x
1

La Coruña



La Coruña[4]​ (en gallego, y oficialmente, A Coruña, aunque también se usa en ambas lenguas la denominación Coruña)[5][6][7][8]​ es una ciudad y un municipio de España situado en la comunidad autónoma de Galicia, capital de la provincia homónima.

Importante puerto histórico, se sitúa en la costa noroeste de la península ibérica, en las Rías Altas. El centro de la ciudad se extiende sobre una península unida a tierra firme por un estrecho istmo, por lo que presenta dos fachadas marítimas distintas: la portuaria (hacia la ría de La Coruña) y otra de mar abierto, hacia la ensenada del Orzán, y sobre la que se extienden las principales playas urbanas (Riazor y Orzán).

Según los datos publicados por el INE el 1 de enero de 2020, el número de habitantes en el municipio de La Coruña es de 247.604. El casco urbano de La Coruña es el más grande de Galicia con 213.516 habitantes.[9]​ Alrededor de la ciudad se ha desarrollado el área metropolitana homónima por los municipios vecinos que, junto a la cercana área metropolitana de Ferrol, forma una conurbación de 648 983 habitantes que aglutina a algo más de la mitad de la población total de la provincia y casi la cuarta parte de la población de la comunidad gallega.

Su densidad de población es la mayor de Galicia y de las más altas de España (6495,14 hab/km²), ya que el término municipal cuenta con una extensión de 37,83 km². Una buena parte de la superficie dedicada a la actividad industrial se ha ubicado en el limítrofe municipio de Arteijo, uno de los más industrializados de Galicia. De este modo, está centrada mayoritariamente en el sector servicios. Su sector secundario se concentra fundamentalmente en el Puerto de La Coruña y la refinería de petróleo de Repsol en La Coruña. Su clima es de tipo oceánico en su variedad meridional, con temperaturas suaves todo el año.

A nivel económico, la ciudad de La Coruña y su área metropolitana son la locomotora económica de Galicia generando el 43% del PIB gallego y el 58,9 del VAB muy por delante del área metropolitana de Vigo, que genera el 20% del PIB gallego y el 12,97 del VAB de Galicia.[10]

Es sede del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, de la Delegación del Gobierno en esta Comunidad y sede de la Real Academia Gallega[11]​ desde su fundación. Fue también capital de la VIII Región Militar Española, estructura territorial del ejército español ya desaparecida, aunque en la ciudad está situado el Cuartel General de la Fuerza Logística Operativa, así como una Subdelegación de Defensa, la Delegación de Defensa en Galicia, y el Tribunal Militar Territorial IV.[12]

El municipio limita al norte con el océano Atlántico, al este con la ría de La Coruña y el municipio de Oleiros, al sur con el municipio de Culleredo y al oeste con el de Arteijo.

Hay muchas teorías al respecto, que proponen étimos indoeuropeos, celtas o latinos:

En el caso del municipio, en noviembre de 2004 el ayuntamiento aprobó un acuerdo plenario que pretendía ampararse en la Ley de Grandes Ciudades[22][23]​ para establecer la cooficialidad de las dos formas toponímicas, incumpliendo la citada ley de normalización lingüística. Esta decisión de admitir la doble denominación A Coruña / La Coruña en el ámbito municipal fue anulada por el Tribunal Superior por considerar que una norma municipal no puede derogar la Ley gallega 3/1983 de normalización lingüística, que en su artículo n.º 10 especifica que «los topónimos de Galicia tendrán como única forma oficial la gallega».

Algunos grupos minoritarios[24]​ siguen defendiendo la suma de La Coruña a la forma oficial, amparándose en la Constitución española de 1978, si bien su representación es escasa y no existe prácticamente debate social al respecto, como puede comprobarse en las fechas de la hemeroteca sobre manifestaciones al respecto[25]​. Estos grupos denuncian que ésta se vulnera al no permitirse utilizar el español, lengua oficial, para nombrar una ciudad e incluirse en documentos oficiales, y que ninguna ley autonómica puede estar por encima de la Constitución. Por otro lado, el artículo 14.2 de la Ley 7/1985 Reguladora de las Bases del Régimen Local, legislación básica del Estado, señala que los municipios pueden tener su nombre en castellano, en lengua cooficial o en ambas, lo cual ampara legalmente el uso de la forma gallega como única oficial.

El característico escudo de la ciudad está muy presente en el mobiliario público, representado en farolas, papeleras e incluso en el pavimento urbano. Está formado por un fondo azur, sobre el cual aparece representada la Torre de Hércules, asentada sobre unas peñas y acompañada de siete veneras de oro, puestas tres a cada flanco y una en punta. Quizás el elemento más llamativo sea la presencia de una calavera con dos tibias, simbolizando en la mitología el triunfo de Hércules sobre Gerión, cuyos restos habría enterrado en los cimientos del faro.

Según esta leyenda, Hércules luchó contra Gerión, un rey venido de Troya. Hércules, que le venía persiguiendo desde Cádiz, al encontrarle en la península coruñesa, mantiene con él una lucha cruel de la que sale vencedor Hércules, decapitando al vencido Gerión en una pequeña península llena de grandes piedras, junto al mar. En honor al enemigo vencido, edificó encima la famosa Torre, que figura en el escudo de La Coruña desde 1521.[31]

El término municipal de La Coruña se encuentra ubicado en la provincia de La Coruña, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Galicia, en el noroeste de la península ibérica. Limita al norte con el Océano Atlántico, al suroeste con el municipio de Arteijo, al este con el municipio de Oleiros y la ría de La Coruña, y al sur con el municipio de Culleredo.

El municipio está formado por cinco parroquias: La Coruña, Elviña, Oza, San Cristovo das Viñas, y Visma; que aglutinan un total de 45 entidades de población.

La Coruña cuenta con una orografía peculiar, extendiéndose a partir de una península con forma de T, de istmo llano y suaves colinas poco escarpadas creadas en la era arcaica. Actualmente, algunas de ellas se han ido integrando en la ciudad con su expansión a partir de 1940, como las de Monte Alto, Santa Margarita, Eirís y La Zapateira. Otras han sido convertidas en amplias zonas verdes (Bens y monte de San Pedro). Gran parte de la extensión portuaria y Los Cantones ha sido ganado al mar. El municipio también cuenta con zonas más elevadas, como el Monte de San Pedro, y algunas islas, como el archipiélago de las islas de San Pedro. El centro de la ciudad está situado a 21 msnm,[1]​ mientras que la máxima altitud del municipio es de 291, la cual se da al sur del mismo.[2]

Panorámica de la Ensenada del Orzán, en la que se puede ver el istmo que forma la península de La Coruña, sobre el que se asientan los barrios de Pescadería y Orzán.

La Coruña está rodeada casi en su totalidad por el Océano Atlántico: en el este por la Ensenada de Orzán-Riazor, y en el oeste por la ría de La Coruña.

El municipio cuenta con el río Monelos, convertido en subterráneo después de su canalización, formado por la confluencia del Mesoiro con otros cauces menores que discurre por el barrio de Cuatro Caminos. Su caudal desemboca en el muelle de San Diego.[32]

Existen a su vez otros cauces menores, como el Rego de San Roque que surge del Viaje de Visma, que a su vez surtía de agua al acueducto de la ciudad y a las fuentes públicas del casco histórico. Otro sería el más conocido como Rego dos Xudeus, que desembocaba a la altura de actual Plaza de la Palloza. Ambos se encuentran canalizados.

También existe una cascada en el centro de la ciudad, junto al Palacio de la Ópera y el Parque de Santa Margarita, de origen artificial.

El clima de La Coruña es un clima oceánico de transición, denominado mediterráneo oceánico de verano suave, más específicamente "Csb" según la clasificación climática de Köppen.[33]​ Las temperaturas se mantienen suaves todo el año. Los inviernos son suaves, mientras que los veranos son confortables. La amplitud térmica anual es baja. Los vientos son frecuentes particularmente durante el invierno, y la humedad relativa del aire suele ser elevada a lo largo de todo el año. Las heladas son extremadamente raras. Según los datos de la estación meteorológica termopluviométrica de la ciudad, La Coruña se sitúa en el piso de la región eurosiberiana, representado ampliamente en toda Galicia, con superficies entre 0 y 500 metros de altitud. La ciudad se encuentra en la zona de rusticidad 10b.[34]

Al tratarse de una localidad costera, tiene un clima marítimo que impide que exista una gran diferencia de temperatura entre las distintas estaciones del año. Los inviernos son suaves y los veranos templados, y se tienen precipitaciones combinadas con temporadas de sol. Tiene una humedad anual media cercana al 70%, con una precipitación media anual superior a los 1000 mm[35]

Por las características bioclimáticas de La Coruña, en la relación entre clima y vegetación, a la ciudad le corresponde una vegetación potencial de robledal termófilo, y más concretamente: 'robledal acidófilo colino galaico-portugués de Rusco aculeati-Quercetum roboris, que en su estado óptimo presenta una gran riqueza florística.

En las últimas décadas, la ciudad aparentemente sufrió uno de los aumentos de temperaturas más altos de entre todas las ciudades gallegas.

El récord de temperatura máxima se sitúa, dependiendo de la estación meteorológica, en 37,7 °C el 12 de agosto de 2003 en la estación La Coruña-Aeropuerto y en 39,6 °C en la estación de La Coruña el 28 de agosto de 1961. En cuanto a temperaturas mínimas, el récord se sitúa en –4,8 °C el 7 de enero de 1985 en la estación La Coruña-Aeropuerto y en –3 °C el 22 de febrero de 1948 en la estación de La Coruña.[39]

Durante las últimas décadas se han dado situaciones climatológicas totalmente atípicas en la ciudad, tales como el ciclón Klaus, que en enero de 2009 pulverizó récords con vientos que llegaron a los 200 km/h; el huracán Hortensia, que hizo lo propio en octubre de 1984; o la Ola de calor en Europa en 2003.

