x
1

Benavente (Zamora)



Benavente es una ciudad y municipio español de la provincia de Zamora, en la comunidad autónoma de Castilla y León.[2]

La ciudad se encuentra situada sobre una colina en el centro de una gran llanura, en una zona que se inscribe en la confluencia de dos zonas geográficas diferentes, tanto física como económicamente, como son la Tierra de Campos y la de los valles regados por los ríos Esla, Tera y Órbigo. El municipio tiene una extensión de 45,12 km² y se encuentra situado a una media de 744 metros sobre el nivel del mar según el Instituto Geográfico Nacional. Dista 65 km de Zamora, la capital provincial, y 113 km de Valladolid. En 2020 contaba con una población de 17 787 habitantes.

Está situada en el norte de la provincia de Zamora, a 71 kilómetros por carretera de la capital provincial. Pertenece a la comarca de Benavente y Los Valles, de la que es su cabeza comarcal, concentrando algo más de la mitad de la población de la comarca que tiene unos 35 000 habitantes.

El término municipal está atravesado por la autovía del Noroeste entre los pK 260 y 264, por la carretera N-525 que une Benavente con Santiago de Compostela y por la carretera N-630 que se dirige hacia León.

El relieve es predominantemente llano, muy influido por la cercanía de los ríos Esla y Órbigo que forman grandes valles. El pueblo se alza a 741 metros sobre el nivel del mar, en un pequeño altozano, si bien, en su territorio la altitud oscila entre los 773 metros y los 697 metros en la ribera del río Órbigo ya cerca de su desembocadura.

Por la ciudad de Benavente pasa el río Órbigo. Este río nace de la unión del río Luna, procedente de la sierra de los Grajos y el río Omaña, procedente de los Montes de León, en el municipio de Llamas de la Ribera. Recorre de norte a sur la provincia de León y, tras entrar en la provincia de Zamora, se dirige hacia el río Esla en Bretocino. En el siglo XIX recibió las aguas del canal del Esla.

Se caracteriza, al igual que buena parte de Submeseta norte, por un clima mediterráneo continentalizado dada la altitud del municipio (unos 744 metros sobre el nivel del mar) y su lejanía del mar. Los inviernos son muy fríos (con unas temperaturas inferiores a los 5 °C) y los veranos muy calurosos (unos 25 °C de media). Gran frecuencia de las heladas invernales es elevada, produciéndose incluso en primavera, con el consiguiente daño a la agricultura. La pluviosidad a lo largo del año es bastante equilibrada, pero en los meses de julio y agosto es bastante escasa. Benavente tiene un clima Csb[3]​ (templado con verano seco y templado) en la frontera con un clima Csa (templado con verano seco y templado) según la clasificación climática de Köppen.

En las cercanías a la ciudad podemos encontrar espacios naturales de interés tales como:

La ciudad de Benavente debe su importancia a su enclave en un lugar privilegiado, cruce de caminos desde la antigüedad hasta hoy día; y unión de los cauces de tres ríos. Está situada al norte de la capital zamorana, a 62 km de distancia de esta y domina desde lo alto la confluencia de los ríos Órbigo y Esla y un poco más abajo se les une el Tera. Esto hace que Benavente esté rodeado de una extensa y rica vega. La posición estratégica donde se encuentra asentada la ciudad es envidiable, ya en tiempos muy remotos atrajo a diferentes pueblos que se asentaron por esta zona.

Se conoce que antes de los inicios de nuestra Era, la comarca tenía ya entidad definida porque estaba habitada por la tribu astur de los brigecienses, cuyo centro, Brigaecium ("Dehesa de Morales" (Fuentes de Ropel), aparece en diversas fuentes romanas, como Ptolomeo, el Itinerario Antonino y Ravennate. Floro (Flor. Epit. 2.33.55) destaca su papel decisivo en las Guerras Cántabro-astures, cuando, traicionando a los Astures, descubre las disposiciones de éstos contra Roma en el momento final de la contienda, en el año 19 a.e.

La llegada de Roma y la división territorial augustea posterior a la conquista la sitúan en el Conventus Iuridicus Asturum (con capital en Asturica Augusta), núcleo del que sigue dependiendo en época visigoda.

