Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel




English Version / Versión en Inglés > Duchess Anna Amalia of Brunswick-Wolfenbüttel

¿Qué día cumple años Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel?

Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel cumple los años el 24 de octubre.


¿Qué día nació Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel?

Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel nació el día 24 de octubre de 1739.


¿Cuántos años tiene Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel?

Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel cumpliría 283 años el 24 de octubre de este año. La edad actual es 282 años.


¿De qué signo es Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel?

Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel es del signo de Escorpio.


Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel (Wolfenbüttel, 24 de octubre de 1739 - Weimar, 10 de abril de 1807), por matrimonio Duquesa de Sajonia-Weimar-Eisenach, fue una mecenas y compositora alemana. Nació en el castillo de Wolfenbüttel, siendo la quinta de un total de trece hijos del duque Carlos I de Brunswick-Wolfenbüttel y la princesa Filipina Carlota de Prusia. Su abuelo materno fue el rey Federico Guillermo I de Prusia.

Su educación fue la usual para una princesa de la alta nobleza y estuvo a cargo de los teólogos Johann Friedrich Wilhelm Jesusalem y Matthias Theodor Cristoph Mittelstädt. A pesar de que su única finalidad era el matrimonio y la vida de la corte, las hijas del Duque recibieron la misma educación que los hijos. Su currículo incluía latín, inglés, francés y alemán, además de historia, geografía y teología. Su padre regía según los principios del despotismo ilustrado y promovía la música, el arte, el teatro y la educación. Estas experiencias de su juventud se reflejan en la posterior regencia de Ana Amalia. La instrucción religiosa era la parte más importante de la educación y se impartía tanto en alemán como en francés. La crianza de Anna Amalia siguió las tradiciones protestantes de la casa Brunswick, pero también integró principios "razonables" de conocimiento y pensamientos de equilibrio denominacional. Además, se instruyó en la historia de los estados, regentes y constitución imperial, geografía y bellas artes, por lo que aprendió a bailar y tocar el piano.

El 16 de marzo de 1756, con solo dieciséis años de edad, fue casada con el Duque Ernesto Augusto II de Sajonia-Weimar-Eisenach y se trasladó a la corte de Weimar. Ana Amalia dio a luz al príncipe heredero Carlos Augusto en septiembre del año siguiente. Su segundo hijo nació meses después de la prematura muerte de su esposo, que falleció el 28 de mayo de 1758. Ana Amalia permaneció viuda el resto de su vida.

De acuerdo con las estipulaciones del testamento de su esposo, Ana Amalia asumió la regencia de los ducados de Sajonia-Weimar y Sajonia-Eisenach en nombre de su hijo Carlos Augusto, que solo tenía nueve meses cuando murió su padre. Como regente, Ana Amalia tuvo que luchar constantemente contra la intromisión de los consejeros y la nobleza provincial. A medida que su hijo se acercaba a la mayoría de edad, estas intromisiones se hacían más persistentes.

Introdujo muchas reformas en la administración de justicia, administración estatal y en la educación, pero muchas de las reformas permanecieron incompletas. Hizo esfuerzos para darle un carácter más cosmopolita a la provincial ciudad de Weimar, introduciendo la iluminación nocturna de las calles y ordenando la destrucción de los graneros dentro de la ciudad. Además trató de mejorar las condiciones de vida de los más pobres, creando una escuela pública, pero sus esfuerzos no siempre fueron apreciados. Hubo disturbios cuando quiso introducir un impuesto para el entrenamiento de matronas y la creación de una casa de partos para combatir la mortalidad infantil y de parturientas. Al día siguiente de los disturbios, el 6 de mayo de 1774, un incendio destruyó el palacio de Weimar.

Cuando el 3 de septiembre de 1775 entregó el poder a su hijo Carlos Augusto, las finanzas del ducado estaban en mal estado debido a la Guerra de los siete años y los altos costos del mantenimiento de la corte, pero las deudas eran relativamente bajas.

La educación de sus hijos estuvo a cargo de Johann Eustach von Görtz, con el que nunca tuvo buenas relaciones a pesar de haberle recomendado ella misma para el puesto. Görtz se identificaba con las ideas de Jean-Jacques Rousseau y Johann Bernhard Basedow y trataba de incorporar estas ideas dentro de la enseñanza de los príncipes.

Ana Amalia temía que Görtz estuviera alienando a sus hijos, por lo que en 1772 incorporó al poeta y profesor de filosofía Christoph Martin Wieland al grupo de maestros de los príncipes. Esto condujo a muchos conflictos entre Görtz y Wieland por el favor del futuro duque. Al terminar la educación de los príncipes, Wieland permaneció en Weimar como asesor literario de Ana Amalia.

