Winston Churchill



¿La imágen no corresponde a Winston Churchill?
Puedes elegir otra de la lista. (más info)



English Version / Versión en Inglés > Winston Churchill

¿Qué día cumple años Winston Churchill?

Winston Churchill cumple los años el 30 de noviembre.


¿Qué día nació Winston Churchill?

Winston Churchill nació el día 30 de noviembre de 1874.


¿Cuántos años tiene Winston Churchill?

Winston Churchill cumpliría 148 años el 30 de noviembre de este año. La edad actual es 147 años.


¿De qué signo es Winston Churchill?

Winston Churchill es del signo de Sagitario.


Winston Leonard Spencer Churchill (palacio de Blenheim, 30 de noviembre de 1874-Londres, 24 de enero de 1965) fue un estadista británico que se desempeñó como Primer Ministro del Reino Unido de 1940 a 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, y nuevamente de 1951 a 1955. Aunque más conocido por su liderazgo en tiempos de guerra como Primer Ministro, Churchill también sirvió como soldado educado en Sandhurst, un escritor e historiador ganador del Premio Nobel, un pintor prolífico y uno de los políticos con más años de servicio en la historia británica. Aparte de dos años entre 1922 y 1924, se desarrolló como Miembro del Parlamento (MP) de 1900 a 1964 y representó un total de cinco distritos electorales. Ideológicamente liberal e imperialista desde el punto de vista económico, durante la mayor parte de su carrera militó en el Partido Conservador, que dirigió de 1940 a 1955, aunque también estuvo en el Partido Liberal de 1904 a 1924.

De ascendencia mixta inglesa y estadounidense, Churchill nació en Oxfordshire en una familia rica y aristocrática. Se unió al ejército británico en 1895 y vio acción en la India británica, la guerra anglo-sudanesa y la segunda guerra de los bóeres, ganando fama como corresponsal de guerra y escribiendo libros sobre sus campañas. Elegido diputado conservador en 1900, desertó a los liberales en 1904. En el gobierno liberal de H. H. Asquith, Churchill se desempeñó como presidente de la Junta de Comercio y Secretario del Interior, defendiendo la reforma penitenciaria y la seguridad social de los trabajadores. Como Primer Lord del Almirantazgo durante la Primera Guerra Mundial, supervisó la Campaña de Galípoli pero, después de que resultara ser un desastre, se le degrad̟ó a Canciller del Ducado de Lancaster. Renunció en noviembre de 1915 y se unió a los Royal Scots Fusiliers en el frente occidental durante seis meses. En 1917, regresó al gobierno bajo David Lloyd George y se desempeñó sucesivamente como Ministro de Municiones, Secretario de Estado para Guerra, Secretario de Estado de Aire y Secretario de Estado para las Colonias, al supervisar el Tratado anglo-irlandés y la política exterior británica en el medio Oriente. Después de dos años fuera del Parlamento, se desempeñó como Canciller de la Hacienda en el gobierno conservador de Stanley Baldwin, devolviendo la libra esterlina en 1925 al patrón oro en su paridad de antes de la guerra, una medida que se considera que crea presión deflacionaria y deprime la economía del Reino Unido.

Fuera del gobierno durante sus llamados «años salvajes» en la década de 1930, Churchill tomó la iniciativa al pedir el rearme británico para contrarrestar la creciente amenaza del militarismo en la Alemania nazi. Al estallar la Segunda Guerra Mundial se le reelegió Primer Lord del Almirantazgo. En mayo de 1940, se convirtió en Primer Ministro, al reemplazar a Neville Chamberlain. Churchill supervisó la participación británica en el esfuerzo de guerra aliado contra las potencias del Eje, lo que resultó en la victoria en 1945. Después de la derrota de los conservadores en las elecciones generales de 1945, se convirtió en líder de la oposición. En medio del desarrollo de la Guerra Fría con la Unión Soviética, advirtió públicamente sobre una «cortina de hierro» de la influencia soviética en Europa y promovió la unidad europea. Reelegido Primer Ministro en 1951, su segundo mandato estuvo preocupado por los asuntos exteriores, especialmente las relaciones angloamericanas y, a pesar de la descolonización en curso, la preservación del Imperio Británico. A nivel nacional, su gobierno hizo hincapié en la construcción de viviendas y desarrolló un arma nuclear. Debido a un deterioro en su salud, Churchill dimitió como Primer Ministro en 1955, aunque siguió siendo diputado hasta 1964. Tras su muerte en 1965, recibió un funeral de Estado.

Ampliamente considerado una de las figuras más importantes del siglo XX, Churchill sigue siendo popular en el Reino Unido y el mundo occidental, donde es visto como un líder victorioso en tiempos de guerra que jugó un papel importante en la defensa de la democracia liberal europea contra la expansión del fascismo. También recibió elogios como un reformador social, pero ha sido criticado por algunos eventos de guerra, en particular el bombardeo de Dresde en 1945, y por sus puntos de vista imperialistas, incluidos los comentarios sobre la raza.