Desde el dominio de los Suevos se le conocía con el nombre de Ventosa, hasta que en el siglo XII la villa toma el nombre de Malgrat. Este último nombre aparece en el que se considera el primer testimonio escrito que se refiere a Benavente y que se menciona en una donación real, fechada en 1115, que hace la reina Urraca de la mitad de la villa de Caneda a la iglesia de Compostela, escriturada "in Castro quod dicitur Malgrado". Una denominación equivalente encontramos en otro diploma de 1158, en el que se menciona la intención de Fernando II de poblar el alcázar de "Maldrag".[5]​ Desde este último documento, la villa aparece ya vinculada al proceso de repoblación del territorio emprendido por los monarcas leoneses, en este caso, de la mano de Fernando II de León que en 1164 le concedió un fuero que tres años más tarde fue renovado y ampliado. Este monarca reunió cortes en la fortaleza de la villa, repobló de gente el terreno e incluso llegó a morir aquí.

Tras la muerte de Fernando II de León, Alfonso IX y Alfonso X siguieron ayudando al crecimiento de Benavente por medio de privilegios y mercedes. Al morir Alfonso IX de León la villa será escenario de la unión definitiva de las Coronas de León y de Castilla en la Concordia de Benavente, cayendo después en decadencia hasta que Sancho IV fomentó su engrandecimiento en 1285 atrayendo con franquicias a nuevos pobladores.

En 1352 Don Fadique, hermano del rey Pedro I, recibió la villa a cambio de no atacar a Pedro. En 1387 Benavente sufrió el cerco por las tropas inglesas y portuguesas del duque de Lancaster que intentaron asediarla, saliendo vencidos los asediantes en tal intento.

A continuación de estos hechos, Benavente se convirtió en cabeza de un extenso dominio. Los dominios se fueron extendiendo de tal manera que no solo había poder sobre suelo benaventano, sino que había poder en el resto de León, en Castilla e incluso hasta en Galicia.

El 17 de mayo de 1398 el rey Enrique III fundó el Condado de Benavente (posteriormente elevado a Ducado por Enrique IV el 28 de enero de 1473), que le fue otorgado como titular a Juan Alonso Pimentel, que también llegó a ser Adelantado Mayor del Reino de León y Comendador de Castrotorafe de la Orden de Santiago.[6]​ Este sería tronco de una gran dinastía nobiliaria a lo largo de la historia y hasta finales del siglo XIX: los Pimenteles, que tuvieron como primer duque de Benavente a Rodrigo Afonso Pimentel.

Hasta la llegada de los Reyes Católicos se suceden conflictos entre los nobles y la realeza, que hacen que la ciudad sufra sitios en apoyo de uno u otro monarca. Durante este reinado de los Reyes Católicos los benaventanos formaron parte de la famosa batalla de Toro. En el reinado de Doña Juana y Felipe el Hermoso, Benavente fue la primera ciudad que visitaron, recibiendo en el palacio a los procuradores para nuevas Cortes.

Con la llegada de los Austrias, algunos miembros de la familia Pimentel llegarían a ser virreyes en ultramar y Nápoles. Así, a inicios del siglo XVI Carlos I de España, ya nombrado emperador de Alemania con el nombre de Carlos V, celebró un consejo en el castillo-palacio de los condes,[7]​ mientras que en 1554 la villa y su alcázar se engalanaron para recibir al entonces príncipe Felipe y al infante Don Carlos.

Cabe señalar que durante toda la Edad Moderna, Benavente fue la cabeza de la provincia de las Tierras del Conde de Benavente, encabezando asimismo dentro de esta una de las dos receptorías que integraban dicha provincia (la otra era la de Sanabria).[8]

Hay que destacar en aquella época el papel evangelizador que llevó a cabo el fraile benaventano Fray Toribio de Benavente o de Motolinía entre la población indígena de México y Centroamérica. En el siglo XVII, Benavente, sufrió una fuerte crisis económica, bajas en la población por causa del hambre, epidemias; pero gracias al abrigo de la ilustración se paliaron las hambres y enfermedades que rondaban la ciudad mediante la creación de importantes obras públicas. Se crea así la Sociedad Económica de Benavente, semejante a las tituladas de “Amigos del País” que se crearon en España en aquella época.

Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Pacheco, IX duque de Osuna por Guillermo Ducker, 1805, Museo del Prado.

Escudo del ducado de Benavente.

María Josefa de la Soledad, condesa de Benavente, por Francisco de Goya, c.1785. Fundación Bartolomé March, Palma de Mallorca.

El Emperador, persiguiendo al inglés, que había destruido el puente de Castrogonzalo, pernoctó en la casa de Núñez, en la Plaza de los Bueyes (Plaza del Grano) antes de continuar viaje hacia Astorga. Su ejército permaneció en la entonces Villa ocho días. A su salida quemó conventos e iglesias que nunca fueron recuperadas. Las crónicas relatan las consternación del pueblo, que huyó ante la presencia del francés, y lamentan las desgracias y las pérdidas ocasionadas por el ejército invasor. España se había sumido en la guerra de la Independencia desde el 2 de mayo y Benavente también sufrió las consecuencias tras las derrotas españolas en Cabezón de Pisuerga y Medina de Rioseco. Esta es la historia recogida por Fernando Fernández Brime en sus Apuntes Históricos de la Villa de Benavente y sus Contornos editada en 1881:

Moore el 14 iba hacia Valladolid, mas luego torció hacia Toro y Benavente para incorporarse con Baird y el marqués de La Romana a fin de destrozar a Soult. El 24 entró Moore en Benavente con una columna de tropa relajada e indisciplinada. Después de haber arruinado el puente de Castrogonzalo, se juntó el 29 en Astorga con la columna de Baird.

La caballería permaneció en Benavente, enviando destacamentos a observar los vados del es la con un temporal malo, que retardaba las marchas de Napoleón. Engañado a su vista el general francés Lefebvre Desnovettes y creyendo que no quedaba al otro lado más fuerza inglesa que aquella, después de hacer atravesar el río a un paisano montado en una yegua, le vadeó él con 600 de la Guardia imperial y acometió impetuosamente a sus contrarios, que cejaron al principio. El general Stewar tomó luego el mando de los destacamentos ingleses, se le agregaron algunos caballos más y empezó a disputar el terreno a los franceses, quienes continuaron, no obstante, en avanzar hasta que Lord Paget, acudiendo con un regimiento de húsares, les obligó a repasar el río. Debe citarse aquí este acontecimiento, ocurrido en el llano que hay desde Benavente al es la, por haberse contado entre los setenta prisioneros, que hicieron los ingleses, el mismo general Lefevbre, bien conocido en el primer Sitio de Zaragoza.

La noche del 29 sirvieron de luminarias los gallardos pinos existentes en la altura, espalda de los hospitales, sintiéndose a cada paso disparos de la artillería francesa que venían del otro lado del río, contestados débilmente por la inglesa, cuya fuerza se vio haber desaparecido totalmente a la mañana, siendo reemplazada por un silencio y soledad pavorosos, signo precursor de la más espantosa catástrofe.

En efecto, el día 30 por la tarde empezó a pasar el puente de Castro el poderoso ejército de Napoleón, parte del cual describió una curva por León, reuniendo una fuerza de setenta mil infantes, y diez mil caballos, entrando el mismo día el Emperador en esta Villa, alojándose en la casa de Núñez, de la plaza de los Bueyes.

La consternación del pueblo no pudo ser mayor, fugándose cuantos pudieron. En el siguiente día 31 se lee en un libro del convento de San Bernardo, se dispersó esta comunidad, abandonando el monasterio a causa de la irrupción de los franceses sobre esta Villa. Y como la fuga fue precipitada y no se encontraban caballerías ni carros de transporte, fue preciso abandonar toda la plata y alhajas de la comunidad, y hasta los particulares no pudieron salvar otra cosa que los vestidos puestos y el Breviario, apoderándose los enemigos de la plata, vestiduras sagradas y demás alhajas. Y que mucho que estas fieles esposas de Jesucristo abandonaron todo cuanto tenían, cuando estaban ciertas de que hasta al mismo Dios insultaban? La insolencia y el desenfreno de estos vándalos era igual a su impiedad. Yo que escribo esto (Fray. Luis Solís) saqué de las manos de estos sacrílegos un copan con las sagradas formas.

