron quitando protagonismo a León a lo largo de la historia, culminando esta pérdida de protagonismo en la definitiva integración en la Corona de Castilla en 1230. Pese a ello, muchas de las instituciones del reino tuvieron continuidad después de la integración en dicha Corona.

Las malas comunicaciones con el resto del país hicieron que la ciudad mantuviese un aspecto rural y una población estable hasta comienzos del siglo XX.[76]​ Es en ese siglo, cuando la ciudad inició una recuperación económica. Su condición de capital de provincia, y por ende, de centro urbano de referencia de la zona, así como la llegada del ferrocarril hizo que la ciudad se expandiera en todas direcciones con el ensanche y los barrios periféricos.[76]​ La industria se asentó en un primer momento en los alrededores de la estación de ferrocarril desplazándose más tarde hacia el extrarradio y luego hacia los polígonos industriales habilitados en torno a la ciudad; no obstante la importancia de este sector nunca llegó a ser relevante en la estructura económica de la ciudad, en la que pesa más el sector servicios.[76]

Durante la primera década del siglo XXI, la ciudad está viviendo una reactivación del sector industrial, motivado por su promoción como centro de transportes del noroeste con el aeropuerto y con las nuevas vías de alta capacidad, reactivación que se ve acompañada por el crecimiento de sectores económicos relacionados con el I+D. La ciudad no obstante, mantiene la lacra de la emigración de los jóvenes por la falta de trabajo en ciertos sectores, que sin embargo en términos globales está siendo amortizada por la inmigración y la reducción progresiva de esta emigración. El 30 de septiembre de 2015 entró en servicio comercial la línea de alta velocidad Valladolid-Palencia-León, que recortó el tiempo de viaje a Madrid a unas 2 horas.[71]

El sector primario en León se encuentra en vías de desaparición por la presión urbanizadora que la ciudad ejerce sobre los terrenos agrícolas todavía disponibles. No obstante, aún quedan remanentes de este antaño importante sector económico para la ciudad, en las vegas de los ríos Torío y Bernesga y en el alfoz, consistentes sobre todo en una modesta cabaña ganadera que hace uso de los pastos que rodean la ciudad y en pequeñas plantaciones de cultivos cerealistas, como la cebada y el trigo.[77]

Es importante también citar la silvicultura, que se centra en las riberas de los ríos y utiliza el chopo, por su condición de especie de rápido crecimiento y aceptable calidad maderera. Por el contrario, la presencia de la acuicultura y la pesca es despreciable, en cuanto que de la primera apenas existen empresas y la actividad pesquera se centra solamente en la pesca deportiva en los ríos cercanos.[78]

El sector secundario leonés se caracteriza por su debilidad y por inexistencia de grandes empresas que generen un entramado empresarial a su alrededor, basándose pues en pequeñas y medianas empresas. Los sectores en los que tradicionalmente se ha basado el entramado industrial de la ciudad son la metalúrgica de transformados metálicos, la industria química, de maquinaria, alimentaria, cerámica, del vidrio, del papel y artes gráficas y el textil. Es reseñable que la mayoría de las industrias de la ciudad se encuentran ubicadas fuera del término municipal de la ciudad, ubicadas en polígonos industriales que en su mayoría se encuentran conurbados con la ciudad.[77]

Desde comienzos del siglo XXI y a consecuencia de la apertura de las grandes infraestructuras leonesas, tales como la A-66, la AP-71, la A-231 y el aeropuerto de León, inaugurado en 1999,[79]​ la ciudad está experimentado cierto auge industrial, palpable en un aumento del suelo industrial disponible en el área metropolitana y en menor medida en el propio término municipal de León. La reactivación ha afectado también a las actividades relacionadas con la innovación y el desarrollo tecnológico, que tras el apoyo de las administraciones públicas con la implantación en la ciudad de varios centros tecnológicos como el Inteco y el superordenador Caléndula, perteneciente a la fundación de supercomputación de Castilla y León,[80][81]​ además de la colaboración de la universidad con el impulso del sector, ha experimentado un desarrollo, con la llegada de varias empresas importantes del sector, como Hewlett-Packard,[82][83][84][85][86]SAP,[87][88]Telvent[89][90]​ o Indra,[91][92][93]​ entre otras.

