x
1

Imperio selyúcida



Buyids 970.png
Blank.png
Asia Minor ca 780 AD-es.svg

SultanadoSelyúcidaDeRum1190Map-es.svg
Khwarezmian Empire 1190 - 1220 (AD).PNG

Túrquico oghuz[3][4](lengua dinástica y del ejército)
árabe clásico (lengua de instrucción y de la liturgia religiosa[1][3]​)

El Sultanato Selyúcida (en persa, آل سلجوق‎‎, romanizado: Āl-e Saljuq, lit. 'Casa de Saljuq') o, el Gran Sultanato Seljuq fue un imperio musulmán sunní turco-persa de la alta edad media,[5]​ originario de la rama Qiniq de los turcos oguz.[6]​ En su mayor extensión, el Sultanato Selyúcida controlaba una vasta zona que se extendía desde Anatolia occidental y el Levante hasta el Hindú Kush en el este, y desde Asia Central hasta el Golfo Pérsico en el sur.

El Sultanato fue fundado por Tugrïl Beg (990-1063) y su hermano Chaghri Beg (989-1060) en 1037. Desde sus tierras natales cerca del Mar de Aral, los selyúcidas avanzaron primero en Jorasán y luego en la Persia continental, antes de conquistar eventualmente la Anatolia oriental. Allí los selyúcidas vencieron en la batalla de Manzikert en 1071 y conquistaron la mayor parte de Anatolia del Imperio Bizantino, lo que se convirtió en una de las razones de la primera cruzada (1095-1099). Desde el 1150-1250 d.C , el Sultanato selyúcida declinó, y fue invadido por los mongoles alrededor de 1260. Estos dividieron Anatolia en emiratos. Eventualmente uno de ellos, el otomano, conquistaría el resto.

Selyuq dio su nombre tanto al Sultanato como a la dinastía selyúcida. Los selyúcidas unieron el paisaje político fracturado del mundo islámico oriental y jugaron un papel clave en la primera y segunda cruzada. Altamente persianizados[7]​ en cultura[8]​ y lengua,[9]​ también desempeñaron un papel importante en el desarrollo de la tradición turco-persa,[10]​ incluso exportando la cultura persa a Anatolia.[11][12]​ El asentamiento de tribus turcas en las partes periféricas noroccidentales del imperio, con el estratégico propósito militar de evitar las invasiones de los estados vecinos, condujo a la turquización progresiva de esas zonas.[13]

El antepasado apical de los selyúcidas fue Selyuq, quien tenía fama de haber servido en el ejército jázaro, hacia el año 985, emigró junto a su clan de turcos Oghuz a Corasmia, cerca de la ciudad de Jend, donde se convirtieron al Islam.[14]

Selyuq hacía remontar sus orígenes al mítico rey Afrasiab a través de treinta y cuatro generaciones.

Los selyúcidas se aliaron con los shahs samánidas contra los gaznávidas. Los primeros cayeron ante los qarajánidas de Transoxiana (992-999), quienes junto con los gaznavíes se repartieron los antiguos dominios samánidas. Los selyucidas se involucraron en la lucha de poder en la región antes de establecer su propia base independiente.