Durante su regencia, Ana Amalia fue siempre el centro de atención de los otros nobles de la corte. Hay muchos informes de visitantes que hablan de los bailes de máscaras y representaciones teatrales en la ciudad. En el año 1766, a instancias de Ana Amalia, la "Biblioteca ducal" fue trasladada del Palacio ducal al llamado Palacio verde, que había sido remodelado para su uso exclusivo. Ana Amalia fue una gran patrocinadora de la biblioteca, asignándole un presupuesto generoso para nuevas adquisiciones y donando libros de su colección privada. Al fin de su vida, sus donaciones personales ascendían a más de 5.000 libros.[1]​ Desde 1991 la biblioteca tiene el nombre de Biblioteca de la duquesa Ana Amalia en su honor, y en 1998 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.[2]

A partir de 1775 empezó a invitar a más y más poetas, científicos y artistas burgueses a las reuniones de la corte. Estos, por lo general, no eran ciudadanos de Weimar, sino más bien del resto de Alemania. Entre los invitados de esta época se encontraba Johann Joachim Christoph Bode de los Iluminati. Sus invitadas solían ser de la baja nobleza o esposas de militares.

La baronesa Charlotte von Stein, quien compartía su pasión por la literatura, el arte y la música, fue por muchos años su dama de compañía. Ana Amalia compuso una sinfonía, un oratorio, un divertimento y música para el Singspiel de Goethe Erwin und Elmire.[3]

Con la llegada de Johann Wolfgang Goethe en 1775, Weimar se convirtió en un centro de peregrinación para todas las luminarias literarias no solo de Alemania, sino de toda Europa. El año siguiente llegó Johann Gottfried Herder, seguido de Friedrich Schiller. Ana Amalia fue mecenas de las carreras de muchos literatos, artistas y filósofos. Su salón literario no tenía rival en su época.

Wieland dijo de la llamada "Corte de las musas" de Ana Amalia, que era:

Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel falleció el 10 de abril de 1807 en Weimar. Su cuerpo fue velado en el gran salón de baile, que fue forrado con tela negra para la ocasión, para que la población pudiera despedirse de su ex duquesa y madre duquesa. El propio Goethe escribió un obituario por su muerte.

Anna Amalia fue enterrada en la iglesia de la ciudad de Weimar a petición propia. A diferencia de los duques anteriores, no fue trasladada a la cripta real, que fue encargada por su hijo Carlos Augusto y finalizada en 1828.

La Biblioteca Ana Amalia fue una de las primeras bibliotecas principescas de acceso público en Alemania. Según una prehistoria que se remonta a 1552, la expansión específica de la biblioteca ducal comenzó en 1691 bajo el mando del duque Guillermo Ernesto de Sachsen-Weimar. Al principio estuvo alojado en tres habitaciones del palacio residencial. En 1766, Ana Amalia hizo convertir el Palacio Verde en una biblioteca. El inventario actual comprende alrededor de 1 millón de volúmenes, incluidos alrededor de 200.000 del período anterior a 1850.

Dentro de la llamada Biblioteca de la Duquesa Ana Amalia (también conocida como la “Biblioteca Estatal de Turingia”), la biblioteca privada de la Duquesa , con alrededor de 5000 volúmenes, es una de las mayores colecciones privadas de libros de princesas alemanas del siglo XVIII. La colección de libros presentaba inicialmente literatura europea en francés, como era habitual en ese momento entre las princesas, pero a partir de 1776 el catálogo muestra un “giro decisivo hacia la literatura alemana y las traducciones al alemán. A diferencia de otras pequeñas granjas alemanas, Anna Amalia participó en la reflexión sobre la lengua y la tradición alemanas que se ha hecho evidente desde la década de 1870. (Bärbel Raschke)

Como señala Raschke, la biblioteca contiene los clásicos franceses y los escritos de Voltaire , Wolff , John Locke y Kant , entre otros , las obras de Shakespeare y "una sorprendente cantidad de literatura de mujeres, sobre mujeres y para mujeres". También poseía varias historias literarias francesas e inglesas , así como los diez volúmenes de la historia de la literatura femenina europea desde la antigüedad hasta el día de hoy Parnasse des Dames por Louis-Édme Billardon de Sauvigny (1736-1812). Es apropiado que su colección también contenga copias de escritos defensivos profemininos de la Querelle des femmes Están localizados.



Escribe un comentario o lo que quieras sobre Ana Amalia de Brunswick-Wolfenbüttel (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!