El sector servicios leonés se encuentra diversificado, como corresponde a un centro urbano de cierta entidad, de este modo, la ciudad es el centro de referencia comercial de la provincia. Así, la ciudad cuenta con un sector comercial basado en su mayoría en un comercio tradicional, complementado en los últimos años con la apertura de grandes y medianas superficies en la ciudad, tales como Carrefour,[94]El Corte Inglés,[95]​ el E.Leclerc, Mercadona, entre otras, así como de centros comerciales, como Espacio León y León Plaza.[96]

El turismo es también un factor clave en el sector servicios de la ciudad, pues la ciudad es visitada anualmente por más de 600 000 personas, animados por la presencia en la capital de un gran patrimonio monumental y de bellos espacios naturales en las inmediaciones de esta, así como de varias fiestas de gran afluencia y reconocido prestigio, entre las que sobresale la Semana Santa.

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de León está presente en la ciudad desde 1907[97]​ por iniciativa de un grupo de comerciantes e industriales de la ciudad. Con sede en un edificio modernista de la avenida Padre Isla de la ciudad, la cámara se encarga de representar y defender los intereses generales del comercio y la industria de la provincia de León.

El escudo de León está compuesto por un campo de plata en el que figura un león rampante de púrpura, linguado, uñado, armado de gules y coronado de oro. Aparece timbrado con una corona abierta de oro (la forma de la antigua corona real, usada hasta el siglo XVI). En el escudo de la ciudad de León aparece representada una corona marquesal en vez de la antigua real y el león no figura coronado.

Al producirse la integración en 1230 de la Corona leonesa en Castilla con Fernando III el Santo se dispuso que en el escudo del rey los elementos heráldicos castellanos (un castillo almenado de oro sobre un campo de gules) y leoneses formaran un escudo cuarteado. Es de destacar que en los cuartelados no había sitio para dos leones, hasta aquel momento pasantes, por lo que se les situó como rampantes para ocupar por completo los cuarteles que les correspondían. Esta es la disposición que ha llegado a la actualidad. El uso de la corona sobre la cabeza del león no apareció documentado hasta el reinado de Sancho IV de Castilla y León (1284-1295).

Actualmente el escudo de León es el símbolo de la provincia y, acompañado por adornos exteriores, de la ciudad de León.

La ciudad de León está gobernada por el Ayuntamiento de León, cuyos representantes se eligen cada cuatro años por sufragio universal de todos los ciudadanos mayores de 18 años de edad. El órgano está presidido por el alcalde de León, José Antonio Díez Díaz desde 2019.

A continuación se recoge una lista de los alcaldes de la ciudad desde las elecciones democráticas de 1979:

Por otra parte, en el municipio, además de la cabecera, se encuentran las localidades de Armunia, Oteruelo de la Valdoncina y Trobajo del Cerecedo.

La educación en la ciudad de León depende de la consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, que asume las competencias de educación a nivel autonómico.

La ciudad de León cuenta con numerosos centros de enseñanzas no universitarias. De carácter público, cuenta con 17 centros de educación infantil y primaria, uno de educación especial, 9 de educación secundaria y un centro específico de formación profesional. De carácter privado, la ciudad cuenta con 20 centros, dos de los cuales son de educación especial y uno de formación profesional.[101]

Durante el curso 2019/2020 hubo 5654 alumnos en educación infantil, 10 993 en educación primaria, unos 112 en Educación Especial, y 4663 de Formación Profesional.[102]​ El total de estudiantes no universitarios está en 32 726 (27.063 en el municipio de León), de los que 19 275 estudian en centros públicos, 13 451 en centros privados o concertados.[102]

En cuanto a las enseñanzas de régimen especial, León cuenta con una Escuela Oficial de Idiomas (en la que se imparten alemán, francés, inglés, italiano, portugués y español para extranjeros),[103]​ una Escuela de Arte y de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, dos Conservatorios de Música (uno de ellos de carácter privado) y un Centro de Educación de Personas Adultas (CEPA).

Colegio público Luis Vives

Colegio público Lope de Vega

Colegio privado y concertado Leonés

Colegio privado y concertado Jesuitas

Instituto público Sánchez Albornoz

Escuela oficial de idiomas de León

La ciudad de León es sede de la Universidad de León y tiene también una sede de la Universidad de Washington en el centro del casco histórico.

