x
1

Quebec



Quebec[1]​ (en francés: Québec, pronunciado /ke'bɛk/) es una de las diez provincias que, junto con los tres territorios, conforman las trece entidades federales de Canadá. Su capital es la homónima, Quebec, y su ciudad más poblada es Montreal. Está ubicada al este del país, limitando al norte y noroeste con el estrecho de Hudson —que la separan de Nunavut— y la bahía de Hudson, respectivamente; al nordeste con la provincia de Terranova y Labrador; al este con el golfo de San Lorenzo y la provincia de Nuevo Brunswick; al sudeste con los Estados Unidos; y al sur y sudoeste con la provincia de Ontario. Con 7 744 530 habs. en 2008 es la segunda entidad más poblada —por detrás de Ontario— y con 1 542 056 km², la segunda más extensa, por detrás de Nunavut.

Por su idioma, su cultura y sus instituciones, forma una «nación dentro de Canadá».[3][4]​ A diferencia de las demás provincias canadienses, Quebec tiene como única lengua oficial el francés,[5]​ y es la única región mayoritariamente francófona de América del Norte, aunque eso no significa que el idioma inglés esté vetado en la provincia pero si restringido a la ciudad cosmopolita de Montreal, donde aún así el francés es la lengua mayormente hablada. El idioma francés goza de protección legal[6]​ e incluso la provincia cuenta con inspectores lingüísticos que revisan y controlan su uso. El celo de los quebequeses (en francés: Québécois)? por su lengua y su estatus de minoría lingüística en América del Norte ha llegado a ciertos extremos políticos[cita requerida], pero también en su historia el pueblo quebequés sufrió periodos de represión y asimilación británica.

El Referéndum de independencia de Quebec de 1980 tuvo lugar el 20 de mayo de ese mismo año y los independentistas liderados por René Lévesque obtuvieron el 40,5 % de los sufragios. En el Referéndum de independencia de Quebec de 1995, los independentistas se quedaron a menos de un punto porcentual de conseguirlo con el 49,4 % de los votos.

El 27 de noviembre de 2006 el Parlamento de Canadá, con el apoyo del partido gobernante, reconoció a Quebec como una nación unida a Canadá dándole un estatus especial en lo cultural y social, como forma de aplacar los deseos separatistas de los independentistas gobernantes de Quebec.[7]

En las elecciones generales de Quebec de 2012, el independentista Partido Quebequés, liderado por Pauline Marois, ganó la mayoría de los escaños de la Asamblea Nacional de Quebec, formando un gobierno minoritario. En el discurso del día de las elecciones, la ganadora planteó la posibilidad de convocar a un nuevo referéndum por la independencia al expresar su deseo que Quebec se convierta en un país independiente y su convicción que eso suceda: «Queremos un país. Y lo tendremos». Para buscar su cometido, convocó por adelantado elecciones legislativas para reformar la Asamblea Nacional en 2014; sin embargo, los desastrosos resultados electorales que obtuvo su movimiento político la obligaron a renunciar a su cargo como Primera Ministra y a retirarse permanentemente de la vida política de la provincia y del país, frustrando el ideal de los separatistas por el momento.[8]

La provincia de Quebec se ubica al este de la provincia de Ontario y de la bahía de Hudson, al sur del territorio de Nunavut y del estrecho de Davis, al oeste de las Provincias Marítimas y de la provincia de Terranova Labrador y al norte de varios estados de los Estados Unidos (Nueva York, Vermont, Nuevo Hampshire y Maine). Más del 90 % de la superficie de Quebec forma parte del llamado Escudo Canadiense.

Quebec comparte una frontera terrestre con cuatro estados en el nordeste de Estados Unidos (Nueva York, Vermont, Nuevo Hampshire y Maine) y tres provincias canadienses (Nuevo Brunswick, Ontario y Terranova y Labrador). En el golfo de San Lorenzo, la frontera es la línea de equidistancia entre las riberas de Quebec y la Isla del Príncipe Eduardo, Nuevo Brunswick, Nueva Escocia y Terranova y Labrador. Al norte y noroeste, la frontera marítima con el territorio de Nunavut sigue las orillas de la península del Labrador.

