x
1

Platino



El platino es un elemento químico de número atómico 78, situado en el grupo 10 de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es Pt. Se trata de un metal de transición blanco grisáceo, precioso, pesado, maleable y dúctil. Es resistente a la corrosión y se encuentra en distintos minerales, frecuentemente junto con níquel y cobre; también se puede encontrar como metal. Se emplea en joyería, equipamiento de laboratorio, contactos eléctricos, empastes y catalizadores de automóviles.

Los arqueólogos han descubierto rastros de platino en el oro utilizado en los entierros del antiguo Egipto ya en el 1200 a. C.. Por ejemplo, se descubrió que una pequeña caja del entierro de Shepenupet II estaba decorada con jeroglíficos de oro y platino.[1]​ Sin embargo, el grado de conocimiento del metal por parte de los primeros egipcios no está claro, ya que es muy posible que no reconocieran que había platino en su oro.[2][3]

El metal fue utilizado por americanos precolombinos cerca de la actual Esmeraldas (Ecuador) para producir artefactos de una aleación de oro blanco y platino. Los arqueólogos suelen asociar la tradición de trabajar con platino en América del Sur con la cultura La Tolita (alrededor del 600 a. C.-200 d. C), pero las fechas y la ubicación precisas son difíciles de conseguir, ya que la mayoría de los artefactos de platino de la zona se compraron de segunda mano a través del comercio de antigüedades en lugar de ser obtenido por excavación directa.[4]​ Para trabajar el metal, combinaron polvos de oro y platino mediante sinterización. La aleación de oro y platino resultante sería lo suficientemente blanda para moldearla con herramientas.[5][6]​ El platino utilizado en tales objetos no era el elemento puro, sino una mezcla natural de los metales del grupo del platino, con pequeñas cantidades de paladio, rodio e iridio.[7]

La primera referencia escrita aparece en el siglo XVIII, en la obra del español Antonio de Ulloa, Relación Histórica del Viaje a la América Meridional, publicado en 1748. En esta obra se indica que se encuentra en los lavaderos de oro del Chocó (Colombia), y que era imposible de fundir con los medios de los que se disponía entonces. El nombre del elemento se refiere a que su color es parecido al de la plata. El platino fue utilizado para la producción de algunas piezas de orfebrería en la cultura de la Tolita, en el Ecuador precolombino.[8]​ El estudio detallado de las propiedades de este elemento fue realizado por químicos ingleses, especialmente William Watson, William  Brownrigg y William Lewis.[9]​ Los químicos franceses 1758, Pierre Joseph Macquer y Antoine Baumé demostraron que podía fundirse, utilizando un gran espejo cóncavo que concentraba el calor en el foco. Su purificación hasta hacerlo maleable fue conseguida en 1783 por Pierre-François Chabaneau, químico francés que trabajaba para la Corona española.[9]​ En 1822, el platino fue encontrado también en los montes Urales (Rusia), y más tarde en Canadá y Sudáfrica.

El platino se utiliza en múltiples y esenciales aplicaciones, mientras que nuevos usos para el platino se desarrollan constantemente.

Cuando está puro, es de color blanco grisáceo, maleable y dúctil. Es resistente a la corrosión y no se disuelve en la mayoría de los ácidos, aunque es posible disolverlo usando agua regia dando como resultado el ácido cloroplatínico.[10]​ Es atacado lentamente por el ácido clorhídrico (HCl) en presencia de aire. Se denomina grupo del platino a los elementos rutenio, osmio, rodio, iridio, paladio y platino. Estos elementos son bastante utilizados como catalizadores.

El platino es relativamente resistente al ataque químico, tiene buenas propiedades físicas a temperaturas altas, y también buenas propiedades eléctricas. Esto ha hecho que se utilice en distintas aplicaciones industriales. Por ejemplo, se puede emplear como electrodo, en contactos electrónicos, etc. El platino no se oxida con el aire, pero puede reaccionar, dependiendo de las condiciones, con cianuros, halógenos, azufre, plomo, silicio y otros elementos, así como con algunos óxidos básicos fundidos y ozono.

Actualmente, Sudáfrica cuenta con las reservas de platino más grandes del mundo (más del 70% del total mundial), por lo que se ha convertido en su mayor productor y exportador. Rusia y Canadá cuentan con modestas reservas de este metal, y Estados Unidos cuenta con una producción mínima a pesar de sus yacimientos (casi la mitad de los yacimientos canadienses). Solo entre Sudáfrica y Rusia se genera el 90% de la producción mundial de platino.

Se encuentra en minas de rocas ígneas en gránulos muy pequeños. La producción mundial de platino, estimada en unas 16 toneladas anuales, se reparte principalmente entre Colombia, Estados Unidos, Sudáfrica, Canadá y los países de la antigua URSS.

Normalmente se encuentra en estado metálico aleado con otros metales de su grupo en forma de pepitas y de escamas y asociado a los minerales de níquel, cobre y cromo fundamentalmente.

Se ha llegado a encontrar una pepita de unos 9,5 kg con casi un 80% de riqueza en platino y el resto distribuido en metales como iridio, paladio, rodio, osmio, rutenio, oro, etc.

En la naturaleza, generalmente forma parte de los Metales del Grupo del Platino y se encuentra junto a otros metales como el oro, el níquel o el cobre. Los Metales del Grupo del Platino (MGP) son Platino (Pt), Paladio (Pd), Rodio (Rh), Rutenio(Ru), Iridio (Ir) y Osmio (Os). Platino y Paladio son los más importantes del grupo.

Cifras tomadas en el 2003, incluye metales contenidos en minerales y concentrados, fuente: L'état du monde 2005

El platino como metal no es muy peligroso, pero sus sales pueden causar varios efectos como:

Finalmente, un peligro del platino es que este puede causar la potenciación de toxicidad de otros productos químicos peligrosos en el cuerpo humano, como es el selenio.



English Version / Versión en Inglés > Platinum


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Platino (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!