Churchill nació el 30 de noviembre de 1874 en la casa ancestral de su familia, el Palacio de Blenheim en Oxfordshire.[2]​Por parte de su padre, era miembro de la aristocracia británica como descendiente directo del primer duque de Marlborough.[3]​ Su padre, Lord Randolph Churchill, en representación del Partido Conservador, había sido elegido miembro del Parlamento (MP) por Woodstock en 1873.[4]​Su madre, Jennie, era hija de Leonard Jerome, un rico empresario estadounidense.[5]

En 1876, el abuelo paterno de Churchill, John Spencer-Churchill, recibió el nombramiento de virrey de Irlanda, entonces parte del Reino Unido. Randolph se convirtió en su secretario privado y la familia se mudó a Dublín.[6]​El hermano de Winston, Jack, nació allí en 1880.[7]​Durante gran parte de la década de 1880, Randolph y Jennie estuvieron efectivamente distanciados,[8]​y los hermanos fueron atendidos principalmente por su niñera, Elizabeth Everest.[9]​Churchill escribió más tarde que «había sido mi amiga más querida e íntima durante los veinte años que había vivido».[10]

Churchill entró al internado en St George's School en Ascot, Berkshire, a los siete años, pero no era muy listo y su comportamiento era deficiente.[11]​En 1884 se mudó a Brunswick School en Hove, donde mejoró su rendimiento académico.[12]​En abril de 1888, a los 13 años, aprobó por poco el examen de ingreso a la escuela Harrow.[13]​Su padre quería que se preparara para una carrera militar, por lo que sus últimos tres años en Harrow fueron en forma militar.[14]​Después de dos intentos fallidos de ser admitido en la Real Academia Militar de Sandhurst, lo logró en su tercer intento.[15]​En septiembre de 1893 resultó aceptado como cadete en la caballería.[16]​Su padre murió en enero de 1895, poco después de que Churchill terminara su estancia en Sandhurst.[17]

En febrero de 1895, Churchill se le comisionó como segundo teniente en el 4to regimiento de Húsares de la Reina del Ejército Británico, con base en Aldershot.[19]​Ansioso por presenciar la acción militar, usó la influencia de su madre para enviarse a una zona de guerra.[20]​En el otoño de 1895, él y su amigo Reggie Barnes, entonces subalterno, fueron a Cuba para observar la guerra de independencia y se vieron envueltos en escaramuzas después de unirse a las tropas españolas que intentaban reprimir a los combatientes independentistas.[21]​Churchill se dirigió a la ciudad de Nueva York y, admirado por los Estados Unidos, le escribió a su madre sobre «¡qué gente tan extraordinaria son los estadounidenses!».[22]​Con los Húsares, fue a Bombay en octubre de 1896.[23]​Con base en Bangalore, estuvo en la India durante 19 meses, visitó Calcuta tres veces y se unió a expediciones a Hyderabad y la Frontera Noroeste.[24]

En India, Churchill inició un proyecto de autoeducación,a leer una variedad de autores como Platón, Edward Gibbon, Charles Darwin y Thomas Babington Macaulay.[25]​Los libros le fueron enviados por su madre, con quien compartía correspondencia frecuente cuando estaba en el extranjero. En una carta de 1898 a ella, se refirió a sus creencias religiosas, diciendo: «No acepto el cristianismo ni ninguna otra forma de creencia religiosa».[26]​Churchill había sido bautizado en la Iglesia de Inglaterra pero,[27]​como relató más tarde, atravesó una fase virulentamente anticristiana en su juventud, [28]​y de adulto se volvió agnóstico.[29]​En otra carta a uno de sus primos, se refirió a la religión como «un narcótico delicioso» y expresó una preferencia por el protestantismo sobre el catolicismo romano porque lo sentía «un paso más cerca de la Razón».[30]

Interesado en los asuntos parlamentarios británicos,[31]​se declaró a sí mismo «un liberal en todo menos en el nombre», y agregó que nunca podría respaldar el apoyo del Partido Liberal a la autonomía irlandesa.[32]​En cambio, se alió al ala de la democracia conservadora del Partido Conservador y, en una visita a casa, dio su primer discurso público para la Primrose League del partido en Bath.[33]​Mezclando perspectivas reformistas y conservadoras, apoyó la promoción de la educación secular y no confesional mientras se oponía al sufragio femenino.[34]

Churchill se ofreció como voluntario para unirse a la fuerza de campo de Malakand de Bindon Blood en su campaña contra los rebeldes de Mohmand en el valle de Swat en el noroeste de la India. Blood lo aceptó con la condición de que fuera asignado como periodista, el comienzo de la carrera de escritor de Churchill.[35]​Regresó a Bangalore en octubre de 1897 y allí escribió su primer libro, The Story of the Malakand Field Force, que recibió críticas positivas.[36]​También escribió su única obra de ficción, Savrola, un romance ruritano.[37]​Para mantenerse completamente ocupado, Churchill abrazó la escritura como lo que Roy Jenkins llama su «hábito completo», especialmente a lo largo de su carrera política cuando estaba fuera de la oficina. Era su principal salvaguardia contra la depresión recurrente, a la que llamó su «perro negro».[38]

Usando sus contactos en Londres, Churchill se unió a la campaña del general Kitchener en Sudán como subalterno de 21st Lancers mientras, además, trabajaba como periodista para The Morning Post.[39]​Después de luchar en la Batalla de Omdurman el 2 de septiembre de 1898, los 21st Lancers fueron retirados.[40]​En octubre, Churchill regresó a Inglaterra y comenzó a escribir The River War, un relato de la campaña que se publicó en noviembre de 1899; fue en este momento que decidió dejar el ejército.[41]​Criticó las acciones de Kitchener durante la guerra, en particular el trato despiadado de este último a los enemigos heridos y su profanación de la tumba de Muhammad Ahmad en Omdurman.[42]

El 2 de diciembre de 1898, Churchill se embarcó hacia la India para resolver sus asuntos militares y completar su renuncia al 4th Hussars. Pasó gran parte de su tiempo allí jugando al polo, el único deporte de pelota en el que alguna vez estuvo interesado. Tras dejar a los húsares, zarpó de Bombay el 20 de marzo de 1899, decidido a emprender una carrera política.[43]

