x
1

Mónaco



Location Monaco Europe.png

19 200

Mónaco[3]​ —oficialmente, el Principado de Mónaco (en francés: Principauté de Monaco; en monegasco: Prinçipatu de Mu̍negu; en italiano: Principato di Monaco; en occitano: Principat de Mónegue)— es un país soberano, situado en Europa Occidental, constituido, según su constitución, en un estado de derecho que profesa el respeto de los derechos y libertades fundamentales, y cuya forma de gobierno es la monarquía constitucional. Su territorio está organizado en diez distritos.

El Principado se encuentra entre el mar Mediterráneo y las bajas estribaciones de los Alpes, enclavado en la Riviera francesa. Tiene frontera terrestre con Francia (5469 metros) [4]​ y se encuentra en la cercanía de la frontera franco-italiana. Posee una costa de 3829 metros,[4]​ y un ancho que varía entre los 1700 y 349 metros. El punto más alto del país es el sendero Chemin des Révoires, con una altitud de 164,4 m s. n. m..[4]

Ocupa el segundo lugar como estado más pequeño del mundo, siendo el estado de la Ciudad del Vaticano el primero, y el primero por densidad de población. Mónaco era un principado italiano, y estuvo ligado a Italia, y a España como protectorado por un siglo (de 1524 a 1624, cuando la guarnición española fue expulsada), hasta la invasión y anexión francesa del condado de Niza en 1860; hasta entonces, la lengua oficial era la lengua italiana. La lengua monegasca es una variante del idioma ligur.

El topónimo Mónaco proviene de la forma griega Monoïkos (Μόνοικος) atestiguada por Hecateo de Mileto en el siglo VI a. C. quien la llama "una ciudad ligur" (Μόνοικος, πόλις Λιγυστική, es decir; Monoïkos, polis Ligustikè). El nombre aparece como Monœci durante el siglo I, en la obra de Estrabón.[5][6]

Existen muchas hipótesis sobre el significado y el origen de este nombre, asociadas a los ligures locales, los fenicios y los colonos griegos. Las primeras tribus ligures se asentaron en la región hacia finales del segundo milenio a. C.[7]​ y es probable que Monoïkos fuese la forma griega del nombre de la tribu ligur que ocupaba la roca.[8]

La hipótesis más común, sin embargo, es la que relaciona a Monoïkos con un antiguo puesto comercial fenicio.[9]​ Según esta teoría, los fenicios habrían elevado un templo en honor de Melkart, dios que era identificado por los griegos como Heracles.[10]​ En efecto, durante toda la Antigüedad, el puerto de Mónaco[11]​ fue asociado a Heracles (Hércules para los romanos),[12]​ bajo el nombre, o advocación, de Héraklès Monoïkos (Ἡρακλῆς Μόνοικος), es decir; "Heracles, el solitario" o "Heracles, el del templo único". Sin embargo, la palabra Μόνοικος por sí misma no tiene ningún significado en griego y la interpretación por "μόνος" (monos es decir "solo, solitario"[13]​ ) más "οἶκος" (oikos o sea; "casa",[14]​) probablemente sea una etimología popular. El arqueólogo francés Fernand Benoit considera que se trata de una forma étnica ligur, helenizada como Μονοίκιος [15]

El principado se denomina Múnegu en monegasco, dialecto ligur, y Mónegue en lengua occitana, los dos idiomas del territorio. En italiano es Monaco. En francés se usaron las formas «Mourgues» y «Monègue»,[16]​ tomadas del provenzal. Más tarde se impuso el nombre italiano, pero con una pronunciación diferente. No obstante el gentilicio francés continuó siendo monégasque, a partir de la forma occitana, y de ese gentilicio derivó el español; monegasco.

El emplazamiento estuvo habitado desde la prehistoria, pero los primeros habitantes conocidos de la región fueron los ligures, de una de cuyas tribus podría derivar el nombre del lugar.

Para comerciar con ellos, los fenicios erigieron un puesto comercial y es probable que también un lugar de culto vinculado al dios fenicio Melkart.[5]​ al cual los griegos identificaron con Heracles, con el epíteto de Monoikos, es decir, el solitario.

Los focenses de Marsella fundaron durante el siglo VI a.C. y en el mismo lugar, la colonia de Monoikos, la cual fue llamada Portus Herculis Monæci por los romanos que conquistaron la región en el siglo I a. C. incorporándola a la provincia de los Alpes Martítimos.

Más tarde el territorio fue dominado por visigodos, francos y lombardos, hasta ser incorporado al imperio carolingio en el siglo VIII y luego al Sacro Imperio, de cual lo recibió la República de Génova hasta 1297, año en el cual la familia Grimaldi tomó el poder como príncipes, adquiriéndolo de derecho en 1419.

Hasta su independencia fue codiciada como base naval por los franceses. Se celebraron diversos tratados de protección y autonomía con Francia (1409, 1641 y 1861), España (en 1512), y el Reino de Cerdeña (Congreso de Viena de 1815). Ocupada por los españoles en 1605, obtuvo los señoríos de Roccabruna (Roquebrune) y Mentone (Mentón), los cuales perdería con la Revolución de 1848. Durante la Revolución Francesa el país fue ocupado en 1793, situación que perduraría hasta 1815. Hasta 1847, el principado de Mónaco ocupó una superficie total de 24 km² y comprendía tres comunas: Mónaco (1250 habitantes), Roquebrune (hoy Roquebrune-Cap-Martin) (850 habitantes) y Mentón (4.900 habitantes). Pero durante el movimiento revolucionario de 1848, Mentón y Roquebrune proclamaron su revocación de la familia Grimaldi y se proclamaron "ciudades libres" bajo la protección del Reino de Cerdeña. Niza, Mentón y Roquebrune votaron su anexión a Francia, que fue ratificada por el tratado franco-monegasco de 1861. En 1865 se firmó un convenio con Francia sobre las cuestiones de aduanas y aboliciones de impuestos directos. Con el príncipe Alberto I, se procedió a abolir el absolutismo en 1869.