Tughril era el nieto de Selyuq y hermano de Chaghri, bajo su mandato los selyúcidas le arrebataron su control de la región a los gaznávidas. Inicialmente fueron repelidos por Masud y se retiraron a Corasmia, desde allí Tughril y Chaghri capturaron Merv y Nishapur (1028 y 1029).[15]​ Más tarde incursionaron repetidamente a través de Jorasán y Balj e incluso saquearon Gazni en 1037.[16]​ En 1040, en la batalla de Dandanaqan, derrotaron de forma decisiva a Mas'ud I de los gaznávidas, obligándole a ceder la mayor parte de sus territorios occidentales a los selyúcidas. En 1048-9, los turcos selyúcidas comandados por Ibrahim Yinal, hermano uterino del sultán Tughril, hicieron su primera incursión en la región fronteriza bizantina de Iberia y se enfrentaron a un ejército combinado bizantino-georgiano de 50.000 hombres en la batalla de Kapetrou el 10 de septiembre de 1048. La devastación dejada por la incursión selyúcida fue descrita por el bizantino, Eustathios Boilas, en 1051/52, como tierras "asquerosas e inmanejables... habitadas por serpientes, escorpiones y bestias salvajes". El cronista árabe Ibn al-Athir detalló que Ibrahim trajo consigo 100.000 cautivos y un vasto botín cargado en los lomos de diez mil camellos. En 1055, Tughril capturó Bagdad de los chiitas Buyidas por encargo de los abasíes. [17]

En 1057 Ibrahim inicio una revuelta, apoyado por los fatimies, contra su hermanastro Tughril para derrocarlo. Esta rebelión es suprimida en 1059, saldándose con el estrangulamiento de Ibrahim y el casamiento de Tughril con una de las hijas del califa Al-Qa'im lo que estrecho su dominio sobre el califato.

Alp Arslan, hijo de Chaghri Beg, sucedió (tras un breve conflicto con su hermano) a su tío y expandió significativamente las posesiones del mismo, añadiendo Armenia y Georgia en 1064 e invadiendo el Imperio Bizantino en 1068, del cual anexó casi toda Anatolia.[18]​ La victoria decisiva de Arslan en la batalla de Manzikert en 1071 neutralizó efectivamente la resistencia bizantina a la invasión turca de la península.[19]​  Aunque los georgianos fueron capaces de recuperarse de la invasión de Alp Arslan asegurando el thema de Iberia.  La retirada bizantina de Anatolia llevó a Georgia a un contacto más directo con los selyúcidas. En 1073, los emires selyúcidas de Ganyá, Dvin y Dmanisi, invadieron Georgia y fueron derrotados por Jorge II de Georgia, quien tomó con éxito la fortaleza de Kars.[20]​ Un ataque de represalia por parte del emir selyúcida Ahmad derrotó a los georgianos en Kvelistsikhe.[21]

Alp Arslan autorizó a sus generales turcomanos a esculpir sus propios principados de la antigua Anatolia bizantina, como atabegs leales a él. En dos años los turcomanos habían establecido el control hasta el Mar Egeo bajo numerosos beylicatos.

Bajo el sucesor de Alp Arslan, Malik Shah I, y sus dos visires persas Nizām al-Mulk y Tāj al-Mulk,[22]​ el estado seyúcida se expandió en varias direcciones, hasta la antigua frontera iraní de los días anteriores a la invasión árabe, de modo que pronto limitó con China en el este y con los bizantinos en el oeste. Malik Shāh I trasladó la capital real a Isfahán y fue durante su reinado que el Gran Sultanato Selyúcida alcanzó su cénit.[23]​ El sistema militar Iqtá y la Universidad Nizāmīyyah de Bagdad fueron establecidos por Nizām al-Mulk, y el reinado de Malik Shah I fue considerado como la edad de oro de los "grandes selyúcidas". El Califa abasí lo tituló "El Sultán del Este y el Oeste" en 1087. Sin embargo, los asesinos (Hashshashin) de Hassan-i Sabbāh empezaron a convertirse en una fuerza durante su época, y asesinaron a muchas figuras destacadas de su administración; según muchas fuentes estas víctimas incluyeron a Nizām al-Mulk.

A partir de 1079/80, Georgia fue presionada para que se sometiera a Malik Shah a fin de garantizar un grado precioso de paz al precio de un tributo anual.

