x
1

Cerezo de Río Tirón



Vista de Cerezo de Río Tirón

Cerezo de Río Tirón es una localidad y un municipio[1]​ situados en la provincia de Burgos, comunidad autónoma de Castilla y León (España), comarca Oca-Tirón, partido judicial de Briviesca, cabecera del ayuntamiento de su nombre. También está integrado en la Asociación para el Desarrollo ADECO - BUREBA, así como a la zona geográfica de "La Riojilla Burgalesa". En 2017 contaba con una población de 581 habitantes.

El escudo heráldico y la bandera que representan a la ciudad fueron aprobados oficialmente el 22 de marzo de 2001. El escudo se blasona de la siguiente manera:

La descripción textual de la bandera es la siguiente:

Está situada en el este de la provincia de Burgos en el límite con La Rioja a 57 km de Burgos sobre el curso medio del río Tirón.

Limita con los siguientes pueblos: Valluércanes, San Millán de Yécora, Tormantos, Redecilla del Campo, Sotillo de Rioja, Quintanilla del Monte, Fresno de Río Tirón, Quintanaloranco y Quintanilla San García.

Agricultura, servicios y minería ya que en su término hay una mina de glauberita, de la que se extrae sulfato de sosa.


Los primeros pobladores de los que se tiene noticia son los autrigones y berones sirviendo el río Tirón de frontera entre ambos. Los autrigones crearon la ciudad de Segisamunculum, situada en el término de "Valdemoros". La ciudad berona más próxima, Libia, estaba situada en el actual Herramélluri, a unos 12 km de Cerezo.

Los romanos llegan en el siglo I a C. y posteriormente fundan la ciudad de Cesarea en honor a Augusto. Situada en el término de "Los Palacios", a la entrada del pueblo viniendo de La Rioja o Burgos. El paso de la Calzada Romana que iba de Tarragona a Astorga,“Vía Italia in Hispanias”, cruzaba buena parte de su actual jurisdicción dejando como testigo dos puentes romanos y un buen tramo, bastante bien conservado, de la antigua calzada, en el término de "El Perrillo". Actualmente, tanto los puentes, como la Calzada Romana, están señalizados en el tramo Cerezo-Briviesca. También se han colocado miliarios, paneles, áreas de descanso...

La época visigótica nos deja de recuerdo una serie de cuevas repartidas por la cuesta a orillas del Tirón, que pudieron servir de eremitorios.

Tras el efímero paso de los árabes (200 años conde Casio), la zona es repoblada por alaveses al mando del conde Abelmondar Téllez. Destaca por su importancia histórica el conde castellano, conde de Lantarón y Cerezo Gonzalo Téllez que pone a Cerezo como cabeza de su condado.

Sancho Garcés III "el Mayor" de Pamplona le hace cabecera de un extenso alfoz, en el cual estaban incluidos pueblos de la actuales provincias de Burgos, La Rioja y Álava.

Con Fernando I de Castilla Cerezo pierde la categoría de condado.

Durante estos años Cerezo cambía varias veces de mano entre los Reyes de Castilla, Navarra e incluso fue controlado por Alfonso I el Batallador, rey de Aragón Y Navarra y esposo de la reina de Castilla Doña Urraca.

La antigua calzada fue aprovechada por los peregrinos que iban a Santiago en el trayecto que une Nájera con Briviesca. Se fundó el Hospital de San Jorge para atender a los peregrinos inaugurado por Ramiro I rey de León.

En el año 1151 Alfonso VII, tras alcanzar la mayoría de edad, le concede un fuero a Cerezo de gran relevancia y pasa definitivamente a manos de Castilla. Este Fuero sería confirmado por su hijo Sancho III, y por su nieto Alfonso VIII en 1165.

En el siglo XV, en el reinado de Juan II de Castilla se convierte en ciudad de señorío bajo el dominio de los Condestables de Castilla, y así continuó hasta la desaparición de los señoríos en el siglo XIX.