Durante el siglo XX, Mónaco sufrió serias vicisitudes que amenazaron su independencia nacional. Se reformó en dos ocasiones la Constitución de 1911, (en 1917 y en 1930). Luis II tuvo que reconocer a su hija Carlota para asegurar la continuidad dinástica del futuro Rainiero III, que ascendió al trono en 1949; diez años después, este tuvo que suspender la constitución tras varios desacuerdos con el Consejo Nacional.

En 1962, se promulgó una nueva constitución, asegurándose así el respeto a los derechos fundamentales de los monegascos. Al año siguiente, se firmó un tratado con Francia, con el cual se arreglaron diferencias económicas y se crearon nuevos acuerdos de vecindad y moneda, que se renovaron en 2002 con la puesta en circulación del euro en Mónaco, si bien este estado no es miembro de la Unión Europea.

El territorio actual de Mónaco sirvió de abrigo a los primeros habitantes de la región a partir del final del Paleolítico inferior, aproximadamente hace 300 000 años. Restos óseos de animales que sirvieron de alimento a estos hombres prehistóricos fueron encontrados en una caverna del Jardín exótico de Mónaco.[17]​ Las excavaciones han igualmente revelado la presencia de una cuenca en la cueva del Observatorio y en la cueva del Príncipe.[18]​ La presencia humana está atestiguada en el Paleolítico medio y en el superior. Se han encontrado restos de obras de arte (grabados y esculturas) dentro de cuevas, datadas hacia 1500 a.C. Las sepulturas, individuales o colectivas, se vuelven cada vez más numerosas. Un enterramiento de dos personas, llamados "de Grimaldi" (no confundir con la familia principesca), data de esta época y contiene una mujer y un adolescente.

Según Diodoro de Sicilia y el geógrafo Estrabón, los primeros habitantes sedentarios de Mónaco fueron los ligures que vivían en el Liguria Antigua, hoy Liguria y el condado de Niza. No obstante, la antigua lengua ligur, sin conexión con las lenguas indoeuropeas, no estaba emparentada con el dialecto hoy en día hablado por los habitantes de Liguria ni con el monegasco moderno. Este avance hacia Mónaco fue debido quizás a la apertura marítima de un pueblo ligur situado tierra adentro.

Los griegos, fundaron la colonia de Monoïkos en el siglo VI a.C. en la bahía donde actualmente se encuentra Mónaco para comerciar con ligures, pueblo autóctono, y contrarrestando las ambiciones etruscas y púnicas sobre el oeste de Italia. La palabra Monoïkos se refiere a Hércules, adorado bajo el nombre de Hercules Monoecus. Según Diodoro de Sicilia y Estrabón, tanto griegos como ligures creían que Hércules había pasado por la región.

En 154 a.C. los romanos (Antigua Roma) intervinieron por primera vez en Liguria. La ciudad fue incorporada a la prefectura de Italia en la provincia de Liguria (Regio IX Liguria). El río Var o Varo separaba la Galia de la Région IX Liguria y otras regiones italianas.

Mónaco permaneció bajo dominio romano hasta la caída del Imperio Romano de Occidente el 4 de septiembre de 476. La bahía fue ocupada por sarracenos y diversas tribus germánicas. Los sarracenos fueron expulsados en 975 y en el siglo XI el estrecho fue nuevamente poblado por ligures.

En 1191, el sacro emperador Enrique VI concedió la soberanía sobre Mónaco a la ciudad de Génova, de donde eran originarios los ligures. El 10 de junio de 1215, una comitiva de gibelinos comandados por Fulco del Cassello comenzó la construcción de una fortaleza sobre la roca de Mónaco. Esta fecha marca el inicio de la historia moderna del Principado.

Esta fortaleza constituía un punto estratégico para controlar la región frente a los güelfos. Estos establecieron también cuarteles a fin de apoyar a sus guarniciones. Para atraer a los habitantes de Génova y de las ciudades próximas, ofrecieron tierra y exoneraron de impuestos a los nuevos pobladores.

Los orígenes de lo que hoy conocemos como Mónaco se remontan al año 1215, momento en el cual los genoveses construyeron un castillo[19]​en la Roca de Mónaco[20]​ como baluarte fronterizo. El 8 de enero de 1297, Francisco Grimaldi, descendiente de Otto Canella, cónsul de Génova en 1133, anexionó la fortaleza por la fuerza. Este güelfo no poseía más que un pequeño ejército, pero utilizó la estratagema de disfrazarse de monje, y una vez dentro abrió las puertas a sus soldados. Los güelfos fueron más tarde derrotados y François expulsado de Mónaco por los genoveses en 1301. La familia Grimaldi se alió entonces con el Rey de Francia.

Un primo de Francisco, Raniero I Grimaldi, al servicio de Felipe IV el Hermoso, comandando una flota de galeras, venció a los neerlandeses en la Batalla de Zierikzee en 1304. Fue nombrado entonces almirante de Francia. Padre de Carlos I Grimaldi, fundó la dinastía que lleva su nombre, que serviría fielmente a la monarquía francesa durante los siglos siguientes.[21]

Retomando la lucha contra Génova, Carlos I ocupó la ciudad el 12 de septiembre de 1331 y se autoproclamó Señor de Mónaco en 1342. Mientras adquiría el señorío de Menton en 1346, Carlos servía paralelamente a la corona francesa comandando una compañía de alabarderos en la batalla de Crécy, en tanto que socorría por mar el campamento francés tras el sitio de Calais. En 1355, obtuvo el señorío de Roquebrune. Pero en 1357 falleció durante el sitio comandado por el genovés Simón Boccanegra. La totalidad del principado fue entonces asimilado por Génova, a excepción de Menton, defendido por Raniero II, el hijo de Carlos, que rápidamente reconquistó Roquebrune.