Otros episodios a destacar son el temporal de marzo de 2008, fecha en la que las olas engulleron el Paseo Marítimo y la Avenida de Pedro Barrié de la Maza; y una ola de frío en 1987, que consiguió traer nevadas a las calles del centro de la ciudad. Desde entonces la nieve no ha vuelto a cuajar salvo en zonas altas como la Zapateira.[40]

Vista de la ciudad en un día con niebla.

En los jardines del centro de la ciudad, como los Jardines de Méndez Núñez, San Carlos o Santa Margarita, son muy abundantes pájaros como el mosquitero ibérico, el carbonero garrapinos, el carbonero común, la tórtola turca, la paloma torcaz o el mirlo. Otras aves más frecuentes hacia las afueras, son el busardo ratonero, el gavilán y el cernícalo vulgar. También vuelan varias especies de gaviotas. Las más comunes son la patiamarilla, la sombría y la reidora.

En los parques de San Pedro-Cortigueiro y Bens los pardillos y jilgueros forman bandadas de decenas de ejemplares. En invierno, los bisbitas recorren sin descanso las amplias extensiones de hierba. En verano, las tórtolas comunes hacen sus nidos entre los macizos naturales de tojo. Otros animales típicos de estos grandes parques son el lagarto ocelado, el conejo e incluso el zorro.

Un lugar sorprendente es el rompeolas flotante situado frente al Castillo de San Antón. Construido a base de neumáticos usados, es el refugio durante la pleamar de un impresionante número de aves acuáticas que incluyen correlimos, agujas colipintas, vuelvepiedras, cormoranes grandes y moñudos.

En las playas y rocas hay algas como las correas o los carballones que se agarran a las rocas y junto a ellas, en las pozas de agua salada, algas rojas de diferentes especies se mezclan con algas calcáreas, de consistencia semejante a los corales y tapizando las rocas. También hay lechugas de mar en casi todas las charcas de agua salada. En esas mismas pozas o en las grietas una multitud de invertebrados recorren el intermareal, como cangrejos queimacasas, minchas o lapas. Otros en cambio permanecen inmóviles como las diferentes anémonas o los balanos, en espera de que vuelva a subir la marea. Erizos y estrellas de mar son frecuentes. También hay presencia del mejillón fijado a las rocas y percebes.

Los acantilados de roca representan un hábitat muy estricto debido a los constantes vientos, salinidad y dificultad de agarrarse al sustrato, muchas veces vertical. Se encuentran aquí plantas como la hierba de enamorar (herba de namorar en gallego). Junto a ella aparece el perejil de mar, las uñas de gato y diferentes especies de líquenes que tapizan las rocas de colores grises, negros, amarillos y anaranjados. En cuanto a fauna submarina, destacan peces como el abichón, la castañuela, doradas y blenios, todos ellos en zonas rocosas o peces planos en los fondos de arena. Quitones, orejas de mar, jibias o pulpos también son frecuentes.

También se pueden ver delfines mulares y calderones que a veces se acercan a la costa y las playas.[41]

En 1976 ocurrió la primera de las catástrofes marítimas que afectaron ecológicamente al litoral coruñés. El 12 de mayo de ese año, el petrolero Urquiola quedó encallado y posteriormente se incendió al aproximarse al puerto de La Coruña. Las autoridades intentaron arrastrar el barco a mar abierto, pero los tanques del buque reventaron y comenzó un vertido del petróleo al mar que posteriormente se incendió. A consecuencia de este incidente las costas coruñesas permanecieron enfangadas con la carga de carburante durante semanas.

La madrugada del 3 de diciembre de 1992 el Aegean Sea entraba en el puerto de La Coruña con unas condiciones meteorológicas adversas, con vientos superiores a los 100 km/h y una visibilidad inferior a los 100 m. Por culpa de un golpe de mar —según el capitán del barco— o por seguir una maniobra incorrecta -según la Dirección General de la Marina Mercante- el buque no siguió la ruta fijada por los prácticos y terminó encallando contra los bajos rocosos de las Xacentes, a unos cien metros de la costa, cerca de la entrada del puerto. Según la información del capitán, eran las 4:50 horas.

A las ocho de la mañana el buque encalla frente a la torre de Hércules, próxima a la entrada del puerto. A las 9:45 el buque se había partido en dos secciones, con la proa a 50 m de profundidad. Rápidamente el barco comienza a arder. Desde algo más de media hora antes el capitán autoriza la evacuación de los 28 tripulantes, que son rescatados por los helicópteros de rescate Helimer Galicia, Pesca I y Pesca II, junto al barco de la Cruz Roja Blanca Quiroga.

No hubo víctimas humanas. Fue preciso evacuar a los vecinos del barrio de Adormideras, el más próximo, y unas 300 familias pasaron la noche fuera de sus hogares. Una nube de humo procedente del buque cubrió durante unas horas el cielo de la ciudad, si bien por la tarde se desplazó con el viento hacia Ferrol.

A pesar de que se consiguió extraer unas 6000 toneladas de crudo, la mayor parte fue vertida al mar o ardió; otra parte de la carga se evaporó gracias a la volatibilidad de ese tipo de petróleo. La escasez de barreras contra la contaminación y la ruptura de algunas de ellas fueron los primeros problemas para frenar una marea negra que llegó a cabo Prior y afectó a las rías de La Coruña, de Ares, de Betanzos y de Ferrol. En total resultaron afectados unos 300 km de costa, limitando la actividad de más de 4000 pescadores, mariscadores y operarios de depuradoras de moluscos y otras industrias relacionadas con la acuicultura. Las reclamaciones presentadas en concepto de indemnización llegaron a los 300 millones de euros.

Las cifras de animales muertos varían entre los 500 de la Marina Mercante, y los 26 000 conforme a los grupos ecologistas. La popa del Aegean Sea, arrastrada por las olas hasta la torre de Hércules fue durante años un atractivo turístico. Finalmente fue subastada como chatarra a una empresa asturiana. El ancla se conserva en el Aquarium Finisterrae.

Las indemnizaciones a los afectados comenzaron a pagarse en el año 2002 tras un largo proceso judicial en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

El 10 de septiembre de 1996 se produjo otro acontecimiento funesto para la ciudad cuando el vertedero de Bens se derrumbó sobre el lugar de O Portiño, cubriendo el dique y varias edificaciones con una avalancha de 200 000 metros cúbicos de tierra y basura que provocó una víctima mortal y arrastró varios vehículos y decenas de embarcaciones. El incidente provocó un gran malestar ciudadano, con varios días de hedor insoportable cubriendo la ciudad hasta el sellado de la zona.

La última de las grandes catástrofes que tuvo que afrontar La Coruña ocurrió en noviembre de 2002, cuando la marea negra provocada por el naufragio del petrolero Prestige (13 de noviembre) alcanzó sus costas, aunque los daños en esta zona no resultaron tan severos como los causados en otras comarcas gallegas más expuestas al vertido de crudo.

La playa de Bens ha recibido a lo largo del tiempo numerosos vertidos contaminantes. Alrededor de la misma se encuentra la EDAR de Bens, la refinería de petróleos de La Coruña, la planta de tratamiento de residuos de Nostián y una instalación de bombas de aguas fecales del ayuntamiento de Arteijo. El arenal fue utilizado como vertedero de la ciudad hasta la construcción del vertedero de Bens durante los años setenta.[42][43][44]

En 2005 se vertieron en la playa más de 1000 litros de gasóleo procedentes de la refinería. El combustible se precipitó primero al río Napal y posteriormente invadió la playa. Greenpeace demandó a Repsol por lo sucedido.[45]​ En el año 2006, la playa sufrió un vertido de basura procedente de la red de saneamiento del ayuntamiento de Arteijo.[46][47]​ En 2008, los vecinos denunciaron el estado de la cala, que se encontraba repleta de desperdicios.[48]​ En el año 2013, operarios de la planta de tratamiento de residuos de Nostián amenazaron con una huelga por vertidos de lixiviados cerca de la playa de Bens.[49]​ Ese mismo año se produjo un vertido procedente de la EDAR en las inmediaciones de la playa, bloqueando el paseo entre O Portiño y la playa de Bens.[50]

La constante contaminación de sus aguas ha provocado que el uso de la playa sea escaso.

Hay constancia de asentamientos prerromanos en el área actualmente ocupada por la ciudad (Castro de Elviña y Alto de Santa Margarita). La tribu de los Brigantes eran la población autóctona del área y también los artabros que comprenden desde la ría del Burgo a la ría de Ferrol.

La bahía de La Coruña es citada por los geógrafos clásicos con el nombre de Portus Magnus Artabrorum (Gran Puerto de los ártabros), y era uno de los puntos fundamentales en la "ruta del estaño". Ptolomeo hace referencia a la ciudad de Faro (le corresponde sin duda a la Coruña actual) y cita el faro de Brigantium. Dion Casio habla de la llegada de César a las costas de Brigantium. Bajo los romanos, La Coruña fue final de una vía y puerto de cierta importancia. Las tropas de Julio César llegaron en el año 62 a. C. y los romanos acabaron bautizando el lugar como Brigantium. En el s. I d. C. se construyó el faro llamado Torre de Hércules, prueba de la importancia que tenía la ruta marítima por la zona ya en épocas remotas. Recientemente han aparecido restos de una necrópolis[51]​ y otro tipo de construcciones romanas bajo solares en obras en las zonas de Pescadería y Monte Alto.