La Universidad de León cuenta con 8 facultades (facultad de Veterinaria, Ciencias Biológicas y Ambientales, Educación, Derecho, Filosofía y Letras o Ciencias del Trabajo, entre otras), 6 escuelas y dos centros privados adscritos distribuidos entre los campus de Vegazana y Ponferrada. Junto a ello, la oferta se completa con un centro de idiomas perteneciente a la universidad, un Centro TIC,[104]​ donde se encuentra el superordenador Caléndula. Asociada a la universidad esta también el Hospital Clínico Veterinario de Castilla y León,[105]​ donde realizan sus prácticas los estudiantes de la Facultad de Veterinaria, con influencia en Asturias, Cantabria, el País Vasco, además de Castilla y León, un total de 9,5 millones de cabezas de ganado.[106]

Facultad de Educación

Escuela de enfermería

Facultad de ciencias biológicas

Facultad de ciencias económicas

Escuela de ingenierias

Facultad de filosofía

Facultad de veterinaria

El sistema sanitario de la ciudad de León se divide entre las prestaciones del sistema público de salud, gestionado por Sacyl (Sanidad Castilla y León), y las que realiza la medicina privada. La Ley 1/1993, de 6 de abril, de Ordenación del Sistema Sanitario, divide la atención sanitaria en tres niveles de atención: primaria, especializada y continuada.[107]

La atención primaria en la provincia se divide en dos Áreas de Salud, El Bierzo y León. Esta última engloba 28 Zonas Básicas de Salud, correspondiendo a la capital 7 de las mismas. Para desarrollar esa atención primaria, León cuenta con 7 centros de salud, los de Eras de Renueva, La Palomera, El Crucero, Armunia, La Condesa y los dos de José Aguado.[108]

Para la atención especializada, la ciudad cuenta con el Hospital de León, el cual lo conforman varios centros:[109]

En cuanto a la sanidad privada, además de numerosas consultas particulares, existen 4 centros hospitalarios: la Clínica San Francisco, que cuenta con 94 camas y aglutina gran número de especialidades,[110]​ la Clínica López Otazú, el Hospital de San Juan de Dios, perteneciente a la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, que se encuentra en el límite municipal entre San Andrés del Rabanedo y León y cuenta con 234 camas[111]​ y el Hospital de Nuestra Señora de Regla, con 120 camas y administrado por la Obra Hospitalaria Nuestra Señora de Regla, perteneciente al Obispado de León.[112]

Los servicios sociales en la ciudad de León son gestionados por la Concejalía de Bienestar Social. Esta cuenta con una serie de programas sociales como Ayudas de Emergencia Social, Servicio de Apoyo a las Familias, Servicio de Ayuda a Domicilio, Servicio de Información y Orientación, Servicio de Teleasistencia y Minorías Étnicas.

Entre los medios que ofrece están el Hogar Municipal de Transeúntes, el Centro Municipal de Atención a Inmigrantes (CEMAI), el Centro Municipal de Acción Voluntaria y Cooperación (CAV) y 8 CEAS, los cuales dan cobertura a los distintos barrios y prestan los llamados Servicios Sociales Básicos, como por ejemplo Servicio de Apoyo a la Familia y Convivencia, Servicio de Atención a la Mujer o Servicio de Animación Comunitaria.[113]

Del transporte de la energía eléctrica por todo el territorio nacional se ocupa la empresa Red Eléctrica de España.[114][115]​ La distribución de la electricidad en León la realiza Endesa-Distribución, del grupo Endesa. El consumo total de energía eléctrica durante el segundo trimestre de 2008 fue de 615 149 MWh, de los que 203 427 MWh correspondieron al consumo doméstico.[116]

León y su provincia se abastecen de combustibles derivados del petróleo (gasolina y gasóleo) desde las instalaciones de almacenamiento que la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) posee en la localidad de Vega de Infanzones, cercana a León.[117]

El gas natural que se consume en León proviene, como en la mayor parte de España, principalmente de Argelia. Es transportado por una red básica en alta presión responsabilidad de Enagás, desde donde se distribuye a viviendas e industrias por las instalaciones de Gas Natural Castilla y León.

El Ente Regional de la Energía es un organismo público dependiente de la consejería de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, creado el 3 de diciembre de 1996,[118]​ sus funciones son las de asesorar en materia energética a las empresas de la comunidad autónoma de Castilla y León, promoviendo subvenciones a fin de mejorar la eficiencia energética en el sector empresarial y en las administraciones públicas.

Su sede se encuentra en un edificio vanguardista situado en el barrio de Eras de Renueva, enfrente del MUSAC y al lado del Tanatorio de SERFUNLE. Es la sede del organismo regional que se dedica a la planificación de la energía en la autonomía y servir de apoyo para las decisiones en el campo de la energía con la realización de estudios sobre la viabilidad e incidencia económica de dichas decisiones. En el EREN funcionan 21 metros cuadrados de paneles térmicos y una instalación fotovoltaica de 5 kWh, para auto abastecimiento energético del edificio.