Los hijos de Rainiero II, Ambrosio, Antonio y Juan, retomaron La Roca y se convirtieron todos en co-señores de la misma (institución poco frecuente en la Edad Media). Juan conservó por su parte solo Mónaco y La Condamine.[22]​ Permaneció en lucha continua contra los genoveses. Su hijo, Catalán, solo lo sucedió por tres años, y su nieta, Claudina Grimaldi, fue desposada en 1465 por Lambert Grimaldi d'Antibes. Este obtuvo en 1489 el reconocimiento de su independencia por el rey de Francia y el duque de Saboya. Génova intentó un último sitio en 1509, pero de cara a una resistencia victoriosa, renunció definitivamente a Mónaco.

El siglo XVI va a suponer para Mónaco la entrada en el círculo de las grandes potencias europeas. Va a dejar de depender del ducado de Saboya, de Génova o de Milán, para pasar a entablar relaciones de más nivel con Francia o España.[23]

Luciano I murió asesinado en 1523 por su primo Bartolomeo Doria. No dejó más que un hijo de corta edad, Honorato, cuya tutela le fue confiada a su tío Agustín, obispo de Grasse, que fue reconocido como señor de Mónaco. Agustín I de Mónaco no obtuvo por parte de Francisco I el apoyo que habían poseído los Grimaldi, y colocó La Roca bajo protectorado español en 1524. Una guarnición española fue así puesta bajo responsabilidad de los Grimaldi durante más de un siglo.

El nieto de Honorato I, Honorato II, tomó el título de príncipe en 1612. Retornó a la alianza con Francia tras el Tratado de Peroné, firmado en 1641 y negociado por parte de Francia por el cardenal Richelieu. El príncipe expulsó manu militari a la guarnición española, y obtuvo el ducado de Valentinois. En esta época se realizaron importantes obras de mejora y embellecimiento del Palacio de Mónaco.

Luis I de Mónaco comandó su regimiento de caballería y obtuvo una embajada por parte de la Santa Sede en 1701.

Tras la noche del 4 de agosto de 1789, los príncipes de Mónaco perdieron todas sus posesiones francesas, y los ingresos derivados de ellas. La sociedad popular militó por la asociación con la República, decidida por la Convención Nacional el 15 de febrero de 1793.

De 1793 a 1814 Mónaco fue ocupado por Francia, bajo el nombre de Fort d'Hercule. Formó parte de la región de los Alpes Marítimos, luego fue asociado a San Remo.

Durante el primer tercio del siglo XIX, el príncipe Honorato V (1819-1841) hizo construir una carretera[24]​ por donde pudieran transitar los carruajes desde la La Condamine hasta el peñón. El príncipe también mandó ajardinar la zona de San Martín (extremo este de la Roca) e impulsó la creación de varias fábricas de telas y encajes, y talleres para trenzar la paja y confeccionar sombreros.

El Tratado de París del 30 de mayo de 1814 volvió a colocar al Principado en la situación anterior a 1789. Pero cuando Honorio IV llegó a La Roca en marzo de 1815 para tomar posesión de ella, fue detenido por Pierre Cambronne.

Mónaco se colocó entonces bajo protectorado del Reino de Cerdeña en el segundo Tratado de París, firmado el 20 de noviembre de 1815, confirmado por el Tratado de Stupinigi en 1817.

Hasta 1847, el Principado de Mónaco ocupó una superficie total de 24 km² y comprendía tres comunas: Mónaco (1250 habitantes), Roquebrune (hoy Roquebrune-Cap-Marin) (850 habitantes) y Menton (4900 habitantes). La parte más vasta y rica del principado era la llanura mentonesa, con sus cultivos de cítricos y olivos. Sin embargo, durante el movimiento revolucionario de 1848, Menton y Roquebrune proclamaron su revocación de la familia Grimaldi y se proclamaron «ciudades libres» bajo la protección del Reino de Cerdeña. En 1861, el Piamonte-Cerdeña cedió Niza a Francia tras del apoyo de Napoleón III al comienzo de la unificación italiana. Niza, Menton y Roquebrune votaron su anexión a Francia, que fue ratificada por el Tratado Franco-Monegasco de 1861.

Mónaco abandonó finalmente el protectorado que tuvo desde 1815 y su independencia fue formalmente reconocida, separándose de toda protección de Francia o Italia.

Este último tratado preveía la ayuda de Francia para la construcción de la Cornisa Media, y el paso del ferrocarril francés sobre el territorio monegasco (con dos estaciones).

Por aquel entonces, el príncipe Carlos III tuvo la idea de crear el Casino de Montecarlo (el juego de azar era ilegal en los países vecinos), cuyos dividendos permitieron al principado desarrollarse rápidamente. En 1863 otorgó el privilegio de explotar el Casino, los hoteles y el Teatro a François Blanc, fundador de la Sociedad de Baños de Mar del Círculo de Extranjeros, a fin de aportar ingresos a la Corte.

En 1866, Carlos III renombró al antiguo barrio de Spélugues como Montecarlo en su propio honor. La puesta en marcha del ferrocarril Niza-Ventimiglia en 1868 afianzó la prosperidad. El príncipe también fundó la Oficina de Correos, que comenzó a editar sus propias estampillas en 1865, y obtuvo de la Santa Sede la creación de un obispado.