Tras la caída del imperio romano, el pequeño asentamiento herculino caería sucesivamente bajo dominio suevo y visigodo. La invasión árabe de la península ibérica en 711 apenas tuvo repercusión en esta zona, que en menos de un siglo pasó a ser parte del reino cristiano de Asturias. Bermudo II otorga a la Iglesia compostelana el dominio sobre Crunia y la isla de Faro (como se denominaba entonces la península en la que se erige la Torre de Hércules) pero entre los siglos IX y X, los periódicos ataques de las flotas vikingas acaban con el despoblamiento de la zona, ya que sus habitantes prefirieron establecerse en el área de Betanzos, una zona de la ría más protegida.

No fue hasta 1208 que la ciudad fue refundada por orden del rey de León Alfonso IX, trasladando a los habitantes de la cercana población de El Burgo hasta el actual emplazamiento de la Ciudad Vieja, reconstruyendo la urbe y otorgándole los privilegios del Fuero de Benavente. Así, La Coruña pasa a ser un enclave que depende directamente del rey, libre de vasallaje al clero o a los señores feudales que se repartían el resto del territorio galaico.

Décadas más tarde, su sucesor Alfonso X concede a la villa la exclusividad de desembarcar y vender la sal sin pagar gravámenes, lo cual se traduce en una gran prosperidad económica.

Durante el reinado de Enrique III, en los últimos años del siglo XIV se construyeron las murallas que protegían el recinto de la Ciudad Vieja. Se conservan algunos restos, así como tres puertas que abrían la ciudad al mar a lo largo del paseo del Parrote, frente a la bahía. También se conserva el baluarte conocido como la Fortaleza Vieja, que es el actual Jardín de San Carlos.

Ya en el siglo XV, Juan II otorgó a La Coruña el título de ciudad en 1446. Carlos I celebró cortes en ella, estableció la Casa de Contratación para la especiería y partió desde su puerto para ser coronado emperador en Alemania.

Entre los siglos XVII y XVIII, las continuas guerras de la monarquía española repercutieron en las subidas de impuestos y el reclutamiento de la población. La ciudad sufrió a partir de entonces un proceso de recesión.

La reina Isabel I de Inglaterra mantenía una profunda enemistad con Felipe II, tensión que desembocó en una serie de disputas bélicas. El 21 de julio de 1588 salió del puerto de La Coruña la Armada Invencible[52]​ hacia el inesperado desastre en el canal de la Mancha. Un año más tarde, en 1589 la reina de Inglaterra envió una escuadra mandada por el almirante Francis Drake conocida como la contraarmada. La ciudad se enfrentó al invasor con la heroína María Pita a la cabeza, consiguiendo resistir el asedio. Así, tras quemar el monasterio de Santo Domingo, el barrio de Santo Tomás y la zona de Pescadería, los ingleses se retiraron el 19 de mayo.

Es en esta época cuando se produce el traslado de la Real Audiencia desde Santiago de Compostela a La Coruña.[53]​ En 1620, Felipe III crea la Escuela de los Muchachos del Mar y en 1682 se practican obras de restauración a la Torre de Hércules, a cargo del arquitecto Antúnez.

En la Guerra de Sucesión, la ciudad volvió a sufrir un alza de los impuestos y el reclutamiento de la población. La guerra acabó en 1716 y la recuperación económica comenzó propiciada por las actividades productoras y exportadoras de los empresarios burgueses catalanes afincados en la ciudad.

Durante el reinado de Carlos III acabó por romperse el monopolio de Cádiz como única ciudad con permiso para comerciar con las colonias en América. Trece puertos, incluido el de La Coruña, se beneficiarían de dicho comercio. A partir de ese momento la ciudad despuntó económicamente y el Rey mandó construir la muralla de Pescadería (de la que se conserva el espigón que divide actualmente las playas de Riazor y Orzán). Fue en este siglo cuando se iniciaron las primeras actividades industriales en la ciudad con la creación de la Real Fábrica de Tabacos (en funcionamiento hasta los años 1990 del último siglo) o la Real Sombrerería de La Coruña.

En la primera mitad del siglo XIX la ciudad experimentó un notable aumento de población, pasando de 12 000 habitantes en los primeros años a unos 20 000 alrededor de 1850.

El 30 de noviembre de 1803 partió, con destino a América, la expedición dirigida por Francisco Javier Balmis para difundir la vacuna de la viruela descubierta varios años antes.

Durante la invasión napoleónica en mayo de 1808, la ciudad presentó resistencia a la ocupación francesa desde el principio, liderada por Sinforiano López. El levantamiento patriótico comenzó el 30 de mayo, cuando la multitud, enardecida por las noticias del levantamiento general que habían llegado de provincias vecinas exigió que se izase la bandera española y se hiciesen las salvas de ordenanza que eran tradicionales en aquel día, día de San Fernando y onomástica del rey Fernando VII. El Capitán General don Antonio Filangieri había tratado de contemporizar con los patriotas, pero estos se dirigieron hacia su palacio. Entrevistado con una delegación Filangieri cedió a sus presiones y acabó escapando por una puerta secundaria para refugiarse en el convento de Santo Domingo, cercano a la Capitanía.[54]​ Se formó una Junta de Defensa, al igual que en otras ciudades importantes de España, quedando La Coruña posicionada a favor del bando patriota y en guerra con los franceses.

Otros lugares de Galicia opusieron resistencia, como Arosa o Vigo. En La Coruña se libraron varios enfrentamientos, siendo el más significativo la batalla de Elviña, el 16 de enero de 1809 entre franceses e ingleses. La batalla en sí nunca se llegó a librar, solamente alguna escaramuza, ya que los ingleses estaban preparando su flota anclada en el puerto para abandonar la ciudad a su suerte. Al día siguiente los franceses se apoderaron de la ciudad, que abandonaron nueve meses más tarde para perseguir al marqués de la Estrella y a sus cinco mil hombres. Las bajas causadas por la milicia y la guerrilla gallegas evitaron que el mariscal Soult volviese a tomar la ciudad, hecho que le obligó a abandonar Galicia con más de un 50 % de bajas en sus filas.

El 19 de agosto de 1815 el mariscal de campo Juan Díaz Porlier, apodado El Marquesito, se pronuncia con la intención de restaurar la constitución española de 1812, apoyado por la burguesía y la intelectualidad coruñesa. Sin embargo, el día 22 de agosto el militar liberal es traicionado, capturado y llevado al castillo de San Antón, es condenado a muerte y ejecutado en la horca en el Campo de la Leña, actual plaza de España, el 3 de octubre de 1815.

Al estallar en 1833 España la primera de las Guerras Carlistas, La Coruña, fiel a su espíritu liberal, proclamó su apoyo a la causa Isabelina. La ciudad fue cercada en varias ocasiones por expediciones carlistas sin llegar a ser ocupada nunca por las tropas del infante Don Carlos. Tras el fin del conflicto, la reina Isabel II gratificó a la ciudad concediéndole la categoría de capital de provincia en 1849.

A finales del siglo XIX comienzan a instalarse en la ciudad nuevas industrias y bancos que sentaron la base de la urbe moderna. En esa época, personajes ilustres como Emilia Pardo Bazán o Aureliano Linares Rivas (diputado por el Partido Liberal) aportan prestigio a la ciudad y otorgan importantes donaciones económicas en momentos difíciles para la población coruñesa.

Tras la pérdida de las últimas colonias españolas de ultramar en 1898, muchos gallegos que habían creado fortuna en el Caribe, los llamados "indianos", regresan con su dinero y el deseo de recrear en la ciudad herculina el lujo que habían conocido en ciudades como La Habana o Santiago de Cuba.

En el siglo XX se produce una explosión demográfica y económica, acentuada por la anexión del municipio de Oza el 28 de enero de 1912,[cita requerida] que aportó al municipio más del 70 % de su actual territorio municipal. Se crea más industria, se potencia el puerto, se fundan organizaciones sindicales y se aumenta la red de negocio y servicios de la ciudad. La Coruña se convierte así en la capital de las vanguardias arquitectónicas gallegas de principios de siglo, tras la construcción de un ensanche de edificios con fachadas de estilo modernista (zona de la plaza de Lugo, plaza de Orense, Linares Rivas, plaza de Pontevedra o los emblemáticos edificios del Kiosco Alfonso, Radio Nacional de España y el desaparecido antiguo Hotel Atlántico) y desde 1922 contó con el edificio más alto de España, la sede central del Banco Pastor, de Antonio Tenreiro y Peregrín Estellés,[55]​ situado en el Cantón Pequeño, puesto que perdió en el año 1929 con la construcción en la Gran Vía madrileña de la sede de Telefónica. Esta compañía inauguró al año siguiente la central de la calle San Andrés, del arquitecto José María de la Vega Samper, otro ejemplo de la influencia de la arquitectura comercial de origen norteamericano.[56]

Las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 arrojaron unos resultados aplastantes a favor de la opción republicana; la FRG-ORGA (Federación Republicana Gallega - Organización Republicana Gallega Autónoma), fundada entre otros por el abogado y político coruñés Santiago Casares Quiroga, obtenía 31 concejales, además de 2 concejales republicanos independientes no integrados en la federación, un socialista, frente a seis concejales monárquicos.[57]

Con la II República, la ciudad continuó con su imparable expansión económica y política. Fue en esta época cuando el racionalismo arquitectónico llegó a la ciudad. Dada la relevancia que la II República otorgó a la educación[58]​ fueron diversos los proyectos educativos que se impulsaron en toda España, y la ciudad no fue una excepción. La voluntad de la ciudad de dotarse de instalaciones de educación superior tiene sus primeras expresiones en el siglo XIX. Habiéndose pronunciado ya en 1934 el gobierno municipal a favor de la existencia de una Ciudad Universitaria, sobre una propuesta urbana elaborada por el arquitecto Antonio Tenreiro, el proyecto sufrió una paralización durante la Guerra Civil Española. La Ciudad Escolar como conjunto se desbloqueó después de la contienda, materializándose definitivamente en 1947[59]​. Un conjunto arquitectónico propio de los años treinta actualmente utilizado como instituto, aula de estudio y escuela naval.

