x
1

Citrus × limon



Citrus × limon, el limonero, es un pequeño árbol frutal perenne. Su fruto es el limón (en árabe, ليمون‎, laimún, del persa laimú o laimún)[1]​ o citrón,[2]​ una fruta comestible de sabor ácido y extremadamente fragante que se usa principalmente en la alimentación. La mayoría de las variedades producen frutos durante todo el año. La madera de limonero se utiliza en ebanistería.

Se trata de un híbrido entre C. medica (cidro o limón francés) y C. aurantium (naranjo amargo).[3]​ Aunque otros autores creen que es el resultado de diversos retrocruces entre Citrus medica y Citrus × aurantifolia.[4]

Es un árbol perenne, a menudo con espinas, que puede alcanzar los cuatro metros de altura, con copa abierta muy ramificada.[5]​ Sus hojas son alternas, simples, coriáceas, con limbo elíptico de margen más o menos cerrado, glanduloso; a su vez contiene una nervadura penninervial. La inserción de su tallo es peciolada y su disposición es alterna. Es de color verde mate lustroso de unos 5-10 cm de largo y con peciolo cilíndrico articulado. Las flores, comúnmente llamadas (al igual que las del naranjo) azahares o flores de azahar, son solitarias o se organizan en pares o cortas inflorescencias corimbosas axilares. El cáliz tiene de 4 a 7 —generalmente 5— sépalos de forma triangular soldados entre sí y la corola está formada por igual número de pétalos, libres, elípticos alargados, espesos, externamente glandulosos, blancos teñidos de rosa o violáceo en el envés. El androceo está formado por numerosos estambres (20-100) y el gineceo presenta un ovario ínfero con estilo grueso terminado por un estigma mazudo más o menos lobulado. Dicho ovario deriva en un fruto bacciforme en hesperidio con hasta 18 lóculos (gajos). Sus semillas, que pueden faltar por partenocarpia, son de forma más o menos ovoide, blanquecinas/amarillentas, centimétricas, irregularmente y longitudinalmente surcadas.[6]

El origen exacto del limonero no es del todo claro, y permanece todavía bajo un poco de misterio. Sin embargo, está extendida la idea de que los primeros limoneros crecieron en los valles del sur del Himalaya, en Assam en el noreste de India, la zona septentrional de Birmania y China,[7]​ y fue desconocido por griegos y romanos.[8][9]​ En el sur y el sudeste asiático, era muy conocido por sus propiedades antisépticas y fue largamente utilizado como antídoto para diferentes venenos. Se introdujo más tarde en Persia y luego en Irak y Egipto alrededor del año 700. Los limones entraron en Europa (presumiblemente cerca del sur de Italia) alrededor del siglo I, durante la época de la antigua Roma. Sin embargo, no tuvo un extenso cultivo.

Fue nombrado por primera vez en el libro sobre agricultura Tratado sobre Agricultura Nabathae en el siglo III o IV.[8][9]​ Su cultivo no fue desarrollado de forma más extensiva en occidente hasta después de la conquista musulmana de la península ibérica, extendiéndose entonces por todo el litoral mediterráneo donde se cultiva en gran medida, debido al clima, para el consumo propio y de exportación.

La primera plantación realmente importante en Europa se llevó a cabo en Génova hacia mediados del siglo XV dC.[9]​ Hacia las Américas se exportó en 1493 cuando Colón llevó limones a bordo de la Española para sus viajes. La conquista española a lo largo de las tierras del Nuevo Mundo fue expandiendo las semillas de limoneros. Fue usado de forma importante como planta ornamental y medicinal.[9]​ Hacia los siglos XVIII y XIX, los limoneros fueron incrementando progresivamente su presencia en las plantaciones de Florida y California, cuando los limones fueron ganando peso en su uso en la cocina y como perfume.[10]

En 1747 los experimentos de James Lind en navegantes que sufrían escorbuto demostraron una mejora sustancial cuando dentro de sus dietas se incorporaba el zumo de limón.[11]

Es considerado uno de los árboles frutales más importantes del mundo, por eso su cultivo y su consumo se realiza con igual importancia en los cinco continentes. Son explotados comercialmente en prácticamente todos los países donde las condiciones climáticas les permitan prosperar (soporta mal las bajas temperaturas). Sin embargo, los productores más importantes de limoneros del mundo son los Estados Unidos, España y Turquía. En el hemisferio Sur cabe destacar Argentina, Chile y Sudáfrica.