Finalmente, en 1869, Carlos III eliminó los impuestos de bienes personales y mobiliarios, hecho que condujo a una intensa actividad de construcción. Se construyeron durante esta época la Ópera (en 1869), numerosos museos, y la Fundación del Instituto Oceanográfico en 1906.

El primer Rally de Montecarlo tuvo lugar en 1911 y el primer Grand Prix automovilístico en 1929.

El príncipe de Mónaco disponía de plenos poderes, siendo pues una monarquía absoluta, hasta la reforma de la Constitución de 1911, que hizo del país una monarquía constitucional. En julio de 1918, se firmó un tratado acordando una protección limitada del principado por parte de Francia. El tratado formó parte del Tratado de Versalles y estableció que la política de Mónaco no podría oponerse a los intereses políticos, militares ni económicos de Francia. En 1922, el principado perdió su monopolio de los juegos de la Costa Azul.

El Principado se proclamò neutral, pero mantuvo sus lazos financieros con el Tercer Reich; un vínculo que había comenzado en 1936, cuando el Ministro de Finanzas alemán Hjalmar Schacht visitó al Príncipe para establecer un acuerdo financiero. A través de Mónaco (y también de Suiza) Alemania eludió los embargos impuestos por los aliados.

La llegada de las tropas italianas a la frontera en junio de 1940 preocupó al príncipe Luis II quien temía la anexión de su país y su deposición, por lo tanto, se aproximó al gobierno colaboracionista de Francia. Sin embargo, en noviembre de 1942, Mónaco fue ocupado por Italia, el príncipe permaneció en funciones y el nombró a Bernhard Bodenstein, miembro del Partido Nazi, cónsul de Mónaco en Berlín. Numerosos inversores alemanes adquirieron acciones de la Société des bains de mer (SBM). En septiembre de 1943, comenzó la ocupación alemana en reemplazo de la italiana. Se elaboraron planes para instalaciones militares, incluyendo una estación de detección de submarinos y un taller de torpedos.

Por iniciativa propia, Luis II aprobó leyes antisemitas y participó en la deportación de 76 judíos extranjeros llevada a cabo por la Alemania nazi, la policía monegasca detuvó en particular a los judíos que vinieron a refugiarse en el Principado.[25]

La ocupación alemana, no obstante, fue relativamente discreta, lo que permitió que el príncipe aparentase neutralidad ante la llegada de tropas aliadas al sur de Francia.[26]

El 28 de septiembre de 1944, el Príncipe Heredero Rainiero se unió al ejército francés en el 7º Regimiento de Fusileros Argelinos de las tropas francesas de África y participó en las operaciones de la campaña de Alsacia. Fue condecorado con la Croix de Guerre 1939 - 1945 y la Estrella de Bronce de Estados Unidos. En 1947, fue nombrado Caballero de la Legión de Honor en calidad de militar.

El príncipe Rainiero III accedió al trono en 1949 después de la muerte de su abuelo el príncipe Luis II. Deseando la soberanía total de su principado, se dirigió a los Estados Unidos, deseando que se modificara el tratado de 1918 y que se renegociara la convención de 1930, que concedía a Francia prerrogativas considerables en la gestión de los asuntos monegascos, lo que provocó tensiones con el gobierno francés.

El año 1962 fue un año muy activo: en el contexto del referéndum sobre la elección por sufragio universal del Presidente de la República Francesa, propuesto por el General de Gaulle, una crisis política y financiera enfrentó a Mónaco con Francia durante el otoño. El control del Estado francés sobre la radio y la televisión se vio obstaculizado por la Ordenanza Images et Sons proclamada el 14 de enero de 1962 por el Príncipe Rainiero III, que permitía a Radio Monte-Carlo (RMC) y Télé Monte-Carlo (TMC) escapar a su control financiero indirecto por el Estado francés, vigente desde 1955.[27]​ En efecto, la ordenanza ofrecía a los fondos de inversión monegascos la posibilidad de recuperar el control de sus dos medios de información, cuya limitada cobertura regional podía, sin embargo, permitir transmitir ideas diferentes de las del ORTF. En la noche del 23 al 24 de enero, Rainiero despidió abruptamente al Ministro de Estado de Mónaco, Émile Pelletier, que había venido a pedirle que retirara esta medida unilateral. El 25 de enero, Rainiero derogó esta orden, pero el Gobierno francés aprovechó el incidente de este despido para iniciar un enfrentamiento con el Principado, siendo el verdadero litigio no esta orden sino su estatuto fiscal regido por el convenio del 23 de diciembre de 1951 (convenio de vecindad y de asistencia administrativa mutua en materia aduanera y fiscal).

El 3 de abril, Francia rompe las negociaciones iniciadas el 23 de marzo sobre la fiscalidad y suprime todos los privilegios del Principado. También en la noche del 12 al 13 de octubre de 1962, Francia decidió un "bloqueo de Mónaco" y envió una brigada de funcionarios de aduanas: se rompió la unión fronteriza y las entradas en Mónaco fueron controladas por funcionarios de aduanas; se aumentó el franqueo del correo y se redujeron a cero los privilegios de los ciudadanos franceses que vivían en Mónaco. Por último, se reanudaron las negociaciones que condujeron a la elaboración y aprobación, el 17 de diciembre de 1962, de una nueva constitución para el Principado, en la que se abolía la pena de muerte, se permitía el voto a las mujeres y se creaba un tribunal supremo que garantizaba las libertades fundamentales. El 18 de mayo de 1963 se firmaron en bloque varios acuerdos (de vecindad, fiscales, aduaneros, postales, telefónicos, farmacéuticos, etc.) Mónaco recuperó todos sus privilegios y su soberanía se vio reforzada, a pesar de concesiones muy importantes, sobre todo en materia fiscal, en lo que respecta a los ingresos de las empresas del Peñón (impuesto sobre los beneficios para las empresas que realizan más del 25% de su volumen de negocios fuera de Mónaco), las transacciones financieras monegascas e imposiciones sobre los franceses residentes en el Principado.[28]