La violencia antirreligiosa, protagonizada por sectores minoritarios de la sociedad coruñesa, que se extendió por España, afectó también a la ciudad. El 2 de julio de 1931 por la tarde fueron apedreados los edificios de los jesuitas y los maristas e incendiada la iglesia de los capuchinos, después de la celebración de un mitin de la Federación Local Obrera con el que se pretendía protestar por la reanudación del culto en ese templo. La intervención de la Guardia Civil impidió que sucediese lo mismo en el convento de los dominicos. El 12 de septiembre de 1933 estalló una bomba en la puerta posterior de la iglesia de San Andrés, aunque causando escasos daños. Ese mismo año fue incendiada la parroquial de San Vicente de Elviña. El 21 de febrero de 1936 tuvieron que ser sofocados incendios en la Colegiata de Santa María, en las iglesias de los jesuitas y de la Orden Tercera y capilla de los redentoristas. Se produjeron intentos de incendiar las iglesias de San Roque y residencia de las josefinas.

En 1936 estalla la Guerra Civil y los mandos del ejército que respaldan el golpe militar enseguida toman el control de la ciudad. A partir de ese momento y tras una cruenta represión durante la que se tiene constancia de fusilamientos en el Campo de la Rata, La Coruña deja de ser un bastión del republicanismo federal. El gobernador militar y el capitán general son trasladados a Ferrol, donde serán fusilados tras un consejo de guerra por negarse a sumarse a la sublevación.

Durante la dictadura de Franco destaca el mandato del alcalde Alfonso Molina. Durante el mismo es construida una de las principales vías rápidas de acceso al centro la ciudad en 1957[60]​ y que lleva su nombre. El empresario Pedro Barrié de la Maza, simpatizante del régimen, funda importantes empresas como Unión Fenosa.

Durante los años 60 y su desarrollismo económico, la ciudad comienza a experimentar un gran crecimiento demográfico, recibiendo 60 000 nuevos habitantes en apenas una década, debido a una oleada de inmigración procedente de las comarcas rurales y expandiendo la ciudad hacia el oeste y el sur con la construcción de nuevos barrios como los de Los Mallos y el Agra del Orzán.

En 1975, con la construcción de la Torre Hercón (también conocida como Torre Costa Rica) la ciudad apuesta desde entonces por la verticalidad que la caracteriza, algo poco habitual en las ciudades españolas. Desde su terminación, sigue siendo el edificio más alto del norte español, con 108 metros de altura, 119[61]​ contando la antena de la Televisión de Galicia (TVG), cuya sede en La Coruña está en ese mismo edificio.

Ya en la democracia, se aprobó el Estatuto de Galicia en 1981, con el que La Coruña perdió la capitalidad de Galicia, que mantenía desde 1563,[62][63][64]​ en beneficio de Santiago de Compostela, hecho que provocó la manifestación de protesta más masiva de toda la historia de la ciudad.[65]

Durante el mandato del alcalde socialista Francisco Vázquez Vázquez (1983-2006), elegido seis veces consecutivas por mayoría absoluta, la ciudad acometió ambiciosos proyectos urbanísticos, siendo los más emblemáticos la construcción de un gran paseo marítimo de doce kilómetros de recorrido (el más largo de Europa)[66]​ y los tres museos científicos:

Se creó para su gestión la red "=MC²" (Museos Científicos Coruñeses) que ha convertido a la ciudad en una referencia nacional en divulgación científica.[67]

En esta época se acometieron también en La Coruña otras nuevas infraestructuras como el Palacio de la Ópera, el Coliseum (edificio multiusos para todo tipo de eventos, incluyendo espectáculos taurinos), el parque escultórico del entorno de la torre de Hércules, la torre de Comandancia Marítima, el polémico Centro de Ocio del puerto (que incluye un nuevo palacio de congresos), el acondicionamiento de los montes de San Pedro y Bens, convertidos en extensos parques costeros, el obelisco 'Millenium' o la remodelación del mercado de la plaza de Lugo y del estadio de Riazor, entre otros.

Aunque nunca perdió las elecciones, los últimos años del mandato de Francisco Vázquez estarían marcados por varias polémicas, como su enfrentamiento con la "Mesa Pola Normalización Lingüística"[68]​ por el topónimo de la ciudad, defendiendo la cooficialidad de la forma castellana "La Coruña" y gallega, "A Coruña"[69]​, así como determinados asuntos urbanísticos aireados por un periódico local ("La Opinión A Coruña"). La etapa de Vázquez al frente de la alcaldía concluye en 2006 cuando el Presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero le nombró embajador español ante la Santa Sede, siendo sustituido en el gobierno municipal por su teniente de alcalde, Javier Losada.

En las Elecciones municipales de España de 2007, pese a seguir siendo el partido con mayor número de votos, el PSdeG-PSOE pierde la mayoría absoluta.[70]​ Ante esta situación, Losada opta por un pacto de gobierno progresista con el Bloque Nacionalista Galego (BNG), siendo el candidato de ese partido, Henrique Tello, vicealcalde.

En las últimas décadas se han producido diversos cambios en la funcionalidad de la ciudad. Comparte diversas funciones administrativas y ha reducido otras militares. Aunque sigue estando presente en la ciudad una parte importante de actividad económica relacionada con el sector servicios, en La Coruña se ha ido perdiendo peso progresivamente el "efecto sede"[71]​ derivado de la crisis iniciada en 2008, la crisis bancaria, la crisis de las Cajas de Ahorros, absorciones y movimientos empresariales varios. Estando ahora la sede social de ABANCA en el cercano municipio de Betanzos, después de su absorción por parte del Banco Etcheverría, filial este último a su vez del banco venezolano Banesco, Coruña es sede de la Fundación ABANCA. Sigue siendo sede del Banco Pastor, a la espera de lo que suceda después de su absorción por parte del Banco Popular Español[72]​, absorbido este último a su vez por el Grupo Santander por el valor de un euro, dada la delicada situación del Banco Popular Español.

En la ciudad reside el domicilio social del grupo de comunicación Corporación Voz de Galicia y la empresa de telecomunicaciones R. En el vecino municipio de Arteijo se encuentra la sede central de Inditex, el mayor grupo textil a nivel mundial (propietaria de las populares marcas Zara, Pull and Bear, Bershka y Massimo Dutti, entre otras) y cuya influencia económica en la ciudad ha sido decisiva. Se suma a ello la importancia de la actividad portuaria (segundo puerto de Galicia en cuanto a pesca fresca desembarcada) y un auge en la actividad del puerto comercial (petróleo y mercancías sólidas a granel) que lo han convertido en el principal puerto gallego en tráfico total.[73]​ El Aeropuerto de La Coruña (Alvedro), situado en Culleredo, ofrece actualmente vuelos regulares a las principales ciudades españolas y a algunos destinos europeos, aumentando notablemente el volumen anual de pasajeros en la última década.

La ciudad también se ha dado a conocer internacionalmente gracias a diversos éxitos de su principal equipo de fútbol, el Real Club Deportivo de La Coruña, campeón de la liga española de fútbol en la temporada 1999-2000 y varias veces subcampeón.

En el año 2008 se celebró el 800 aniversario de refundación de La Coruña por Alfonso IX en 1208 y el 200 aniversario de la batalla de Elviña, hecho que marcó profundamente la vida de los coruñeses de la época.

El 29 de junio de 2009, la Torre de Hércules, el milenario símbolo de la ciudad, fue declarado Patrimonio de la humanidad por la UNESCO, tras una intensa campaña de apoyo tanto institucional como ciudadano.

En la última década, municipios como Oleiros o Culleredo se han consolidado en el contexto del área metropolitana, convirtiéndose en una alternativa para muchos coruñeses debido a la carestía del suelo en la ciudad. Cabe señalar en el ámbito demográfico la presencia de la inmigración en la ciudad, sumando los extranjeros 21 766 habitantes, siendo en su mayoría oriundos de América Latina, China, Magreb y África subsahariana.

Por otra parte, la creación de nuevos barrios como Matogrande, Los Rosales o Novo Mesoiro, el proceso de suburbanización antes citado y la reciente apertura de grandes centros comerciales como Marineda City, Espacio Coruña o Dolce Vita, este último clausurado en 2014,[74]​ evidencian una nueva concepción de un estilo de vida basado en un desplazamiento del ocio del centro de la ciudad hacia las áreas periféricas.

El municipio está formado por la localidad (y capital) de La Coruña y 45 entidades de población englobadas en 4 parroquias: [75][76][77]

La Coruña no es una ciudad ajena al proceso de reforzamiento de las áreas metropolitanas que se vienen dando en Europa. Así, en la última década del siglo XX el municipio perdió alrededor de 3500 habitantes mientras que su área metropolitana, compuesta por ocho municipios, creció en 20 000. El ritmo de crecimiento poblacional observado desde finales del siglo XIX empieza a descender, debido fundamentalmente a dos factores:

A pesar de estos datos, la población empieza a recuperarse gracias a la inmigración. Si bien ésta en los años 80 y años 1990 era fundamentalmente de emigrantes retornados, profesionales y retirados, la población inmigrante actual son jóvenes sudamericanos, y en muy menor medida, personas de extremo Oriente, el África subsahariana y Europa oriental.

En cuanto al lugar de nacimiento de la población residente en La Coruña, casi la mitad han nacido en la misma ciudad, el 88% son gallegos y el 96% nacidos en algún lugar de España. Los nacidos en el extranjero representan, por lo tanto, el 4% de los residentes.[78]​ Estos datos reflejan los movimientos migratorios pasados dentro de la propia Galicia, al absorber la Coruña parte de la emigración del rural hacia las ciudades.

