República Dominicana



¿La imágen no corresponde a República Dominicana?
Puedes elegir otra de la lista. (más info)



English Version / Versión en Inglés > Dominican Republic

Dominican Republic (orthographic projection).svg

La República Dominicana es un país situado en el Caribe, ubicado en la zona central de las Antillas; ocupa la parte central y oriental de la isla La Española. Su capital y ciudad más poblada es Santo Domingo. Limita al norte con el océano Atlántico, al este con el canal de la Mona, que lo separa de Puerto Rico, al sur con el mar Caribe, y al oeste con Haití, que es el otro país situado en La Española. Con 48 448 km² y una población superior a los 11 millones de habitantes, es el segundo país más extenso y poblado de los insulares caribeños, por detrás de Cuba.[7][11]

Habitado por Taínos desde el siglo VII, el territorio del país fue descubierto por Cristóbal Colón en 1492 convirtiéndose en el lugar del primer asentamiento europeo permanente en América, nombrado como Santo Domingo, actual capital del país y primera capital de España en el Nuevo Mundo. Después de tres siglos de dominación española, el país alcanzó la primera independencia en 1821 pero fue tomado rápidamente por Haití en 1822.

Tras la victoria obtenida en la Guerra de la Independencia Dominicana en 1844, los dominicanos experimentaron varias luchas, en su mayoría internas, y también un breve regreso de la dominación española (1861-1865). La ocupación estadounidense de 1916 a 1924 y, posteriormente, los seis años en paz y prosperidad de Horacio Vásquez (1924-1930), seguidos por la dictadura de Rafael Trujillo (1930-1961). Un periodo de inestabilidad post-dictadura (1962-1964), seguido por una guerra civil en 1965, que terminó con una intervención militar liderada por Estados Unidos, y finalmente, fue seguida por varios períodos de gobiernos autoritarios de Joaquín Balaguer (1966-1978 y 1986-1996), los gobiernos de Antonio Guzmán Fernández (1978-1982) y Salvador Jorge Blanco (1982-1986). Desde 1996, la República Dominicana se ha movido hacia una democracia representativa.

La República Dominicana tiene la novena economía más grande de América Latina y la primera de América Central y el Caribe[15]​ y ocupa la séptima posición en ingreso per cápita en América Latina, superada por Puerto Rico, Panamá, Chile, Uruguay, Argentina y México.[16]​ El país ha disfrutado de un fuerte crecimiento económico en las últimas décadas, con un promedio del 5,3 por ciento anual entre 2000 y 2018, una de las tasas más rápidas de la región de América Latina y el Caribe; entre el 2014 y 2018, el ritmo se aceleró a un promedio de 6,3 por ciento anual y de 7 por ciento en 2018, período en el cual fue la economía de más rápido crecimiento de América Latina y el Caribe.[17]​ El continuo crecimiento no ha logrado reducir la pobreza y la desigualdad. Según datos de la FAO, la tasa de pobreza se redujo desde casi un 50% en 2003 a solo un 45.5 % en el 2018.[18]​ Aunque antiguamente conocida por la producción de azúcar, la economía está ahora dominada por los servicios. El progreso económico del país se ejemplifica con su sistema avanzado de telecomunicaciones pero con lentitud de conexión.[19]​ La migración internacional afecta en gran medida al país, ya que recibe y envía gran flujo de migrantes. La inmigración irregular de haitianos y la integración en materia legal de los descendientes de estos es el principal problema inmigratorio; la población total de origen haitiano se estima en alrededor de 750 000.[20]​ En los Estados Unidos existe una gran diáspora dominicana, contabilizada en 1,5 millones de personas;[21]​ esa diáspora ayuda al desarrollo nacional, enviando miles de millones de dólares a sus familias, lo que representa una décima parte del PIB.[22]

La República Dominicana es el destino más visitado del Caribe. Durante todo el año los campos de golf del país se encuentran entre las principales atracciones de la isla.[19]​ En el país se encuentra la montaña más alta del Caribe, el Pico Duarte en la Provincia San Juan, así como el Lago Enriquillo en la Provincia Independencia, el punto más bajo en cuanto al nivel del mar se refiere y el lago más grande del Caribe.[23]​ Dominicana, como también se le llama, es un país tropical con una temperatura promedio de 27 °C, la cual varía muy poco durante el año, y una gran diversidad biológica.[19]

La población es 47.8 por ciento católica y 21.3 por ciento protestante, mientras que el 28% no se declara creyente.[24]​ El país tuvo la presidencia pro tempore de la CELAC para el período 2016-2017.[25]

La isla tiene este nombre por Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de los Dominicos. En efecto, Santo Domingo, fue nombre que escogió Bartolomé Colón al fundar la primera ciudad española de América al este del río Ozama a finales del siglo XV.

Los historiadores aseguran que existieron tres razones por las que Colón eligió ese nombre. La primera razón fue que el día que llegó a la ciudad se celebraba una fiesta en honor a Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden de predicadores Dominicos; la segunda, que ese día era Domingo y la tercera que el padre de los hermanos Colón se llamaba Domingo.

De las tres versiones, solo la primera tiene constatación, mediante fuentes escritas, de documentos de la época, escritos por los primeros españoles que fundaron la ciudad y que aún se conservan en el Archivo General de Indias de Sevilla. En ellos se confirma que fue en honor de Santo Domingo, pues era también el santo patrón de los frailes dominicos, la primera orden de predicadores que llegaron a la isla. [26]

Los dominicos establecieron una casa de altos estudios en la isla de Santo Domingo que funcionó desde mediados del siglo XVI hasta 1822, recreada en 1914 como la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y se dedicaron a la protección de los taínos nativos de la isla, que estaban sometidos a la esclavitud, y a la educación de los habitantes de la isla.

En cuanto al nombre Domingo proviene del latín Dominicus, "del Señor" (del latín Dominus, "Señor", es decir "dueño", palabra que también procede de dominus).

En el himno nacional de la República Dominicana, el término "Dominicanos" no aparece. El autor de su letra, Emilio Prud'Homme, utiliza constantemente el término poético "Quisqueyanos". La palabra "Quisqueya" deriva del taíno y significa "Madre de las tierras".

A menudo el nombre del país es conocido como la RD.[27]

La isla de Santo Domingo fue ocupada en 8 períodos migratorios antes de la llegada de los europeos.[28]​ Estos pueblos provenían de América del Sur, específicamente de las cuencas de los ríos Orinoco, Xingú y Tapajós (situados en Venezuela el primero y en Brasil los restantes), y de las Guayanas, que fueron migrando por vía marítima de isla en isla, de las Antillas Menores a las Mayores.

Los más antiguos pobladores de las Antillas tenían una cultura muy rudimentaria; fueron recolectores, pescadores, cazadores y no practicaban la agricultura. Usaban instrumentos confeccionados con conchas y huesos de algunos animales y llegaron a pulir la piedra para fabricar objetos, armas y utensilios.

Este grupo es denominado Arcaico (o Pre-Cerámico, por la ausencia de alfarería) y probablemente llegaron a la isla alrededor del año 3000 a. C. A la llegada de los europeos, los arcaicos solamente se encontraban en el extremo occidental de la península Tiburón de Haití y en el occidente de Cuba, donde eran llamados Guanahatabeyes. Los taínos los llamaban siboney (también escrito ciboney), voz que significa «hombre que vive entre las piedras o las rocas» (ciba, piedra; igney, hombre).[29]​ La segunda oleada migratoria corresponde al grupo arahuaco pre-taíno conocido en las Antillas como igneris,[28]​ relacionados con el estilo saladoide de las costas venezolanas. Su alfarería llegó a ser la más elaborada de todas las Antillas. Los igneris no ocuparon el interior de la isla ni llegaron a Cuba ni a Jamaica. Fueron desplazados por la tercera oleada migratoria: los taínos, que llegaron alrededor del siglo VII de nuestra era.

Los taínos ocuparon todas las Antillas Mayores y las Bahamas. Los nombres taínos para la isla fueron Bohío y Quisqueya, que significan "casa grande" y "madre de las tierras" respectivamente.[30][31][32]​ Estos desarrollaron una cultura basada fundamentalmente en la producción agrícola que les permitió realizar una apreciable actividad artesanal de objetos de barro y madera. Además, los taínos fueron excelentes escultores que confeccionaron artefactos ceremoniales de gran expresión artística.

La última oleada migratoria fue la de los caribes, que llegaron a ocupar todas las Antillas Menores pero que todavía no se habían asentado en Puerto Rico y en la Española a la llegada de los españoles. Aparentemente los pueblos macoriges o macorizes (singular, macorix) y ciguayos, que ocupaban la península de Samaná y el norte de la isla,[29]​ eran grupos arahuacos diferentes a los taínos que llegaron a la isla unos 600 años antes de la llegada de los europeos.[33]​ Estos grupos eran sumamente belicosos comparados con sus antecesores lo que quedó demostrado con su encuentro con Colón en el Golfo de las Flechas (el cual se encuentra ubicado en la Provincia de Samaná).

Cristóbal Colón atracó en la costa norte de la isla el 5 de diciembre del 1492, bautizándola con el nombre de La Española.[34]​ Al continuar la exploración de la costa norte, la carabela Santa María encalló en un banco de arena; con los restos de la nave, construyó el fuerte La Navidad. Entonces Colón ordenó regresar a España, dejando una guarnición de 39 hombres al mando de Diego de Arana.

Al regresar a la isla durante su segundo viaje en 1493, Colón encontró que el fuerte La Navidad había sido atacado y destruido por indígenas a cargo del cacique Caonabo. Entonces decide construir La Isabela, la primera ciudad europea del Nuevo Mundo, y organizó varias expediciones al interior de la isla que resultaron en la construcción de algunas fortalezas y en el control del Cibao.[35]

Antes de partir al Reino de Castilla, Colón dejó a cargo de la colonia a su hermano Bartolomé Colón quien, como Adelantado de la isla, fundó la ciudad de Santo Domingo en 1496. Pero los desórdenes y las sublevaciones motivaron que la Corona Española enviara a Francisco de Bobadilla para hacerse cargo de la situación, quien ordenó como primera medida la detención de Cristóbal Colón y su familia, quienes fueron embarcados hacia la Península. Le sucedió Nicolás de Ovando y luego el hijo del almirante, Diego Colón, entre los años 1509 y 1524.

Durante la conquista y colonización se estableció el primer Obispado (1504), la primera Capitanía General, el primer Virreinato y la primera Real Audiencia (1511) de toda América; se construyó la primera iglesia (Ermita del Rosario, 1496), el Hospital de San Nicolás (1503) y la primera catedral (1530), entre otras edificaciones. A través del siglo XVI, La Española gozó de buena posición económica y social; las primeras expediciones conquistadoras partían desde la isla. Pero desde finales de ese siglo y después de la conquista de México y Perú , la isla fue quedando relegada a un segundo plano, hundiéndose cada vez más en la pobreza y el olvido.

