x
1

Novelda



Vista del Santuario de Santa María Magdalena

Novelda es un municipio de España situado en el interior de la provincia de Alicante, en la comarca del Medio Vinalopó. Conocido por su producción de uva y el comercio de especias y mármol, la localidad contaba con 25.651 habitantes en 2019 (INE).

Integrado en la comarca de Medio Vinalopó, se encuentra situado a 12 kilómetros de la capital comarcal, Elda, a 18 kilómetros de Elche y a 28 kilómetros de Alicante . El término municipal está atravesado por la Autovía de Alicante  A-31 , que integra la carretera  N-330  entre los pK 23 y 29, así como por la carretera  N-325 , que permite la comunicación con Aspe y Crevillente.


A grandes rasgos, el término municipal de Novelda se ubica en la zona externa de las Cordilleras Béticas. Dicha estructura geológica se ve influenciada por el accidente tectónico por donde transcurre el río Vinalopó, que atraviesa todo el territorio de noroeste a sureste.[2]​ En el cerro de la Mola (541 m) se levanta el castillo que fue el origen del municipio. La altitud del territorio oscila entre los 695 metros al noroeste (Sierra de Betíes) y los 190 metros en la ribera del río Vinalopó. Al noreste y al suroeste se levantan otras sierras que oscilan entre los 400 y 650 metros. La ciudad se alza a 241 metros sobre el nivel del mar.

El clima de Novelda es clima mediterráneo, pero sus temperaturas a lo largo de todo el año son constantes y agradables. En invierno hace bastante frío, siendo la temperatura media 8 °C, pero en verano el calor también se mantiene con temperaturas medias de 32 °C, aunque a veces ha llegado a sobrepasar los 40 °C.[cita requerida]

El importante eje caminero del Vinalopó y los numerosos vestigios arqueológicos –los más antiguos se remontan al Eneolítico– atestiguan la temprana ocupación de la zona. Conquistada por los castellanos, fue entregada al Señor de Villena, el infante Manuel de Castilla, hermano de Alfonso X El Sabio, como parte del apanage castellano de Villena. Entre los años 1243 y 1252 Novelda formó parte del Reino de Murcia por el Tratado de Almizra. En 1252 quedaba integrada entre los términos de la municipalidad de Alicante. A finales del siglo XIII, en 1296, se incorporaba al Reino de Valencia.

El año 1366, Pedro el Ceremonioso, rey de Aragón, cedía el señorío a Mateo Gornay. En 1393, su hijo, Juan I, y la esposa de este, Violante, nombraron a Pedro Maça de Liçana señor del lugar y del castillo. Esta casa constituyó, el año 1448, la baronía de Novelda. Con posterioridad fue propiedad, sucesivamente, de los Rocamora, de los duques de Mandás, de los marqueses de Terranova, condes de la Granja y marqueses de la Romana.

Durante los siglos XV y XVI, la fortaleza parece definitivamente abandonada, no así la población que siguió prosperando, de tal forma que en el año 1510 contaba con 230 familias que, en 1595, habían pasado a ser 2.115 habitantes, de los que la mayoría eran moriscos. La expulsión de 1609 representó para la ciudad una grave crisis demográfica y económica de la que no saldría hasta entrado el siglo XVIII.

En 1611 le fue concedida carta de poblamiento. Durante la Guerra de Sucesión tomó partido a favor del archiduque Carlos. En 1901 se le concedía el título de ciudad.

La agricultura Noveldense gira en tormo al monocultivo de la uva de mesa dentro de sus dos variedades principales: Aledo e Ideal. La actividad industrial más importante es la fabricación y elaboración de mármol y de piedra natural. Otra actividad industrial representada en el municipio es la agroalimentaria, especializada en el envasado y comercialización de especias, condimentos e infusiones.

Novelda cuenta con 26.054 habitantes (INE 2016), un 9,6% de los cuales es de nacionalidad extranjera (principalmente sudamericanos y de otros países de Europa).[3]

En Novelda algunas personas han tenido gran devoción a tres personalidades:

Fue nombrada patrona de la ciudad tras la protección que se le atribuyó debido a una plaga de cólera que nunca llegó a azotar la ciudad pero sí las vecinas.

En el año 1243 Novelda es reconquistada definitivamente por los ejércitos cristianos de Castilla, pasando a formar parte, hasta el año 1252, del Reino de Murcia. Y siguiendo la costumbre de los cristianos, la mezquita principal del enclave musulmán es demolida y en su lugar se construyó la primera iglesia de Novelda, bajo la advocación de La Natividad de Nuestra Señora Santa María.

Después de la conquista del Reino de Murcia por las tropas aragonesas de Jaime II se firma el Pacto de Torrellas-Elche, en 1305, con lo que Novelda pasa definitivamente a pertenecer al Reino de Valencia, de la Corona de Aragón.

Historia del templo de San Pedro como tal: A partir del siglo XVI Novelda aumenta considerablemente su población de cristianos, nuevos colonos e hijos de los primeros nacidos ya en el lugar , por lo que en el año 1553, quedándose pequeña la antigua parroquia de La Natividad, se comienza la construcción del actual templo de San Pedro Apóstol. Por el empuje de la mayoría cristiana, en 1565, los moriscos de la villa son obligados a bautizarse en la pila bautismal de la iglesia, aún sin concluir.