En 1982, el principado lamentó la muerte repentina de la princesa Grace de Mónaco,[29]​ esposa de Rainiero III y madre del actual príncipe de Mónaco (Alberto II), víctima de un accidente en la D37 (que une La Turbie con Cap d'Ail). Su hija Estefanía de Mónaco sobrevivió al accidente.[29]

En 1993, Mónaco se convirtió oficialmente en miembro de las Naciones Unidas.

Mónaco ha sido gobernado por una monarquía constitucional desde 1911, con el Príncipe como Jefe de Estado. La rama ejecutiva consiste en un Ministro de Estado (Jefe de Gobierno), quien preside un gabinete (Consejo de Gobierno) de 6 miembros. El Ministro del Estado es un ciudadano monegasco o francés designado por el príncipe, tras consultarlo con el gobierno de Francia, que se encarga, por tratado, de los asuntos de defensa y seguridad del principado.[cita requerida]

El Consejo Nacional fue creado por la Constitución de 1911, a raíz de la Revolución Monegasca: estaba entonces compuesto por 12 miembros elegidos por los ciudadanos monegascos, pero con poderes limitados. No podía, por ejemplo, elegir a su Presidente, que era nombrado por el Príncipe.

Bajo la Constitución de 1962, el Príncipe comparte su poder con un Parlamento unicameral, el Consejo Nacional de Mónaco. Los 24 miembros del cuerpo legislativo son elegidos por medio de votación directa y democrática, por un período de 5 años. Cumplen la función de hacer cumplir las leyes y reglamentar los decretos reales.

La revisión constitucional de 2002 aumentó el número de representantes electos a 24 y dio más poderes al Consejo Nacional: se le dio un verdadero derecho de enmienda y sus proyectos de ley deben recibir una respuesta oficial del gobierno.

La Corte Suprema de Mónaco es el más alto tribunal de justicia para asuntos judiciales y apelaciones, tal como lo establece la Constitución de Mónaco. Se compone de cinco miembros principales y dos jueces adjuntos, nombrados por el Príncipe de Mónaco por recomendación del Consejo Nacional de Mónaco y otros órganos gubernamentales. El Tribunal Supremo fue creado en 1962 tras la aprobación de nueva Constitución, con la intención de garantizar las libertades fundamentales.

Los principales asuntos locales son dirigidos por el Concilio Comunal, el cual se compone de 15 miembros elegidos y presididos por un alcalde. El Concilio Comunal hace las veces de ayuntamiento y cumple la función de hacer las gestiones locales.

La dinastía Grimaldi es una casa noble originaria de Italia, y fue fundada por Francisco Grimaldi, que tomó en 1297 el señorío de Mónaco junto a sus soldados vestidos de franciscanos. En el principado han reinado sus sucesores hasta la actualidad, si exceptuamos varias discontinuidades. La última se produjo con el matrimonio de la princesa Carlota de Mónaco, madre de Raniero III, con el conde Pedro de Polignac.

Los integrantes más destacados de la familia principesca en la actualidad son:

Es objeto de polémica el origen de Alexandre Éric Coste y de Jazmin Grace Rotolo, hijos ilegítimos de Alberto II de Mónaco con sendas amantes, reconocidos recientemente.

Mónaco es tan antiguo que ha sobrevivido a muchas de las naciones e instituciones con las que ha tenido relaciones. La Corona de Aragón y la República de Génova se convirtieron en parte de otros países, como lo hizo el Reino de Cerdeña pero Mónaco permaneció independiente. Honoré II, Príncipe de Mónaco, obtuvo el reconocimiento de su soberanía independiente de España en 1633, y luego de Luis XIII de Francia por el Tratado de Péronne (1641).

Mónaco firmó un acuerdo especial con Francia en 1963 en el que se aplican las leyes aduaneras francesas en Mónaco y sus aguas territoriales.[30]​ Mónaco utiliza el euro pero no es miembro de la Unión Europea. Mónaco comparte una frontera de 6 kilómetros con Francia, pero también tiene unos 2 kilómetros de línea costera en el Mar Mediterráneo.[31]​ Dos importantes acuerdos que apoyan la independencia de Mónaco de Francia, el Tratado Franco-Monegasco de 1861 y el Tratado Francés de 1918. El libro de la CIA de los Estados Unidos registra 1419 como el año de la independencia de Mónaco.[31]

Hay dos embajadas en Mónaco: las de Francia e Italia.[32]​ Hay unos 30 consulados más.[32]​ En el siglo XXI Mónaco tenía embajadas en Bélgica (Bruselas), Francia (París), Alemania (Berlín), el Vaticano, Italia (Roma), España (Madrid), Suiza (Berna), Reino Unido (Londres) y Estados Unidos (Washington).