El abastecimiento de agua a León lo realiza la entidad Aguas de León. Antiguamente, el agua se tomaba de los ríos Luna y Torío y de cinco perforaciones hechas en el área Bernesga-Torío, pero debido a las frecuentes restricciones estivales, se tomó la decisión de tomar agua del río Porma, corriente abajo del embalse Juan Benet. Este se sitúa en la zona norte de la provincia, en el municipio de Boñar, y cuenta con una capacidad de 317 hm³.[119]

A su llegada a León, la conducción de agua termina en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP), que se encuentra en la localidad de Villavante.[120]​ Por su parte, la depuración de las aguas residuales se lleva a cabo en la estación de depuración de aguas residuales (EDAR), situada junto al río Bernesga, en la localidad de Trobajo del Cerecedo. Esta estación sirve a la Mancomunidad Municipal para el Saneamiento Integral de León y su Alfoz (SALEAL) (integrada por los municipios de León, San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre, Santovenia de la Valdoncina y Sariegos), la cual es titular del Servicio Público de Tratamiento y Depuración de Aguas Residuales.[121]

Urbaser es la empresa responsable de la gestión de los residuos sólidos urbanos y la limpieza de las vías públicas de León. Entre otros servicios, la ciudad cuenta con recogida selectiva de residuos, dos puntos limpios fijos, un punto limpio móvil y servicio de recogida puerta a puerta.[122]

León pertenece al Consorcio Provincial de Residuos (GERSUL), el cual gestiona los residuos urbanos generados en toda la provincia mediante su tratamiento en tres plantas de clasificación y un Centro de Tratamiento de Residuos (CTR), ubicado en San Román de la Vega, en el municipio de San Justo de la Vega.[123]

La encargada del abastecimiento de la ciudad es la entidad Mercados Centrales de Abastecimiento de León (Mercaleón). Se creó el 29 de diciembre de 1989 como resultado de la colaboración del Ayuntamiento de León y la Empresa Nacional de Mercados Centrales de Abastecimiento S.A. (Mercasa) para la distribución al por mayor de productos perecederos en la ciudad de León y su área de influencia.[124]​ Inició su actividad en abril de 1993, siendo una de las 23 unidades alimentarias de Mercasa,[125]​ que a su vez depende de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.[126]

Sus instalaciones, que cubren una superficie de 41 185 m², albergan a 32 empresas, de las cuales 17 son mayoristas (frutas, hortalizas y pescados) y el resto se dedica a tareas de distribución, logística o servicios a usuarios. Cuenta con un mercado de frutas y hortalizas, un mercado de pescados, un pabellón polivalente y servicios complementarios para facilitar el desarrollo de la actividad en el centro.[127]

Su área de influencia no solo se limita a León y su provincia, sino que se extiende incluso a otras provincias limítrofes como Lugo, Orense, Asturias, Zamora y Palencia, facilitado por su situación estratégica y por la mejora de las vías de comunicación en el noroeste peninsular.

El desarrollo urbanístico de la capital leonesa ha estado condicionado por su situación entre los ríos Bernesga y Torío. Entre ambos se situó el núcleo romano de la Legio VII y durante la Edad Media se expandió por el lado sur, estando rodeado todo él por una muralla. A principios del siglo XIX la ciudad seguía siendo ese pequeño núcleo urbano, articulado en torno a la Catedral y de marcado carácter rural.

La llegada del ferrocarril en 1863 se convirtió en el factor que provocó el crecimiento de la ciudad a partir de ese momento. La situación de la estación, en la margen derecha del Bernesga, y al oeste del casco antiguo, fue decisiva para el posterior desarrollo urbano que vivió su área circundante, ya que la ciudad se expandió principalmente hacia esa zona. A medida que avanzó el siglo, la ciudad vieja se reveló como un marco inadecuado para satisfacer las necesidades de la creciente población.

En 1904 se inició el ensanche de la ciudad en torno a su eje principal, la calle Ordoño II. Durante medio siglo supuso el lugar de asentamiento de la burguesía leonesa debido a que la legislación prohibía casas obreras e industrias en la zona. Entre 1910 y 1950 la llegada de inmigrantes a la ciudad fue continua, lo que provocó un problema pues la falta de vivienda distaba de satisfacer las necesidades de estos nuevos inquilinos; la solución fue la de iniciar la construcción de barrios obreros a las afueras, comenzando así la expansión suburbial de la ciudad.