El poder selyúcida estaba en su cénit bajo el reinado de Malik shāh I, y tanto los qarajánidas como los gaznávidas tuvieron que reconocer el señorío de los selyúcidas.[24]​ El dominio se estableció sobre los antiguos dominios sasánidas, en Irán e Irak, incluyendo Anatolia, Siria, así como partes de Asia Central y el moderno Afganistán.[25]​ El gobierno selyúcida se inspiraba en la organización tribal común a los nómadas turcos y mongoles y se asemejaba a una "federación familiar" o "estado apelativo".[26]​ Bajo esta organización, el miembro principal de la familia suprema asignaba a los miembros de la familia porciones de sus dominios como apátridas autónomos.[27]

Cuando Malik Shāh I murió en 1092, el Sultanato se dividió cuando su hermano y cuatro hijos se disputaron el reparto del Sultanato entre ellos. En Anatolia fue sucedido por Kilij Arslan I, que fundó el Sultanato de Rum, y en Siria su hermano Tutush I. En Persia le sucedió su hijo Mahmud I, cuyo reinado fue disputado por sus otros tres hermanos Barkiyaruq en Irak, Muhammad I en Bagdad, y Ahmad Sanjar en Jorasán. Cuando murió Tutush I, sus hijos Radwan y Duqaq heredaron Alepo y Damasco respectivamente y se enfrentaron entre sí también, dividiendo aun más a Siria entre emires antagónicos entre sí.

En 1118, el tercer hijo Ahmad Sanjar se hizo con el Sultanato. Su sobrino, el hijo de Muhammad I, no reconoció su derecho al trono y Mahmud II se proclamó sultán y estableció su capital en Bagdad, hasta que en 1131 fue finalmente depuesto oficialmente por Ahmad Sanjar.

En otras partes del territorio nominal selyúcida estaban los artúquidas en el noreste de Siria y el norte de Mesopotamia; controlaron Jerusalén hasta 1098. La dinastía Danisméndida fundó un estado en el este de Anatolia y el norte de Siria, disputándose la tierra con el Sultanato de Rum, y Kerbogha ejerció su independencia como atabeg de Mosul.

Durante la Primera Cruzada, los estados fracturados de los selyúcidas se preocupaban más por consolidar sus propios territorios y obtener el control de sus vecinos que por cooperar contra los cruzados. La Cruzada Popular que llegó en 1096 fue derrotada fácilmente, pero no pudieron detener el progreso del ejército de la posterior Cruzada de los Príncipes, que tomó importantes ciudades como Nicea (İznik), Iconio (Konya), Cesarea Mazaca (Kayseri) y Antioquía (Antakya) en su marcha hacia Jerusalén (Al-Quds). En 1099 los cruzados finalmente capturaron la Tierra Santa y establecieron los primeros estados cruzados. Los selyúcidas ya habían perdido Palestina a manos de los fatimíes, que la habían recapturado justo antes de su captura por los cruzados.

Después de saquear el condado de Edesa, el comandante selyúcida Ilghazi hizo la paz con los cruzados. En 1121 se dirigió hacia el norte, hacia Georgia, y con unos efectivos que supuestamente ascendían a 250.000-350.000, incluidos los hombres dirigidos por su yerno Sadaqah y el sultán Malik de Ganyá, invadió el Reino de Georgia.[28][29]David IV de Georgia reunió a 40.000 guerreros georgianos, incluyendo 5.000 guardias mona-spa, 15.000 kipchaks, 300 alanos y 100 cruzados franceses para luchar contra el vasto ejército de Ilghazi. La Batalla de Didgori se libró entre los ejércitos del Reino de Georgia y el Sultanato Selyúcida, el 12 de agosto de 1121. Como resultado, los selyúcidas fueron derrotados y huyeron del campo de batalla, siendo atropellados por la caballería georgiana durante varios días. La batalla ayudó a los estados cruzados, que habían estado bajo la presión de los ejércitos de Ilghazi. El debilitamiento del principal enemigo de los principados latinos fue beneficioso para el Reino de Jerusalén bajo el Rey Balduino II.