Un problema recurrente que Mónaco encuentra con otros países es el intento de los extranjeros de utilizar Mónaco para evitar el pago de impuestos en su propio país.[31]​ Mónaco en realidad recauda una serie de impuestos, incluyendo un 20% de IVA y un 33% sobre las empresas, a menos que realicen más del 75% de sus ingresos dentro de Mónaco.Mónaco no permite la doble ciudadanía, pero tiene múltiples caminos para obtener la ciudadanía, incluyendo la declaración y la naturalización.[33]​ En muchos casos, la cuestión clave para obtener la ciudadanía, en lugar de obtener la residencia en Mónaco, es el vínculo con el país de origen. Por ejemplo, los ciudadanos franceses deben pagar impuestos a Francia, incluso si viven a tiempo completo en Mónaco, a menos que hayan residido en el país antes de 1962 durante al menos 5 años. A principios de los años 60, hubo cierta tensión entre Francia y Mónaco sobre los impuestos.[34]

No hay formalidades fronterizas para entrar o salir de Francia. Los visitantes pueden solicitar un sello de pasaporte de recuerdo en la oficina de turismo de Mónaco. Esta se encuentra al otro lado de los jardines que dan al Casino.

Mónaco participa activamente en las Naciones Unidas, a las que se adhirió en 1993, posee diversas misiones diplomáticas y consulados honorarios en varios países. Mónaco se unió al Consejo de Europa el 4 de octubre de 2004, también es miembro de muchas organizaciones internacionales intergubernamentales, incluida la Interpol, la UNESCO y la Organización Mundial de la Salud (OMS). La Organización Hidrográfica Internacional (OHI) tiene su sede en Mónaco.

Mónaco no dispone de ejército propio, pero tiene un pequeño grupo de guardacostas. Quienes se encargan de la seguridad en Mónaco son aproximadamente 500 policías (Mónaco es uno de los estados con mayor número de policías por persona del mundo, 517 agentes para 38 000 habitantes). También existe una guardia real, llamada Compañía de Carabineros del Príncipe (Compagnie des Carabiniers du Prince), con unos 80 miembros. La defensa del estado es proporcionada por Francia.

En materia de derechos humanos, respecto a la pertenencia a los siete organismos de la Carta Internacional de Derechos Humanos, que incluyen al Comité de Derechos Humanos (HRC), Mónaco ha firmado o ratificado:

La Unión de los Sindicatos de Mónaco (Union des syndicats de Monaco) es el único sindicato del Principado de Mónaco y agrupa todas las organizaciones sindicales de importancia del país.

Mónaco es el principado más pequeño de Europa así como el segundo país más pequeño del mundo, tras la Ciudad del Vaticano. El estado consiste en una sola municipalidad (commune), el municipio de Mónaco. No hay distinción geográfica entre el Estado y la Ciudad de Mónaco; no obstante, las responsabilidades del Gobierno (nivel estatal) y las de la Municipalidad (nivel municipal) son diferentes. De acuerdo con la Constitución de 1911, el principado se subdividió en tres municipalidades:

Las tres municipalidades fueron fusionadas en 1954 (después de varias acusaciones que decían que el Gobierno estaba actuando de acuerdo con el lema «Divide y vencerás»), sin embargo volvieron a separarse más tarde, aunque esta vez con la categoría de barrios:

Subsecuentemente, se crearon los tres últimos distritos:

Un distrito adicional fue planeado en nuevas tierras ganadas al mar, que serían rematadas para el 2014. El príncipe Alberto II anunció en su discurso de Año nuevo en 2009 que estos planes han quedado en suspenso debido a la situación económica mundial.

Actualmente, el principado está dividido en 10 distritos (con sus respectivos números oficiales: al futuro Le Portier («El Portuario»), el distrito planeado, le fue anticipado el número 11.

Para motivos estadísticos, los barrios de Mónaco están divididos en 173 manzanas (îlots), comparables con los bloques censales en Estados Unidos.

Mónaco es una península que tiene una superficie de 2 kilómetros cuadrados.[1]​ Es el estado más pequeño de Europa después de la Ciudad del Vaticano. Se encuentra sobre un promontorio de la Costa Azul, y su relieve irregular está formado por las últimas estribaciones de los Alpes, su mayor altitud es alcanzada en el pico Mont Agel. Goza de un excelente clima mediterráneo. Cuenta con 5469 metros de frontera con Francia y 4100 metros de costas.

Mónaco tiene un clima mediterráneo, suave y soleado a lo largo de todo el año. En la clasificación del clima de Köppen es clima mediterráneo de veranos calurosos (Csa), que se ve influido por el clima oceánico y el clima subtropical húmedo. Como resultado, los inviernos son suaves y lluviosos, y los veranos, cálidos y secos, moderados por la proximidad del Mediterráneo. Interludios frescos y lluviosos pueden interrumpir la seca estación veraniega, cuya longitud media es también más corta. La temperatura media en enero y febrero es de 8 °C, y de 26 °C en julio y agosto. Este clima explica que, a mediados del siglo XIX se convirtiera en un lugar de estancia balnearia y centro turístico de fama mundial.

Se encuentra sobre un promontorio de la Costa Azul, y su relieve, accidentado, escabroso y rocoso, está formado por las últimas estribaciones de los Alpes. El punto más alto es Mont Agel (140 m s. n. m.). Su territorio está prácticamente urbanizado en su totalidad, pero comprende numerosos espacios verdes.

Una de las principales fuentes de ingresos de Mónaco es el turismo. Cada año, muchos visitantes se sienten atraídos por su agradable clima y su lujoso Casino (a los propios ciudadanos de Mónaco no se les permite jugar en el casino). En 2001, se amplió el muelle utilizado por cruceros en el puerto principal. El principado ha tratado de diversificar los servicios y potenciar las pequeñas industrias, no así aquellas industrias contaminantes como las de cosméticos.

El estado mantiene monopolios en numerosos sectores, como la distribución de tabaco y el servicio postal. La red telefónica (Mónaco Telecom) fue propiedad del estado inicialmente, pero actualmente solo posee el 45% de sus acciones.

