x
1

Lengua aislada



Una lengua aislada es aquella que no tiene un parentesco genealógico o genético con ninguna otra lengua viva o muerta, o cuya relación con otras lenguas no ha sido demostrada. Ejemplos típicos son el euskera en España y Francia, el coreano en Corea, el ainu en Japón y Rusia, el purépecha en México, el burushaski en Pakistán, el mapudungun en Chile y Argentina o el antiguo sumerio en Mesopotamia, aunque hay lingüistas que cuestionan su carácter de lenguas aisladas. Algunos idiomas que eran considerados lenguas aisladas han sido reclasificados dentro de una familia lingüística. Es el caso del japonés, anteriormente considerado una lengua aislada y ahora considerado parte de las lenguas japónicas, debido a que las variedades lingüísticas de las Islas Ryūkyū antes se consideraban dialectos del japonés pero actualmente son vistas como lenguas independientes.

Es posible que todas las lenguas naturales desciendan de una única lengua, lo que impediría la existencia de auténticas lenguas aisladas. De ser cierto, lo que actualmente se consideran lenguas aisladas serían lenguas cuya relación genética no ha sido aún demostrada o que son inclasificables. Otros lingüistas, en cambio, sostienen que una nueva lengua natural podría surgir de la nada. [cita requerida]

Una lengua aislada es de hecho una familia de lenguas con un solo miembro. [1]Lyle Campbell cifra el número de lenguas aisladas conocidas, incluyendo algunas extinguidas, en 129. [2]

Se dice que dos lenguas están emparentadas cuando mediante los métodos de la lingüística histórica ha podido probarse que tienen un origen filogenético común, y por tanto ambas derivan de una lengua hablada más antigua que por diversificación dio lugar a esas lenguas modernas emparentadas. De hecho, se ha probado que casi todas las lenguas habladas en el mundo pueden ser agrupadas según su origen histórico en un número relativamente pequeño de familias de lenguas emparentadas entre sí. Así, por ejemplo, el español está relacionado con otras lenguas indoeuropeas como el inglés o el hindi derivando todas ellas de una lengua común, llamada a veces protoindoeuropeo. Por otro lado el chino mandarín, el tibetano, el birmano u otras lenguas sino-tibetanas resultaron de la evolución histórica de una lengua común. Según este criterio, una lengua aislada constituye una familia por sí sola, lo que explica el interés excepcional que despiertan entre los lingüistas.

Es posible que todas las lenguas habladas actualmente en el mundo estén relacionadas al descender de una única lengua ancestral (aunque el caso del idioma de señas de Nicaragua sugiere que bajo ciertas circunstancias y estímulos adecuados puede surgir una lengua nueva quasi ex nihilo). Las familias de lenguas establecidas serían en ese caso solamente las ramas superiores del inmenso árbol de todas las lenguas.

Esta es una de las razones por las que se han realizado incontables estudios buscando emparentar estas lenguas. Así, por ejemplo, el euskera ha sido comparado con prácticamente todas las familias de lenguas vivas y muertas, desde el sumerio a las lenguas del sur del Cáucaso sin resultados convincentes. Robert M. W. Dixon por su parte ha aplicado ideas de la teoría de la evolución biológica, en concreto de la moderna teoría del equilibrio puntuado para explicar por qué aun en el caso de que todas las lenguas estuvieran relacionadas resulta imposible encontrar parentescos reconocibles que vayan mucho más allá de 6000 u 8000 años.

El único método, universalmente aceptado, para probar el parentesco lingüístico es buscar una lista suficientemente amplia de términos cognados mediante el método comparativo que exhiba correspondencias fonéticas regulares. No existe acuerdo sobre el número mínimo de cognados para dar por establecida una relación genética, aunque la mayoría de familias de lenguas cuentan con alrededor de mil o dos mil cognados (en el caso de las familias mejor conocidas más). En el caso tentativo de las macrofamilias el número de cognados se reduce a unos pocos centenares, muchas veces dudosos y con correspondencias fonéticas poco regulares o criticables.

Un buen número de las lenguas aisladas supuestamente podrían ser el único testimonio de una familia de lenguas más amplia. Por ejemplo, en Europa un gran número de lenguas prerrománicas y pre-indoeuropeas desaparecieron sin dejar documentación. En la cuenca del Amazonas muchas de las lenguas aisladas son habladas por pueblos cazadores-recolectores que frecuentemente ocupan áreas marginales, y han sido desplazado por pueblos de tecnología más avanzada cuyas lenguas pertenecen a alguna de las grandes familias de lenguas amazónicas.

En ambos casos es razonable pensar en una y otra región, las lenguas aisladas documentadas son los supervivientes de familias más amplias, cuyos otros miembros desaparecieron sin dejar testimonio.