El 1º de enero de 1809 salió Napoleón de la Villa, marchando a galope para Astorga, a pesar del mal temporal y la nieve, dejando el puente de la Vizana, cortado por los ingleses y pasando al de Cebrones, cerca del cual se detuvo a informarse de un correo que traía la declaración de guerra del Austria. Esto le hizo volver desde Astorga el 6, poniéndose en un solo día en Valladolid; después de ordenar a Soult continuara la persecución de los ingleses con veinte mil infantes y cuatro mil caballos, tomando por Foncebadón y Manzanal.

Mientras el paso de las tropas invasoras que duró más de ocho días, sufrió esta villa mucho, ocurriendo algunas desgracias que serán siempre lloradas porque son irreparables.

El exconvento de San Francisco de los Observantes de Santiago, que está frente al hospital de la Piedad, era la casa capitular de la Provincia, suntuosa y hermosísima en todas sus partes, donde se reunían más de cien vocales, todos desahogadamente alojados, sin quitar sus comodidades a la comunidad local, que siempre era numerosa, lo mismo que los criados y comensales legos y seglares de los Padres capitulares. Magníficas oficinas, hermosos y espaciosos claustros y sobre todo un grandioso templo de tres naves con más de quince altares, entre los cuales el Mayor, por el estilo del de San Nicolás y sin dorar como aquel, pero muchísimo más grande y agraciado, componían un todo de rara grandiosidad y de un valor inmenso. Había en el coro una sillería de dos órdenes, alta y baja, toda de nogal muy bruñido con muchas y hermosas tallas y en cada una de las magníficas sillas, que no cedían en mérito a las de ninguna catedral, en medio relieve, uno de los Santos de la Orden franciscana. El órgano era el mejor de Benavente y tan bueno como el de muchas catedrales. Existían muchísimos cuadros de buenas pinturas, tendidos por las paredes de los claustros y otras partes. De todo esto puedo dar testimonio, por tenerlo visto desde que fui estudiante de Gramática, dice D. Vicente García, que es el que ha dejado estas noticias referentes a San Francisco.

El día de Reyes, o sea el 6 de enero de este año, es una de las fechas más terribles y dolorosas para esta Villa, pues en él tuvo lugar el espantoso siniestro del incendio de esta tan preciada fábrica de San Francisco. Es débil sospecha de que los ingleses antes de marcharse dejaron encendidas maderas, asegurando algunos que los franceses luego que llegaron fueron los que prendieron el fuego a este hermoso edificio, que tanto adorno prestaba a la Villa, el cual incendiándose voraz y espantosamente se redujo enteramente a escombros y cenizas, de las que ha sido imposible repararse. Únicamente quedaron levantadas las paredes inclusas las de la iglesia y torre que todas son de piedra sillería y mampostería, pero fuertemente calcinadas con la intensidad del fuego, que no perdonó la parte más mínima de toda la fábrica. La torre misma abrió también, hundiéndose el reloj en ella colocado, las campanas y cuanto tenía combustible, desapareciendo hasta los mismos metales.

A pesar de tanta desolación permanece todavía en pie la fachada principal del convento (dice el mismo García) que promete, por su solidez, durar todavía muchos años y aún siglos, con tal que una mano destructora o terremoto, no vengan a completar la ruina del que fue tan hermoso edificio. Esta fachada forma un ángulo recto entrante. La parte o lado que frente al Poniente, tiene un pórtico de tres arcos de sillería, como es toda ella, y luego la entrada de la iglesia, hoy arruinada. La otra parte que mira al Norte es la Portería del convento, que aún hoy día sirve de entrada principal para el edificio fuera de lo que constituye la cárcel. La fábrica de la fachada o fachadas no está sujeta u orden determinado de arquitectura, aunque no por eso carece de majestad, hermosura y mérito. Tanto que ignorándose quien fuese su autor, algunos inteligentes se han atrevido a opinar sea del famoso Juan de Herrera.