Con la conquista y colonización de la isla, los españoles empezaron a importar grandes contingentes de africanos esclavizados para sustituir a la mano de obra nativa, muy mermada por las guerras, brutales condiciones de trabajo y epidemias letales.[36]​ Aproximadamente un 80 o 90 % de la población nativa murió en el primer siglo de la conquista. Por su parte, entre 1492 y 1870 se importaron unos 300 000 africanos al territorio dominicano.[37]

Hasta la conquista de Jamaica por los corsarios ingleses del almirante William Penn y el general Robert Venables, en 1654 los españoles solo tenían un control permanente de la zona sureste de la isla, dejando un amplio sector del centro y el norte de la isla, regiones muy montañosas, como lugares donde africanos y taínos, esclavos en las plantaciones, pudieran fugarse.[38]

Tanto en las plantaciones como en los pueblos aislados de fugados se producirá un fuerte mestizaje entre indígenas y africanos y también europeos.[38]​ De este mestizaje junto al dominio social, cultural y económico del elemento europeo se constituirá la base de la identidad nacional de los dominicanos.[39]​ Se estima que la población de la colonia en 1777 era de 400 000 personas, de los cuales 100 000 eran europeos y criollos, 60 000 africanos, 100 000 mestizos, 60 000 zambos y 100 000 mulatos.[38]​ En la provincia española de Santo Domingo, 2 de cada 10 personas eran esclavas y de los 8 restantes, 4 eran blancos y 4 eran taínos algunas veces y mayormente gente libre, de color, en esencia mulatos. Es así como en 1785 la población rondaba los 150 000 y solo 30 000 eran esclavos.[cita requerida]

Otro aspecto de la esclavitud se debe a que la mayoría trabajaban en hatos ganaderos y en servicios domésticos, la naturaleza de estos labores hizo que los esclavos recibieran un trato mucho más humano comparado a los esclavos en otras colonias.[cita requerida] Según Sánchez Valverde, para 1785 los esclavos se pasaban la mayor parte del año atendiendo sus propios conucos y trabajando como jornaleros para su sustento, ya que sus amos no podían costearse todo el costo para mantenerlos. La comida del amo y del esclavo era la misma, lo que hacía del esclavo de Santo Domingo uno de los mejor alimentados. Esa combinación de pobreza, trato más humano e igualdad en la comida, hizo que en Santo Domingo los esclavos vivieran hasta la vejez y no se requería importaciones constantes ni cuantiosas de esclavos nuevos. También ayudó mucho en menguar los prejuicios, dando lugar a una creciente población mestiza y libre, que con el tiempo se convertiría en la mayoría de la población dominicana.

La abolición definitiva de la esclavitud se efectuó en 1822, durante la ocupación haitiana del territorio dominicano.

Entre 1605 y 1606 se llevó a cabo un proceso de despoblamiento de la parte oeste de la isla, en lo que se conoció como las Devastaciones de Osorio. Recibió ese nombre porque el proceso fue implementado por Antonio de Osorio, entonces gobernador español de la isla, lo cual dio inicio al proceso de poblamiento gradual de la parte oeste de la isla por parte de bucaneros y filibusteros franceses.

Hacia 1630, franceses, holandeses e ingleses se apoderaron de la isla de la Tortuga. Desde allí los franceses comenzaron la penetración en la parte occidental de La Española. A partir del 1697, luego del Tratado de Ryswick, Francia asumió que le pertenecía la parte occidental de la isla e incrementó los esfuerzos de colonización, ya de manera oficial. A la parte oriental de la isla, para ser diferenciada de la colonia francesa de Saint Domingue, se la llamó Santo Domingo Español o Santo Domingo Oriental.

En 1777, con el tratado de Aranjuez, España reconoce por primera vez de manera oficial la existencia de la colonia francesa de Santo Domingo, y fijan los límites entre la parte francesa y la española, al igual que establecen medidas de deportación de fugitivos, retorno de esclavos, entre otros.

El 16 de agosto de 1791, se extendió una sublevación de esclavos en la parte francesa de la isla que rápidamente fue sofocada por la marina y los efectivos franceses. El 22 de julio de 1795, al final de la Guerra del Rosellón contra la Primera Coalición, la Francia Revolucionaria consiguió, con el Tratado de Basilea, que España se viese obligada a renunciar a su soberanía en toda la isla, pasando así a manos francesas.

En 1801 se reanudó la insurgencia de los esclavos. Toussaint Louverture avanzó sobre la parte oriental de la isla y llegó a la capital, Santo Domingo, acompañado por un numeroso ejército, pero fue rechazado. Ese mismo año, capturaron Santo Domingo, tomando el control de toda la isla, pero en 1802 un ejército enviado por Napoleón capturó a Louverture y lo envió a Francia como prisionero. Sin embargo, los lugartenientes de Toussaint Louverture, y la fiebre amarilla, lograron expulsar a los franceses de nuevo de Saint-Domingue. El 1 de enero de 1804, mientras Jean-Jacques Dessalines proclamaba la independencia de Haití, comenzó en Santo Domingo el periodo francés, bajo la administración de Louis Marie Ferrand.

En 1805, Henri Christophe y Dessalines tomaron la ciudad de Santiago y después se dirigieron a Santo Domingo con un numeroso ejército, pero ante la resistencia de Ferrand se vieron obligados a retirarse. Durante la retirada, numerosos pueblos de las bandas sur y norte se vieron reducidos a cenizas, y los habitantes que no pudieron huir a tiempo fueron masacrados.

En 1808, tras la invasión napoleónica de España, los criollos de Santo Domingo encabezados por el soldado Juan Sánchez Ramírez se rebelaron contra el dominio francés con la ayuda de Gran Bretaña (aliado de España) en la denominada Batalla de Palo Hincado.

El 11 de julio de 1809, los administradores franceses capitularon. Las tropas inglesas ocuparon la ciudad de Santo Domingo, hasta que en agosto del mismo año abandonaron el sector y la parte oriental volvió a ser nominalmente colonia de España. Así se inició el período conocido como la España Boba, es decir, de escasa o nula intervención metropolitana en los asuntos de la colonia, lo que duró hasta 1821.

Inspirado por las ideas liberales, José Núñez de Cáceres conspira contra España en la parte oriental, y el 1 de diciembre de 1821 proclama la independencia de esta parte de la isla, creando así el Estado Independiente del Haití Español. Esto se recoge en la historia como Independencia Efímera, pues tan solo en tres meses el general haitiano Boyer consolida su dominación sobre toda la isla.

El nuevo sistema contó con amplia oposición de los agricultores dominicanos, aunque se produjo un auge en la producción de azúcar y café.

Todos los niveles de la educación se desplomaron, la universidad fue cerrada, ya que los hombres jóvenes dominicanos de 16 a 25 años de edad fueron reclutados por el ejército haitiano, además fueron privados de alimentos. La ocupación de las tropas de Boyer, que eran en gran parte dominicanos, quienes no recibían paga tuvieron que dedicarse a saquear a los civiles dominicanos. Haití impuso un tributo al pueblo dominicano. Este tributo ayudó a Haití a costear ante Francia su negociada independencia. Muchos huyeron de Santo Domingo a Puerto Rico y Cuba (ambos aún bajo el dominio español), Venezuela y otros países. Al final, la economía y la fiscalidad se hicieron más onerosas.

Con la llegada de Boyer a la parte oriental de la isla se abolió la esclavitud y se planteó una profunda reforma agraria. También se impuso el Código Rural, el cual prohibía que los antiguos esclavos salieran de las propiedades de sus amos sin el permiso del dueño y de las autoridades haitianas, efectuando así la nulidad de la liberación de los esclavos.

Además que el Código Rural de Boyer tenía implicaciones para la población de color dominicana que era libre, la cual era la mayoría de la gente de color, por lo que aumentó el descontento del régimen boyerista entre los dominicanos de todos los colores y clases. Con esto se da inicio a la Dominación Haitiana, el 9 de febrero de 1822. En la parte oeste de la isla se inician conspiraciones contra Boyer a partir de 1827, las que obligan a que salga al exilio en enero de 1843.

En el este también se inicia un proceso revolucionario contra el dominio haitiano encabezado por liberales, entre ellos por Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella. Se funda el movimiento clandestino La Trinitaria el 16 de julio de 1838 y cuando Charles Hérard llega al poder, comienza su persecución. Para esta época había grupos que querían la anexión a Inglaterra, Francia o España, todos lo cuales se anteponen a las ideas independentistas de los trinitarios.

Incluso con Juan Pablo Duarte ausente, en 1843 los trinitarios no cejaron en sus acciones y en continuar luchando por la causa de la libertad del país. Rosario Sánchez, Mella y Vicente Celestino Duarte dirigían a los trinitarios, quienes casi sin recursos hacían circular las ideas en hojas manuscritas, para organizarse y sumar adherentes a las ideas separatistas.

El 16 de enero de 1844, Tomás Bobadilla y Briones redactó la Manifestación de los pueblos de la Parte Este de la Isla antes Española o de Santo Domingo, sobre las causas de su separación de la República Haitiana, en la que se enunciaban las causas de su separación de Haití. Este documento sería la ley que regiría la república recién proclamada hasta que se promulgara su constitución el 6 de noviembre.

La noche del 27 de febrero de 1844, se congregaron poco a poco pequeños grupos de patriotas que provenían de las distintas zonas de Santo Domingo. El comienzo de la acción separatista radical fue indicado por un "trabucazo" disparado por Mella en la Puerta de La Misericordia, y que fue oído por una gran parte de los habitantes de la ciudad.

La noche del martes 27 de febrero de 1844, en la Puerta del Conde, la República Dominicana fue proclamada por Francisco del Rosario Sánchez, jefe del movimiento tras la ausencia de Juan Pablo Duarte, Tomás Bobadilla y Briones, representante de los conservadores, Matías Ramón Mella, Manuel Jimenes, Vicente Celestino Duarte, José Joaquín Puello, Gabino Puello, Eusebio Puello, Eduardo Abreu, Juan Alejandro Acosta, Remigio del Castillo, Jacinto de la Concha, Tomás de la Concha, Cayetano Rodríguez, Félix María del Monte, y otros.

Ese 27 de febrero, se izó la bandera dominicana en la Puerta del Conde y, bordada por Concepción Bona y María Trinidad Sánchez, ondeó en la ciudad de Santo Domingo. La bandera había surgido de un proyecto presentado por Juan Pablo Duarte, aprobado el 16 de julio de 1838 en La Trinitaria, donde se definieron los colores y la forma de la enseña que representaría al nuevo Estado.

La naciente república quedó dirigida por una Junta Central Gubernativa bajo el poder de los conservadores hasta el 14 de noviembre de 1844, cuando Pedro Santana fue elegido primer presidente de la República Dominicana.

Las décadas que siguieron estuvieron llenas de tiranía, el partidismo, las dificultades económicas, los rápidos cambios de gobierno, y exilio político. Durante varios años los haitianos realizaron varias invasiones (1844, 1845-49, 1849-55, y 1855-56), pero fueron frustradas por las fuerzas dominicanas. Mientras tanto, los archirrivales Santana y Báez se alternaron el poder la mayor parte del tiempo, gobernando el país de manera arbitraria. Ambos promovieron planes para anexar la nueva república a otra potencia: el primero favorecía a España, y el segundo a los Estados Unidos.


A este período de la historia se le llamó Primera República, que comprende desde la formación de la nación, el 27 de febrero de 1844 hasta la anexión a España en 1861.