La consideración de lengua aislada no es exactamente la misma en todos los autores, en general, han llegado a considerarse lenguas aisladas tres tipos de lengua:

En general los autores más rigurosos con el término lengua aislada reservan el término lengua aislada para el tercero de estas acepciones. A continuación se dan ejemplos de cada una de estas situaciones:

En el mundo existen un puñado de grandes familias lingüísticas formadas por centenares o varias decenas de lenguas. Esas grandes familias aglutinan a la mayoría de lenguas del mundo. Sin embargo, existen un buen número de familias menores formadas por entre 2 y 4 lenguas. En ese caso las lenguas de esas familias estrictamente no son lenguas aisladas, aunque su situación respecto a la lingüística histórica es similar a la de las lenguas aisladas. En muchos casos, esas pequeñas familias están formadas por un conjunto de variedades lingüísticas que algunos autores consideran lenguas diferentes y otros consideran como parte de la misma macrolengua. En algunos casos es dudoso si es más conveniente clasificar a esas lenguas como lenguas aisladas (diversificadas dialectalmente) o como familias. Algunos ejemplos de esta situación son:

La cantidad de lenguas aisladas en todo el planeta es elevada, aunque la estimación de su número varía según los autores. Lyle Campbell propone una lista de 129 lenguas, [2]​ aunque para algunas lenguas de su lista solo se conocen apenas una o dos docenas de palabras, lo cual en general es insuficiente para asegurar con toda confianza que se trata de lenguas aisladas. Las lenguas aisladas a veces son complicadas de discernir de las lenguas no clasificadas, ya que no está definida qué cantidad de léxico es necesaria para asegurar que una lengua está suficientemente bien documentada o no a efectos de parentesco. Por otra parte, algunos autores como Campbell consideran lenguas aisladas a lenguas que otros autores consideran como lenguas emparentadas a familias lingüísticas. En esta sección se dan listas amplias de posibles lenguas aisladas, en lugar de listas escuetas con el fin de asegurar que toda lengua realmente aislada ha sido comentada.

La clasificación de Greenberg de las lenguas africanas autóctonas, divide a estas en cinco grupos principales: lenguas afroasiáticas, lenguas nilo-saharianas, lenguas nigero-congoleñas, lengua khoisanas y lenguas malgaches (este último grupo, parte de las lenguas austronesias, se restringe solo a la isla de Madagascar). Aunque en general se acepta esta clasificación existen algunas dudas sobre la corrección de los límites. Por ejemplo existen dudas sobre la unidad filogenética de las lenguas nilo-saharianas o sobre si algunos de sus subgrupos no son en realidad familias totalmente independientes o lenguas aisladas con influencia de lenguas vecinas pero no emparentadas con las mismas. Muchas de las lenguas que se clasifican como nilo-saharianas son a menudo consideradas como lenguas aisladas. A continuación se presentan las lenguas no-clasificadas o con clasificación más dudosa:[3]

América es el continente donde se registran más lenguas aisladas. Esto está en consonancia con la mayor diversidad lingüística encontrada en este continente. Además, existe un gran número de pequeñas familias (lenguas cuasi-aisladas) que si bien tienen parientes cercanos cuya diversificación parece reciente, no han podido verificarse parentesco con alguna de las familias mayores y antiguas. Un último factor importante en América es que la rápida colonización por parte de los europeos hizo desaparecer prematuramente un buen número de lenguas, de las que muchas veces existe muy poca documentación (frecuentemente una breve lista de vocabulario) a partir de la cual resulta difícil verificar adecuadamente parentescos con otras lenguas.

Lenguas cuasi-aisladas:

Lenguas de clasificación dudosa:

En Asia se distinguen:

Papúa-Nueva Guinea es probablemente la región lingüísticamente más diversa del planeta, y las clasificación de las lenguas de Papúa todavía es preliminar y necesita ser estudiada con mayor profundidad, por esa razón muchas de las lenguas papúes hasta donde se conocen parecen lenguas aisladas, aunque posteriores trabajos basados en el método comparativo pueden llevar e relacionar estas lenguas aisladas con otras de las familias papúes identificadas. Para Nueva Guinea y las regiones adyacentes Campbell propone la siguiente lista de lenguas aisladas:

Similarmente, para las lenguas de Australia se han propuesto un número elevado de familias algunas de las cuales necesitan un mayor estudio interno, y es posible que un trabajo más amplio encuentre parentesco entre las familias preliminarmente identificadas. Las lenguas de Tasmania en la actualidad están extintas y fueron poco documentadas y existen dudas incluso sobre su número exacto y las relaciones que pudieron existir entre ellas. Campbell (2010) propone la siguiente lista de lenguas australianas aisladas:

Los ejemplos no discutidos de lenguas aisladas de Europa se refieren todos a lenguas extinguidas, quitando el euskera, para las cuales existe una cierta cantidad de evidencia epigráfica o toponímica insuficiente para poder siquiera estudiar su parentesco:

Los casos más frecuentemente citados de lenguas aisladas de Europa, son ahora dudosos como lenguas aisladas, ya que existe cierta evidencia de que existieron lenguas relacionadas:

No se debe confundir el concepto de lengua aislada con una lengua que está aislada, bien porque tiene poco contacto con otras culturas (como el idioma rapanui de la isla de Pascua) o bien porque está muy alejada de otras lenguas relacionadas (como es el caso del la lengua malgache de Madagascar cuyos parientes más próximos se encuentran en el Sudeste Asiático).


English Version / Versión en Inglés > Language isolate


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Lengua aislada (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!