Una disputa fronteriza sigue en relación con la propiedad de península del Labrador —la frontera no está expresamente reconocida en Quebec—. Por otra parte, ya que los límites marítimos varían con las mareas, las islas costeras de la bahía de Hudson y la bahía de Ungava en Quebec solo lo son durante la marea baja. Así, más del 80 % de las fronteras de Quebec siguen siendo inciertas.

El principal río es el San Lorenzo, el cual es navegable y comunica la región de los Grandes Lagos con el océano Atlántico. Atraviesa las ciudades de Montreal y Quebec, entre otras, y permanece helado desde noviembre hasta marzo. El clima es continental con temperaturas suaves en verano y muy frías en invierno, precipitaciones abundantes (en forma de nieve buena parte del año). En Montreal la temperatura media anual es de 6,1 °C (20,9 °C en julio, −10,4 °C en enero), en Quebec es de 4,0 °C (19,2 °C en julio, −12,8 °C en enero).

Quebec tiene tres regiones de clima principales:

Dentro de los mamíferos están el alce, lobo, puma, oso negro, venado, caribú, puercoespín, marmota, zorro, zorrillo, ardilla, carcayú. Aves como la guacharaca, lechuza montañera y colibrí. Reptiles como las serpientes son abundantes. Anfibios como ranas y sapos. Y entre los invertebrados abundan los insectos, arácnidos y escorpiones.

En el contorno de la bahía de Ungava y del estrecho de Hudson se encuentra la tundra, cuya flora se resume en una vegetación herbácea y arbustiva baja y de líquenes. Más al sur, el clima se vuelve propicio al crecimiento del bosque boreal, cuyo límite norte es la taiga.

La superficie del bosque quebequés se estima en 750 300 km². De Abitibi-Témiscamingue a la Côte-Nord, este bosque esencialmente está compuesto por coníferas como el abeto, el pino, el pinabeto blanco, el pinabeto negro y el alerce. Acercándose al río hacia el sur, se añaden gradualmente el abedul amarillo y otros hojosos. El valle del río San Lorenzo está compuesto por el bosque mixto con coníferas como el pino blanco de América y la tuya de Occidente (cedro), así como de hojosos.

En 2016 la provincia de Quebec contaba con 8 164 361 habitantes, la mayoría de los cuales residían en el área metropolitana de Montreal, que cuenta con 4 098 927, segunda ciudad en habitantes de Canadá y la cuarta metrópoli francófona del mundo tras París, Kinsasa y Abiyán. Otras áreas metropolitanas de más de 100 000 habitantes son las de Quebec (800 296), Sherbrooke (212 105), Saguenay (160 980) y Trois-Rivières (156 042). El área de Gatineau (332 057), frente a Ottawa, forma junto a esta un área metropolitana de 1 323 783 habitantes. La población urbana en 2004 era de un 80,4 % y el porcentaje de inmigrantes se cifraba en un 12 % de la población total, destacando sobre todo la recepción de inmigración francófona, principalmente haitiana. La esperanza de vida es de 81,9 años para las mujeres y 76,3 años para los hombres.

El idioma oficial de la provincia es el francés. Es la única provincia canadiense donde la mayoría de la población es francófona, y el inglés no es reconocido como lengua oficial por las leyes de la provincia. Sin embargo, según la ley constitucional de Canadá de 1867, tanto el francés como el inglés pueden ser usados en la Asamblea Nacional de Quebec y sus cortes judiciales, y algunos documentos oficiales también han de estar escritos en ambos idiomas. Además, la minoría angloparlante tiene derecho a recibir la enseñanza en su idioma.[9][10]

Según el censo de 2001, la lengua mayoritaria es el francés, hablada por el 81,2 % de la población. El 10 % habla una lengua no oficial —los llamados alófonos—, el 8 % es anglohablante y tan solo son bilingües el 0,8 % de la población. En el área metropolitana de Montreal el porcentaje de francófonos es del 68 %, siendo el 18,5 % alófonos, el 12,5 % anglohablantes, y bilingües el 1 % de la población. En las demás ciudades el porcentaje de francófonos supera el 90 %.