Buscando una carrera parlamentaria, Churchill habló en reuniones conservadoras[45]​y fue seleccionado como uno de los dos candidatos parlamentarios del partido para las elecciones parciales de junio de 1899 en Oldham, Lancashire.[46]​Mientras hacía campaña en Oldham, Churchill se refirió a sí mismo como «un conservador y un demócrata conservador».[47]​Aunque los escaños de Oldham habían sido ocupados anteriormente por los conservadores, el resultado fue una estrecha victoria liberal.[48]

Anticipándose al estallido de la Segunda Guerra de los Bóers entre Gran Bretaña y las Repúblicas bóeres, Churchill viajó a Sudáfrica como periodista del Morning Post bajo la dirección de James Nicol Dunn.[49][50]​En octubre, viajó a la zona de conflicto cerca de Ladysmith, luego asediada por tropas bóer, antes de dirigirse a Colenso.[51]​Después de que su tren fuera descarrilado por los bombardeos de artillería Boer, fue capturado como prisionero de guerra (POW) e internado en un campo de prisioneros de guerra Boer en Pretoria.[52]​En diciembre, Churchill escapó de la prisión y evadió a sus captores escondiéndose en trenes de carga y escondiéndose en una mina. Finalmente llegó a un lugar seguro en el África oriental portuguesa.[53]​Su fuga atrajo mucha publicidad..[54]

En enero de 1900, se reincorporó brevemente al ejército como teniente en el regimiento de caballos ligeros de Sudáfrica, uniéndose a la lucha de Redvers Buller para aliviar el asedio de Ladysmith y tomar Pretoria.[55]​Estuvo entre las primeras tropas británicas en ambos lugares. Él y su primo, el noveno duque de Marlborough, exigieron y recibieron la rendición de 52 guardias del campo de prisioneros Boer.[56]​A lo largo de la guerra, había reprendido públicamente los prejuicios anti-bóer, pidiendo que fueran tratados con «generosidad y tolerancia»,[57]​y después de la guerra instó a los británicos a ser magnánimos en la victoria.[58]​ En julio, después de haber renunciado a su lugartenencia, regresó a Gran Bretaña. Sus cartas al Morning Post se habían publicado como London to Ladysmith via Pretoria y se habían vendido bien.[59]

Churchill alquiló un piso en Mayfair de Londres y lo usó como base durante los siguientes seis años. Se presentó nuevamente como uno de los candidatos conservadores en Oldham en las elecciones generales de octubre de 1900, asegurando una estrecha victoria para convertirse en miembro del Parlamento a los 25 años.[60]​En el mismo mes, publicó Ian Hamilton's March, un libro sobre sus experiencias en Sudáfrica,[61][62]​ que se convirtió en el foco de una gira de conferencias en noviembre a través de Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá. Los miembros del Parlamento no estaban remunerados y la gira era una necesidad económica. En Estados Unidos, Churchill se reunió con Mark Twain, el presidente McKinley y el vicepresidente Theodore Roosevelt; no se llevaba bien con Roosevelt.[63]​Posteriormente, en la primavera de 1901, dio más conferencias en París, Madrid y Gibraltar.[64]

En febrero de 1901, Churchill ocupó su asiento en la Cámara de los Comunes, donde su discurso inaugural obtuvo una amplia cobertura de prensa.[65]​Se asoció con un grupo de conservadores conocido como los Hughligans,[66]​ pero fue crítico con el gobierno conservador en varios temas, especialmente los aumentos en la financiación del ejército. Creía que los gastos militares adicionales deberían destinarse a la marina.[67]​Esto molestó al banco delantero conservador, pero recibió apoyo por los liberales, con quienes socializó cada vez más, en particular los imperialistas liberales como H. H. Asquith.[68]​En este contexto, Churchill escribió más tarde que «se desvió constantemente hacia la izquierda» de la política parlamentaria.[69]​En privado, consideró «la creación gradual mediante un proceso evolutivo de un ala demócrata o progresista al Partido Conservador»[70]​, o alternativamente un «Partido Central» para unir a los Conservadores y Liberales.[71]

En 1903, había una división real entre Churchill y los conservadores, en gran parte porque se oponía a su promoción del proteccionismo económico, pero también porque sentía que la animosidad de muchos miembros del partido le impediría obtener un puesto en el gabinete bajo un gobierno conservador. El Partido Liberal estaba atrayendo un apoyo cada vez mayor, por lo que su deserción en 1904 también puede haber estado influenciada por la ambición personal.[72]​Votó cada vez más con los liberales en contra del gobierno.[73]​ Por ejemplo, se opuso a un aumento del gasto militar; [74]​apoyó un proyecto de ley liberal para restaurar los derechos legales a los sindicatos;[73]​y se opuso a la introducción de aranceles sobre los bienes importados en el Imperio Británico, describiéndose a sí mismo como un «admirador sobrio» de los principios del libre comercio.[75]​ El gobierno de Balfour anunció una legislación proteccionista en octubre de 1903.[76]​Dos meses después, indignada por las críticas de Churchill al gobierno, la Asociación Conservadora de Oldham le informó que no apoyaría su candidatura en las próximas elecciones generales.[77]

En mayo de 1904, Churchill se opuso al Proyecto de Ley de Extranjería propuesto por el gobierno, diseñado para frenar la migración judía a Gran Bretaña.[78]​Afirmó que el proyecto de ley «apelaría al prejuicio insular contra los extranjeros, al prejuicio racial contra los judíos y al prejuicio laboral contra la competencia» y se expresó a favor de «la vieja práctica tolerante y generosa de libre entrada y asilo a la que este país tiene adherido durante tanto tiempo y de lo que tanto se ha beneficiado».[78]​El 31 de mayo de 1904, cruzó la sala, al desertar de los conservadores para sentarse como miembro del Partido Liberal en la Cámara de los Comunes.[79]