A principios del siglo XIX, Benavente se ve inmersa en las sacudidas de la guerra de la Independencia; así, en 1808 tuvo lugar en sus inmediaciones una importante batalla denominada Carrera de Benavente entre franceses e ingleses, cayendo prisionero el general Lefevre. La villa y su tierra sufrieron mucho por parte del bando francés; el resultado fue la desaparición de una gran parte de los tesoros artísticos de la ciudad. El palacio fue incendiado y arrasado en parte, la ciudad fue ocupada militarmente utilizando muchos edificios como cuarteles y albergues de las tropas. A esto se unió la Desamortización provocando la desaparición de numerosos conventos. Para ver cómo era el palacio adjuntamos una descripción del mismo realizada por un visitante en 1494:[9]

En este siglo y a pesar de estos destrozos, Benavente adquiere importancia a nivel político, convirtiéndose en centro administrativo, judicial y electoral del norte de su entonces provincia de Valladolid, a la que pertenecían de cara al voto en Cortes las tierras del Conde de Benavente, y a la cual también pertenecía la zona de Sanabria. No obstante, al reestructurarse las provincias y crearse las actuales en 1833, Benavente pasó a formar parte de la provincia de Zamora, dentro de la Región Leonesa,[10]​ pasando a ser al año siguiente cabeza del partido judicial de Benavente.[11]​ Benavente toma importancia con todo ello, jugando un destacado papel en el sistema oligárquico imperante en la época de la Restauración, revitalizándose la zona con la creación de obras públicas como el canal del Esla, Ferrocarril Plasencia-Astorga.

En 1929 el rey Alfonso XIII concede a Benavente el título oficial de ciudad. A tal hecho contribuyó de manera decisiva don Serapio González Mato, notario de la villa, quien dirigió al excelentísimo señor ministro de la Gobernación, en súplica de que a Benavente le fuese concedido el título de ciudad. El comunicado de la concesión de esta distinción, se recoge en las actas municipales de la Comisión Municipal de Gobierno de ese año, por el que el Ministerio de Gobernación hacía partícipe a la Alcaldía de Benavente de dicha distinción:[12]

Queriendo dar una prueba de Mi Real aprecio a la Villa de Benavente, provincia de Zamora, por el excelente desarrollo de su agricultura, industria y comercio y su histórico abolengo, vengo en concederle el título de Ciudad.

Dado en Santander a siete de agosto de mil novecientos veintinueve. Alfonso.

El Ministro de la Gobernación Severino Martínez Anido. De orden de su Magestad lo comunico a V.S. para su conocimiento, el de la Corporación de la Presidencia y demás efectos.

Madrid 8 de agosto de 1929

En respuesta, la alcaldía benaventana envió el siguiente telegrama al ministro:[12]

Le saluda respetuosamente el Alcalde.

Benavente se convirtió por real decreto en una ciudad, aunque por aquella época todavía presentaba unas marcadas características propias de una población inmersa en el medio rural. Sin embargo, comenzaron a verse retazos de su búsqueda de la modernidad, en cuanto se va dotando de diversas infraestructuras, como el alcantarillado de sus vías principales, la canalización de los cursos de agua próximos a la villa, la mejora y ampliación de la red viaria, la realización de obras y edificios públicos (puentes, matadero, teatro, entre otros). Todos estos avances han de verse dentro del marco de prosperidad y del ansia de renovación que vivía por aquel entonces la ciudad. En el fondo trasluce el arrojo de una población que quería consolidarse como centro social y comercial de la zona.[12]

Tras el periodo de la guerra civil, Benavente se vio afectada por la emigración causada por los adelantos industriales que había en otros puntos del país y con los cuales era muy difícil competir.

El municipio, que tiene una superficie de 45,12 km² y cuenta, según el padrón municipal para 2017 del INE, con 18 237 habitantes, datos que implican que cuente con una densidad de población de 404,19 hab./km². Aunque hay muchos profesionales que trabajan en Benavente, pero tienen su residencia en otras localidades, también hay habitantes de Benavente que trabajan en otras localidades tanto de la comarca como más alejadas. En cualquier caso, Benavente es la segunda ciudad más grande de la provincia, después de Zamora.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística de España - Elaboración gráfica por Wikipedia.

A mediados siglo XX se produjo un proceso emigratorio de toda la provincia y capital que se canalizó hacia otras provincias y regiones más prósperas como el País Vasco, Cataluña, Madrid o Valladolid principalmente.