Los datos netos hablaban en 1998 de 1691 nacimientos y 2286 defunciones, arrojando un saldo vegetativo negativo de 595. Se contaron entonces 1093 enlaces matrimoniales, que supuso una tasa de nupcialidad del 4,9%, igual a la española y superior a la gallega y a la provincial. Añadiendo a estos datos los del área metropolitana, el saldo vegetativo no es tan negativo, y aumenta en 0,4 puntos la tasa de nupcialidad.

Los datos de 2005 mejoraban estas cifras ya que el número de nacimientos en el área metropolitana alcanzaba la cota más elevada de los últimos 20 años, llegando hasta los 3373. De ese modo, en la comarca de La Coruña el saldo vegetativo en este año fue negativo pero solo fallecieron 70 personas más de las que nacieron. Según estos datos, las mujeres coruñesas dan a luz, de media, a los 31 años, 4 más que hace una década, y el repunte de los nacimientos es debido, principalmente a la inmigración.[79]

Bien entrado el siglo XXI, los datos de 2008 nos dicen que la ciudad y su área metropolitana siguen creciendo. El núcleo urbano de La Coruña parece haberse recuperado de la crisis demográfica que sufrió en los años 1997-2002, en los que la población descendió en 16 000 personas en pocos años y ahora, a fecha de 2009, la ciudad ha recuperado esa población perdida hasta la cifra actual, no superada desde 1996 y que se espera siga aumentando en los próximos años dada la gran demanda y construcción de nuevos barrios y bloques de vivienda en la ciudad (Nuevo Mesoiro, con 2000 viviendas, Someso, con 1950, Vioño, con 1050, Papagayo, con 800, Oza con 1000...) Además, ya desde 1991, los municipios adyacentes a la ciudad han dejado de convertirse en zonas rurales para convertirse en los nuevos barrios-dormitorio de la ciudad. Municipios como el de Culleredo han duplicado su población en los últimos años, Arteijo, Oleiros y Cambre han ganado más de 10 000 en los últimos 15 años y otros como Sada o Betanzos crecen a un buen ritmo, con poblaciones que han ascendido en más de 4000 habitantes en los últimos años, mientras que los municipios que cuentan con menos infraestructuras, como Abegondo, Bergondo o Carral prácticamente mantienen su población, con ascensos no superiores a los 2500 habitantes en los últimos años.

En 2009 la ciudad volvió a recuperar parte de su población, igualando de nuevo su récord histórico de 1991 (246 000) en 2009. Posteriormente, según el INE La Coruña volvió en cuanto a población a valores de la segunda mitad de los años 80.[80]​ La ciudad experimenta un estancamiento poblacional desde hace más de 30 años, inducido por la falta de suelo edificable, el bajo precio del metro cuadrado en el área metropolitana, la falta de natalidad mencionada antes y los efectos económicos de la crisis económica iniciada en 2008.

A pesar de que la mayor parte de la población de La Coruña nació en el propio municipio (48% y 117 360 habitantes), hay un porcentaje importante de residentes nacidos en otras localidades de la provincia (24% y 58 270 habitantes) y de otras provincias gallegas (11% y 27 920 habitantes). Únicamente el 8% de la población de La Coruña nació en otra comunidad autónoma, lo que supone 19 848 habitantes, mientras que el 9% restante de la población nació en el extranjero. Son precisamente los ciudadanos extranjeros los que en los últimos años hicieron aumentar el padrón de la capital coruñesa. El efecto de la inmigración afecta igualmente a su área metropolitana, que vio como el censo de extranjeros aumentaba en los últimos años.[82]

En el año 2008 residían en la ciudad un total de 21 766 extranjeros, de los cuales la mayor parte eran originarios de América (con un total de 13 146 habitantes, principalmente de Sudamérica y en especial de Venezuela y Argentina) y por detrás otros ciudadanos europeos (6525 habitantes principalmente ciudadanos de otros países de la Unión Europea, destacando los 1162 ciudadanos británicos). Muy por detrás están los ciudadanos africanos (1456 habitantes, principalmente de nacionalidad senegalesa, con 679 habitantes), los asiáticos (598 habitantes, casi todos chinos con 407 habitantes) y finalmente los ciudadanos de Oceanía, que apenas llegan a los 41 habitantes. Cabe señalar que fruto de este fenómeno el Agra del Orzán se ha convertido en el barrio más multicultural de la ciudad.

En datos de 1 de enero de 2012[81]​ la ciudad contaba con 25 609 habitantes nacidos en el extranjero, aumentando su número en 3843 personas respecto a 2008. Por continentes, el mayor número correspondía a América (15 476 personas, procedentes casi en su totalidad de Iberoamérica), seguido del resto de Europa (7356 personas, en su mayoría ciudadanos comunitarios de otros países de la Unión Europea). A mayor distancia se encontraban África (1948 personas), Asia (759 personas, la mayoría de nacionalidad china) y Oceanía, que contaba con apenas 70 habitantes en la ciudad.

Desde que la urbanización de nuevos terrenos disminuyó enormemente en el municipio de La Coruña en los años 70, cuando la tasa de edificabilidad del ayuntamiento alcanzó el 40% y el precio por metro cuadrado comenzó a aumentar, los ayuntamientos colindantes de la ciudad comenzaron a experimentar un ligero repunte de población, recuperando parte de la que años atrás La Coruña les había arrebatado. Pero no fue hasta los años 1990 cuando experimentaron un notable crecimiento. En algunos de ellos la población se multiplicó por dos desde 1991, superando la mayoría los 10 000 habitantes.

Actualmente la superficie edificada de La Coruña se sitúa en el 55% del total de su territorio municipal, es decir, que la ciudad ocupa una extensión de 20 kilómetros cuadrados (sobre un ayuntamiento de 36,83) y mantiene 244 099 habitantes. La población total y la extensión del área metropolitana de La Coruña varían según los autores. Su influencia abarca, desde luego, más allá de la comarca coruñesa, alcanzando también a las comarcas de Bergantiños, Betanzos, Eume y Ferrol. Actualmente se están llevando a cabo diversas actuaciones que contribuyen a acrecentar la unión de La Coruña con el resto del área metropolitana. Está en proyecto la ampliación de los viales existentes y la creación de otros nuevos.[83]

Los núcleos de población más cercanos a La Coruña son Meicende y los adyacentes a la desembocadura de la ría, que suman unos 40 000 habitantes, destacando los de Santa Cristina y Perillo (ambos en Oleiros), El Temple y A Barcala (ambos en Cambre), O Burgo, Alvedro, Fonteculler, Vilaboa (situados estos últimos en Culleredo), entre otros.

La Coruña es la capital de la provincia homónima, lo que implica que se encuentren ubicadas en la ciudad las diferentes delegaciones provinciales de las consejerías de la Junta de Galicia y del Gobierno de España, así como la sede de la Diputación Provincial de La Coruña. También ha sido la capital de la Comunidad Autónoma de Galicia hasta 1981, momento en que se produjo la manifestación más multitudinaria de la historia de la ciudad, con más de 30 000 personas. Actualmente existen colectivos que demandan que La Coruña vuelva a ser capital de Galicia.[84]

La administración judicial comprende las sedes de la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, la Fiscalía de Galicia, la Audiencia Provincial y la cabeza del partido judicial nº 4 de la provincia de La Coruña, cuya demarcación comprende la ciudad de La Coruña más seis poblaciones de la comarca.[87]​ El conjunto de organismos judiciales es el siguiente:[88]

Entre todos los monumentos destaca el que es el símbolo de La Coruña, la Torre de Hércules, el faro en funcionamiento más antiguo del mundo.[89]​ El origen de la torre es desconocido, aunque fue reedificada por los romanos en el siglo II. En una inscripción en la piedra consta el nombre de C. Servius Lupus, arquitecto de la región de Lusitania, en la provincia romana de Hispania. En esa inscripción aparece la dedicatoria del monumento a Marte Augusto. La fachada actual es fruto de la remodelación neoclásica efectuada en el siglo XVIII. El ingeniero militar Eustaquio Giannini la reparó y revistió, terminando la obra en 1791. Actualmente es de planta cuadrada (al contrario que antaño, que era circular), tiene 58 metros de altura y sigue permaneciendo destinada a alumbrar con la linterna de su faro decenas de kilómetros a la redonda. En el año 1991 alrededor de la Torre se creó un Parque Escultórico con obras de artistas tan destacados como Francisco Leiro Lois o Pablo Serrano entre otros.

En el año 2007,[90]​ su candidatura fue elegida como bien cultural aspirante al Patrimonio de la Humanidad. El 9 de septiembre de 2008[91]​ se hermanó con la estatua de la Libertad de Nueva York y el día 25 de ese mismo mes hizo lo mismo con el faro del Morro de La Habana, el más antiguo de América y uno de los emblemas de Cuba.

El 27 de junio de 2009 la Unesco declaraba finalmente la Torre de Hércules como patrimonio de la Humanidad.[92]

El castillo de San Antón se encuentra en la zona portuaria, al lado de La Solana. Fue construido en el que era entonces un pequeño islote en medio de la bahía coruñesa, en el que se encontraba una pequeña ermita dedicada a San Antón. Su propósito era defender la ciudad de los ataques desde el mar. Su construcción comenzó el año 1587, según indica una inscripción en la portada de la fortaleza.

Durante el ataque inglés de 1589 por parte de la Armada Inglesa, el castillo contribuyó con eficacia a la defensa de la ciudad, a pesar de estar inacabado. Tras el ataque, se continuó su construcción hasta la finalización de las obras en 1590.

A partir del siglo XVIII la fortaleza se convirtió en prisión, función que mantendría hasta su cesión al Ayuntamiento de La Coruña en 1960.