La primera potencia en reconocer formalmente la independencia dominicana fue Gran Bretaña en 1850.[40][41]​ Tres años más tarde le siguió Francia (si bien, tuvo un cónsul en el país desde 1844), y España en 1855; Haití no aceptó la Independencia dominicana hasta 1874, y los Estados Unidos lo hizo en 1882.[41]

En 1861, después de encarcelar, silenciar, exiliar, y ejecutar a muchos de sus oponentes y por motivos políticos y económicos, Pedro Santana firmó un pacto con la Corona Española y revirtió la nación dominicana al estado colonial, el único país americano en hacerlo. Su propósito ostensible era proteger a la nación de otra anexión de Haití. Pero los opositores lanzaron la Guerra de la Restauración en 1863, dirigida por José María Cabral, Benito Monción, y Timoteo Ogando, entre otros. Haití, por temor de que España volviera como potencia colonial en su frontera, dio refugio y suministros a los revolucionarios. Después de dos años de lucha, España abandonó la isla en 1865.

Los conflictos políticos reinaron de nuevo en los años siguientes; regía un estado de guerra, las revueltas militares eran muy comunes, y la nación acumulaba más y más deuda. Tras tomar Báez posesión, tramaba su plan de anexión del país a los Estados Unidos, donde el gobierno de ese entonces, encabezado por el presidente Ulysses S. Grant, le dio su apoyo. Grant pidió una base naval en Samaná y también un lugar para el asentamiento de los negros recién liberados. El trato, que incluía el pago por Estados Unidos de 1.5 millones de dólares para la amortización de la deuda dominicana, fue rechazada en el Senado de ese país en 1870.

Báez fue derrocado en 1874, regresó y de nuevo fue derrocado en 1878, esta vez para siempre. Con la eliminación de Santana (quien murió en 1864) y Báez de la escena política, una nueva generación de políticos surgió. Una relativa paz llegó al país en la década de 1880, que vio la llegada al poder del general Ulises Heureaux.

Lilís, como fue apodado el nuevo presidente, disfrutó de un breve período de popularidad. Fue, sin embargo, "un simulador", que metió a la nación en una deuda profunda, mientras utilizaba la mayor parte de las ganancias para su uso personal y para mantener su estado policial. Heureaux fue un dictador déspota e impopular y terminó asesinado en 1899. Sin embargo, la relativa calma después de su muerte permitió una mejoría en la economía dominicana. La industria azucarera se modernizó, y el país atrajo a trabajadores extranjeros y los inmigrantes, tanto desde del Viejo Mundo como del Nuevo.

A partir de 1902, los gobiernos de periodos cortos volvieron, el poder era usurpado por caudillos en las regiones del país. Por otra parte, el gobierno dominicano estaba en bancarrota y sin poder pagar las deudas que dejó Heureaux, ante la amenaza de una intervención militar de Francia y otras potencias acreedoras de Europa.

Después de seis años en el poder, el presidente Ramón Cáceres, que había asesinado a Heureaux, fue asesinado a su vez en 1911. El resultado fue varios años de gran inestabilidad política y una guerra civil. Con la mediación de Estados Unidos bajo las administraciones de William Howard Taft y Woodrow Wilson respectivamente, se logró un breve respiro.

El presidente Theodore Roosevelt, de los Estados Unidos, trató de impedir la intervención europea, en gran parte para proteger las rutas del futuro Canal de Panamá, el cual ya estaba en construcción. Hizo una pequeña intervención militar para protegerse de las potencias europeas, proclamó su famoso Corolario Roosevelt a la Doctrina Monroe, y en 1905 obtuvo el acuerdo dominicano para que su gobierno tomara la administración de las aduanas dominicanas, que para ese entonces era la principal fuente de ingresos para la República Dominicana. Un acuerdo de 1906 preveía una duración de 50 años. Los Estados Unidos acordaron utilizar parte de los ingresos de aduanas para reducir la inmensa deuda exterior de la República Dominicana, y asumieron la responsabilidad de dicha deuda.

El estancamiento político que hubo en 1914 se rompió después del ultimátum que le dio Wilson a los dominicanos para que eligieran un presidente o los Estados Unidos impondrían uno. Fue elegido un presidente provisional, y más tarde el mismo año en elecciones relativamente libres fue elegido el expresidente Juan Isidro Jimenes Pereyra. A fin de lograr un gobierno con más apoyo, con personas identificables Jimenes nombró varios opositores en su gabinete. Pero esto no trajo la paz, además con su exsecretario de Guerra Desiderio Arias maniobrando para deponerlo y pese a una oferta de Estados Unidos para ayudarlo militarmente en contra de Arias, Jimenes, renunció el 7 de mayo de 1916. Pero unas negociaciones entre los seguidores de Juan Isidro Jimenes (Jimenistas) y los seguidores de Horacio Vásquez (Horacistas) fue designado en la presidencia Francisco Henríquez y Carvajal. No obstante, el nuevo presidente estaba en desacuerdo con la intervención.

Wilson ordenó la ocupación de República Dominicana. El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos desembarcó el 16 de mayo de 1916, y tomaron el control del país dos meses después. El gobierno militar establecido por los Estados Unidos, encabezado por el contralmirante Harry Shepard Knapp, fue repudiado ampliamente por los dominicanos. Algunos puestos en el gabinete tenían que ser cubiertos por funcionarios de la Armada de los Estados Unidos, los dominicanos se negaron a servir en la administración. Se impuso censura y límite al discurso público.

Pero el régimen de ocupación, mantuvo la mayoría de las leyes e instituciones dominicanas, en gran parte, reactivó la economía, redujo la deuda dominicana, construyó una red de carreteras que por fin interconectaban todas las regiones del país, y creó una profesional Guardia Nacional.

La oposición a la ocupación continuaba, sin embargo, y después de la Primera Guerra Mundial se incrementó en los Estados Unidos el mismo descontento. Allí, el presidente Warren G. Harding (1921-1923), sucesor de Wilson, trabajaba para poner fin a la ocupación, como había prometido hacer durante su campaña, y se convocaron elecciones presidenciales en marzo de 1924.

El vencedor de dichas elecciones fue el expresidente Horacio Vásquez, quien había cooperado con los Estados Unidos para poner fin a la ocupación. Vásquez dio al país seis años de buen gobierno, en el que los derechos políticos y civiles se respetaron y la economía creció fuertemente, en un ambiente tranquilo.

Horacio Vásquez confiaba ciegamente en Trujillo y por eso nunca supo sus verdaderas intenciones, incluso lo nombró como su militar de confianza. También le encargó que luchara contra Estrella Ureña, quien era Secretario de Estado, y había abandonado las filas horacistas, ya que este se oponía a la reelección de Vásquez; pero este desconocía que Trujillo ya había tramado un plan para derrocarlo junto a Estrella Ureña.

Durante el gobierno de Horacio Vásquez, Trujillo ostentaba el rango de Teniente Coronel y era Jefe de la Policía. Este cargo le ayudó a poner en marcha sus planes de derrocar el gobierno de Vásquez. Trujillo contó con el apoyo de Carlos Rosario Peña, quien formó el Movimiento Cívico, el cual tenía como objetivo principal derrocar el gobierno de Vásquez.

Cuando Vásquez intentó ganar un nuevo mandato, los opositores se rebelaron en febrero de 1930, en alianza secreta con el comandante del Ejército Nacional (la antigua Guardia Nacional), el general Rafael Leónidas Trujillo Molina, por el cual este último se mantuvo "neutral" frente a la rebelión, mientras que Vásquez renunció y se va al exilio; entonces es juramentado como presidente provisional Estrella Ureña el día 3 de marzo de 1930. Durante los 5 meses de presidente, fueron derogadas todas las leyes que impedían que Trujillo aspirase a la presidencia; de esa manera Trujillo pudo aspirar a las elecciones presidenciales de ese entonces y no solo eso, sino que a todo esto se unió el acoso y represión de todos los candidatos que aspiraban, así como a los seguidores de estos. Durante la campaña electoral, Trujillo utilizó el ejército para desatar todo tipo de represión, obligando así a sus contrincantes a retirarse de la contienda electoral. Trujillo se puso de pie para elegirse a sí mismo, y en mayo fue elegido presidente prácticamente sin oposición, después de una violenta campaña contra sus oponentes.

Rafael Leónidas Trujillo Molina asciende el poder el 16 de agosto de 1930, tras las manipulaciones que hizo en complicidad con Rafael Estrella Ureña quien fue elegido su vicepresidente y acataba todas sus directrices.

Hubo un crecimiento económico considerable durante el largo régimen de Trujillo, aunque una gran parte de la riqueza fue tomada por el dictador para sus vanidades personales. Se avanzó en la atención sanitaria, educación y transporte, con la construcción de hospitales y clínicas, escuelas, caminos y puertos. Trujillo también llevó a cabo un programa de construcción de viviendas e inició un importante plan de pensiones. Por último, puso fin al préstamo que había con los EE. UU. de 50 años de administración de la aduana en 1941, el cual estaba pautado terminar en 1956. Hizo que el país quedara libre de deudas en 1947.

Esto estuvo acompañado por la represión absoluta y abundantes asesinatos, tortura y métodos terroristas contra la oposición. Por otra parte, la megalomanía de Trujillo se vio en el cambio de nombre de la capital, Santo Domingo a "Ciudad Trujillo", también la montaña más alta del país y del Caribe la renombró de Pico Duarte a "Pico Trujillo", además de varios pueblos y una provincia. Algunos otros lugares los rebautizó con nombre de miembros de su familia. Al final de su primer mandato en 1934 era la persona más rica del país, uno de los más ricos del mundo en la década de 1950, y casi en el final de su régimen su fortuna estaba estimada en $800 millones.

En octubre de 1937, Trujillo (el cual tenía ascendencia haitiana), en un evento conocido como la Masacre del Perejil, ordenó matar a los haitianos que vivían en la frontera noroeste. Se estiman unos 20 000 muertos,[42]​ desde la noche del 2 de octubre de 1937 a 8 de octubre de 1937. Se utilizaron pistolas, fusiles, machetes, cuchillos y hachas.[43]​ Los soldados de Trujillo interrogaban a cualquier persona con piel oscura, utilizando el Shibboleth "perejil" para diferenciar a los haitianos de los dominicanos cuando era necesario, la "r" de perejil era de difícil pronunciación para los haitianos. Como resultado de la masacre, la República Dominicana acordó pagar como indemnización a Haití la cantidad de 750 000 dólares, luego reducida a 525 000 dólares. Posteriormente, durante la primera mitad de 1938, miles más de haitianos fueron deportados por la fuerza y cientos fueron masacrados en la región sur de la frontera.[44]​ En 1962, se produjo una masacre de afrodominicanos en Palma Sola.

Trujillo extendió su tiranía a los Estados Unidos.[45]​ En 1956, en Nueva York, sus secuaces secuestraron y asesinaron a Jesús Galíndez. Los secuaces de Trujillo luego ejecutaron a Charles Murphy, un aviador de Oregón que había piloteado el avión que llevó a Galíndez de Nueva York a la República Dominicana.[45]

El 14 de junio de 1959, aproximadamente doscientos exiliados dominicanos y revolucionarios cubanos lanzaron una invasión de la República Dominicana desde Cuba con la esperanza de derrocar al régimen de Trujillo.[46]​ Los invasores fueron masacrados apenas unas horas después de haber desembarcado.[47]

El 25 de noviembre de 1960 Trujillo mandó asesinar a tres de las cuatro hermanas Mirabal, apodadas Las Mariposas. Minerva, la segunda de las hermanas, aspiraba a ser abogada, quien estaba opuesta a la dictadura, pero Trujillo ya había comenzado a acosarla sexualmente. Las hermanas han recibido muchos honores a título póstumo, y tienen muchos recuerdos en varias ciudades de la República Dominicana. Salcedo, su provincia natal, cambió su nombre a la provincia Hermanas Mirabal. El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se celebran actos en su honor el día de su muerte.