El nivel de vida es alto, comparable al de las áreas metropolitanas francesas más prósperas. Mónaco no es miembro de la Unión Europea, pero está estrechamente vinculado a ella a través de su unión aduanera con Francia. La moneda de uso corriente es el euro, con diseños monegascos en su cara nacional. Antes de 2002 Mónaco tenía su propia moneda: el franco monegasco.

Los residentes monegascos no pagan impuestos sobre la renta, esta práctica se origina a partir de una decisión del príncipe Carlos III. En efecto, en 1869, al ser tan elevados los ingresos provenientes de la industria del juego, se eximió del pago de impuestos a los habitantes del principado. El resultado de esta política fiscal fue un gran flujo de familias ricas de Europa. En 1963 Francia y Mónaco firmaron un tratado por el cual las personas físicas de nacionalidad francesa que transfirieron su residencia a Mónaco después del 17 de mayo de 1963 o que no puedan demostrar vivir en el principado desde por lo menos el 13 de octubre de 1957 serán sujetos a los impuestos franceses como si continuasen residiendo en ese país. Mónaco tampoco recauda impuestos sobre el patrimonio, pero sí sobre las herencias y sobre las donaciones; también se abona el impuesto del timbre sobre propiedades registradas y el impuesto al valor agregado (IVA), a una tasa del 20 %.

La industria representa aproximadamente un 8% del PIB en Mónaco. Existen alrededor de 100 pequeñas industrias, estás no son contaminantes y le dan empleo a unas 3800 personas, el 9% de la población activa. El sector predominante es el químico-farmacéutico, tiene un 49,21% de los ingresos de la industria y 1200 empleados, el sector de fabricación de equipos electrónicos con un 10,2% de los ingresos y el sector de procesamiento de plásticos con un 21,6% también están presentes.

Mónaco no aplica gravámenes sobre la renta a sus habitantes. La ausencia de un impuesto sobre la renta personal ha atraído a un número considerable de magnates residentes en países europeos, que obtienen la mayoría de sus ingresos por actividades fuera del principado.

En el año 2000, un informe de los parlamentarios franceses Arnaud Montebourg y Vincent Peillon acusó a Mónaco de laxitud en las políticas contra el blanqueo de dinero, incluso dentro de su famoso Casino, y que el Gobierno de Mónaco ejercía presión política sobre el poder judicial a fin de que los presuntos crímenes no fueran adecuadamente investigados.[49]​ El Casino de Rosseau destaca porque en su interior se pueden observar magníficos frescos y esculturas alrededor de las mesas de juego.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publicó en el año 1998 un primer informe sobre las consecuencias fiscales de los sistemas financieros de algunos países. Mónaco aparecía en la lista de los países con poca claridad fiscal, y en el año 2004, denunció en su último informe la falta de cooperación del principado para revelar la información financiera de sus ciudadanos, situación similar a la de países como Andorra, el principado de Liechtenstein, Liberia y la República de las Islas Marshall.[50][51]

Desde 2003, el Fondo Monetario Internacional (FMI) identificó a Mónaco, junto a otros 36 territorios, como un paraíso fiscal.[52]

El Consejo de Europa decidió obligar a emitir informes fiscales a 22 territorios, Mónaco incluido. Por lo tanto, se evaluó entre los años 1998 y 2000 una primera ronda. Mónaco es el único territorio que se negó a realizar la segunda ronda, inicialmente previsto para los años 2001 y 2003, mientras que los otros 21 territorios esperan la aplicación de la tercera y última ronda, prevista para los años 2005 y 2007.[53]​ Desde 2009, Mónaco ha abandonado la "lista negra" de la OCDE.[cita requerida]

Mónaco posee 3 cadenas de televisión que emiten en francés (Monaco Info, de noticias; Télé Monte-Carlo, generalista; y MCM, un canal musical), además de varias radios y periódicos tanto escritos como digitales. Entre los medios en lenguas extranjeras destacan 2 radios y 1 periódico en italiano y una radio en inglés.

Posee una empresa de transporte de autobuses con cinco líneas regulares llamada Compañía de autobuses de Mónaco (Compagnie des autobus de Monaco)

El principado de Mónaco poseía en 2010 una población de 30 586 habitantes, de los cuales un 16% son monegascos de religión católica, que es la religión del estado; los católicos representan el 90% de la población. El resto está compuesto por inmigrantes, especialmente franceses (47%) e italianos (16%). La tasa de alfabetización es de 99%.

A pesar de los 30 000 habitantes residentes en esta ciudad-estado se puede considerar a Mónaco como una ciudad pequeña[55]​ tomando como criterio su área de influencia (unos 20 km a la redonda). La ciudad se encuentra a 13 kilómetros de Niza, la cabecera del departamento de los Alpes Marítimos,[56]​ y a 11 kilómetros de la frontera italiana. El aeropuerto de Niza-Costa Azul, de los más importantes de Francia, está a tan solo 20 km.

El estado cuenta con 3 distritos: Ciudad de Mónaco que es el centro político y empresarial, La Condamine, ubicado al oeste del estado es el distrito económico e industrial de Mónaco y Montecarlo, que es el área turística, donde se encuentra el famoso Casino. Además es el país más edificado de Europa y uno de los más edificados del mundo.

La religión oficial de Mónaco es la católica, profesada por alrededor de 80% de la población, posee una Archidiócesis creada en 1981 por el papa Juan Pablo II, la Archidiócesis de Mónaco (Archidioecesis Monoecensis) y dividida en 6 parroquias, algunos edificios religiosos incluyen la Catedral de San Nicolás, la Iglesia de San Carlos (Montecarlo), la Iglesia de Santa Devota (La Condamine) y una Sinagoga.