Existen diversas variedades de limoneros:

Como en frutos de otras especies de origen tropical o subtropical, se requiere la exposición de los limones a temperaturas de 10-13 °C, con humedad relativa de 85-90 % para su conservación industrial en estado fresco.[21]​ En esas condiciones, la vida en postcosecha puede prolongarse entre 1 y 6 meses.[21]​ La exposición a temperaturas inferiores puede generar daño por frío y pérdida de jugosidad.

El limón es un fruto no climatérico, y su producción de etileno es baja.[21]​ Las respuestas a la aplicación de atmósferas controladas (O2 5-10 %; CO2 0-10 %) fueron pobres, y no hay respuesta de interés tecnológico al 1-metilciclopropeno, inhibidor de la acción del etileno,[21]​ con la salvedad de aquellos limones que por exigencias de mercado se comercializan verdes: en tal caso, el 1-metilciclopropeno podría utilizarse como una herramienta para la conservación del color, ya que con la inhibición de la acción del etileno también inhibe el desverdecimiento en cítricos.[22]

El limonero se presenta generalmente como resistente a temperaturas de aproximadamente -5 °C. Más precisamente, los efectos del frío en los limoneros son los siguientes (las temperaturas se dan a título indicativo y pueden variar algunos grados según la naturaleza del suelo, el viento, la humedad, el portainjerto, etc.).

El limonero es atacado por el piojo blanco (Aspidiotus nerii). Esta cochinilla afecta a los frutos desde su formación hasta la madurez, lo que supone un quebranto económico importante para los agricultores.

Otras muchas cochinillas atacan también al limonero como a otros cítricos, como las serpetas, con forma de coma, caparretas y otros piojos. Es de destacar el ataque de cochinillas algodonosas, como el cotonet (Planococcus citri) o la cochinilla acanalada (Icerya purchasi). Pero quizás la más importante a nivel comercial sea la cochinilla roja australiana (Aonidiella aurantii).

EL limonero sobrevive en un ambiente de numerosos virus, agresivos, como los correspondientes a la tristeza de los cítricos.[23]​ En relación con el portainjerto para evadir a la virosis, en España, se prohíbe el uso del naranjo amargo como patrón. Tales portainjertos deben ser citrange troyer, citrange carrizo, mandarino Cleopatra o poncirus trifoliata, que no tienen problemas con el virus de la tristeza.[24]​ Los viveros injertan yemas certificadas o exentas de los virus más importantes en cítricos.[25]

Tradicionalmente se le atribuyen numerosos usos, concretamente, a su fruto, el limón.

Es utilizada para prevenir la acción de virus y bacterias, aumentando las defensas del organismo. Es decir, activa los glóbulos blancos debido a su alto contenido en vitamina C.

En cuanto al aparato respiratorio, ayuda a combatir infecciones respiratorias como los resfriados y la gripe.

También es útil para el aparato digestivo, ya que hace una función reguladora y estimula las secreciones gástricas. Además, calma la acidez estomacal, la gastritis y es eficaz para evitar o frenar el vómito y expulsar los parásitos intestinales.

Se utiliza para tratar infecciones urinarias, gota, dolores reumáticos, colesterol, artritis, gracias a sus virtudes diuréticas y depurativas.

En el aparato circulatorio, no sólo tonifica los vasos sanguíneos, sino que también previene la angina de pecho, ayuda a la circulación sanguínea, rebaja la hipertensión , combate el arterioesclerosis y estimula la formación de glóbulos rojos, y es muy adecuado para el tratamiento de la anemia.