En diciembre de 1905, Balfour dimitió como primer ministro y el rey Eduardo VII invitó al líder liberal Henry Campbell-Bannerman a ocupar su lugar.[80]​Con la esperanza de asegurar una mayoría de trabajo en la Cámara de los Comunes, Campbell-Bannerman convocó elecciones generales en enero de 1906, que ganaron los liberales.[81]​Churchill ganó el escaño de Manchester North West.[82]​ En el mismo mes se publicó la biografía de su padre;[83]​recibió un anticipo de 8.000 libras esterlinas.[84]​En general, tuvo un buen recibimiento.[85]​ También fue en este momento cuando se publicó la primera biografía del propio Churchill, escrita por el liberal Alexander MacCallum Scott.[86]

En el nuevo gobierno, Churchill se convirtió en Subsecretario de Estado del Ministerio de las Colonias, un puesto ministerial subalterno que había solicitado.[87]​Trabajó debajo del Secretario de Estado para las Colonias, Victor Bruce, noveno conde de Elgin,[88]​y tomó a Edward Marsh como su secretario; Marsh siguió siendo secretario de Churchill durante 25 años.[89]​La primera tarea de Churchill fue ayudar a redactar una constitución para el Transvaal;[90]​y ayudó a supervisar la formación de un gobierno en el Estado Libre de Orange.[91]​Al tratar con el sur de África, buscó garantizar la igualdad entre los británicos y los bóer.[92]​También anunció una eliminación gradual del uso de trabajadores contratados chinos en Sudáfrica; él y el gobierno decidieron que una prohibición repentina causaría demasiado malestar en la colonia y podría dañar la economía.[93]​Expresó su preocupación por las relaciones entre los colonos europeos y la población africana negra; después de que los zulúes lanzaran su rebelión de Bambatha en Natal, Churchill se quejó de la «repugnante carnicería de los nativos» por parte de los europeos.[94]

Asquith sucedió a Campbell-Bannerman el 8 de abril de 1908 y, cuatro días después, Churchill recibió el nombramiento de presidente de la Junta de Comercio.[95]​Con 33 años, era el miembro más joven del gabinete desde 1866.[96]​Los ministros del gabinete recién nombrados estaban legalmente obligados a buscar la reelección en una elección parcial y el 24 de abril, Churchill perdió la elección parcial de Manchester Noroeste ante el candidato conservador por 429 votos.[97]​El 9 de mayo, los liberales lo colocaron en el asiento seguro de Dundee, donde ganó cómodamente.[98]

En la vida privada, Churchill le propuso matrimonio a Clementine Hozier; se casaron en septiembre en la Iglesia de Santa Margarita en Westminster y pasaron su luna de miel en Baveno, Venecia y el castillo de Veverí en Moravia.[99][100]​Vivían en el 33 de Eccleston Square, Londres, y su primera hija, Diana, nació en julio de 1909.[101][102]

Una de las primeras tareas de Churchill como ministro fue arbitrar en un conflicto laboral entre trabajadores navales y empleadores en el río Tyne.[103]​Posteriormente estableció una Corte Permanente de Arbitraje para ocuparse de los conflictos laborales futuros,[104]​ estableciendo una reputación como conciliador.[105]​En el Gabinete, trabajó con David Lloyd George para defender la reforma social.[106]​Promovió lo que llamó una «red de intervención y regulación del Estado» similar a la de Alemania.[107]

Churchill presentó el Proyecto de Ley de Ocho Horas de Minas, que prohibía legalmente a los mineros trabajar más de ocho horas al día.[108]​Presentó el proyecto de ley de juntas comerciales, creando juntas comerciales que podrían enjuiciar a los empleadores explotadores. Aprobado por amplia mayoría, estableció el principio del salario mínimo y el derecho de los trabajadores a tener descansos para comer.[109]​En mayo de 1909, propuso el proyecto de ley de intercambios laborales para establecer más de 200 intercambios laborales a través de los cuales se ayudaría a los desempleados a encontrar empleo.[110]​También promovió la idea de un plan de seguro de desempleo, que sería parcialmente financiado por el estado.[111]

Para asegurar la financiación de sus reformas, Lloyd George y Churchill denunciaron la política de expansión naval de Reginald McKenna,[112]​ negándose a creer que la guerra con Alemania era inevitable.[113]​Como Ministro de Hacienda, Lloyd George presentó su «Presupuesto del Pueblo» el 29 de abril de 1909, llamándolo un presupuesto de guerra para eliminar la pobreza. Propuso impuestos sin precedentes sobre los ricos para financiar los programas de bienestar liberales.[114]​Los pares conservadores que dominaban la Cámara de los Lores vetaron el presupuesto.[115]​Con sus reformas sociales amenazadas, Churchill advirtió que la obstrucción de la clase alta podría enfurecer a los británicos de la clase trabajadora y conducir a una guerra de clases.[116]​El gobierno convocó las elecciones generales de enero de 1910, que resultaron en una estrecha victoria liberal; Churchill retuvo su asiento en Dundee.[117]​Después de la elección, propuso la abolición de la Cámara de los Lores en un memorando del gabinete, sugiriendo que fuera reemplazada por un sistema unicameral o por una nueva segunda cámara más pequeña que carecía de una ventaja incorporada para los conservadores.[118]​En abril, los Lores cedieron y el Presupuesto Popular se convirtió en ley.[119]

