x
1

Tierras de la Corona de Francia



Las tierras de la corona, patrimonio de la corona, dominio real o (en francés) domaine royal (de demesne) de Francia se refiere a las tierras, feudos y derechos directamente poseídos por reyes de Francia.[1]​ Mientras el término acabó refiriéndose a una unidad territorial, el dominio real originalmente se refería a la red de "castillos, pueblos y fincas, bosques, ciudades, casas de religión y obispados, y los derechos de justicia, peajes e impuestos" efectivamente detentados por el rey o bajo su dominio.[2]​ En términos de territorio, antes del reinado de Enrique IV, el domaine royal no abarcaba la totalidad del territorio del reino de Francia y durante la mayor parte de la Edad Media significativas porciones del reino eran posesión directa de otros señores feudales.

En los siglos X y XI, los primeros capetos —siendo reyes de Francia— estuvieron entre los menos poderosos de los grandes señores feudales de Francia en términos del territorio poseído. Pacientemente, a través del uso de la ley feudal (y, en particular, la confiscación de feudos de vasallos rebeldes, la conquista, la anexión, hábiles matrimonios con herederas de grandes feudos, e incluso por compra, los reyes de Francia pudieron incrementar su dominio real. Para la época de Felipe IV, el significado de "dominio real" comenzó a pasar de ser una mera colección de tierras y derechos a una unidad territorial fija,[3]​ y para el siglo XVI el "dominio real" comenzó a coincidir con todo el reino. Sin embargo, el sistema medieval de infantazgo (una concesión de un feudo con los derechos de las tierras por el soberano a sus hijos menores, que revertiría a la corona al extinguirse la línea masculina descendiente del titular original) enajenó amplios territorios del dominio real y a veces creaba rivales peligrosos (especialmente en el ducado de Borgoña de los siglos XIV y XV).

Durante las guerras de religión, se criticó con frecuencia la enajenación de tierras y feudos del dominio real. El edicto de Moulins (1566) declaró que el dominio real (definido en el segundo artículo como toda la tierra controlada por la corona durante más de diez años) no podía enajenarse, excepto en dos casos: con vinculaciones, en el caso de una emergencia financiera, con una opción perpetua de recomprar la tierra; y para formar un infantazgo, que deben regresar a la corona en su estado original cuando se extinguiera la línea masculina.

Tradicionalmente, se esperaba que el rey sobreviviera a partir de las rentas generadas por el dominio real, pero las necesidades fiscales, especialmente en tiempos de guerra, llevó a los reyes a promulgar impuestos "especiales", como la taille, sobre la totalidad del reino (la taille se hizo permanente en 1439).

Al comienzo del reinado de Hugo Capeto, el patrimonio de la corona era extremadamente pequeño y estaba formado, en esencia, por una serie de posesiones dispersas en las regiones de la Île-de-France y el Orleanesado (Senlis, Poissy, Orléans), con otras bolsas aisladas, como Attigny. Estas tierras fueron en gran medida la herencia de los robertianos, los directos antecesores de los capetos.

Desde el reinado de Francisco I, el concepto de "dominio real" empieza a coincidir con el reino francés en general; el infantazgo de la Casa de Borbón, sin embargo, siguió enajenada.


English Version / Versión en Inglés > Crown lands of France


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Tierras de la Corona de Francia (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!