Durante mucho tiempo, los Estados Unidos apoyaron el gobierno de Trujillo, al igual que la Iglesia católica y la élite dominicana. Este apoyo persistió a pesar de los asesinatos de políticos de la oposición, la masacre de los haitianos, y de las conspiraciones de Trujillo contra otros países. Los Estados Unidos finalmente rompieron con Trujillo en 1960, después de que agentes de Trujillo trataran de asesinar al presidente venezolano, Rómulo Betancourt, un crítico feroz de Trujillo. El gobierno de Venezuela oponía resistencia a la dictadura de Trujillo, y recibía a los migrantes dominicanos que buscaban refugio de la dictadura. Trujillo fue asesinado el 30 de mayo de 1961. Los conspiradores fueron ejecutados sumariamente, algunos de ellos siendo alimentados a los tiburones.[48]

Después de la muerte de Trujillo, el país pasó por varias direcciones políticas entre las que se encuentran la del profesor Juan Bosch, quien fue elegido presidente en diciembre de 1962, y asumió el cargo en febrero de 1963, pero fue derrocado a los 7 meses en septiembre, debido a sus intenciones de reformas sociales y su supuesta inclinación marxista. Un Triunvirato representante de la oligarquía neotrujillista, sustituiría a la primera experiencia democrática dominicana después de 31 años de dictadura. Después de diecinueve meses de gobierno militar, una rebelión en favor de Bosch estalló en abril de 1965.[49]​ Los militares sublevados estaban armados con el fusil de asalto San Cristóbal, ametralladora ligera Browning M1919 A4, ametralladora media Browing M-2HB, cañón antitanque M3, obús Kurk de 75mm, jeep Willy con ametralladoras, carros de asalto Lanverk Lynx, tanques ligeros Panhard AMX-13 y Lanverk L-60. Los militares del alto mando de la Fuerza Aérea Dominicana y del CEFA estaban en desacuerdo con admitir a Bosch. El 26 de abril, 2 aviones Vampire FB50 y 2 aviones Mustang F-51 bombardearon posiciones rebeldes.[50]​ Uno de los tanques AMX-13 que estaban en el Palacio Nacional en poder de los rebeldes atacó un puesto policial. Sus cañonazos demolieron el cuartel causando la muerte a todos los policías dentro del edificio. Dos aviones Mustang F-51 atacaron la posición de la artillería y emplazamientos de ametralladoras de los rebeldes usando cohetes y dejando caer 4 bombas de 500 libras. Luego hicieron acto de presencia dos aviones Vampire FB50 repitiendo los ataques de los Mustangs. Los ataques de los aviones Vampire fueron más desastrosos porque estos estaban armados con cañones de 20mm. Fue una masacre donde partes de cuerpos, cabezas, manos, brazos y piernas estaban repartidas por todo el lugar.

El presidente de Estados Unidos Lyndon Johnson, preocupado por una "supuesta" revuelta por comunistas, que podrían crear una "segunda Cuba", envió marines día más tarde, seguido inmediatamente por la 82.ª División Aerotransportada y otros elementos del XVIII Cuerpo Aerotransportado en la Operación Powerpack. "No nos proponemos quedarnos aquí sentados en una mecedora de brazos cruzados y dejar que los comunistas implementen cualquier gobierno en el hemisferio occidental" dijo Johnson. Prontamente, se les unieron comparativamente, pequeños contingentes de la Organización de los Estados Americanos. Todos ellos permanecieron en el país durante más de un año y se fueron después de supervisar las elecciones del año 1966 ganadas por Joaquín Balaguer, quien había sido el último presidente títere de Trujillo. Sin colaboradores, una invasión de Estados Unidos contra un ejército unido con el pueblo hubiera sido difícil y costosa en vidas. En una estimación optimista, el Pentágono creía que se requerían al menos dos divisiones estadounidenses completas para superar el extenso armamento que la República Dominicana había adquirido como protección contra una invasión haitiana.[51]

En 1966 Joaquín Balaguer ascendió al poder y se mantuvo en él durante un periodo de 12 años, en un gobierno autoritario que utilizaba la represión sobre sus opositores políticos, para que la competencia fuera prácticamente nula y legitimar su reelección "democráticamente". Su gestión fue un período de represión de los derechos humanos y las libertades civiles, en la cual se produjo 11 000 víctimas por desapariciones forzadas y asesinatos políticos.[52][53]​ Su gobierno fue muy criticado por una creciente disparidad entre ricos y pobres. Fue, sin embargo, elogiado por un ambicioso programa de infraestructura, que incluye grandes proyectos de viviendas, complejos deportivos, teatros, museos, acueductos, caminos vecinales, carreteras, y el monumento Faro a Colón.

Para las elecciones del año 1970, se suscitó una crisis política cuando el vicepresidente de la República de ese entonces, el Lic. Francisco Augusto Lora disgustado con el presidente Balaguer, ya que entendía le tocaba su turno para encabezar la boleta electoral como candidato presidencial por el Partido Reformista, se da cuenta de que el Dr. Balaguer quiere repostularse y optar por un nuevo mandato y no daría marcha atrás en sus aspiraciones, y eso lo lleva a fundar otro partido político, el Movimiento de Integración Democrática, MIDA, dejando de asistir al Palacio Nacional.

Ante esa situación, y agravada además por la presión política de los partidos de oposición, el Dr. Balaguer expuso que dejaría temporalmente la presidencia de la República en manos del Presidente de la Suprema Corte de Justicia, el Dr. Manuel Ramón Ruiz Tejada.

Rápidamente, Ruiz Tejada discrepó públicamente los criterios del presidente Balaguer y afirmó que solo lo asumiría como encargado del Poder Ejecutivo, si se producía la ausencia temporal del presidente y el vicepresidente de la República, tal y como lo disponía el artículo 58 de la Constitución dominicana.

Los acontecimientos se sucedieron rápidamente y el 17 de abril de 1970, Ruiz Tejada después del presidente Balaguer firmar un acuerdo con los partidos políticos de la oposición, asumió como Presidente Interino e inmediatamente dispuso la "neutralización política absoluta y efectiva de la administración pública para garantizar la imparcialidad necesaria en el proceso electoral". Manuel Ramón Ruiz Tejada, presidente de la Suprema Corte de Justicia en Ejercicio del Poder Ejecutivo, desempeñó sus funciones a plenitud y sin limitaciones en su ejercicio, sin que se produjeran presiones del presidente en licencia y realizando una gestión alabada por todos los sectores y fuerzas vivas de la nación. Al cabo de 36 días entregó el mando a Joaquín Balaguer y reasumió sus funciones judiciales (1966-1974).

El 12 de enero de 1972, tuvo lugar el enfrentamiento armado del grupo revolucionario conocido como Los Palmeros o Comandos de la Resistencia, contra las intenciones del presidente Joaquín Balaguer de re-instaurar un gobierno similar al recién derrocado régimen de gobierno trujillista en el cual se formó, violando el derecho del pueblo al ejercicio político democrático. El enfrentamiento tuvo lugar en el kilómetro 14 de la autopista Las Américas, Santo Domingo.

Los Palmeros fueron: Amaury Germán Aristy, Bienvenido Leal Prandy, también conocido como La Chuta, Ulises Cerón Polanco y Virgilio Perdomo Pérez. Este grupo formaba parte de la estrategia de apoyo militar al General Francisco Alberto Caamaño Deñó, líder de las fuerzas opositoras a la intervención militar estadounidense, en sus intenciones de derrocar a Joaquín Balaguer y llevar a cabo una revolución social en el país, también contaba con la membresía a nivel directivo de Miguel Cocco Guerrero.

Durante las elecciones del año 1978, resultó elegido Antonio Guzmán Fernández por el Partido Revolucionario Dominicano. Su mandato se caracterizó por ser uno de los más liberales que había tenido el país en décadas y desde el gobierno de Juan Bosch. Su mandato culmina cuando Guzmán se suicida inesperadamente el día 4 de julio de 1982. Fue sucedido por el vicepresidente de turno, Lic. Jacobo Majluta, quien gobernó por 43 días de manera interina. La elección presidencial de ese año fue ganada por su compañero de partido Salvador Jorge Blanco.

En 1986 retomó el poder Joaquín Balaguer, quien tenía cerca de 80 años. En 1990 resultó reelegido Joaquín Balaguer en unas elecciones empañadas por denuncias de fraude. En 1994, Joaquín Balaguer resultó nuevamente vencedor en las elecciones contra José Francisco Peña Gómez y Juan Bosch, variando el panorama electoral solamente desde el punto de vista de los partidos opositores. Como resultado de las denuncias de fraude, se hizo una Reforma constitucional recortando el período presidencial a dos años y acordando la celebración de elecciones en 1996.

En 1996, con el apoyo de Joaquín Balaguer y el Partido Reformista Social Cristiano en una coalición llamada Frente Patriótico, resultó elegido Leonel Fernández del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Este gobierno se caracterizó por el crecimiento macroeconómico y la privatización de las empresas del Estado a través de la inversión extranjera. Esta administración respaldo el proceso de modernización del sistema judicial, transparentando la conformación de una Suprema Corte de Justicia independiente. Asimismo se realizaron esfuerzos por la reforma y modernización de los demás estamentos del Estado. Además, se restablecieron las relaciones con Cuba y se firmó el Acuerdo de Libre Comercio con Centroamérica, el cual fue la génesis para la firma de DR-CAFTA.

En 2000, Hipólito Mejía ascendió al Poder Ejecutivo por el Partido Revolucionario Dominicano. Su gobierno estuvo marcado por grandes reformas económicas y sociales, aparte de una descentralización del presupuesto nacional. Entre las leyes creadas en este período se destacan la de Seguridad Social, el Código Monetario y Financiero, Mercado de valores, Electricidad, Comercio electrónico, Ley de Policía, Medio Ambiente, Salud pública, Cámara de Cuentas, Ley de Seguros, Independencia Administrativa y Presupuestaria del Poder Legislativo y Poder Judicial; además, creación de la Provincia Santo Domingo y sus municipios, mayor partida presupuestaria para los ayuntamientos, así como otras leyes. Esto le significó en las elecciones del año 2002, obtener una mayoría congresional y municipal. En este período se levantaron grandes estructuras deportivas para los Juegos Panamericanos de 2003.

Bajo Mejía, la República Dominicana participó en la coalición liderada por Estados Unidos, como parte de la Brigada Multinacional Plus Ultra, durante la invasión de Irak de 2003. Las tropas dominicanas estaban bajo constantes ataques de mortero pero no sufrieron bajas.[54]​ En 2004, el país retiró a sus aproximadamente 300 soldados de Irak.