En febrero de 1910, se le ascendió a Churchill a ministro del Interior, lo que le otorgó el control de la policía y los servicios penitenciarios[120]​ e implementó un programa de reforma penitenciaria.[121]​Las medidas incluían una distinción entre presos penales y políticos, y se flexibilizaban las normas penitenciarias para estos últimos.[122]​Hubo innovaciones educativas como el establecimiento de bibliotecas para los presos[123]​ y el requisito de que cada prisión organizara espectáculos cuatro veces al año.[124]​Las reglas sobre el confinamiento solitario se relajaron un poco,[125]​ y Churchill propuso la abolición del encarcelamiento automático de aquellos que no pagaran las multas.[126]​Se abolió el encarcelamiento de personas de entre 16 y 21 años, excepto para los delitos más graves.[127]​Churchill conmutó 21 de las 43 penas capitales dictadas mientras era ministro del Interior.[128]

Uno de los principales problemas domésticos en Gran Bretaña fue el sufragio femenino. Churchill apoyó dar el voto a las mujeres, pero solo respaldaría un proyecto de ley a tal efecto si tuviera el apoyo mayoritario del electorado (masculino).[129]​Su solución propuesta fue un referéndum sobre el tema, pero este no encontró el favor de Asquith y el sufragio femenino permaneció sin resolver hasta 1918.[130]​Muchas sufragistas creían que Churchill era un opositor comprometido del sufragio femenino,[131]​ y eligieron sus reuniones para protestar.[130]​En noviembre de 1910, el sufragista Hugh Franklin atacó a Churchill con un látigo; Franklin fue arrestado y encarcelado durante seis semanas.[131]

En el verano de 1910, Churchill tuvo que lidiar con los disturbios de Tonypandy, en el que los mineros del carbón en el valle de Rhondda protestaron violentamente contra sus condiciones de trabajo.[132]​El jefe de policía de Glamorgan solicitó tropas para ayudar a la policía a sofocar los disturbios. Churchill, al enterarse de que las tropas ya estaban viajando, les permitió llegar hasta Swindon y Cardiff, pero bloqueó su despliegue; le preocupaba que el uso de tropas pudiera dar lugar a un derramamiento de sangre. En su lugar, envió a 270 policías de Londres, que no estaban equipados con armas de fuego, para ayudar a sus homólogos galeses.[133]​A medida que continuaban los disturbios, ofreció a los manifestantes una entrevista con el principal árbitro industrial del gobierno, que aceptaron.[134]​En privado, Churchill consideraba que tanto los propietarios de las minas como los mineros en huelga eran «muy irrazonables».[131]The Times y otros medios de comunicación lo acusaron de ser demasiado blando con los alborotadores;[135]​por el contrario, muchos en el Partido Laborista, que estaba vinculado a los sindicatos, lo consideraban demasiado torpe.[136]

Asquith convocó elecciones generales en diciembre de 1910 y los liberales fueron reelegidos con Churchill seguro en Dundee.[137]​En enero de 1911, Churchill se involucró en el asedio de Sidney Street; tres ladrones letones habían matado a varios agentes de policía y se habían escondido en una casa en el East End de Londres, que estaba rodeada por la policía.[138]​Churchill apoyó a la policía aunque no dirigió su operación.[139]​Después de que la casa se incendiara, le dijo a los bomberos que no entraran debido a la amenaza que representaban los hombres armados. Posteriormente, dos de los ladrones fueron encontrados muertos.[139]​Aunque se enfrentó a críticas por su decisión, afirmó que «pensó que era mejor dejar que la casa se incendiara en lugar de gastar buenas vidas británicas en rescatar a esos feroces bribones».[140]

En marzo de 1911, Churchill presentó la segunda lectura del proyecto de ley de minas de carbón en el parlamento. Cuando se implementó, impuso estándares de seguridad más estrictos en las minas de carbón.[141]​También formuló el proyecto de ley de tiendas para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de las tiendas; se enfrentó a la oposición de los dueños de las tiendas y solo se convirtió en ley en una forma muy castrada.[142]​En abril, Lloyd George presentó la primera legislación sobre seguros de salud y desempleo, la Ley de Seguro Nacional de 1911; Churchill había sido fundamental en su redacción.[142]​En mayo, Clementine dio a luz a su segundo hijo, Randolph, que lleva el nombre del padre de Churchill.[143]​En respuesta a la escalada de conflictos civiles en 1911, Churchill envió tropas a Liverpool para sofocar a los estibadores que protestaban y se unieron contra una huelga ferroviaria nacional.[144]

Durante la crisis de Agadir de abril de 1911, cuando hubo una amenaza de guerra entre Francia y Alemania, Churchill sugirió una alianza con Francia y Rusia para salvaguardar la independencia de Bélgica, Dinamarca y los Países Bajos para contrarrestar el posible expansionismo alemán.[145]​ La crisis de Agadir tuvo un profundo efecto en Churchill y alteró sus puntos de vista sobre la necesidad de una expansión naval.[146]

En octubre de 1911, Asquith nombró a Churchill Primer Lord del Almirantazgo,[147]​ y tomó su residencia oficial en Admiralty House.[148]​Durante los siguientes dos años y medio se centró en la preparación naval, visitando estaciones navales y astilleros, buscando mejorar la moral y escudriñando los desarrollos navales alemanes.[149]​Después de que el gobierno alemán aprobó su Ley de Marina para aumentar la producción de buques de guerra, Churchill prometió que Gran Bretaña haría lo mismo y que por cada nuevo acorazado construido por los alemanes, Gran Bretaña construiría dos.[150]​Invitó a Alemania a participar en una reducción mutua de los proyectos de construcción naval, pero esto fue rechazado.[151]