El idioma principal y oficial de Mónaco es el francés, pero se hablan diversas lenguas, incluyendo el occitano y el monegasco, el idioma nacional del pueblo monegasco, perteneciente a las variantes del idioma ligur y enseñado en las escuelas junto con el francés; además, se usa el italiano con frecuencia.

Mónaco tiene diez escuelas mantenidas por el estado, entre ellas: siete escuelas de preescolar y primaria; una escuela secundaria el Colegio Carlos III,[57]​ un instituto que proporciona formación general y técnica, el Liceo Alberto I,[58]​ y un instituto que ofrece formación profesional y hostelera, el Lycée technique et hôtelier de Monte-Carlo.[59]​ También hay dos escuelas religiosas privadas subvencionadas, incluida la Institution François d'Assise Nicolas Barré y la École des Sœurs Dominicaines, además de una escuela internacional, la Escuela Internacional de Mónaco.

Hay una universidad situada en Mónaco, la Universidad Internacional de Mónaco, conocida por sus siglas y nombre en inglés como International University of Monaco (IUM).

En Mónaco prevalecen los estilos arquitectónicos que se han dado en Francia. Entre las construcciones más significativas del principado se encuentra la Catedral de Mónaco, del año 1875, construida con piedra blanca de La Turbie sobre el emplazamiento de una antigua iglesia del siglo XII, dedicada a San Nicolás. El edificio presenta un estilo neorrománico, mientras que su interior alberga interesantes obras de arte. Otra de las construcciones emblemáticas, además del Palacio Principesco, es el edificio que alberga el Museo Oceanográfico y el Acuario. Su impresionante fachada, de cara al mar, es considerada una obra maestra de arquitectura monumental. Además en 1932 se inauguró el Teatro Princesa Grace, renombrado así en honor de Grace Kelly en 1983.

Otras instituciones destacables son la Ópera de Montecarlo, la Orquesta Filarmónica de Montecarlo (en francés: Orchestre Philharmonique de Monte-Carlo), el Ballet de Montecarlo y un reconocido coro infantil, los Pequeños cantores de Mónaco.

En el principado de Mónaco se disputa uno de los grandes premios más antiguos de la Fórmula 1. El Gran Premio de Mónaco, se disputa anualmente en el mes de mayo, coincidiendo con la fiesta de la Ascensión. Este gran premio fue organizado por primera vez en 1929, y la primera carrera fue ganada por William Grover-Williams (llamado "Williams"), al volante de un Bugatti verde, color que se convertiría con el tiempo en insignia de los corredores británicos.

El Gran Premio de Mónaco se disputa en las calles de Montecarlo. Tiene gran cantidad de subidas y bajadas, esquinas cerradas y estrechas vías, por lo que probablemente es el circuito más agotador para pilotos y vehículos. También es el circuito más peligroso entre los que actualmente se utilizan en las competiciones de Fórmula 1, por situarse de lleno en un área urbana. Por otra parte, es uno de los más seguidos por los espectadores de televisión. El Gran Premio de Mónaco formó parte del primer campeonato de Fórmula 1 en 1950, y a partir de 1955 se ha disputado de manera ininterrumpida hasta el año 2019.

El monegasco Louis Chiron triunfó en el Gran Premio de Mónaco de 1931, así como en el Gran Premio de Francia, el Gran Premio de España y las 24 Horas de Spa. En tanto, Charles Leclerc triunfó en el Gran Premio de Bélgica de 2019, y en el Gran Premio de Italia de 2019 como piloto oficial de la Scuderia Ferrari.[61]

El Masters de Montecarlo es un torneo de tenis de categoría Serie Masters del tour masculino de la ATP. Disputado sobre tierra batida, el torneo se celebra cada año en el mes de abril o mayo. El torneo de Montecarlo se disputó por primera vez en 1897, aunque la era abierta de este evento tuvo inicio en 1969. Se disputa en el Monte Carlo Country Club, que se encuentra en la comuna francesa de Roquebrune-Cap-Martin, cerca de la frontera con Mónaco.

En el Principado de Mónaco se celebra desde el año 1911 el Rally de Monte Carlo. Una de las pruebas más importantes del Campeonato Mundial de Rally y la que más ediciones lleva celebrándose. Louis Chiron fue triunfador en 1954.

El copiloto Daniel Elena ha logrado 79 victorias en el Campeonato Mundial de Rally junto al piloto francés Sébastien Loeb.

Mónaco posee su propia selección nacional de este deporte, además el principal equipo de fútbol del país es A.S. Mónaco, que juega en la Ligue 1 de Francia y disputa sus encuentros locales en el Estadio Luis II.[62]

El club consiguió ser finalista en la Liga de Campeones de la UEFA 2003-04, la cual perdió frente al F.C. Porto de Portugal con un marcador de 0-3. El partido tuvo lugar el 26 de mayo de 2004 en el Veltins-Arena de Gelsenkirchen, en Alemania. En la edición 2016-17 llegó hasta las semifinales, donde se enfrentó a la Juventus de Turín, cayendo derrotado en ambos encuentros por 0-2 y 2-1, quedando apeado de la final.

El estadio albergó la Supercopa de Europa desde 1998 hasta 2012.

Los pilotos Olivier Beretta y Stéphane Ortelli han logrado numerosas victorias en gran turismos.

El Tour de Francia 2009 partió desde Mónaco con una etapa contrarreloj individual.

El Estadio Louis II es sede de la Herculis, una prueba de atletismo de la Liga de Diamante de la IAAF, así como el Torneo Preolímpico Mundial Masculino de Rugby 7 2016.


English Version / Versión en Inglés > Monaco


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Mónaco (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!