Durante la Guerra de Independencia, nuestros paisanos tuvieron también un papel activo. El 22 de abril de 1813, Jerónimo Guía Rodríguez, natural de Cerezo y soldado del 4º Batallón de Iberia, muere en la cercana villa riojana de Valgañón, lugar de la retaguardia donde este batallón hostigaba a las fuerzas napoleónicas en su retirada de Burgos a Vitoria. Gracias a los libros parroquiales de Valgañón sabemos que está enterrado en la iglesia parroquial de Tresfuentes, en la sepultura nº 71.[3]

A la caída del Antiguo Régimen queda constituida como ayuntamiento constitucional denominado entonces Cerezo de Riotirón y Quintanilla de las Dueñas en el partido Belorado, región de Castilla la Vieja, contaba entonces con 1.040 habitantes.

En 1822 es aprobada por las Cortes la creación de la provincia de Logroño en la que se incluyó a Cerezo. Pero no llegó a tener vigencia al ser anulada la orden por Fernando VII. En la resolución definitiva, en 1.833, Cerezo quedó integrado en la provincia de Burgos.

A mediados del siglo XIX comenzaron a funcionar las primeras minas de extracción de sulfato. En 1955 con la creación de CRIMIDESA la mina se convirtió en una de las más importantes de España en este sector. Fue en esta empresa donde los obreros realizaron la huelga más larga de la Democracia, desde el 12 de abril de 1980 hasta el 28 de enero de 1981, realizando una marcha desde Cerezo hasta Madrid entre el 6 y el 18 de noviembre de 1980.

La localidad recibió en 1968 el Premio Provincial de Embellecimiento.

Según el hagiógrafo Antonio Rojo en su obra Historia de San Diego de Alcalá; Juan Gómez nace en el año 1527 en el lugar de Cerolo, en tierra de La Rioja, del Obispado de Burgos.

Era de familia noble; su madre descendía de los reyes de Navarra. a los 16 año dejó su casa y se fue a Castilla la Nueva, ingresando como lego franciscano, en el convento de San Antonio de Mondéjar. Años más tarde marchó a las Indias, de donde regresó al Convento de Santa María de Jesús de Alcalá.

Allí su tiempo transcurrió entre la oración y la huerta, de ahí su sobrenombre.

Dada a su fama de santo, un día fue llamado al Palacio Real, con ocasión de una grave enfermedad de futuro rey Felipe IV, y alcanzó franca mejoría. Siempre que tenía problemas, recurría la reina Margarita a él, aunque el santo era muy poco dado a acudir a Palacio.

Ejercitó la caridad e hizo abundantes milagros, tenía el don de la profecía, y de ver en el interior de las personas.

Uno de los milagros más señalados fue el del agua en el claustro del Convento. Ocurrió un 16 del mes de septiembre del año 1597. Sobrevino un lluvia tan grande que derribó algunas casa de Alcalá, y el Convento, por no tener desaguadero, se llenó de agua de tal manera que los religiosos temieron que el convento amenazara ruina, y encargaron al santo Fray Juan que intercediese por ellos. Este, trayendo un asador de la cocina, dio tres golpes en la tierra, en nombre de la Santísima Trinidad, y por los tres agujeros se hundió instantáneamente toda el agua.

Moría el 17 de septiembre de 1617, a los 90 años. Más tarde su cuerpo fue sacado de la sepultura, y le encontraron incorrupto, se colocó en otra tumba nueva donde siguió obrando milagros.[4]

Las Cuevas de Los Moros, Cuevas de Valdemoros, Cuevas del Castillo: son las más numerosas, sobre todo las de la falda norte del cerro. Una de ellas pudo haber sido una ermita rupestre. Posteriormente se han utilizado para usos agrícolas, principalmente de bodegas.

Destacan las actividades religiosas alrededor del santo, especialmente la Procesión con la actuación de los danzadores. El día 28 se va a una chopera próxima al pueblo donde cuadrillas y familias comen al aire libre.



English Version / Versión en Inglés > Cerezo de Río Tirón


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Cerezo de Río Tirón (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!