Churchill presionó por salarios más altos y mayores instalaciones recreativas para el personal naval,[152]​ un aumento en la construcción de submarinos,[153]​ y un enfoque renovado en el Real Servicio Aéreo Naval, alentándolos a experimentar cómo los aviones podrían usarse para propósitos militares.[154]​Acuñó el término «hidroavión» y ordenó que se construyeran 100.[155]​Algunos liberales objetaron sus niveles de gasto naval; en diciembre de 1913 amenazó con dimitir si su propuesta de cuatro nuevos acorazados en 1914-15 era rechazada.[156]​En junio de 1914, convenció a la Cámara de los Comunes para que autorizara la compra del gobierno de una participación del 51 por ciento en las ganancias del petróleo producido por la Anglo-Persian Oil Company, para asegurar el acceso continuo al petróleo para la Marina Real.[157]

El tema central en Gran Bretaña en ese momento era el gobierno autónomo irlandés y, en 1912, el gobierno de Asquith presentó el proyecto de ley de gobierno autónomo.[158]​Churchill lo apoyó e instó a los unionistas del Ulster a aceptarlo, ya que se opuso a la partición de Irlanda.[159]​Más tarde, tras una decisión del Gabinete, impulsó la presencia naval en Irlanda para hacer frente a cualquier levantamiento unionista.Al buscar un compromiso, Churchill sugirió que Irlanda siguiera siendo parte de un Reino Unido federal, pero esto enfureció a los liberales y los nacionalistas irlandeses.[160]

Como Primer Lord, Churchill tenía la tarea de supervisar el esfuerzo naval de Gran Bretaña cuando comenzó la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914.[161]​En el mismo mes, la marina transportó 120 000 soldados británicos a Francia y comenzó un bloqueo de los puertos alemanes del Mar del Norte. Churchill envió submarinos al Mar Báltico para ayudar a la Armada rusa y envió la Brigada de Infantería de Marina a Ostende, lo que obligó a reasignar las tropas alemanas.[162]​En septiembre, Churchill asumió la plena responsabilidad de la defensa aérea de Gran Bretaña.[163]​El 7 de octubre, Clementine dio a luz a su tercer hijo, Sarah.[164]​En octubre, visitó Amberes para observar las defensas belgas contra los alemanes sitiadores y prometió refuerzos británicos para la ciudad.[165]​Poco después, sin embargo, Amberes cayó ante los alemanes y recibió críticas en la prensa.[166]​Sostuvo que sus acciones habían prolongado la resistencia y habían permitido a los aliados asegurar Calais y Dunkerque.[167]​En noviembre, Asquith convocó un Consejo de Guerra, formado por él mismo, Lloyd George, Edward Grey, Kitchener y Churchill.[168]​Este último presentó algunas propuestas, incluido el desarrollo del tanque, y se ofreció a financiar su creación con fondos del Almirantazgo.[169]

Churchill estaba interesado en el frente de Oriente Medio y quería aliviar la presión turca sobre los rusos en el Cáucaso organizando ataques contra Turquía en los Dardanelos. Esperaba que, de tener éxito, los británicos pudieran incluso apoderarse de Constantinopla.[170]​Se dio la aprobación y, en marzo de 1915, un grupo de trabajo anglo-francés intentó un bombardeo naval de las defensas turcas en los Dardanelos. En abril, la Fuerza Expedicionaria del Mediterráneo, incluido el Cuerpo de Ejército de Australia y Nueva Zelanda (ANZAC), comenzó su asalto en Gallipoli.[171]​Ambas campañas fracasaron y muchos diputados, en particular los conservadores, consideraron que Churchill era personalmente responsable.[172]

En mayo, Asquith acordó, bajo presión parlamentaria, formar un gobierno de coalición de todos los partidos, pero la única condición de entrada de los conservadores era que Churchill debía ser destituido del Almirantazgo.[173]​Churchill defendió su caso tanto con Asquith como con el líder conservador Bonar Law, pero tuvo que aceptar la degradación y se convirtió en Canciller del Ducado de Lancaster.[174]

El 25 de noviembre de 1915, Churchill dimitió del gobierno, aunque siguió siendo diputado. Asquith rechazó su solicitud de ser nombrado gobernador general de África Oriental Británica.[175]

Churchill decidió unirse al ejército y se adjuntó a la 2da Guardia de Granaderos, en el frente occidental.[176]​En enero de 1916, fue ascendido temporalmente a teniente coronel y se le dio el mando del sexto batallón de la Royal Scots Fusiliers.[177][178]​Después de un período de entrenamiento, el batallón fue trasladado a un sector del Frente belga cerca de Ploegsteert.[179]​Durante más de tres meses, se enfrentaron a continuos bombardeos, aunque sin ofensiva alemana.[180]​Churchill escapó por poco de la muerte cuando, durante una visita de su primo oficial de personal, el noveno duque de Marlborough, un gran trozo de metralla cayó entre ellos.[181]​ En mayo, el 6° Royal Scots Fusiliers se fusionó en la 15° División. Churchill no solicitó un nuevo comando, sino que obtuvo permiso para dejar el servicio activo.[182]​Su ascenso temporal finalizó el 16 de mayo, cuando volvió al rango de mayor.[183]

De vuelta en la Cámara de los Comunes, Churchill habló sobre cuestiones de guerra, pidiendo que el servicio militar obligatorio se extendiera a los irlandeses, un mayor reconocimiento de la valentía de los soldados y la introducción de cascos de acero para las tropas.[184]​Estaba frustrado por estar fuera de su cargo como diputado, pero fue culpado repetidamente por Gallipoli, principalmente por la prensa proconservadora.[185]​Churchill argumentó su caso ante la Comisión de los Dardanelos, cuyo informe publicado no lo culpó personalmente por el fracaso de la campaña.[186]