En 1602 se dan por terminadas las obras previstas, celebrándose en la flamante parroquia el Sacramento de la Confirmación por el Obispo de Orihuela Joseph Esteve. El templo ocupaba una superficie de unos 370 m², con nave principal con ocho capillas, baptisterio junto a la puerta principal, Altar Mayor y sacristía. Toda la fábrica la terminó el arquitecto Joseph Bernabeu, incluido el campanario, que se terminó de coronar en 1605.

Cuatro años más tarde, en 1609, los moriscos de Novelda son definitivamente expulsados, quedando la población reducida a la mitad, menos de 2000 habitantes. Este descenso demográfico se vio agravado durante todo el siglo XVII por constantes epidemias y sequías. Esto es paradójico, pues la nueva iglesia se construyó por el aumento de habitantes y cuando se concluyen las obras, precisamente, la población cae drásticamente y no se empieza a recuperar hasta el siglo siguiente.

En 1635 se concluye el retablo del Altar Mayor, obra de Antonio Torreblanca, rematado por una talla del titular, San Pedro, del escultor Antonio López.

En el siglo XVIII, con un nuevo aumento demográfico espectacular que lleva a la villa a casi 8000 habitantes, se decide agrandar la iglesia, prolongando la nave con el crucero y retrasando el Altar Mayor hasta el remate de la cruz. A ambos lados del presbiterio se sitúan dos medias naves laterales, con nueva sacristía e instalaciones. Asimismo, se añade la capilla de La Aurora en el lado de la Epístola del brazo del crucero y se embellece la puerta principal con la portada barroca. Todas estas obras fueron realizadas por Francisco Aznar y se concluyeron en 1742.

En 1778 el Obispo José Tormo crea el Cuerpo Clerical de la parroquia con veintiuna plazas de eclesiásticos.

En 1906 el campanario sufre peligro de derrumbe, y es demolido y reinaugurado uno de nueva planta en 1910, obra de Francisco López.

En 1936 el interior del templo fue expoliado y destruido y se utilizó como almacén y garaje. Fue reconstruido de nuevo al finalizar la Guerra Civil.

Novelda ha recogido las influencias gastronómicas de toda la zona hasta sacar lo mejor y ofrecerlo en un menú en el que destacan los gazpachos, fasegures, la gachamiga, el arroz con conejo y caracoles, los ajos en giraboix (cola de ternera, tomates secos, ñoras, ajos, cebollas, cardos, morcillas blancas y duras, patatas y aceite, hígado de pollo, huevos duros, pan tostado y las morcillas que se sacan de los ajos) o el caldo noveldense, elaborado con tomates maduros, berenjena, pimiento rojo, cebolla, anchoas, olivas y un diente de ajo, el "bullitori" de bacalao (típico de los viernes de cuaresma), el trigo picado, el arroz caldoso con verduras, la olla, etc.

Entre el 19 y el 25 de julio tienen lugar las fiestas Patronales y de Moros y Cristianos. Son las fiestas principales de la ciudad. El 22 de julio se celebra la festividad de Santa María Magdalena, patrona de la ciudad. El 21 y el 23 tienen lugar los desfiles de Moros y Cristianos.

Las fiestas de Moros y Cristianos han tomado gran fuerza y acogimiento popular desde su creación en 1970 por las comparsas decanas Astures y Negres Betànic's. Las actividades de dichas fiestas son organizadas por la Federación de Comparsas Santa María Magdalena. Actualmente componen dicha Federación ocho comparsas, tres del bando cristiano: Astures, Mozárabes y Zíngaros y cinco del bando moro: Negres Betànic's. Árabes Beduinos, Piratas Berberiscos, Árabes Damasquinos y Árabes Omeyas. En el primer fin de semana de febrero se celebra el mig any fester.

Otra fiesta propia de la ciudad es la "procesión de las 40 horas" que se celebra todos los martes de Carnaval. En este acto se saca la Sagrada Forma por las calles del centro de la ciudad. Llama la atención que en un día pagano como el Carnaval se celebre un acto religioso. El origen vino por una peste que azotó a la ciudad y, desde entonces, se le fue concedida a la ciudad este privilegio papal para solventar la pena.

La Semana Santa, también podemos considerar como una de las tradiciones propias, religiosas, patrimoniales y populares que mantiene con arraigo esta población. Con casi 3000 cofrades de participación en la actualidad, se mantiene viva desde que en el año 1880 procesionó en Novelda de forma oficial el Santo Entierro. Es de gran belleza la mayoría del patrimonio escultórico procesional, teniendo en los Hermanos Blanco, uno de los máximos exponentes en Novelda de la imaginería valenciana del siglo XX.

El club deportivo más destacado de la ciudad es el Novelda CF, actualmente en tercera división. Disputa sus encuentros en el Estadio Municipal La Magdalena.

También dispone de un velódromo, que aunque está sin mantenimiento municipal, lo usa el campeón de España de Madison Julio Amores.[5]

El municipio de Novelda está hermanado con las siguientes localidades:[6]


English Version / Versión en Inglés > Novelda


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Novelda (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!