Quebec es una de las dos provincias canadienses cuya población es mayoritariamente católica, junto a Nuevo Brunswick. Este es un legado de la época colonial francesa, cuando solo a los católicos se les permitió establecerse en la Nueva Francia.

Los santos patronos de esta provincia son San Juan Bautista (cuya festividad es la Fiesta Nacional de Quebec) y Santa Ana.

El censo de 2001 mostró que la población era del 83,2 % cristianos católicos; el 4,7 % cristianos protestantes (incluidos 1,2 % anglicanos, 0,7 % de la Iglesia Unida, y el 0,5 % bautistas); el 1,4 % cristianos ortodoxos (incluyendo el 0,7 % de griegos ortodoxos), y el 0,8 % otros cristianos, así como el 1,5 % musulmanes, 1,3 % judíos; 0,6 % budistas, 0,3 % hindúes y sijs el 0,1 %. Un 5,8 % de la población dijo que no tenía ninguna afiliación religiosa (incluido el 5,6 % que dijo que no tenían ninguna religión en absoluto).

Cabe destacar que la mayoría de las expresiones vulgares de la lengua cotidiana utilizan términos habituales de la Iglesia católica y considerados sagrados por esta: calise (‘cáliz’), tabarnac (‘tabernáculo’), ciboire (‘copón’), hostie (‘hostia’).[11]​ Dichas expresiones son a veces consideradas como parte de la identidad del dialecto quebequés frente al francés europeo.[12]

La provincia de Quebec está altamente industrializada y en el territorio abundan los recursos naturales, entre los que destacan los minerales, grandes bosques de coníferas que nutren una importante industria maderera o los lagos, ríos y otras corrientes de agua que producen energía hidroeléctrica no solo para consumo interno sino también para su exportación a los Estados Unidos.

El valle del río San Lorenzo es una región agrícola muy fértil. Al contar con una gran cabaña ganadera, produce lácteos variados y carne, y en sus campos se cosechan excelentes frutas y verduras. Destaca en gran medida la producción de jarabe de arce, del cual la provincia de Quebec es el primer productor mundial.

El jefe de gobierno es el Primer Ministro, quien es el jefe del partido que más escaños ocupa en la Asamblea Nacional de Quebec. Los partidos más fuertes ahora son el nacionalista Coalición Futuro Quebec (Coalition Avenir Québec o CAQ) de centro-derecha y el federalista Partido Liberal de Quebec (Parti libéral du Québec o PLQ) de centro. El teniente gobernador representa a la reina Isabel II y actúa simbólicamente como jefe de Estado.

Antes de la llegada de los franceses, Quebec estaba habitado por diferentes pueblos aborígenes, entre los cuales destacan los inuits —antiguos esquimales—, los hurones, los algonquinos, los mohawks, los cree y los innus.

El primer explorador francés en Quebec fue Jacques Cartier, que en 1534 estableció en Gaspé una gran cruz de madera con tres flores de lis, tomando posesión de aquellas tierras en nombre de Francia. Cartier descubrió el río San Lorenzo. En 1608, Samuel de Champlain dio nacimiento a la Nueva Francia fundando en la orilla norte del río San Lorenzo, en un lugar que los indios llamaban «kebek» (‘estrecho’), la ciudad de Quebec. La ciudad se volverá así el punto de partida de las exploraciones francesas en América del Norte. Después de 1627, el rey de Francia Luis XIII concedió el monopolio de la colonización a los católicos. La Nueva Francia se volvió una colonia real en 1663, bajo el reinado de Luis XIV.

