x
1

Reporteros Sin Fronteras



Reporteros Sin Fronteras o RSF (en francés Reporters sans frontières) es una organización no gubernamental internacional de origen francés con sede permanente en París cuyo objetivo, según declara en su presentación, es defender la libertad de prensa en el mundo y, en concreto, a los periodistas perseguidos por su actividad profesional.[1]​ Fue fundada en Montpellier en 1985 por cuatro periodistas: Robert Ménard, que fue Secretario General de la organización hasta 2008; Rémy Loury, Jacques Molénat y Émilien Jubineau.[2]​ El nombre se inspiró en el de otras organizaciones como Médicos Sin Fronteras.

En el año 2005, Reporteros Sin Fronteras recibió el Premio Sájarov a la libertad de conciencia que otorga el Parlamento Europeo, compartido con el movimiento Damas de Blanco y el abogado nigeriano Hauwa Ibrahim.[3]

RSF es miembro de la organización Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión (IFEX), una red mundial que agrupa a asociaciones en defensa de la libertad de expresión.

El carácter político e ideológico de la organización ha sido cuestionado en diversas ocasiones.[4]​ El que fuera cofundador y alma mater de la organización durante años, Robert Ménard, es desde 2014 alcalde de Béziers.[5]​ Desde junio de 2017 su presidente es Pierre Haski[6]​ y su Secretario General desde 2012 es Christophe Deloire. En España Reporteros Sin Fronteras está presidida desde 2017 por el periodista Alfonso Armada.[7]

No obstante su Consejo Emérito[8]​ está conformado por distintas personalidades del mundo, destacadas por defender la libertad de expresión; como lo son la premio Nobel de la paz iraní Shirin Ebadi[9]​, el juez Baltasar Garzón[10]​, Wu'er Kaixi, entre otros.

Aunque la organización como tal es pequeña en tamaño, RSF dispone de una red de más de 130 corresponsales en los cinco continentes y secciones nacionales en varios países (Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, España, Francia, Italia, Suecia y Suiza) y oficinas en Abiyán, Bangkok, Moscú, Nueva York, Tokio y Washington. Dispone de un sitio en Internet permanentemente actualizado y editado en tres idiomas (francés, inglés y español).

RSF afirma inspirarse en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que declara que todo individuo "tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión" y a "no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras". En Europa este derecho está recogido en la Convención Europea de Derechos Humanos, adoptada en 1950.

Las acciones que lleva a cabo RSF en defensa de sus objetivos son:

A causa de la impunidad de que disfrutan algunos responsables de crímenes cometidos contra periodistas, RSF decidió crear en enero de 2002, la red Damoclès. Su objetivo es ayudar a las víctimas e intervenir en las distintas instancias jurídicas competentes para que los responsables sean juzgados.

En septiembre de 2004 Reporteros sin fronteras informó que la versión en chino de la Wikipedia ya no es accesible desde China continental. La causa más probable es la cobertura que en la Wikipedia se hace de violaciones a los derechos humanos en ese país.[cita requerida]

RSF publica cada año una clasificación anual[11]​ sobre el estado de la libertad de prensa en el mundo. La lista se genera a partir de las respuestas obtenidas en una encuesta enviada a periodistas y especialistas relacionados por todo el mundo. En la encuesta se pregunta sobre ataques directos a periodistas y medios de comunicación así como otras fuentes indirectas de presión contra la prensa independiente.

El informe se elabora con un cuestionario enviado a las organizaciones asociadas con Reporteros Sin Fronteras (14 grupos de libertad de expresión en cinco continentes) y sus 130 corresponsales alrededor del mundo, además de periodistas, investigadores, juristas y activistas pro derechos humanos.[12]​El informe pregunta tanto acerca de ataques directos a periodistas y medios como otras formas indirectas de presión contra la libertad de prensa. El estudio también toma en consideración las presiones de grupos ajenos a los gobiernos, como por ejemplo el terrorismo de ETA en España o la Mafia en Rusia, o cualquier otro grupo que de una u otra forma ponga en peligro real la libertad de prensa de un país.

Según RSF, el índice se centra exclusivamente en la libertad de prensa y no mide en ningún caso la calidad del periodismo en un país. A causa de la metodología del estudio, que se basa en la percepción individual de los informantes, a menudo se producen amplios contrastes en la posición de un país en el escalafón de un año a otro.

RSF solicita a los miembros de su red responder a una encuesta de 52 preguntas que permite evaluar la libertad de prensa en cada país. Reciben la encuesta 14 asociaciones de defensa de la libertad de expresión implantadas en los cinco continentes, 130 corresponsales, además de periodistas, investigadores, juristas y militantes por los derechos humanos.

La imagen obtenida para un período dado toma en cuenta los eventos ocurridos entre el 1 de septiembre y el 31 de agosto de cada año. Considera únicamente violaciones de los derechos humanos que tienen que ver con la libertad de prensa, incluyendo atentados contra periodistas (clasificados en asesinatos, encarcelamiento, agresiones y amenazas) y contra medios de comunicación social (censura, decomiso de ediciones y equipos, visitas de control y otras presiones).