Desde los tiempos más remotos ha sido un lugar estratégico como cruce de importantes vías de comunicación. La actual configuración de carreteras siguen haciendo de Benavente un punto importante en el tráfico por carretera del Noroeste peninsular y estatal.

Las carreteras que pasan por la localidad son:

La ciudad es un importante nudo de comunicaciones, ya que en sus alrededores confluyen la A-6, la A-52 y la A-66/N-630. Todo ello le da a la villa una privilegiada posición que ha incentivado en sobremanera su desarrollo industrial.

Antiguamente por Benavente pasaba el tren de la Vía de la Plata, que al ser cancelado dejó a esta sin un medio de transporte fundamental para su desarrollo.

El principal medio de transporte público es el autobús interurbano. Al encontrarse Benavente en un importante nudo de comunicaciones por carretera, hay una gran variedad de combinaciones de para enlazar, tanto con las poblaciones cercanas como con el resto de ciudades de España y Europa.

Las carreteras que pasan por la localidad son:

Las personas mayores y discapacitadas disponen de un servicio de transporte urbano gratuito consistente en un mini-bus con los siguientes horarios: 8:00 a 12:30 por la mañana y de 17:00 a 19:30 por la tarde.

Hasta 1985 estuvo en funcionamiento la línea férrea Astorga-Plasencia del ferrocarril Vía de la Plata.

Benavente cuenta con una estación de autobuses a la que van empresas como Alsa, Auto-Res, Empresa Vivas, Linecar o Autocares Julio Fernández. Además cuenta con una parada de taxis.

La ciudad dispone de servicio de líneas nacionales de servicios diarios con los siguientes destinos: La Coruña, Astorga, Algeciras, Asturias (Oviedo-Gijón), Ávila (exceptuando festivos), Badajoz, Barcelona, Bilbao, Cáceres, Cádiz, Cangas de Narcea, Irún, La Bañeza, León, Lugo, Logroño, Málaga, Madrid, Mérida, Orense, Monforte, Palencia, Plasencia, Ponferrada, Pontevedra, Salamanca, San Fernando, San Sebastián, Santiago de Compostela, Sevilla, Valladolid, Verín, Vigo, Villablino, Zafra, Zamora y Zaragoza.

La ciudad dispone de dos paradas de taxis múltiples (en la estación de autobuses y en la calle de las Eras) y una más individual (en la calle de Santa Cruz).

Benavente, es el nudo de mayor confluencia viaria del noroeste peninsular, motivo por lo que cuenta con el Centro de Transportes de Benavente, como punto estratégico de apoyo logístico al sector del transporte.[16]​ En los últimos años Benavente ha ido ganado logísticamente, pero perdiendo industrialmente. Algunas de las principales industrias de Benavente, son/eran:

La ciudad de Benavente cuenta con los siguientes polígonos industriales:

El escudo heráldico que representa al municipio fue aprobado el 27 de enero de 2005. Se blasona de la siguiente manera:

La bandera cuenta con la siguiente descripción:

Bandera rectangular de proporciones 2:3, formada por tres franjas horizontales encajadas, e iguales en anchura, siendo granates la superior e inferior y amarilla la central. Cargada la franja central amarilla, al centro del paño, con el escudo, oficial de la Ciudad (escudo de plata con puente de piedra, de dos ojos, defendido por dos castillos o torres almenada en cada extremo, todo mazonado de sable, y entre las torres, en el centro del puente la imagen al natural de la Santísima Virgen de la Vega con el niño en brazos, el puente sobre ondas de azur y plata. Timbrado de la Corona Real Española.[23]

La administración política actual (2020) de la ciudad se realiza a través de un Ayuntamiento de gestión democrática cuyos componentes se eligen cada cuatro años por sufragio universal. El censo electoral está compuesto por todos los residentes empadronados en Benavente mayores de 18 años y nacionales de España y de los otros países miembros de la Unión Europea. Según lo dispuesto en la Ley del Régimen Electoral General,[24]​ que establece el número de concejales elegibles en función de la población del municipio, la Corporación Municipal de Benavente está formada por 16 concejales, más el alcalde. En las últimas Elecciones Municipales celebradas en 2019, la constitución del Ayuntamiento fue de: 8 concejales al Partido Socialista (PSOE), 6 concejales pertenecientes al Partido Popular, 2 concejales pertenecientes a Ciudadanos, 1 concejal pertenecientes a Izquierda Unida (IU).