En él tiene su sede el Museo Arqueológico e Histórico de esta ciudad desde su inauguración en octubre de 1968.

Dentro de la Ciudad Vieja sobresale, por su antigüedad y belleza, la Colegiata de Santa María (llamada también Santa María del Campo). Es una iglesia de estilo románico tardío (ss. XII-XIII), calificada como colegiata desde 1441. Se terminó en 1302, según inscripción. Posee tres naves y un solo ábside semicircular (propio del románico gallego de s. XII); alargada modernamente hacia los pies; en su cabecera se alza una torre cuadrada y maciza; conserva un par de estatuas de una Anunciación góticas, aunque de tradición románica, y una María Magdalena policromada, de Pedro de Mena.

La Iglesia de Santiago (siglos XII-XIII), de tradición románica, posee una amplia nave cubierta de madera y cabecera con tres ábsides, modificada en los siglos xv y xvi. Se conservan ruinas pertenecientes al convento de San Francisco, fundado hacia 1214 y destruido, en parte, a mediados del siglo y xvi; reconstruido posteriormente en 1651, volvió a ser destruido por la explosión de un polvorín. Es de estilo gótico, como una sola nave, crucero y tres ábsides, pentagonal en central y cuadrados los laterales; las naves están cubiertas de madera y los ábsides por bóvedas de crucería. Destacan una gran capilla enclavada en el crucero y una interesante portada de tradición románica.

De estilo barroco, se trata de un templo de tres naves, con exuberante decoración en su interior. La fachada es de clara influencia compostelana, con columnas gigantes,y los trazos de esta fueron dados por el genial arquitecto barroco Fernando de Casas Novoa. Un gran hueco rectangular preside la composición, mientras que los aletones recuerdan el origen jesuítico de esta arquitectura. Además tuvo lugar el primer intento de matrimonio homosexual de España del que se tiene constancia registral, en el año 1901.[93]

El templo de origen medieval sufrió a mediados del siglo XVIII una reedificación absoluta. Lo más notable de su arquitectura es la ornamentación interior. El mayor desarrollo decorativo se produce sobre las puertas laterales del presbiterio (1704-1867).

Se conservan restos de murallas defensivas así como tres puertas que abrían la ciudad al mar a lo largo del paseo del Parrote, frente a la bahía. También se conserva el baluarte conocido como la Fortaleza Vieja, que es el actual Jardín de San Carlos. Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.[94]

Situado en Los Cantones, la construcción del obelisco se remonta al año 1893, cuando el Ayuntamiento de La Coruña propone elevar un monumento en honor de Aureliano Linares Rivas, que fue diputado, senador y ministro. Fue inaugurado el 10 de febrero de 1895. En la base del monumento figuran unas coordenadas Latitud 43º, 22’ N Longitud 4º 41’ 54’’ O las cuales utilizan como referencia el Meridiano de Madrid, de uso en la época.[95]

El obelisco Millenium es un monumento con forma de obelisco situado en el Paseo Marítimo de La Coruña. Se levantó para conmemorar el inicio del siglo XXI. Tiene 46 metros de altura y está hecho en acero (2 toneladas) y 147 cristales de roca traídos desde Holanda. En los 13 primeros metros se cuenta la historia de los principales acontecimientos y personajes de La Coruña, tallados en los cristales. De noche se iluminan mediante 142 focos de luz.

En el primer ensanche de la ciudad se puede observar el conjunto arquitectónico de la plaza de María Pita, presidido por el palacio municipal de mismo nombre, que data del año 1897 y que es de estilo modernista. Destaca en esta zona el quiosco Alfonso, también de carácter modernista que data de 1913 y está dedicado al Rey Alfonso XIII. Otro edificio que destaca es la segunda Terraza, actual sede de RTVE, que se construyó entre 1921 y 1922, tras desmontar el anterior edificio de madera de La Terraza, el cual trasladaron en barco hasta su actual ubicación en Sada donde se volvió a montar pieza a pieza.[96]

Otros edificios de gran importancia son el de la Autoridad Portuaria y el de Correos, ambos de los años 50, el Teatro Colón de los años 40 y el edificio del Banco Pastor, un diseño de Antonio Tenreiro Rodríguez, arquitecto local, junto con Peregrín Estellés en 1922, el edificio más alto de España en su época.

En el segundo ensanche se encuentra el Instituto Eusebio da Guarda, que data de 1898 y el Palacio de Justicia, un edificio modernista con marcada influencia neoclásica del año 1922, además de decenas de edificios modernistas y vanguardistas del primer tercio del siglo XX. Hay también edificios de gran valor arquitectónico construidos en pleno siglo XX, como pueden ser el Palacio de la Ópera (1989), La Casa del Hombre (1995), La Casa de las Ciencias (1964) entre otros.

En una zona industrial de la parte occidental de la ciudad, cerca de la Refinería de Repsol, se encuentra el Pazo de San Xosé de Casanova[97]​ con capilla propia, incoado como Bien de Interés Cultural,[98]​.

Por último, cabe destacar por su valor arqueológico el castro de Elviña, donde actualmente se están llevando a cabo labores de conservación y reconstrucción para convertirlo en el nuevo museo de la historia de la ciudad herculina.

Las galerías, que tienen su mejor representación en el conjunto de ellas agrupadas en las casas de La Marina, pero que tienen multitud de ejemplos en la ciudad y comarca. Estas galerías son las que dieron lugar a la denominación de La Coruña como la ciudad de cristal. Se trata de balcones cerrados con carpintería de madera pintada de blanco y con una gran superficie de vidrio que funcionan como miraderos y que son características de las viviendas de la avenida de la Marina de La Coruña. Las galerías son, en verdad, las fachadas posteriores de las casas. Datan del siglo XIX y tienen su origen en la aparición del mercado de vidrio plano y cortado, fabricado inicialmente en La Granja de San Ildefonso (Segovia). Llegaron primero a Ferrol para acristalar las popas de los galeones a mediados del siglo XVIII y se aprovecharon para cerrar las viviendas de Ferrol, Puentedeume, Betanzos y La Coruña. El propósito era el de permitir que entrase la luz del sol en el interior de las viviendas evitando la lluvia. También existen balcones de hierro de forja y de fundición.

La Ciudad Vieja es el nombre que recibe el casco antiguo de La Coruña. Durante los siglos IX y X, los habitantes de la entonces llamada isla del Faro (península en la que se erige hoy en día la Torre de Hércules) fueron abandonando la zona debido a los constantes ataques de las flotas vikingas y se establecieron en el área de Betanzos. En 1208 el rey Alfonso IX refundó la ciudad en el actual emplazamiento de la Ciudad Vieja reconstruyendo la urbe, que pasó a depender directamente del rey, libre de vasallaje al clero o a los señores feudales. En el siglo XIV se construyeron las murallas que protegían la Ciudad Vieja, de las que todavía se conservan restos, así como tres puertas que abrían la ciudad al mar: la del Parrote, la del Clavo y la de San Miguel. También se conserva el baluarte conocido como Fortaleza Vieja, actualmente convertido en el Jardín de San Carlos. La Ciudad Vieja de La Coruña conserva calles y plazas que hacen revivir la historia de la ciudad, así como casonas nobles y residencias como la del matrimonio Manuel Murguía y la poetisa Rosalía de Castro, situada en la calle Príncipe.

Se articula como un clásico paseo, que combina diversas áreas bien diferenciadas en su morfología:

El Paseo Marítimo de La Coruña fue hasta el año 2014 el paseo marítimo más largo de Europa, con casi 16 km de recorrido en torno a la ciudad, por la zona litoral. Actualmente, desde el año 2014, el Paseo Marítimo más largo de Europa se encuentra en la localidad malagueña de Marbella, con 17 km. En 2016 se prevén finalizar las obras del sendero litoral en la Costa del Sol, que unirá los paseos marítimos de dicha costa hasta alcanzar los 180 km.

En cuanto a su mobiliario, materiales de construcción, jardinería y otros elementos destacan:

La Coruña tiene varios kilómetros de playas en la ciudad.[99]​ Las principales son:

También hay numerosas playas pequeñas y calas, tales como la Playa de San Roque o la Cala de Adormideras.

La playa de Riazor con el palacio de los deportes al fondo.

Panorámica de las playas de Riazor, Orzán y Matadero, que llegan a unirse en marea baja.

Playa del Orzán.

Actualmente la ciudad de La Coruña posee diez metros cuadrados de parques y jardines por cada ciudadano, es decir, que existen alrededor de 2,5 km² de superficie ajardinada, cantidad muy alta, dado el pequeño tamaño del municipio y excelente dato también dado que la tasa de edificabilidad (cantidad de terreno municipal construido o usado por la ciudad) está alrededor del 50%. Los principales parques y jardines son:

La ciudad acoge anualmente citas como el Festival Noroeste (desde 1986), Viñetas desde el Atlántico desde 1998 y Expotaku desde 2010. En la vertiente cinematográfica, La Coruña es sede de festivales como S8 Mostra de Cinema Periférico.

La ciudad dispone de cuatro recintos públicos con salas aptas para las artes escénicas:

Las salas de cine de La Coruña son:

Las fundaciones de la ciudad aportan una cantidad ingente de exposiciones, actos, representaciones y talleres que contribuyen notablemente a la cultura de la urbe.