A mediados de los años 1950 se iniciaron los proyectos para elaborar un Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), aprobándose definitivamente en 1960. Gracias al mismo, se concluyen los barrios periféricos de la ciudad, algunos de ellos iniciados en los años 1920. En los años 1970 dicho PGOU había quedado superado, por lo que se hacía necesaria la implantación de un nuevo Plan: en 1975 se iniciaron los trámites, aunque finalmente sólo será una adaptación del Plan de 1960.

Tras el desarrollo a finales del siglo XX del barrio Eras de Renueva, dos son los nuevos espacios residenciales con los que contará la ciudad una vez acabados: La Lastra,[128]​ junto a la confluencia de los dos ríos, y La Torre, junto a la universidad. Asimismo, desde finales del mismo siglo, la ciudad ha trasladado la mayor parte de su crecimiento fuera de los límites municipales, beneficiando a su área metropolitana, con municipios como San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre o Valverde de la Virgen.[129]

Si bien la llegada del ferrocarril fue un revulsivo para la ciudad, el soterramiento del mismo en la segunda década del siglo XXI supondrá otro tanto, pues a la desaparición de la barrera urbanística que significaba el tren hay que añadir el espacio liberado que se dedicará a diversos usos como zonas verdes, viviendas, equipamientos, etc.[130]

La ciudad hasta el siglo XX se concentraba alrededor de la catedral

Plano del ensanche

Eras de Renueva supuso el crecimiento de la ciudad hacia el norte

Vista de la catedral desde la Candamia

Norte de la ciudad desde la Candamia

Templo gótico dedicado a Santa María, fue comenzada a construir en el reinado de Alfonso X el Sabio a mediados del siglo XIII sobre la antigua catedral románica, que a su vez ocupaba los terrenos del Palacio Real que cediera Ordoño II para ello y que, a su vez, se asentaba sobre las termas romanas. De planta similar a la catedral francesa de Reims, tiene reducida su planta en 1/3 con respecto a esta. Una característica peculiar es que las torres aparecen separadas de la nave central mediante arbotantes. Su planta es de tres naves, con bóveda de crucería. Trabajaron en ella distintos arquitectos como el Maestro Simón, el Maestro Enrique y Juan Pérez (estos dos empleados por entonces también en la Catedral de Burgos) y el Maestro Jusquín. El cuerpo principal del edificio fue terminado a principios del siglo XIV junto al claustro y la torre norte, mientras que la torre sur fue terminada en el siglo XV, en estilo gótico flamígero. En los siglos XVII y XVIII sufrió modificaciones estéticas por parte de Juan de Náveda y Joaquín de Churriguera, elementos que provocaron daños al edificio y fueron retirados en el siglo XIX por Matías Laviña, Juan Madrazo, Demetrio de los Ríos, Juan Bautista Lázaro y Juan Crisóstomo Torbado, muchos de los cuales llevaron a cabo la intensa restauración decimonónica que salvó el templo de la ruina, además de devolverle su esencia gótica original. Lo más impresionante es su interior, destacando los más de 1800 metros cuadrados de vidrieras de los siglos XIII al XVI, incluyendo tres grandes rosetones y vidrieras en la parte baja y el triforio, algunas de ellas añadidas en las restauraciones del siglo XIX.[131]

Fachada oeste de la catedral

Detalle del rosetón oeste

Rosetón sur, desde el interior

Vidrieras

Portada de la Virgen del dado

Constituye uno de los ejemplos de arte románico más importantes de España y, sin duda, uno de los conjuntos más completos en este estilo, por cuanto que en él confluyen arquitectura, escultura y pintura, albergando en esta última técnica el Panteón Real, llamado por los expertos Capilla Sixtina del Arte Románico.[132][133]​ Impulsada su construcción por los reyes Fernando I y su esposa Doña Sancha en el siglo XI, originariamente fue un monasterio dedicado a San Juan Bautista, y se supone que anteriormente se asentaba en sus cimientos un templo romano. Con la muerte de San Isidoro, obispo de Sevilla, y con el traslado de sus restos a León, se cambió la titularidad del edificio. Albergó las primeras Cortes de la historia, las Cortes de León, celebradas en 1188.[134]


English Version / Versión en Inglés > León, Spain


Escribe un comentario o lo que quieras sobre León (España) (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!