Lorenzo II de Médici




Lorenzo II de Médici (en italiano) Lorenzo di Piero de' Medici, (Florencia, 12 de septiembre de 1492 – Villa medicea de Careggi, 4 de mayo de 1519) fue un gobernante italiano de la dinastía Médici.

Nicolás Maquiavelo le dedicó su conocida obra El príncipe,[1]​ aunque no se conoce con exactitud el objetivo de dicha dedicatoria.[2]

Nacido en Florencia, era hijo de Pedro II de Médici y Alfonsina Orsini, nieto de Lorenzo de Médici el Magnífico y Clarisa Orsini y, por parte de su madre, de Roberto Orsini, conde de Tagliacozzo y de Catalina de San Severino.

Vivió su infancia en Roma, donde la familia Médici se había exiliado tras la revuelta de 1494. En 1512 regresó a Florencia gracias al apoyo del papa Julio II y de un ejército español que venció a los defensores de la ciudad en el denominado saqueo de Prato. Su tío el cardenal Juan de Médici gobernó la ciudad tras la reconquista pero al ser elegido Papa (León X) en 1513 dejó el gobierno en manos del joven Lorenzo, auxiliado por el cardenal Julio de Médici.[3]

En 1516 su tío el Papa nombró también a Lorenzo duque de Urbino. Durante la llamada guerra de Urbino iniciada en enero de 1517, perdió temporalmente el control de su ducado a favor del antiguo duque, Francisco María I della Rovere. Al mando de un ejército de 10 000 hombres, financiado principalmente por los estados pontificios, emprendió una serie de acciones para reconquistar sus estados. Herido de un arcabuzazo en el cuello mientras reconocía las murallas de Mondolfo, custodiada por unos 300 españoles a sueldo de Francisco María, se retiró a la Toscana durante semanas para recuperarse de las heridas. El disparo fue atribuido a un soldado apedillado Robles. Lorenzo reconquistaría el ducado en septiembre de 1517, al estar Francisco María agotado económicamente y con dificultades para pagar a las tropas mercenarias, pero tras la muerte de Lorenzo el ducado retornó a la familia Della Rovere.

Como Duque de Urbino, Lorenzo se desposó con Magdalena de la Tour de Auvernia, hija del Conde de Auvernia, el 13 de junio de 1518. Tuvieron una única hija, Catalina, que nació veintiún días antes de la muerte de Lorenzo. Esta niña será posteriormente la famosa Catalina de Médici, esposa del rey Enrique II de Francia.

Lorenzo II murió a causa de la sífilis y fue enterrado en una tumba diseñada por Miguel Ángel para la Capilla de los Médici en la Basílica de San Lorenzo de Florencia. Está adornada por sendas estatuas del Crepúsculo y el Alba y una tercera estatua que representa al propio Lorenzo, todas esculpidas por Miguel Ángel. Su tumba es frecuentemente confundida con la de su abuelo, debido al nombre.

A su muerte, el control de Florencia fue asumido por el arzobispo de Florencia, Julio de Médici (primo de su padre Pedro II de Médici), quien en 1523 fue elegido como papa y se cambió el nombre a Clemente VII. Clemente VII perdería el control de la República florentina durante la guerra de la Liga de Cognac. Reconciliado con el emperador Carlos V y retomando el mando del país nombró al joven Alejandro de Médici, como duque de Florencia en 1532.




Escribe un comentario o lo que quieras sobre Lorenzo II de Médici (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!