El día 23 de junio, víspera de San Juan, es una de las fiestas más grandes de la ciudad. Proclamada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Durante ese día, bandas de música, grupos folclóricos, bandas de gaitas, comparsas de gigantes y cabezudos, etc., recorren las principales calles de la ciudad, recordando a los ciudadanos que acaba de comenzar un día de fiesta y que es el momento de adquirir el tradicional ramo de flores silvestres (artemisa, fiuncho, helechos, malvarrosa, rosas silvestres...), que servirá, llegado el amanecer, para protegerse de cualquier mal del cuerpo o del alma. Finalmente, el ramo se dejará secar colgado al aire, para que durante todo el año, sirva para espantar a brujas y seres maléficos. Al llegar la noche, la ciudad se llena de sardinadas e invade un olor a madera quemada. La fiesta se puede palpar en el Paseo Marítimo, en las playas de Riazor y Orzán, donde se llegan a concentrar más de 100 000 personas sólo en estas playas; y también en calles de cada barrio. Poco a poco, se van formando cientos de pequeñas hogueras que aguardan la llegada de las 12 de la noche para empezar a arder, ante miles de personas. Cuando suenan las doce de la noche, ya es el día de San Juan, "a noite da queima". Cientos de hogueras iluminan las playas.[102]

El día 7 de octubre (festivo local) se celebra en la ciudad la festividad de la Patrona de la ciudad, Nuestra Señora del Rosario. Se recuerda la intercesión de la Virgen del Rosario durante el asedio sufrido por la ciudad en 1589 durante el transcurso de la campaña de Francis Drake conocida como La Invencible Inglesa o La Contraarmada.

El carnaval (o entroido en gallego) es otra de las fiestas que más se vive en la ciudad. Suele durar de viernes a miércoles, siendo el martes de carnaval el día grande y festivo local. Los mayores protagonistas del entroido coruñés son las comparsas y los choqueiros.[103]​ Entre los actos del carnaval destacan: la entronización del dios Momo, el concurso de carrozas y comparsas, la fiesta choqueira del martes de carnaval en la calle de La Torre, el entierro de la sardina y la quema del dios Momo en la playa de San Amaro.[104][105]

Se denomina así a las fiestas grandes de la ciudad en verano, se celebran durante todo el mes de agosto, en ellas se programan numerosas actividades tales como: conciertos, ferias, exposiciones, etc.[106]​ Las actividades más destacadas son:

La Temporada Lírica de La Coruña nace en el 2014 a partir de la fusión del reconocido Festival Mozart y el Festival de la Ópera de La Coruña[117][118]​.

La ciudad cuenta con numerosos eventos deportivos e instalaciones.

El equipo deportivo más importante y popular de la ciudad es el Real Club Deportivo de La Coruña, fundado en 1906, que posee 6 títulos en su palmarés. Campeón de 1 Liga de Primera división (99-00), 2 Copas del Rey y 3 Supercopas de España. El Deportivo fue también Subcampeón de Liga en 5 ocasiones y participó 5 temporadas consecutivas en Champions League alcanzando, en una ocasión, las Semifinales. Cabe señalar que ha sido uno de los tan sólo 9 únicos equipos que han ganado la liga de Primera División, junto a Real Madrid, FC Barcelona, Sevilla FC, Real Betis, Real Sociedad, Athletic de Bilbao, Valencia CF y Atlético de Madrid.

Los eventos futbolísticos más importantes tienen cabida en el Estadio de Riazor, sede del Deportivo de La Coruña.

Dada la importante cultura futbolística existente en la ciudad, La Coruña es la ciudad de Galicia que ha llegado a tener más clubes de fútbol registradas en la Real Federación Galega de Fútbol[119]​, 82 clubes. Entre los más reconocidos se encuentran el Ural Club de Fútbol[120]​, el Club Imperator Oar[121]​, el Sporting Coruñés S.D.[122]​, el Atlético Coruña Montañeros Club de Fútbol, el Victoria C.F.[123]​ o el Silva Sociedad Deportiva.

Con respecto al fútbol femenino, destaca el Real Club Deportivo de La Coruña Femenino, sección recuperada en 2016 mediante acuerdos con el Orzán S.D. y el Victoria C.F.[124]​ Cabe destacar el éxito cosechado por el Karbo Deportivo en la década de los 80, vencedor de varias ediciones de la Copa de la Reina de fútbol.

En fútbol sala brilló el desaparecido Chaston FS, ganador de 2 títulos de Liga (1984 y 1985) y 2 Copas del Rey (1986 y 1988).[125]​ En fútbol sala femenino destaca el Club Viajes Amarelle FSF, que se fusionó con el histórico Club Sal Lence en 2005[126]​ ganador de 3 Ligas (1993, 1995 y 1996) y 2 Copas de España (1992 y 1995).[127]

Otro equipo muy importante en la ciudad de La Coruña es el Hockey Club Liceo de La Coruña que posee 16 títulos estatales (7 Ligas y 9 Copas del Rey) y 20 títulos internacionales (6 Copas de Europa, 3 Copas CERS, 2 Recopas de Europa, 5 Copas Continentales y 4 Copas Intercontinentales). El otro gran equipo de la ciudad es el C.A.A Dominicos, campeón de la Copa del Rey de hockey patines de 1990.[128]​ Con respecto al hockey femenino lograron jugar en primera división la sección femenina del Hockey Club Liceo y el H.C. Borbolla. [129]​ La ciudad fue la sede del Campeonato mundial A de hockey patines masculino de 1972 y de 1988.

El equipo de mayor renombre es el Basquet Coruña, equipo que compite en la actualidad en LEB Oro, la segunda categoría del baloncesto español tras la ACB. La sección femenina del Club Maristas Coruña logró alcanzar la Liga Femenina 2.[130]​ La ciudad fue la sede de la Copa del Rey en 1972, 1989, 1993 y 2016.

El Club del Mar de San Amaro es pionero en Bádminton a nivel nacional, La Coruña y Vigo son la cuna del bádminton español, fue en estas ciudades donde se comenzó a practicar en la década de los años 70. La implicación del Club del Mar, el Ayuntamiento de La Coruña y algunas empresas gallegas fue fundamental para lograr la creación de la Federación Española de Bádminton en 1985.[131]

También destacan otras instituciones deportivas como el OAR A Coruña de balonmano fundado en 1952. En waterpolo destacan dos equipos, el Club Natación Coruña[132]​, club más importante de Galicia, y la Asociación Coruñesa de Waterpolo[133]​. El Real Club de Golf de La Coruña[134]​, situado en la Zapateira, es un club de golf donde también se organizan otras actividades deportivas. El CRAT es el principal equipo de rugby masculino y femenino. Existe el Towers Football de fútbol americano, actualmente con sede en el cercano municipio de Cambre, donde practican flag, tackle y animación tanto masculino como femenino en todas las secciones. También existen dos equipos de fútbol gaélico: los Fillos de Breogán[135]​ y un equipo hermano localizado en el cercano municipio de Oleiros, los Ártabros de Oleiros[136]​, que participan en el campeonato ibérico y la liga gallega. El Voleibol Calasancias y el Club Voleibol Zalaeta son los máximos referentes en Voleibol de la ciudad.[137]

El club de equitación Casas Novas,[138]​ en las afueras de la ciudad, acoge muchos campeonatos nacionales e internacionales.

La Coruña también acoge el torneo de bolos Teresa Herrera que atrae a jugadores de toda España.También destaca la Bandera Teresa Herrera de traineras, las carreras populares: Coruña10, Coruña21 y Maratón Coruña42,[139]​ o el Trofeo Miguelito de judo infantil.[140]

Inaugurado en 1944, el Estadio de Riazor es el más grande de la ciudad, y también el más conocido por ser sede habitual del Real Club Deportivo de La Coruña. Situado en el barrio de Riazor, al lado de la playa homónima. Sus dimensiones son de 105 x 68 metros y tiene capacidad para 34 600 espectadores. Ha sufrido numerosas transformaciones desde su inauguración, y actualmente solo conserva la Torre de maratón como estructura del estadio original.

Situado en el campus universitario de Elviña. Campo de hierba natural, con unas dimensiones de 105 x 64 metros y pista de atletismo de 400 metros.

Situada al lado de la torre de Hércules y con unas vistas excelentes, la Ciudad Deportiva La Torre[141]​ alberga varios espacios deportivos como campos de fútbol o campo de golf.

La Ciudad Deportiva de Riazor es la instalación deportiva municipal más importante de la ciudad, la cual alberga el Palacio de los Deportes de Riazor, donde juegan sus encuentros como locales tanto el Liceo como el Basquet Coruña; el Estadio de Riazor, donde juega como local el Deportivo de La Coruña; 2 Pistas polideportivas cubiertas, una piscina cubierta y un frontón largo. Además cuenta con la Casa del Agua, en la que destaca el gimnasio y una piscina olímpica.

Conocido como Grela 1, cambió su nombre en homenaje a Rodrigo García Vizoso. Es un campo de fúlbol con césped artificial desde el año 2015 y capacidad para 1000 espectadores.[142]

Existen instalaciones para la hípica en la Avenida del Metrosidero.

Existen varias instalaciones deportivas de piscinas y gimnasios repartidas por toda la ciudad, los más destacados son: el Club del Mar de San Amaro, La Solana[143]​, los complejos deportivos de Elviña, Agra y A Sardiñeira (propiedad de la Xunta de Galicia) y el complejo deportivo de San Diego. Así mismo, existen numerosos pabellones polideportivos de titularidad municipal o autonómica: Labañou, Os Rosales, Barrio de las Flores, San Francisco Javier, Sagrada Familia, Novo Mesoiro, Monte Alto, Agra II, Elviña II y Monte das Moas.[144]

Los platos típicos son los característicos de la cocina gallega, especialmente costera: mariscos y pescados de la zona, pulpo a la gallega, raxo, pimientos de padrón, empanada... Quizás lo más típico para los turistas que visitan La Coruña es el marisco.

Existe una representativa variedad en la oferta gastronómica de la ciudad, siendo actualmente uno de sus pilares en el ámbito turístico. Desde tascas con solera hasta restaurantes con Estrella Michelin.