Al gobierno del presidente Mejía le tocó negociar el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, principal socio comercial. También promovió diversas medidas comerciales, llamada popularmente "Paquetazo Económico". Este "paquetazo" estuvo acompañado de una serie de medidas sociales, como ayudas a productores agrícolas, subsidios a la tarifa eléctrica, construcción de calles, aceras, caminos vecinales, etc., así como subsidios a familias pobres cuyos hijos asistían a las escuelas, así como creación de nuevos impuestos y aumentos de los ya existentes.

En 2003 los efectos de la quiebra de tres entidades bancarias cuyos ahorrantes fueron protegidos por el gobierno quien financió esta situación creando inflación. Esto provocó una fuerte crisis económica acompañada de la devaluación de la moneda y salida de capitales, inestabilidad que llevó a la quiebra muchas empresas. Con la mayoría congresional obtenida en el año 2002, el presidente Mejía impulso una reforma constitucional que restableció la posibilidad de la reelección presidencial la cual había sido abolida en el año 1994 a solicitud de su propio partido. Esta reforma le ocasionó problemas al interno de su partido provocando una división dentro de sus principales dirigentes.

En 2004, Leonel Fernández ganó con un 57.11 % de los votos las elecciones presidenciales al presidente Hipólito Mejía. Al iniciar su segundo mandato presidencial, se esforzó en combatir la crisis económica logrando restablecer la estabilidad macroeconómica manifestándose entre otras cosas a través de la reducción de la tasa de cambio del dólar y retorno de la confianza en la economía. Por otro lado, sus administraciones han sido acusadas de corrupción.[55]

La gestión del presidente Fernández consistió en mejorar el sistema de transporte colectivo de Santo Domingo, se construyó la primera línea del Metro; la terminación de las principales vías de comunicación hacia los polos turísticos del país; la construcción de nuevas escuelas o la construcción de más aulas, así como la dotación de centros de informática con computadoras modernas e Internet a las comunidades en coordinación con las escuelas, las iglesias o los clubes. Continuó su programa de modernización del estado fortaleciendo la formulación y ejecución de presupuesto e impulsando leyes para transparentar la adquisición pública de bienes y servicios.

En 2008, Leonel Fernández es reelecto como presidente, venciendo a su más destacado contendor, Miguel Vargas Maldonado candidato por el Partido Revolucionario Dominicano, logrando así su tercer período de gobierno (segundo consecutivo) 2008-2012. En las elecciones municipales y congresionales del año 2010, el Partido de la Liberación Dominicana logró 31 de 32 senadurías y 92 de 155 ayuntamientos. Danilo Medina, del mismo partido PLD fue elegido presidente en 2012 bajo la promesa de invertir más en programas sociales y educación, además de enfrentar la corrupción.[56]

Danilo Medina al asumir la presidencia de la República declara ante los medios de comunicación que la reelección es un déficit para el Estado Dominicano; algo que no cumple posteriormente, pues modifica la constitución para reelegirse como candidato a la presidencia. Los años de gobierno de Danilo Medina se han destacado por la estabilidad de la moneda, el crecimiento económico sostenido, grandes inversiones en la educación, la salud, servicios sociales, transporte público, energía eléctrica e infraestructura vial. Por otro lado, un aumento significativo en la delincuencia, corrupción gubernamental y un sistema de justicia débil, amenazan con ensombrecer su período administrativo.[57][58]

El 15 de mayo de 2016 se celebran las elecciones donde sale reelecto el presidente Danilo Medina, candidato del PLD, donde se dan resultados preliminares a 5 minutos de las elecciones cerrar formalmente. Muchos partidos de la oposición se quejaron de esto, dando a resaltar que esto no fue lo acordado por la Junta Central Electoral.

República Dominicana, un país que espera mejoría, es uno de los países con una de las economías que más rápido avanzan en Hispanoamérica pero con una muy alta tasa de pobreza y desempleo. El triunfo de Danilo Medina colocó al PLD en el primer y hasta la fecha único partido que ha gobernado por más de 3 periodos.

El 5 de julio de 2020 con el 53,05 % de los votos Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), ganó las elecciones presidenciales, convirtiéndose en el primer presidente no nacido durante la época de la dictadura de Trujillo. [59][60][61]

Drante el siglo XX, la literatura en la República Dominicana contó con escritores como Juan Bosch (uno de los cuentistas más importantes de América Latina), Pedro Mir (poeta nacional de República Dominicana), Aída Cartagena Portalatín (poetisa por excelencia que habló en la Era de Trujillo), Emilio Rodríguez Demorizi (el más importante historiador dominicano, con más mil obras escritas), Manuel del Cabral (principal poeta dominicano destacado en la poesía negroide), Héctor Incháustegui Cabral (considerado una de las voces más destacadas de la poesía social antillana del siglo XX), Miguel Alfonseca (poeta perteneciente a la Generación del 60), René del Risco (poeta aclamado quien fue partícipe del Movimiento 14 de Junio), Mateo Morrison (poeta y escritor con numerosos premios), entre otros autores.

El origen geológico de la isla de La Española se remonta a la segunda etapa del período Cretáceo de la Era Secundaria, cuando comenzó el proceso de ascenso de la isla debido al fenómeno de subducción de la placa norteamericana que se incrusta por debajo de la placa caribeña, avistando los primeros vestigios representados por los sistemas montañosos más antiguos.

Al cabo de las épocas Paleoceno, Eoceno, Oligoceno, Mioceno y Plioceno de la Era Terciaria se formaron los demás sistemas montañosos de la isla, formándose un archipiélago compuesto por tres islas alargadas y separadas por dos canales marinos.

En la medida en que seguía el levantamiento de la isla, entre los últimos períodos de la Era Terciaria y el período Pleistoceno de la Era Cuaternaria, surgen los valles y las llanuras costeras de toda la isla y desaparece el canal marino que se extendía entre las actuales bahías de Neyba y de Puerto Príncipe, producto del permanente levantamiento de la isla y al tiempo de surgir todos sus valles y llanuras, ocurre la fusión de las tres islas originales.

En este período desaparece el otro canal marino, dando paso al Valle del Cibao, retirándose también las aguas que ocupaban los espacios de los antiguos lagos, convirtiéndose los valles, lo que permitió la deposición de materiales aluviales apostados por los ríos y arroyos más grandes, y por la misma acción gravitatoria contribuyendo con la formación de abanicos y terrazas aluviales al pie de los sistemas montañosos, dando origen a suelos aluviales, sedimentarios y lacustres de origen marino.

El 27 de febrero de 1844, cuando los dominicanos lograron separarse de Haití, denominaron a la nueva nación con el nombre de 'República Dominicana' en reconocimiento a la Orden Religiosa de los padres Dominicos por su contribución a la defensa de los derechos humanos de los indígenas y al desarrollo de la educación y la Cultura Letrada en el país, desde la llegada de los europeos.[62]

El territorio de la República Dominicana comprende la parte oriental (74 %) de la isla La Española o de Santo Domingo, situada en el mar Caribe, la cual es la segunda isla en tamaño de las Antillas. Su extensión total es de 48 670 km²,[7]​ de los cuales 350 km² están cubiertos por agua.[7]​ Sus dimensiones máximas son:

Limita al oeste con la República de Haití (376 km de frontera)[7]​ y está separado al este de la isla de Puerto Rico por el canal de la Mona. Colinda al norte con el océano Atlántico a lo largo de 586 km de costa y al sur con el mar Caribe en una distancia de 545 km.

Su antípoda es el océano Índico y la Costa Norte de Australia. La mayor ciudad del país y la más metropolitana es Santo Domingo su capital, la cual se encuentra en la costa sur.

Hay muchas islas pequeñas y cayos que forman parte del territorio dominicano. Las dos islas más grandes cerca de la costa son Saona, en el sureste, y Beata, en el suroeste. Además dentro de su territorio también se encuentran las islas Cabritos, Catalina, Catalinita y Alto Velo.

El territorio dominicano ofrece un aspecto montañoso en su mayor parte, con cuatro ejes orográficos principales, orientados de Oeste a Este, siendo la Cordillera Central la más importante de la isla, donde se localiza el Pico Duarte con 3087 m, la máxima elevación de las Antillas. Otros sistemas montañosos son la Cordillera Septentrional, la Cordillera Oriental, la Sierra de Yamasá, la Sierra de Samaná, la Sierra de Bahoruco, la Sierra de Neiba y la Sierra Martín García.

Entre esos sistemas montañosos existen grandes valles como el Valle del Cibao, Valle de Bonao, Valle de Neiba, Valle de San Juan, Valle de Villa Altagracia, Valle de Constanza, Valle de Jarabacoa, Valle de Rancho Arriba, Valle de Río Limpio y Valle de Tireo.

Así como las llanuras costeras del norte que son: Llano de Bajabonico, Llano de Boba-Nagua, Llano de Puerto Plata y Llano de Yásica. Los del este, Llanos Costeros de Sabana de la Mar y de Miches y Llano Costero Suroriental; y los del sur, Llano Costero de Azua, Llano Costero de Baní o de Peravia y Llanos costeros de Oviedo y Pedernales.

Las aguas interiores (ríos y lagos) representan el 1.6 % del territorio nacional.

Hay numerosas cuencas fluviales, y entre ellas existen algunas que, por el volumen de agua que transportan, las dimensiones territoriales que abarcan y por el uso que se les da a sus aguas, se consideran las más importantes.

Las grandes cuencas fluviales dominicanas son las de los ríos Yaque del Norte, Yuna, Yaque del Sur, Ozama y Artibonito.

Los lagos y lagunas son el Lago Enriquillo, Laguna Redonda, Laguna Limón, Laguna Rincón o Cabral y Laguna de Oviedo.

Entre las principales presas o represas hidroeléctricas están la presa de Hatillo, Taveras, Bao, Valdesia, Monción, Sabana Yegua, Rincón, Sabaneta, Maguaca, Chacuey, Jigüey y Aguacate.

La República Dominicana tiene un clima predominantemente tropical donde las lluvias son abundantes, una temperatura media entre los 25 y 35 °C, con pocas excepciones en regiones con una gran altitud, como en Valle Nuevo, donde la temperatura puede descender hasta –3 °C en invierno. El día tiene una duración entre 11 y 13 horas al año, según la temporada. Algunos copos de nieve pueden caer en raras ocasiones en la parte superior del Pico Duarte.

La estación lluviosa abarca desde abril hasta noviembre destacándose mayo, agosto, y septiembre, y, debido a sus lluvias torrenciales, durante esta época se sufren numerosos deslaves de tierra. La parte más seca del país se encuentra en el oeste, particularmente el noroeste; aquí se encuentra el municipio de Villa Vásquez donde muy raras veces llueve, donde suelen pasar hasta seis meses sin tener precipitación alguna. Es propensa al paso de huracanes, que en promedio ocurren 2 o 3, y una tormenta tropical cada año, trayendo en consecuencia algunas inundaciones. Los huracanes son más probables entre agosto y octubre. La última vez que un huracán de categoría 5 azotó el país fue el huracán Irma en 2017.

Los Bajos de Haina, a 19 kilómetros al oeste de Santo Domingo, fue incluido en la lista del Blacksmith Institute como uno de los 10 lugares más contaminados del mundo en octubre de 2006, debido al saturnismo por plomo. En esa localidad operó una empresa de reciclaje de pilas y baterías, y que se vio forzada a cerrar en 1999. La limpieza del lugar comenzó en el año 2008, pero los niños siguen naciendo con altos niveles de plomo, causando problemas de aprendizaje, retraso del crecimiento físico e insuficiencia renal.[63]

Sin embargo, aunque Haina ha sido ya retirada de esa lista debido al cierre de muchas fábricas y empresas, y a los intentos de construir una zona verde, los problemas han permanecido. Aunque en menor grado.