En octubre de 1916, Asquith dimitió como primer ministro y le sucedió Lloyd George, quien, en mayo de 1917, envió a Churchill a inspeccionar el esfuerzo bélico francés.[187]​En julio, Churchill recibió el nombramiento de Ministro de municiones.[188]​Rápidamente negoció el fin de una huelga en las fábricas de municiones a lo largo del Clyde y aumentó la producción de municiones.[189]​Terminó una segunda huelga, en junio de 1918, amenazando con reclutar huelguistas en el ejército.[190]​En la Cámara de los Comunes, Churchill votó a favor de la Ley de Representación del Pueblo de 1918, que otorgó a algunas mujeres británicas el derecho al voto.[191]​En noviembre de 1918, cuatro días después del Armisticio, nació su cuarto hijo, Marigold.[192]

Con la guerra terminada, Lloyd George convocó elecciones generales con votación el sábado 14 de diciembre de 1918.[193]​Durante la campaña electoral, pidió la nacionalización de los ferrocarriles, el control de los monopolios, la reforma fiscal y la creación de una Sociedad de Naciones para prevenir guerras futuras.[194]​Fue devuelto como diputado por Dundee y, aunque los conservadores obtuvieron la mayoría, Lloyd George continuó como primer ministro.[194]​En enero de 1919, Lloyd George trasladó a Churchill a la Oficina de Guerra como Secretario de Estado para Guerra y Secretario de Estado de Aire.[195]

Churchill fue responsable de la desmovilización del ejército británico,[196]​ aunque convenció a Lloyd George de mantener a un millón de hombres reclutados para el ejército británico del Rin. Fue una de las pocas figuras del gobierno que se opuso a las duras medidas contra la derrotada Alemania,[192]​ y advirtió contra la desmovilización del ejército alemán, advirtiendo que podrían ser necesarios como baluarte contra las amenazas de la recién establecida Rusia Soviética.[197]​Fue un franco oponente del nuevo gobierno del Partido Comunista de Vladimir Lenin en Rusia.[198]​Inicialmente apoyó el uso de tropas británicas para ayudar a las fuerzas blancas anticomunistas en la Guerra Civil Rusa,[199]​ pero pronto reconoció el deseo del pueblo británico de traerlos a casa.[200]​Después de que los soviéticos ganaran la guerra civil, Churchill propuso un cordón sanitario en todo el país.[201]

En la Guerra de Independencia de Irlanda, apoyó el uso de los paramilitares Black and Tans para combatir a los revolucionarios irlandeses.[202]​Después de que las tropas británicas en Irak se enfrentaran con los rebeldes kurdos, autorizó dos escuadrones a la zona, proponiendo que fueran equipados con gas mostaza para «infligir castigo a los nativos recalcitrantes sin infligirles heridas graves».[203]​En términos más generales, vio la ocupación de Irak como una sangría para Gran Bretaña y propuso, sin éxito, que el gobierno devolviera el control del centro y norte de Irak a Turquía.[204]

Se convirtió en secretario de Estado para las Colonias en febrero de 1921.[205]​Al mes siguiente, se realizó la primera exposición de sus pinturas; tuvo lugar en París, con Churchill exhibiendo bajo un seudónimo.[205]​En mayo, su madre murió, seguida en agosto por su hija Marigold.[206]

Participó en las negociaciones con los líderes del Sinn Féin y ayudó a redactar el Tratado angloirlandés.[207]​En otros lugares, fue responsable de reducir el costo de ocupación del Medio Oriente,[205]​ y estuvo involucrado en las instalaciones de Fáysal I de Irak y su hermano Abdullah I de Jordania.[208]​Churchill viajó a la Palestina del Mandato donde, como partidario del sionismo, rechazó una petición árabe palestina para prohibir la migración judía a Palestina.[209]​Permitió algunas restricciones temporales tras los disturbios de Jaffa de 1921.[210]

En septiembre de 1922, nació su quinto y último hijo, Mary, y en el mismo mes compró Chartwell, en Kent, que se convirtió en su hogar familiar por el resto de su vida.[211]​En octubre del mismo año, se sometió a una operación de apendicitis. Mientras estaba en el hospital, los conservadores se retiraron del gobierno de coalición de Lloyd George, precipitando las elecciones generales de noviembre de 1922, en las que Churchill perdió su escaño en Dundee.[212]​Más tarde, Churchill escribió que estaba «sin oficina, sin asiento, sin partido y sin apéndice».[213]​Aún así, podría estar satisfecho con su elevación como uno de los 50 Compañeros de Honor, como se menciona en la lista de honores por disolución de Lloyd George de 1922.[214]

Churchill pasó gran parte de los siguientes seis meses en la Villa Rêve d'Or, cerca de Cannes, donde se dedicó a pintar y escribir sus memorias.[215]​Escribió una historia autobiográfica de la guerra, The World Crisis. El primer volumen se publicó en abril de 1923 y el resto durante los siguientes diez años.[212]

Después de que se convocaran las elecciones generales de 1923, siete asociaciones liberales pidieron a Churchill que se presentara como su candidato, y él seleccionó a Leicester West, pero no ganó el escaño.[216]​Un gobierno laborista encabezado por Ramsay MacDonald tomó el poder. Churchill había esperado que fueran derrotados por una coalición conservadora-liberal. [217]​Se opuso firmemente a la decisión del gobierno de MacDonald de prestar dinero a la Rusia soviética y temía la firma de un tratado anglo-soviético.[218]