Además, es una de las sedes del Forum Gastronómico, uno de los eventos más representativos de este ámbito a nivel nacional.

En ella también se asienta uno de los integrantes del Grupo Nove, agrupación de cocineros gallegos de gran prestigio.

Tras el verano, celebra anualmente el Concurso de Tapas Picadillo, en honor al exalcalde Manuel Puga e Parga. Este certamen busca fomentar la creación de gastronomía de calidad a precios asequibles, así como fomentar el interés de la ciudadanía por la hostelería local.

Según el informe Ardán, elaborado por el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, La Coruña es actualmente la segunda comarca más rica de Galicia. Su PIB es de 6184 millones de euros, y maneja más del 42% del valor añadido bruto de Galicia.[145][146]​ La ciudad cuenta con un presupuesto consolidado de más de 244 millones de euros anuales, es decir, la unión de las arcas municipales junto con sus dos principales empresas, la Empresa Municipal de Aguas de La Coruña (que da servicio a la ciudad y al área metropolitana) y la Compañía de Tranvías de La Coruña, que tiene la concesión de los autobuses urbanos de la ciudad. El sector servicios, el financiero, la actividad portuaria (mercantil y pesquera) y, en menor medida, el sector industrial, son las actividades principales para la economía de la ciudad.

Es sede del Banco Pastor y la Fundación Galicia Obral Social. En La Coruña y sus cercanías se encuentran algunas empresas relevantes. Es el caso de Inditex, situada en Arteijo, siendo el mayor grupo textil del mundo propiedad del empresario Amancio Ortega, con marcas como Zara (marca nacida en la propia ciudad[147]​), Pull and Bear, Massimo Dutti o Bershka entre otros. También se encuentran Estrella Galicia, conocida marca de cerveza que también comercializa aguas, refrescos y otros productos y la empresa de comunicaciones R, instaladora del cable de fibra óptica en Galicia, y principal proveedora gallega de teléfono, Internet y televisión por cable.

El puerto de La Coruña es el segundo de mayor volumen mercantil en Galicia, tras el Puerto de Vigo, aumentando el tráfico de mercancías un 23 % en 2008.[148]​ El puerto mueve más de 14 millones de toneladas anuales,[149]​La mayoría de su tráfico son graneles líquidos, como petróleo para la refinería y bioetanol. Comercia con graneles sólidos, como madera, cemento, carbón, coque, zinc, etc. En menor medida trafica con contenedores y otras mercancías. Su volumen pesquero es el segundo en importancia en Galicia y posee una de las principales lonjas del país. El puerto de La Coruña es también un punto de escala para grandes cruceros. Fue puerta de entrada para 40 000 visitantes y 62 cruceros en 2007, cuando visitaron la ciudad el Queen Elisabeth II, el Jewel of the Seas o el Oriana.

La actividad portuaria aporta uno de sus mayores núcleos económicos a la ciudad. Cuenta con más de 6 km de muelles (Muelle de trasatlánticos, Muelle Batería, de Calvo Sotelo, de La Palloza, Muelle Este, del Centenario, de San Diego y de Oza).

Desde el año 2004 se están llevando a cabo las obras de ampliación del puerto en Punta Langosteira.

Con un presupuesto de más de 300 millones de euros, se prevé que las obras concluyan en 2012, aunque a partir de 2010 el nuevo puerto ya estará parcialmente operativo, dado que las obras del principal dique de abrigo estarán completadas tal año.

El nuevo puerto contará con un dique de abrigo de 3250 metros de largo, de los que a fecha de noviembre de 2007 ya se llevan construidos 800 metros, 264 hectáreas de aguas interiores (lo equivalente a más de 100 campos de fútbol), 91 hectáreas de terreno edificable y un contradique de 600 metros en el extremo oeste de las obras. Además, también contará con conexiones por carretera con la A-6 y por ferrocarril. La línea de atraque superará los nueve kilómetros con calados que irán de los 16 a los 30 metros, lo que permitirá el atraque de buques de hasta 250 000 toneladas de peso.

Los usos de este nuevo puerto serán hasta el año 2020 eliminar el tráfico de mercancías sucias y peligrosas (es decir, graneles sólidos y líquidos) del casco urbano de La Coruña. Tras la ejecución de la segunda y tercera ampliaciones, previstas para 2020 el nuevo puerto podrá albergar también contenedores y mercancías generales, lo que dejará para uso urbano los muelles de San Diego y Oza.

Vista general de la Ría de La Coruña y la zona portuaria.

Dentro del término municipal la ciudad cuenta con dos polígonos industriales Agrela,[150]​ el parque empresarial más antiguo y el de más extensión de Galicia, que cuenta con más de 600 empresas, y el de Pocomaco, que da servicio a unas 400 empresas. En el área metropolitana de La Coruña están situados otros importantes polígonos industriales de la comunidad, principalmente en el área suroeste (ayuntamientos de Arteijo y Culleredo), como los polígonos de Sabón, que alberga la sede central de la multinacional Inditex, entre otras industrias. Otros polígonos destacables del área metropolitana son los de Alvedro, Barcala, Meicende, Espíritu Santo y Bergondo.

Los grandes motores industriales dentro de los límites municipales son la refinería de petróleo de Repsol, inaugurada en 1967 y la metalúrgica de aluminios.

En el área de La Coruña el sector TIC genera 8.000 empleados[151]​ en 910 empresas[152]​, con una facturación superior a los mil millones [151][153]​. Está previsto que la oferta de la ciudad se complemente con un parque tecnológico, la Ciudad de las TIC que actualmente se encuentra en fase de construcción.

La Coruña es desde hace siglos el gran centro comercial y de negocios de Galicia y cuenta con el número más amplio de empresas dedicadas a este sector de todo el noroeste español.[cita requerida]

El turismo en La Coruña ha ido en aumento en los últimos años hasta llegar a recibir 62 cruceros al año. Uno de los impulsores de este turismo es el paseo marítimo que bordea toda la ciudad. Mide actualmente 10 kilómetros y medirá más de 13 cuando se termine. Existe además un tranvía y un carril bici que lo recorre en la mayor parte del trayecto. Además, se trata de un paseo cultural, porque a su vera se han situado varios museos de la ciudad como pueden ser La Casa del Hombre o La Casa de los Peces. En el paseo también se puede encontrar el Castillo de San Antón, que contiene el museo arqueológico, o la Torre de Hércules.

Las dos principales playas de La Coruña (Orzán y Riazor) están situadas en pleno corazón de la ciudad y están bordeadas por el mencionado paseo marítimo. Esta localización las convierte en un gran atractivo para los turistas, siendo además punto de encuentro de surfistas buena parte del año. Además, la ciudad dispone de otros arenales como la cala de Bens, As Lapas, Adormideras, San Amaro o la playa de Oza.

Importante fiesta declarada de interés turístico es la noche de San Juan, celebrada con una multitudinaria fiesta de fuegos artificiales, desfile, quema de falla y las milenarias hogueras en todas las playas urbanas hasta bien entrado el amanecer.

En el año 2006 y por primera vez en su historia, la cifra de turistas ha duplicado a la población de la ciudad, llegando al medio millón de visitantes.

En el año 2010 la ciudad alcanzó la cifra del millón y medio de turistas[156]

La ciudad cuenta con una amplia red de hoteles, cadenas internacionales y negocios locales ofrecen entre ambos una oferta hotelera de más de 3500 camas. La Coruña cuenta con un hotel de cinco estrellas, el Hotel Finisterre (cadena Hesperia). Hoteles de cuatro estrellas son el NH A Coruña Centro, el Meliá María Pita, el Hotel Riazor, el Eurostars Ciudad de La Coruña, el Ibis Styles A Coruña, el TRYP Coruña Hotel, el Zenit Coruna Hotel, el Sercotel Blue Coruña Hotel, el Eurostars Atlántico, el Hotel Attica21 Coruña, el Hotel Plaza, el AC Hotel A Coruña, el Carris Marineda y el Crunia.

La ciudad cuenta con 12 colegios privados, 27 colegios públicos, 17 institutos de educación secundaria y 3 universidades repartidos por todo el municipio.

La Universidad de La Coruña tiene su Paraninfo adyacente a la ciudad vieja del municipio, y varios campus dentro del término municipal (Elviña, Zapateira, Riazor y Oza) y en Ferrol (Esteiro y Serantes). Actualmente estudian en la Universidad más de 26 000 estudiantes.[157]​ Además, la Universidad oferta titulaciones únicas en Galicia e incluso en la zona noroeste de la Península, como son Podología, Arquitectura, Arquitectura técnica, Diseño Industrial, Ingeniería Naval e Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, Sociología y Ciencia Política y de la Administración.

La ciudad también cuenta con un centro asociado de la UNED, y con una sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

El Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña cuenta con el Hospital de A Coruña, el Hospital Abente y Lago, el Hospital Marítimo de Oza y el Hospital Teresa Herrera, aparte de otros centros. También existen hospitales privados, como el Modelo-Maternidad Belén, el Quirónsalud (anteriormente hospital Santa Teresa) o el San Rafael.

Las principales vías de acceso son:

En sentido entrada a la ciudad, gracias al desdoblamiento de la AC-14 a la altura de Novo Mesoiro/POCOMACO, es posible llegar directamente a la zona de Cuatro Caminos y a las instalaciones portuarias (tráfico pesado). Actualmente (enero de 2016) se está ejecutando una obra aún pendiente: una glorieta en la Avda. de Salgado Torres, entre el túnel y el nudo de Lonzas, que posibilite la interconexión total entre Cuatro Caminos/centro, Elviña/Alfonso Molina, Estación de Tren/Ronda de Outeiro y AC-14/entrada-salida ciudad.


English Version / Versión en Inglés > A Coruña


Escribe un comentario o lo que quieras sobre La Coruña (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!