Existe una escasa educación ambiental, puesto a que en las escuelas no les enseñan maneras sustentables de vivir. El sistema de manejo de residuos es básico, y en la mayoría de las localidades se emplea la quema de basura.

La República Dominicana es una democracia representativa cuyos poderes se encuentran divididos en tres: Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. El presidente nombra al Gabinete, ejecuta las leyes provenientes del Poder Legislativo y es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. El presidente y el vicepresidente se postulan bajo la misma candidatura y son elegidos por voto directo cada cuatro años.

El Poder Legislativo está conformado por el Congreso Nacional de la República Dominicana en dos cámaras: el Senado con 32 escaños y la Cámara de Diputados con 195 escaños.

El presidente y vicepresidente son elegidos por un período de 4 años. Las elecciones congresionales y municipales son cada cuatro años utilizando la segunda vuelta.

Las elecciones se efectúan el tercer domingo de mayo de cada cuatro años, y sufragan las personas mayores de 18 años con el documento nacional de identidad, o cédula de identidad y electoral. Anteriormente las elecciones se celebraban cada 16 de mayo.

En materia de derechos humanos, respecto a la pertenencia a los siete organismos de la Carta Internacional de Derechos Humanos, que incluyen al Comité de Derechos Humanos (HRC), República Dominicana ha firmado o ratificado:

En la República Dominicana los principales símbolos patrios son:

El Congreso autoriza una fuerza militar combinada de 44 000 personas en servicio activo. La dotación efectiva en servicio activo es de aproximadamente 32 000. Sin embargo, más del 50 % se utilizan para actividades no militares, tales como proveer seguridad a las instalaciones y edificaciones no militares del Estado (tales como sedes de Ministerios), estaciones de autopista de peaje, prisiones, trabajo forestal, vigilancia para las empresas estatales y empresas privadas, así como seguridad personal de funcionarios. El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas es el presidente del país. Las misiones principales son la defensa de la nación y proteger la integridad territorial del país. El ejército, más grande que los demás servicios combinado con unos 20 000 efectivos en servicio activo, consta de seis brigadas de infantería, una brigada de apoyo de combate y una brigada de servicio de apoyo de combate. La fuerza aérea opera dos bases principales, una en la región meridional, cerca de Santo Domingo y otra en la región norte, cerca de Puerto Plata. La marina cuenta con dos principales bases navales, una en Santo Domingo y otra en Las Calderas, en la costa suroeste, y mantiene 12 buques operativos. En el Caribe y América Central, solo Cuba y Guatemala tienen una milicia más grande.

Las fuerzas armadas ha organizado el Cuerpo Especializado en Seguridad Aeroportuaria & de Aviación Civil (Cesac). el Cuerpo Especializado de Seguridad Portuaria (CESEP) para satisfacer las necesidades de la seguridad internacional en estas áreas. También existe un Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront). Además, las fuerzas armadas proveen el 75% del personal de la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI) y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

La Policía Nacional contiene 32 000 agentes. La policía no forman parte de las fuerzas armadas, pero comparten algunas funciones de seguridad.

La República Dominicana, al igual que los demás países del mundo, tiene plena soberanía sobre una zona del mar circundante, denominada mar territorial que es parte integrante e inseparable del territorio hasta un máximo de 12 millas mar adentro, desde la línea base de la costa, de las cuales la marina dominicana solo tiene cartografiadas apenas unas 6 millas.

La República tiene derecho a una zona de 24 millas náuticas para el control fiscal, aduanero y otros, y una zona económica y de investigación científica de hasta 200 millas mar adentro.

El país posee plena soberanía sobre la porción de aire denominada espacio aéreo que rodea el territorio nacional, el cual jurídicamente le pertenece al país a una determinada altitud con respecto al nivel del mar.

Cualquier nave o embarcación aérea o marítima debe solicitar previo aviso a las autoridades para poder penetrar o de lo contrario puede ser atacado por la fuerzas de defensa de la República Dominicana.

El territorio de la República Dominicana está dividido administrativamente en 31 provincias y un distrito nacional, las cuales a su vez están subdivididas en un total de 158 municipios y 231 distritos municipales.

(km²)[74]

2015[75]

La población de la República Dominicana en 2016 estimada por las Naciones Unidas es de 10.650.000 personas, quedando en el puesto número 82 en población entre las 193 naciones del mundo. En ese año, aproximadamente el 5% de la población tenía más de 65 años de edad, mientras que el 35 % de la población era menor de 15 años de edad. Había 102 hombres por cada 100 mujeres en el país en 2016. De acuerdo con el gobierno dominicano, la densidad de población en 2008 era de 192 por km², y el 64% de la población vivía en zonas urbanas. Las llanuras costeras del sur y el Valle del Cibao son las zonas más densamente pobladas del país. La ciudad capital, Santo Domingo, tenía una población de 3 014 000 de habitantes en 2019 . Otras ciudades importantes son Santiago de los Caballeros (pob. 756 098), La Romana (pob. 250 000), San Felipe De Puerto Plata (pob. 286 558), San Pedro de Macorís, San Francisco de Macorís, y La Vega. Según las Naciones Unidas, la tasa de crecimiento de la población urbana para el período 2000-2005 fue de un 2,30%.[76]

SantoDomingoedit.JPG
Santo Domingo
Santiago-edit.jpg
Santiago de los Caballeros

Dominicana-Altos de Chavon.jpg
La Romana
Sancristobal-Santo Domingo.jpg
San Cristóbal
Puertoplatafromtheair.JPG
Puerto Plata

Estudios recientes sobre la genética de la población han concluido que la población dominicana es, en promedio, de origen genético predominantemente europeo y africano, además una parte significativa deriva de la población indígena de las Islas Canarias (guanches) y de los habitantes originales de la isla, los taínos. Un estudio de 2016 estima en 49% el porcentaje de ADN africano entre los dominicanos, más un 39% europeo y 4% taíno. [78]​ Los componentes europeos y taínos son más altos en la región norte-central (Cibao), mientras que los componentes africanos son más altos en la llanura sureste y las zonas costeras en general.[cita requerida]

Los dominicanos se suelen clasificar en tres grandes grupos étnicos: la gran mayoría siendo mezclado (mulato y mestizo) y negro, con una minoría de blanco. Además hay inmigrantes ilegales (10% del país), la mayoría son de Haití. Otros grupos dentro del país incluyen a los descendientes de asiáticos occidentales, principalmente libaneses, sirios y palestinos; también hay presencia de asiáticos orientales, principalmente chinos y japoneses. Los dominicanos también tienen ascendencia de judíos sefardíes que fueron exiliados de España y el área del Mediterráneo en 1492 y 1497, acompañada de otras migraciones en los 1700 y la Segunda Guerra Mundial. Algunos de estos judíos aun residen en Sosua, mientras que otros están dispersos por todo el país. La cantidad conocida de judíos (o aquellos con prueba genética de ascendencia judía y/o prácticas, costumbres y religión por generaciones) se encuentra cerca de los 3,000; sin embargo el número exacto de linaje judío es desconocido debido a la mezcla de los judíos y el resto de dominicanos con el tiempo en un periodo de más de cinco siglos. La región este del país estuvo históricamente influenciada por grandes oleadas de inmigrantes de Puerto Rico, Cuba, Haití y las Antillas Menores, que vinieron hacia 1900, a trabajar en la caña de azúcar, pero esa industria finalmente fue completamente dominada por haitianos.

La población multirracial es principalmente una mezcla entre europeos, taínos y africanos.[79]​ Los estudios habían sido cuestionados en 2004 por lo que se volvieron a realizar dos años después en diversas áreas del país, los resultados también establecieron la existencia de diferencias entre el ADNmt (transmisible exclusivamente por vía materna) dominicano y el puertorriqueño, además de demostrar las diferencias entre las diversas áreas del país, siendo la región con mayor aporte indígena el Cibao.[79]​ Sin embargo, según declaró el mismo doctor puertorriqueño, no hay estudios sobre el aporte genético por la vía paterna de los diversos pueblos que se han instalado en el país.[79]​ Ya antes habían surgido estudios de la composición genética dominicana. Fue el doctor José de Jesús Álvarez Perelló, quien en 1948 planteó que al menos el 17% de la población actual, dependiendo de las diferentes regiones del país, conserva genes indígenas.[79]​ Otros estudios llevados a cabo por una empresa italiana junto con el Dr. Fernando Luna Calderón en Barahona concluyeron que de las 29 muestras todas tenían ADN africano y 10 tenían ADN taíno. La población extranjera del país también incluye una gran minoría ilegal haitiana. Otros grupos étnicos en el país incluyen los asiáticos, principalmente de Asia Occidental, en su mayoría libaneses, sirios y palestinos.[80]​ Una importante presencia de Asia del Este, principalmente de origen chino y japonés, también se puede encontrar europeos representados en su mayoría por españoles, judíos alemanes, judíos sefardíes, italianos, portugueses, británicos, neerlandeses, daneses y húngaros. Recientemente, la República Dominicana ha estado recibiendo muchos inmigrantes de países latinoamericanos circundantes, incluidos venezolanos y haitianos. La población de inmigrantes venezolanos casi está comenzando a rivalizar con la de Haití, en tamaño.[81][82]​ También existen decenas de ciudadanos estadounidenses, la mayoría de los que vienen de los límites de Estados Unidos son estadounidenses de ascendencia dominicana lo que es territorio de Estados Unidos.

En otro estudio por el doctor Juan Carlos Martínez-Cruzado se ha encontrado genes guanches de las Islas Canarias en la población dominicana.[83]

Religión en 2016:[84]

12 % Sin religión


En 2018, la República Dominicana está compuesta por el 57 por ciento de católicos, 23 por ciento de evangélicos, 13 por ciento de no religiosos, y 4 por ciento de otros.[85][86]​ Sin embargo, otras fuentes sitúan a los ateos en un 7% y otras casi el 10%.[87]​ La reciente inmigración, así como el proselitismo, ha traído otras religiones, tales como, espiritista: 1.2%, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días: 1.1 %, budista: 0.1 %, Bahá'í: 0.1 %, Islam: 0.02 %, judaísmo: 0.01 %, Religión tradicional china: 0.1 %. Hay un número desconocido de practicantes del vudú.[88]

La Iglesia Católica comenzó a perder popularidad a finales del siglo XIX. Esto se debió a la falta de financiación, de los sacerdotes, y de los programas de apoyo. Durante el mismo periodo, el movimiento evangélico protestante comenzó a ganar apoyo. La tensión religiosa entre católicos y protestantes en el país es poco frecuente.

Siempre ha existido la libertad religiosa en todo el país. No fue sino hasta la década de 1950 que se dieron las restricciones impuestas a las iglesias por parte de Trujillo. Cartas de protesta fueron enviadas contra los arrestos masivos de adversarios del gobierno. Trujillo inició una campaña contra la Iglesia y previstas para arrestar a los sacerdotes y obispos que predicaban contra el gobierno.