En el uso externo se aplica para curar irritaciones, úlceras, picaduras de insectos, herpes labiales, acné, epistasia y en forma de gargarismos para las anginas y la faringitis. También en uso externo se tiene constancia de su utilidad en gingivitis, las caries, el halitosis, hongos en las uñas, para combatir las impurezas de la piel, para relajar los pies y para aliviar los dolores del reumatismo.

En gastronomía se utiliza tanto la pulpa del limón, como su piel, a menudo para aromatizar por ejemplo, en varios guisos o rissotos,[26]​ o como condimento, e incluso las hojas del limonero, que se comen fritas o en buñuelos. Se utiliza para hacer postres o bebidas, como la limonada, y como ornamento para bebidas, licores y comidas. También, para pastelería en general (por ejemplo, tarta de mousse de limón,[27]​ brazos de gitano de limón,[28]​ etc.) y para aromatizar diversos platos.

El limón era muy utilizado por los marineros, que pasaban largos periodos en el mar sin acceso a otras frutas o verduras, para evitar el escorbuto, una enfermedad causada por falta de vitamina C. Como los limones podían aguantar mucho tiempo frescos, los capitanes las proporcionaban a la tripulación para que no enfermaran.

En cursiva, los más habituales en España: Citro, limoe, limoi, limón, limón agrio, limón agrio (fruto), limón capuchino, limoncillo, limón de carne, limón de confitar, limón de San Francisco, limonero, limones de carne, limones de figuras, limones (fruto), limones preñados, limón (fruto), limón imperial, limón ordinario, limón real.[30]

En 2018, la producción mundial de limones (combinada con limas para informes) fue de 19,4 millones de toneladas.[32]​ Los principales productores —India, México, China, Argentina, Brasil y Turquía— colectivamente representaron el 65% de la producción mundial (tabla).[32]

Es uno de los cítricos más sensibles al frío, por eso es cultivado intensivamente más hacia el sur que naranjas y mandarinas. En cambio no necesita tanto calor durante el verano, ya que los frutos no son dulces y por eso a pequeña escala también se cultiva en el litoral de Galicia y del Cantábrico. Es imprescindible que el suelo esté bien aireado porque si no las raíces se mueren. Puede presentar clorosis férrica en tierras calizas. Necesita gran cantidad de magnesio.

Para crecer bien el limonero debe ser plantado en tierras semiligeras, ricas en materia orgánica, pH neutro y permeables. Necesita una temperatura de entre 17 y 28 °C, no soporta heladas fuertes ni demasiado viento.

El crecimiento vegetativo tiene lugar en las ramas más jóvenes en los tres períodos siguientes:

Tiene flores, frutos en formación y frutos maduros al mismo tiempo. Los frutos tardan de 10 a 18 meses en madurar y se hacen hasta tres cosechas durante el año.

Como árbol originario de las regiones tropicales (estribaciones del Himalaya) dónde la pluviometría llega a entre 1000 y 2000 mm/año, a los limoneros les gusta la tierra siempre fresca pero bien drenada. Sus raíces son en su mayoría poco profundas y no les gusta la presencia de pastos u otras plantas que compiten con ellos. Les gustan un poco los suelos ácidos, o neutrales. Algunos portainjertos toleran los suelos calcáreos. Su codicia por el agua puede acelerar la lixiviación del suelo por lo que entonces es necesario fertilizar.

A los limoneros les gusta especialmente el sol pleno. No tienen miedo de verse expuestos hacia el sur incluso en una fuerte ola de calor. Por otro lado, temen al viento que podría secarlos.

Las hojas del limonero dan la información:[34]

Hay fertilizantes para cítricos en el mercado; pero cualquier rico en nitrógeno y potasio (proporciones 2-1-2 de NPK) así como magnesio sirve.[35]​ El agua de riego demasiado clorada o salada causa problemas.[36]​ Hace falta agregar fertilizante con regularidad, al menos una vez por trimestre, o incluso una vez al mes durante los meses de fuerte crecimiento. Un limonero bien engordado resiste mejor una ligera exposición al frío que uno que sea deficiente.


English Version / Versión en Inglés > Lemon


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Citrus × limon (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!