Otros factores tomados en cuenta son el grado de impunidad del que se benefician los causantes de violaciones a la libertad de prensa, el marco jurídico sobre el que se asienta el ejercicio de la profesión así como de los medios de comunicación social, la existencia de monopolios de estado en la prensa u otros medios, presencia de organismos de regulación y el comportamiento del estado frente a la prensa internacional.

Finalmente, se toma en cuenta en el índice los atentados a la libertad de circulación de la información vía Internet.

Actualmente el índice compara 167 países; para los demás no se tiene información completa o suficientemente fiable.

Un índice más alto significa mayores restricciones en la libertad de prensa e implica un puesto más bajo en la clasificación.

En 2010, los ingresos de RSF se provenían en un 45,4% de la venta de publicaciones, el 17,8% de donaciones de corporaciones y fundaciones y el 16,9% de instituciones públicas de varios países.[13]​ En 2013, el reparto era de 33% de publicaciones, 27% de fondos públicos y 14% de donaciones de corporaciones y fundaciones.[14]

La financiación pública proviene principalmente del Instrumento Europeo de Democracia y Derechos Humanos de la Comisión Europea,[13][14][15]​ la Agencia Francesa de Desarrollo[13][14][15]​ y la Organización Internacional de la Francofonía[13][15]

RSF también ha recibido financiación de la Fundación Nacional para la Democracia y Center for a Free Cuba de Estados Unidos, la Fundación de Francia, Fundación EDF, el Sigrid Rausing Trust, la Fundación Carmignac, Fundación Ford y Open Society Foundations.[15][16][17]

La organización ha recibido críticas por tener un sesgo anti-cubano, debido a su posición en contra de la situación de los derechos humanos en Cuba, y a que Cuba suele aparecer en los últimos puestos mundiales en cuanto a libertad de prensa. RSF ha sido acusada de estar asociada con sectores del exilio cubano de Miami y de dirigir una campaña contra Cuba y contra Venezuela, con un objetivo más político que de defensa de las libertades.[18]

La imparcialidad de RSF ha sido puesta en entredicho por algunos sectores ideológicos de izquierda y por varias organizaciones de periodistas tanto profesionales como sindicales de diferentes países.[19]

Algunos de los argumentos en que se apoyan las críticas son los siguientes:

Dicho Foro integra a organizaciones sindicales que apoyaron al Gobierno autonómico de Cataluña, que promovió la ley de lo audiovisual y las competencias del CAC objeto de crítica por parte de RSF

Sin embargo, RSF niega que dé un tratamiento especial a Cuba por motivos políticos o ideológicos. Su afirmación la sustentan en las cifras de informes: "En 2004, Reporteros sin Fronteras publicó 781 comunicados relativos a 118 países. 58 de esos comunicados se referían a China, 56 a Irak, 30 a Pakistán, 25 a Argelia, 25 a Costa de Marfil y 18 a Cuba."[24]

Lucie Morillon, por entonces representante de RSF en Washington, confirmó en una entrevista el 29 de abril de 2005 que la organización tenía un contrato con el Enviado Especial para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Otto Reich, que firmó en condición de consejero del Center for a Free Cuba, para informar a los europeos sobre la represión a periodistas en Cuba. CounterPunch, una organización crítica con RSF, citó la relación con Reich como controvertida, ya que Reich dirigió la Oficina de Diplomacia Pública de la administración de Ronald Reagan en los años 1980, cuando la oficina tomó parte en la llamada «Propaganda Blanca»: la diseminación encubierta de información para influir en la opinión doméstica sobre el apoyo por parte de Estados Unidos a campañas militares contra gobiernos de izquierda en América Latina.[25]

El 28 de noviembre de 2017 se realizó en el Club Suizo de Prensa una conferencia crítica con el grupo sirio Cascos Blancos. El 23 de noviembre, los representantes de RSF Suiza enviaron una carta al director del Club Suizo de Prensa, Guy Mettan, exigiéndole la cancelación del evento acusando a los invitados de propagandistas rusos. Según RSF, la periodista inglesa Vanessa Beeley justifica la tortura en Siria y no tendría credibilidad como periodista por trabajar para RT y Sputnik. En cuanto a dos representantes de Doctores Suecos para los Derechos Humanos invitados al evento, RSF les acusó de ser una organización de propaganda rusa. En su carta, RSF amenazó con cancelar su membresía del Club de Prensa si la conferencia no era cancelada. Guy Mettan contestó a RSF negándose a cancelar el evento y aseguró que durante los últimos 20 años el Club de Prensa sólo había recibido peticiones de este tipo por parte de «regímenes autoritarios o dictaduras como China, Arabia Saudita, Egipto o Baréin».[26][27]​ Finalmente la conferencia se llevó a cabo y RSF anunció su salida inmediata del Club de Prensa.[28]


English Version / Versión en Inglés > Reporters Without Borders


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Reporteros Sin Fronteras (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!