Los franceses se alían con los indios hurones y otros contra los indios iroqueses, que eran los aliados de los británicos. La Guerra de los Siete Años (1756-1763), entre Gran Bretaña y Francia, toma un cambio decisivo en Norteamérica con la derrota en 1759 del ejército de Louis-Joseph de Montcalm a manos del ejército británico del general James Wolfe en la batalla de los Llanos de Abraham, a las puertas de la ciudad de Quebec.

Entre 1755 y 1762 los pobladores de la zona llamada Acadia en las actuales provincias marítimas de Nueva Escocia y Nuevo Brunswick sufrieron una deportación masiva de sus tierras, entregadas a inmigrantes de Nueva Inglaterra. Las familias, separadas en varios navíos y deportadas a otros lugares —Luisiana, Francia, Gran Bretaña— sufrieron una fuerte mortalidad.

El Reino Unido tomó posesión de la Nueva Francia con el Tratado de París en 1763, cuando el rey Luis XV de Francia y sus consejeros eligieron conservar Guadalupe, por su azúcar, en lugar de Quebec —considerado en ese entonces como un extenso territorio de hielo sin importancia—. A raíz de este Tratado, la mayoría de los aristócratas regresaron a Francia.

En 1774 con la Ley de Quebec, Londres daba reconocimiento oficial a los derechos del pueblo francés de Quebec: el uso de la lengua francesa, la práctica de la religión católica y el uso del Derecho Romano en lugar del Jurisprudencial anglosajón. Antes de esta fecha, la situación de la religión católica era muy frágil y las posibilidades para los católicos, muy limitadas.

En 1791 la Ley Constitucional de Canadá estableció dos provincias alrededor del río Ottawa: el Alto Canadá (la actual provincia de Ontario), de mayoría anglófona, y el Bajo Canadá (la actual provincia de Quebec), provincia mayoritariamente francófona.

En 1867, la firma de la Ley de América del Norte Británica consagró la federación de las provincias de Canadá, que constaba entonces de Quebec, Ontario, Nuevo Brunswick y Nueva Escocia.

La exclusión económica de los francoparlantes en Quebec fue considerada siempre un problema en Quebec hasta las reformas de los años 1960, la llamada «Revolución tranquila» (Révolution tranquille). El primer ministro de Quebec en ese entonces, Jean Lesage, propuso la nacionalización de la producción de electricidad. El gobierno creó empresas y bancas nacionales, y después impuso legislación para reconocer el derecho de trabajar en francés.

En 1948 se aprobó la actual bandera de Quebec como oficial, y la lengua francesa sería cooficial —junto al inglés— en Canadá desde 1968. En 1976 ganó las elecciones el nacionalista Partido Quebequés, de René Lévesque, que promulgaría la Ley 101, por la que el francés sería la única lengua oficial de Quebec. En 1980, el referéndum de independencia arrojó resultado negativo, con un 59,6 % de votos en contra. De nuevo en el poder en 1995, el Partido Quebequés convocó a un nuevo referéndum el 30 de octubre de 1995, donde el no a la independencia ganó por tan solo &&&&&&&&&&054000.&&&&&054 000 votos y un 50,4 % de sufragios, con una participación que superó el 90 % del censo electoral. Según las encuestas, menos de la mitad de los quebequeses sigue deseando constituirse en estado independiente.

El 27 de noviembre de 2006, el parlamento canadiense, con el apoyo del partido en el gobierno, reconoció a los quebequeses (Québécois, en francés) como «nación dentro de un Canadá unido», en un intento de aplacar los deseos secesionistas de los partidos independentistas, aunque en sentido cultural y social, no legal.[7]

Asimismo, la provincia de Quebec tiene otras diez naciones de indios e inuit, reconocidos como tales por su Asamblea Nacional en la época de René Lévesque, y son también reconocidas por el gobierno federal (las Primeras Naciones).[13]​ Otras naciones en la provincia de Quebec podrían eventualmente ser reconocidas, como los «métis» y los anglo-quebequeses.

La provincia de Quebec está dividida en 17 regiones administrativas:


English Version / Versión en Inglés > Quebec


Escribe un comentario o lo que quieras sobre Quebec (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!