El judaísmo, luego de permanecer en bajo perfil y oculto por miedo a las persecuciones causada por la Inquisición desde los tiempos de la colonia española, reapareció en la República Dominicana a finales de 1930. Durante la Segunda Guerra Mundial, y gracias a la Conferencia de Evian (1936), un grupo de judíos escaparon de la Alemania nazi quienes se refugiaron en la República Dominicana y fundaron la ciudad de Sosúa. Se ha mantenido como el centro de población judía desde entonces.Hoy día el Judaísmo esta experimentado un ligero aumento, debido a que muchas familias dominicanas están reedescubriendo su ancestría Judía, las cuales debieron ser ocultadas por la persecución que impuso la inquisición católica en los siglos anteriores. [89]

El idioma oficial del país es el español y en el habla corriente se emplea su forma antillana. Se utilizan palabras taínas, africanismos, neologismos y extranjerismos, especialmente provenientes del inglés, debido a la presión cultural originada desde los Estados Unidos. Otra de las características con las que cuenta el español dominicano es que utiliza cientos de arcaísmos, que lo hace ser un español moderno y a la vez antiguo. Si intentáramos comparar o buscarle la raíz al acento del español dominicano el más cercano a su forma de hablar sería el español canario. Los lingüistas están de acuerdo que el español dominicano tiene sus raíces de los dialectos de Andalucía y Canarias, con fuertes influencias de las lenguas taínas y africanas.

Hay una comunidad de unos 8000 hablantes del inglés en la península de Samaná. Ellos son los descendientes de esclavos estadounidenses liberados que llegaron en el siglo XIX. El turismo, la cultura pop estadounidense, la influencia de los dominico-estadounidenses, y los vínculos económicos del país con los Estados Unidos motivan a los dominicanos a aprender inglés. El francés también es hablado por una buena parte de la población. En la comunidad chino-dominicana, compuesta por algo más de 50,000 miembros, muchos hablan y entienden poco o nada de español, otros tienen un limitado nivel del idioma español. La lengua más cómoda que utilizan los miembros de la comunidad chino-dominicana para comunicarse entre ellos es el idioma chino, principalmente hablan chino cantonés, ya que la mayoría de ellos proceden de Guangdong y Hong Kong; y también el chino mandarín.[90]

El Ministerio de Educación de la República Dominicana (Minerd), según la Ley General de Educación 66-97,[91]​ como órgano del Poder Ejecutivo en el ramo de la Educación, es la institución pública encargado de orientar y administrar el sistema educativo pre-universitario nacional y ejecutar las disposiciones pertinentes de la Constitución de la República.

La Educación Primaria es oficialmente gratuita y obligatoria para niños entre las edades de 5 y 14 años, aunque los que viven en zonas aisladas tienen un acceso limitado a la escolarización. La enseñanza primaria es seguida por la Escuela intermedia con un ciclo de estudios secundarios de cuatro años. Los estudiantes de bajos ingresos relativamente logran alcanzar este nivel, debido a dificultades financieras y limitaciones de su ubicación. La mayoría de los estudiantes de clase alta asisten a escuelas privadas, que suelen ser instituciones religiosas. Algunas escuelas de formación profesional públicas y privadas están disponibles, en particular en el ámbito de la agricultura, pero esto también alcanza solo un pequeño porcentaje de la población.[92]

De 122 países analizados en el Reporte Mundial de Tecnologías de Información 2006-2007, el país se encuentra en la posición número 66. Ascendió 23 puestos respecto al año anterior y está por encima de países como Trinidad y Tobago, Perú, Guatemala, Venezuela, entre otros.

En 2007, la República Dominicana tuvo una tasa de natalidad de 22.91 por 1000, y una tasa de mortalidad de 5.32 por 1000.[93]

La prevalencia del sida en la República Dominicana en 2003 se situó en un estimado de 1.7 por ciento, con un estimado de 88.000 dominicanos seropositivos. Una misión patrocinada por los Estados Unidos está ayudando a combatir el sida en la República Dominicana. Aunque desde que en 1983 se registró el primer caso de sida en la República Dominicana, la enfermedad se ha convertido en la principal causa de muerte en mujeres entre los 15 y 49 años y en adultos en edad productiva.

El dengue es endémico en el país, y existen casos de malaria.[94]​ Asimismo, ha habido casos de transmisión de zika a través de mosquitos del género aedes. Otras enfermedades comunes son la diarrea bacteriana, la hepatitis A y la fiebre tifoidea.[95]

La práctica del aborto es ilegal en todos los aspectos en la República Dominicana, prohibición que incluye la violación, el incesto y en situaciones donde la salud de la madre está en peligro. Esta prohibición estaba contenida de manera tácita en el Art. 8.1 de la anterior constitución del 25 de julio de 2002, pero fue con la promulgación de la constitución vigente, de fecha 26 de enero de 2010 (los trabajos para esa reforma constitucional comenzaron en el año 2006, con la designación de una comisión por parte del presidente Leonel Fernández, que estuvo conformada por juristas de distintos partidos políticos), que de forma expresa el legislador dominicano se ocupó de ello. En efecto, el Art. 37 de la actual constitución establece lo siguiente:

"Derecho a la vida. El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. No podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse, en ningún caso, la pena de muerte."

En materia de tabaco, la Ley 48-00 "que prohíbe fumar en lugares cerrados bajo techo" contiene ciertas disposiciones, por medio de las cuales se regula la exposición al humo en determinados lugares, ciertos aspectos de publicidad, patrocinio, promoción y de menores. La República Dominicana es uno de los pocos países que no han adoptado el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco.

La tasa de salud en una persona promedio es de un 80% a un 60%, producto de la mala alimentación y poca actividad física, como consecuencia de los altos precios y poca accesibilidad de consumo de alimentos y de la poca estimulación por parte del gobierno a incentivar al pueblo a practicar deportes.

En República Dominicana la esperanza de vida al nacer es de 74 años.

La República Dominicana se ha convertido en un punto de tráfico de droga procedente de América del Sur y destinada a Europa, así también como a los Estados Unidos y Canadá.[2][96]​ El blanqueo de capitales a través de la República Dominicana se ve favorecido por los carteles colombianos y por la facilidad de las transacciones financieras ilícitas. También es muy frecuente que los líderes de carteles utilicen personas extranjeras para pasar drogas a Estados Unidos usando el engaño prometedor de matrimonios con mujeres habitantes del país.[2]​ En 2004 se estimó que el 8% de toda la cocaína que entraba de contrabando a los Estados Unidos había llegado a través de la República Dominicana. El país respondió con nuevos esfuerzos para evitar el envío de drogas, el arresto y extradición de los implicados, y combatir el blanqueo de dinero.[97]

El tratamiento suave hacia los criminales violentos ha sido una fuente continua de controversia en el país. En abril de 2010, cinco adolescentes de 15 a 17 años de edad (incluyendo 2 mujeres) le dispararon y mataron a dos conductores de taxi y torturaron a otros cinco, obligándoles a beber ácido para limpiar drenaje. El 24 de septiembre de 2010, los adolescentes fueron sentenciados solo a entre 3 y 5 años de prisión, a pesar de las protestas de los familiares de los taxistas.[98]

En el siglo XX, muchos árabes (principalmente del Líbano y Siria), italianos, japoneses, y, en menor medida coreanos se establecieron en el país como trabajadores agrícolas y comerciantes. Los chinos, que huían de la China comunista y del Ejército Popular de Liberación (EPL), encontraron trabajo en las minas. La actual población dominico-china asciende a algo más de 50 000.[99]​ La comunidad árabe está creciendo a un ritmo bastante acelerado, se estiman unos 3.400. Los inmigrantes japoneses, que trabajan principalmente en los distritos de negocios y mercados, se estiman que 2000 viven en el país. Entre los inmigrantes de habla hispana, la presencia española es muy evidente así como la inmigración de puertorriqueños, cubanos, mexicanos y venezolanos que también han formado comunidades numerosas. La presencia de coreanos es menor, pero evidente, con una estimación de 510.

Además, hay descendientes de inmigrantes que llegaron de otras islas del Caribe, incluyendo San Cristóbal y Nieves, Dominica, Antigua, San Vicente, Montserrat, Tórtola, Saint Croix, Saint Thomas, Martinica y Guadalupe. Ellos trabajaron en las plantaciones de caña de azúcar y muelles, y se establecieron principalmente en las ciudades de San Pedro de Macorís y Puerto Plata. Hay un número creciente de inmigrantes de Haiti especialmente en los alrededores de Santo Domingo, se cree que son alrededor de un millón.[82]​ Antes y durante la Segunda Guerra Mundial 800 refugiados judíos se establecieron en la República Dominicana.[82]

Mediante una sentencia emitida el 25 de septiembre de 2013 por el Tribunal Constitucional, se decidió anular la ciudadanía a los descendientes de inmigrantes ilegales nacidos en territorio dominicano.[100]​ Ese mes, el tribunal declaró que a tales ciudadanos no les correspondía la nacionalidad dominicana.[101]​ Entre las partes afectadas incluye a los hijos de padres extranjeros nacidos en la República Dominicana a partir de 1929 y que se encuentren ilegales dentro del país. A raíz de esta sentencia más de 500 000 ciudadanos se hicieron apátridas con carácter retroactivo.[102]

Haití es mucho más pobre que la República Dominicana. En 2003, el 80% de todos los haitianos eran pobres (54% en extrema pobreza) y 47,1% eran analfabetos. El país de nueve millones de personas tiene una población de rápido crecimiento, pero más de dos tercios de los puestos de trabajo carecen de la fuerza laboral formal. El PIB de Haití per cápita era de 1300 dólares en 2008, o menos de una sexta parte de la cifra dominicana.[103]​ Como resultado, cientos de miles de haitianos han emigrado a la República Dominicana, con algunas estimaciones de 800 000 haitianos en el país,[104]​ mientras que otros estiman que son más de un millón. Por lo general trabajan en empleos mal remunerados y no calificados en la construcción de edificios, limpieza del hogar, y en las plantaciones de azúcar, la mayoría de ellos son contratados sin documentos ni beneficios laborales, siendo víctimas de explotación laboral por parte de sectores privados que los contrata por mano de obra muy barata.[105]

Los hijos de inmigrantes haitianos ilegales a menudo poseen un estatus migratorio dudoso (algunas organizaciones no gubernamentales extranjeras afirman incluso apatridía), ya que a sus padres se les niega la nacionalidad dominicana, y por ende se les consideran residentes transitorios, debido a su condición de ilegales e indocumentados, y los niños, a menudo, tienen que optar solo por la nacionalidad haitiana.[106]

Un gran número de mujeres haitianas, a menudo llegan con varios problemas de salud, cruzan la frontera hacia territorio dominicano durante sus últimas semanas de embarazo para obtener atención médica necesaria para el parto, ya que los hospitales públicos dominicanos no les niegan los servicios médicos por motivos de nacionalidad o estatus legal. Las estadísticas de un hospital en Santo Domingo informa que más del 22% de los partos son de madres haitianas.[107]

En 2005 el presidente dominicano Leonel Fernández criticó que las expulsiones colectivas de haitianos fueron "de forma abusiva e inhumana". Después de que una delegación de la ONU emitiera un informe preliminar que indica que se encontró un problema profundo de racismo y discriminación contra las personas de origen haitiano, el Canciller dominicano Carlos Morales Troncoso dio una declaración formal diciendo "Nuestra frontera con Haití tiene sus problemas, esto es nuestra realidad, y esto se debe entender. Es importante no confundir soberanía nacional con indiferencia, y tampoco confundir la seguridad con la xenofobia[108]​"