En la actualidad 9 son los concejales que, incluido el alcalde, componen el grupo o equipo de gobierno en coalición (PSOE-IU), trazándose el organigrama del Ayuntamiento y las delegaciones en el siguiente:

En la villa hay 8 colegios públicos, 3 institutos de enseñanza secundaria y 2 centros concertados.

La ciudad cuenta con el Hospital Comarcal de Benavente, en última fase de remodelación, y el denominado Centro de Especialidades, de nueva construcción. El tema hospitalario originó durante los últimos años un notable debate político e institucional, potenciado tras la constitución de la plataforma 'Mesa Prohospital',[36]​ desde la que se reclamaba un nuevo hospital para la ciudad de Benavente y comarca.[37][38]

El Hospital Comarcal de Benavente da cobertura a todos los municipios y pedanías pertenecientes a la comarca de Benavente y Los Valles.

Benavente también cuenta con los siguientes centros sanitarios:

Además de estos centros de salud en la ciudad existe también, un puesto permanente de Cruz Roja Española, 11 farmacias repartidas por diferentes puntos del casco urbano.

En Benavente, al igual que en el resto de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, está operativo el sistema de Emergencias 112, que mediante dicho número de teléfono atiende cualquier situación de urgencias en materia sanitaria, extinción de incendios y salvamento, seguridad ciudadana y protección civil.

Para la seguridad ciudadana el municipio cuenta con un cuartel de la Guardia Civil, la Policía Local de Benavente, una sección local de Protección Civil, formada por voluntarios, y un parque de bomberos.

Otros edificios religiosos, pero de arquitectura moderna, siglo XX:

En la antigüedad Benavente tenía un gran y valioso patrimonio Artístico, llegó a tener dos castillos, varias Casas-Fuertes, unos 6 Monasterios, 18 Iglesias, y un gran y amplio recinto amurallado con torres, 6 Puertas y algún portillo.

Los centros culturales son:

El producto típico de la huerta benaventana es el pimiento con la catalogación de producto de calidad. Hay que destacar sus embutidos, sus notables quesos, la miel y los licores. En estas tierras, también hay buenos vinos, premiados en el extranjero y con la catalogación de producto de calidad, pero se está intentando que tenga el título de Denominación de Origen.

Entre sus platos típicos, destacan las truchas del tera, lechazo, asados en horno de leña, el bacalao a lo tío o a la cazuela, los cangrejos y las ancas de rana. En repostería destacan los dulces como son los feos, las bombas, rosquillas de trancalapuerta, bollos de coscarón, rosquillas de ramo y de ángel, tarta del Císter y tarta de la Veguilla.

Aparte de los periódicos de difusión nacional, algunos de los cuales, como El Mundo, El País o ABC incluyen suplementos de noticias regionales, los principales diarios publicados en la comarca son, AhoraBenavente y La Opinión de Zamora.

Además de las cadenas de ámbito estatal y canales regionales como Televisión Castilla y León, Benavente cuenta desde el año 2001 con su Televisión Local: Televisión Benavente

Todas las emisoras de radio de ámbito estatal se pueden sintonizar en Benavente, como La Cope, La Ser o Los 40 Principales. Además, existen numerosas emisoras de radio locales y municipales. Algunas de ellas son: Radio de Villanueva de Azoague o la de Milles de la Polvorosa.

Son varias las web que dan cobertura a la información que se genera en el municipio, entre ellas benavente.net,[44]​ interbenavente.es,[45]​ descubrebenavente.com,[46]​tvbenavente.es,[47]​ agendabenavente.es, ahorabenavente.es y zamoradigital.net[48]

Equipos más representativos de Benavente

Existe gran variedad de equipos y deportes. Clubs deportivos:

Benavente se encuentra hermanada, estableciendo vínculos de carácter cultural y turístico, con:[49]


English Version / Versión en Inglés > Benavente, Zamora


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Benavente (Zamora) (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!