Durante este tiempo el conflicto con los estados cruzados también fue intermitente, y después de la Primera Cruzada los atabegs, cada vez más independientes, se aliaban frecuentemente con los estados cruzados contra otros atabegs, ya que competían entre sí por el territorio. En Mosul, Zengi sucedió a Kerbogha como atabeg y comenzó con éxito el proceso de consolidación de los atabegs de Siria. En 1144 Zengi capturó Edesa, ya que el condado de Edesa se había aliado con los artuquíes en su contra. Este acontecimiento desencadenó el inicio de la Segunda Cruzada. Nur al-Din, uno de los hijos de Zengi que le sucedió como atabeg de Alepo, creó una alianza en la región para oponerse a la Segunda Cruzada, que desembarcó en 1147.

Ahmad Sanjar luchó para contener las revueltas de los karajánidas en Transoxiana, los guríes en Afganistán y los qarluks en el Kirguistán moderno, así como la invasión nómada de los kara-kitais en el este. El Kanato de Kara-kitai en avance primero derrotó a los karajánidas del este, y luego siguió aplastando a las tropas del Kanato de Kara-kitai del oeste, que eran vasallos de los selyúcidas en Khodjent. Los karajaníes se volvieron a sus señores los selyúcidas para pedir ayuda, a lo que Sanjar respondió liderando personalmente un ejército contra los Kara-Kitai. Sin embargo, el ejército de Sanjar fue derrotado decisivamente por la hueste de Yelu Dashi en la batalla de Qatwan el 9 de septiembre de 1141. Mientras que Sanjar logró escapar con vida, muchos de sus parientes cercanos, incluyendo su esposa, fueron llevados cautivos en las secuelas de la batalla. Como resultado del fracaso de Sanjar para hacer frente a la amenaza invasora del este, el Sultanato Selyúcida perdió todas sus provincias orientales hasta el río Sir Daria, y el vasallaje de los karajánidas occidentales fue usurpado por Kara-Kitai, también conocido como el Liao occidental en la historiografía china.[30]

En 1153, los Turcos Oghuz se rebelaron y capturaron a Sanjar, sin embargo, consiguió escapar después de tres años pero murió un año después. Los atabegs, como los zanguíes y los artúquidas, estaban solo nominalmente bajo el sultán selyúcida, y generalmente controlaban Siria de forma independiente. Cuando Ahmad Sanjar murió en 1157, esto fracturó aun más el Sultanato y convirtió a los atabegs en efectivamente independientes.

Luego de la Segunda Cruzada, el general Shirkuh de Nur ad-Din, que se había establecido en Egipto en tierra fatimí, fue sucedido por Saladino. Con el tiempo, Saladino se rebeló contra Nur ad-Din y, a su muerte, se casó con su viuda y capturó la mayor parte de Siria y creó la dinastía ayubí.

En otros frentes, el Reino de Georgia comenzó a convertirse en una potencia regional y extendió sus fronteras a expensas del Gran Selyúcida. Lo mismo ocurrió durante el resurgimiento del Reino Armenio de Cilicia bajo el reinado de León II de Armenia en Anatolia. El califa abasí An-Násir también comenzó a reafirmar la autoridad del califa y se alió con el shah corasmio Tekish.

Durante un breve período, Togrul III fue sultán de todos los selyúcidas excepto de Anatolia. En 1194, sin embargo, Togrul fue derrotado por Tekish, el Sha del Imperio corasmio, y el Sultanato Selyúcida finalmente se derrumbó. Del antiguo imperio, solo quedaba el Sultanato de Rum en Anatolia.

A medida que la dinastía declinaba a mediados del siglo XIII, los mongoles invadieron Anatolia en la década de 1260 y la dividieron en pequeños emiratos llamados los beylicatos de Anatolia. Con el tiempo, uno de ellos, el otomano, se elevaría al poder y conquistaría al resto.


English Version / Versión en Inglés > Seljuk Empire


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Imperio selyúcida (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!