Después del terremoto que azotó a Haití en el 2010, el número de haitianos se duplicó a 700.000, la mayoría de ellos cruzaron ilegalmente, después de que se abrió la frontera para la ayuda internacional, lo que provocó un brote de cólera en el país.[109][110]

Debido a los bajos sueldos pagados, los haitianos han ido suplantando la mano de obra dominicana a través de los tiempos. Esta tendencia ha ido desapareciendo; hoy en día en sectores de la economía como el de la construcción, los obreros dominicanos y haitianos perciben prácticamente los mismo jornales.[111]

En 2012 el gobierno dominicano invirtió el 10% del presupuesto de salud en los haitianos.[112]​ Esta cifra aumentó en 2013 hasta llegar a los RD$5,300 millones de pesos.[113]​ En 2012 el gobierno dominicano invirtió RD$762 millones de pesos educación para los haitianos.[114]

Muchos haitianos ilegales son víctimas de trata por parte de mafias dominico-haitiana que se dedican a cruzarlos a territorio dominicano, mediante la falsificación de actas y documentos dominicano.[cita requerida]

El fallo del Tribunal Constitucional Dominicano del 23 de septiembre de 2013 que niega retroactivamente la nacionalidad dominicana a cualquier persona nacida después de 1929 que no tenga al menos un padre de sangre dominicana o residencia legal en el país, afecta de forma significativa a los haitianos ilegales por ser estos mayoría dentro del mismo.[115]​ Muchos de los haitianos ilegales que inician lis trámites del Plan de Regularización no cuentan con documentos de identidad.[116]

La primera de las tres olas emigratoria de finales del siglo XX comenzó en 1961, tras el asesinato del dictador Trujillo, por temor a represalias por parte de los aliados de Trujillo, y la incertidumbre política en general. En 1965, los Estados Unidos ocupó militarmente la República Dominicana para poner fin a una guerra civil. Por esto, los Estados Unidos quitó las restricciones de viaje, haciendo más fácil para los dominicanos obtener visas de Estados Unidos.[117]​ De 1966 a 1978, el éxodo continuó, impulsado por el elevado desempleo y la represión política. Comunidades establecidas por la primera ola de inmigrantes a los Estados Unidos crearon una red que ayudó a los futuros inmigrantes. En la década de 1980, el subempleo, la inflación y el aumento de valor del dólar, contribuyeron a una tercera oleada de la emigración de la isla. No obstante, por entonces empezó a llegar la primera oleada de emigrantes que se instaló en Europa, siendo España el principal destino. Hoy en día, la emigración desde la República Dominicana sigue siendo alta.[118]​ En 2006, había aproximadamente 1.3 millones de personas de ascendencia dominicana en los Estados Unidos y en más de 300 mil en Puerto Rico contando tanto los nativos y los inmigrantes.[119]

Debido al sincretismo cultural, la cultura y tradiciones del pueblo dominicano tienen una base cultural europea, influenciada con elementos taínos y africanos, aunque elementos endógenos se han integrado en la cultura. Las instituciones españolas en la época colonial fueron capaces de predominar en la cultura dominicana haciendo un éxito la aculturación y asimilación cultural de los esclavos africanos y esta disminuyó la influencia cultural africana en comparación a otros países del Caribe.

Los elementos culturales europeos, africanos y taínos son más prominentes en los alimentos, la estructura familiar, la religión y la música. Muchos nombres y palabras arawak/taínos se usan en la conversación diaria y para muchos alimentos autóctonos.[2]

Las manifestaciones artísticas en la República Dominicana se remontan a épocas precoloniales con la presencia de arte petroglífico y del sistema de cuevas rupestre, cuya elaboración se atribuye a los Taínos. La historia de las artes en la República Dominicana es relativamente joven.

Algunas de las técnicas de arte más utilizadas en la República Dominicana son el puntillismo, el cubismo y las acuarelas.

La cocina dominicana es predominantemente una mezcla entre española, taína y africana. La cocina típica es bastante similar a lo que se puede encontrar en otros países de América Latina, pero muchos de los nombres de los platos son diferentes. Un desayuno típico consiste en mangú (puré de plátano verde hervido) y huevos, plato que la República Dominicana comparte con Cuba y Puerto Rico. En otras versiones se acompaña de carne frita (por lo general con salami dominicano) y / o queso. Al igual que en España, el almuerzo es la comida principal, y más importante del día. El almuerzo suele consistir en arroz, carne (ya sea pollo, carne de res, cerdo o pescado), habichuela (frijoles), y una porción de ensalada, comúnmente llamado "la bandera". El sancocho es un guiso a menudo con siete variedades de carne.[120]

Las comidas tienden a contener más almidones y carnes por encima de los productos lácteos y verduras. Muchos platos están hechos con sofrito, que es una mezcla de hierbas y especias. A lo largo de la costa sur-central, el bulgur o trigo entero, es un ingrediente principal en quipes o tipili (ensalada de bulgur). Otros alimentos favoritos son el chicharrón, la yuca, el casabe, pastelitos (empanadas), batata dulce, ñame, pastel en hoja, chimichurris, tostones. En el área de los postres se encuentran el Majarete, arroz con leche, el bizcocho dominicano, habichuelas con dulce, chacá, flan, el frío frío, dulce de leche y caña (caña de azúcar). Las bebidas incluyen morir soñando, ron, cerveza, mamajuana, batida (batido), jugos naturales y mabí.[121]

Musicalmente, la República Dominicana es conocida por la creación del estilo musical llamado merengue (El merengue es un género musical bailable originado en la República Dominicana a finales del siglo XIX). Es muy popular en toda Hispanoamérica, donde es considerado, junto con la salsa, como uno de los grandes géneros musicales bailables que distinguen el género latinoamericano. También es muy popular en parte de Europa, como España, entre otras latitudes. El merengue fue inscrito el 30 de noviembre del 2016 en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

En sus orígenes, el merengue dominicano era interpretado con instrumentos de cuerda (bandurria y/o guitarra). Años más tarde, los instrumentos de cuerda fueron sustituidos por el acordeón, conformándose así, junto con la güira y la tambora, la estructura instrumental del conjunto de merengue típico. Este conjunto, con sus tres instrumentos, representa la síntesis de las tres culturas que conformaron la idiosincrasia de la cultura dominicana. La influencia europea viene a estar representada por el acordeón, la africana por la tambora, que es un tambor de dos parches, y la taína o aborigen por la güira.

Aunque en algunas zonas de la República Dominicana, en especial en el Cibao y en la sub región Noroeste, hay todavía conjuntos típicos con características similares a aquellos pioneros, este ritmo fue evolucionando durante todo el siglo XX. Primero, con la introducción de nuevos instrumentos como el saxofón y más tarde con la aparición de orquestas con complejas secciones instrumentales de vientos.

La evolución del merengue de letra decente para amenizar una de sus rumbas. A partir de entonces, se diseminó muy rápidamente por todo el país. En 1875 el presidente Ulises Francisco Espaillat (conocido por sus escritos contra el merengue) inició una campaña contra el merengue por sus bailes y letras explícitas, pero fue totalmente inútil, pues ya el baile se había adueñado del Cibao, donde se hizo fuerte a tal punto que se asocia hoy a esta región como la cuna del merengue.

Como fueron músicos cultos los que fijaron la forma musical del nuevo merengue, los músicos populares trataron de imitar y seguir este modelo, mientras que el hombre de campo continuó tocando el merengue en su forma original. Esto dio origen a dos formas de merengue: el merengue folclórico o típico, que aún se encuentra en los campos, y el merengue de salón, propio de los centros urbanos. De esta manera, desplazó a algunos otros bailes típicos como la tumba, que requería gran esfuerzo físico y mental, mientras que la coreografía del merengue, en la que el hombre y la mujer no se sueltan nunca, era bastante simple, aunque poco a poco fueron desarrollándose muchas diversas figuras para este baile de salón con las personas. Hoy en día existe un gran repertorio de este género musical en el cual se ha destacado el llamado "merengue callejero", como también la bachata (la bachata es un género musical bailable originario de la República Dominicana, dentro de lo que se denomina folclore urbano. Está considerado como un derivado del bolero rítmico, con influencias de otros estilos como el son cubano y el merengue).

En la ejecución de la bachata tradicional, las maracas del bolero fueron sustituidas por la güira, se asumió la ejecución virtuosa y libre del bongó propia del son cubano y se incorporaron guitarras al estilo de los tríos latinoamericanos populares en México, Cuba y Puerto Rico.En un primer momento, esta manera cruda de interpretación fue conocida como «bolerito de guitarra».

La bachata surgió en la marginalidad urbana de los bares y burdeles de Santo Domingo. Durante los años 1960 y principios de los años 1970, desdeñada como música de las clases pobres, fue conocida como «música de amargue». Este concepto se refería al estado de melancolía provocado por el desamor, siempre reflejado en la temática de sus composiciones. Su difusión por esos años, estuvo limitada a escasas emisoras, ya que era considerada como una música vulgar. El interés masivo por el ritmo surgió a partir de los años ochenta, con la importancia que alcanzó el ritmo en los medios de comunicación,un tipo de ritmo trepidante y música bailable que consiste en un tempo alrededor de 120 a 160 pulsos por minuto (aunque puede variar) a partir de elementos musicales como tambores, metales, instrumentos de cuerda, y acordeón, así como algunos elementos exclusivos del Caribe de habla española, como la tambora y la güira. Sus ritmos sincopados usa percusión latina, instrumentos de viento, bajo y piano o teclado. Entre 1937 y 1970 el merengue se hizo sentir dentro de la República Dominicana por parte de grupos como Billo's Caracas Boys, Chapuseaux y Damirón "Los Reyes del Merengue", Joseíto Mateo, Johnny Ventura, entre otros. A principios de los 80, el merengue dio un giro más sentimental incluyendo composiciones más románticas en sus letras y melodías. Este tipo de merengue más suave (pero seguía siendo bailable) cuenta como principales intérpretes con Fernando Villalona, Eddy Herrera, Sergio Vargas, Toño Rosario, Milly Quezada, entre otros. El merengue se hizo popular en los Estados Unidos, sobre todo en la costa este, durante las décadas 80 y 90, cuando muchos artistas dominicanos, entre ellos Wilfrido Vargas, Víctor Roque y La Gran Manzana, Henry Hierro, Juan Luis Guerra, entre otros decidieron internacionalizarlo. A finales de los 80 surgió un tipo de merengue que hacía referencia a la idiosincrasia dominicana lidereado por Pochy Familia & Su Coco Band y Kinito Méndez & La Rokabanda. El merengue típico, otro subgénero del merengue que tiene mucha popularidad de manera regional dentro de las principales provincias del país sobre todo en Santiago; sus principales exponentes son Tatico Henríquez, Fefita La Grande, Francisco Ulloa, El Ciego de Nagua, entre otros. Una variación del merengue denominada "merengue de mambo" o "merengue de calle" surgió a mediados de los 90. Después de unos años de letargo, este subgénero del merengue resurgió a principios de 2007.



Escribe un comentario o lo que quieras sobre República Dominicana (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!