El 19 de marzo de 1924, enajenado por el apoyo liberal al laborismo, se presentó como candidato antisocialista independiente en las elecciones parciales de la Abadía de Westminster, pero fue derrotado.[219]​En mayo, se dirigió a una reunión conservadora en Liverpool y declaró que ya no había lugar para el Partido Liberal en la política británica. Dijo que los liberales deben respaldar a los conservadores para detener al laborismo y garantizar «la derrota exitosa del socialismo».[220]​En julio, acordó con el líder conservador Stanley Baldwin que sería seleccionado como candidato conservador en las próximas elecciones generales, que se celebraron el 29 de octubre. Churchill obtuvo ventaja en Epping, pero se describió a sí mismo como un «constitucionalista».[221]​Los conservadores salieron victoriosos y Baldwin formó el nuevo gobierno. Aunque Churchill no tenía experiencia en finanzas o economía, Baldwin lo nombró canciller de la Hacienda.[222]

Al convertirse en canciller de la Hacienda el 6 de noviembre de 1924, se reincorporó formalmente al Partido Conservador.[223]​ Como canciller, tenía la intención de perseguir sus principios de libre comercio en forma de economía de laissez-faire, como en el marco de las reformas sociales liberales.[223]​En abril de 1925, de manera controvertida, aunque a regañadientes, restauró el patrón oro en su primer presupuesto en su paridad de 1914 en contra del consejo de algunos economistas destacados, incluido John Maynard Keynes.[224]​Se sostiene que el retorno al oro provocó la deflación y el consiguiente desempleo con un impacto devastador en la industria del carbón.[225]​Churchill presentó cinco presupuestos en total hasta abril de 1929. Entre sus medidas estaban la reducción de la edad de jubilación estatal de 70 a 65 años; provisión inmediata de pensiones de viudedad; reducción del gasto militar; reducciones del impuesto sobre la renta e imposición de impuestos a los artículos de lujo.[226]

Durante la huelga general de 1926, editó la British Gazette, el periódico de propaganda antihuelga del gobierno.[227]​ Después de que terminase la huelga, actuó como intermediario entre los mineros en huelga y sus empleadores. Más tarde pidió la introducción de un salario mínimo legalmente vinculante.[228]​A principios de 1927, Churchill visitó Roma donde conoció a Mussolini, a quien elogió por su posición contra el leninismo.[229]

En 1922 el Partido Liberal estaba sufriendo divisiones internas en medio de unas elecciones generales donde Churchill perdió en el distrito de Dundee. Habiendo sido operado de apendicitis recientemente, declaró que había perdido su asiento en el Parlamento, su puesto en el gobierno y su apéndice al mismo tiempo. En 1923 se volvió a presentar como candidato liberal en el distrito de Leicester, perdiendo nuevamente. Más tarde se fue acercando al Partido Conservador, si bien se autonombró «antisocialista» y «constitucionalista». En las elecciones de 1924 fue elegido en el distrito de Epping como «constitucionalista» con el apoyo del Partido Conservador. Al año siguiente formalmente se unió nuevamente a este partido, comentando que «cualquiera puede cambiar de partido, pero se necesita cierta imaginación para cambiar dos veces».

En 1924 fue nombrado ministro de Hacienda y supervisó el retorno del Reino Unido al patrón oro, lo cual originó deflación, desempleo y una huelga de mineros que degeneró en la huelga general de 1926. Sus decisiones dieron lugar a que el famoso economista John Maynard Keynes opinara que el regreso al patrón o estándar del oro llevaría al mundo a una depresión. Churchill más tarde consideró que esa había sido una de las peores decisiones que había tomado en su vida. En realidad no todo fue culpa de Churchill, considerando que él no era un economista y que actuó siguiendo el consejo del gobernador del Banco de Inglaterra, Montagu Norman, del cual Keynes opinó: «siempre tan encantador, siempre tan errado».

Durante la huelga general de 1926, Churchill editaba el periódico del gobierno British Gazette, y en esta disputa escribió que «o el país rompe la huelga general o la huelga general romperá al país». Es más, la polémica en torno a Churchill se agudizó cuando comentó que el régimen fascista de Benito Mussolini había «rendido un servicio al mundo, pues había enseñado cómo se combaten la fuerzas de la subversión». Consideraba que este régimen había servido como baluarte en contra de la revolución comunista.

El gobierno conservador fue derrotado en las elecciones generales de 1929. Churchill se convirtió en un disidente de su partido en relación a las tarifas de protección arancelarias y la autonomía de la India. Cuando en 1931 Ramsay MacDonald formó el gobierno nacional, Churchill no fue invitado a participar en él. En esta época atravesó el punto más bajo de su carrera, muy en especial cuando, con motivo de la polémica por la relación entre el rey Eduardo VIII y Wallis Simpson, Churchill no siguió la corriente de pedir la abdicación y les defendió a capa y espada (la consecuencia fue que por primera vez en muchos años fue abucheado en la Cámara de los Comunes), en el periodo que se conoce como los «años salvajes». Pasó la mayor parte de su tiempo escribiendo varios libros, entre ellos Marlborough: His Life and Times —una biografía de su ancestro John Churchill, el 1.er duque de Marlborough— y The History of the English Speaking People, esta última obra publicada después de la Segunda Guerra Mundial.

Pronto dirigió su atención hacia Adolf Hitler y el peligro del rearme de la Alemania nazi. Por algún tiempo fue el único que denunció dicho rearme y abogó por la necesidad de fortalecer militarmente a Gran Bretaña. Su principal preocupación fue evitar que Alemania obtuviera la superioridad en la fuerza aérea, que desgraciadamente consiguió en 1938 a pesar de las advertencias de Churchill. En aquellos años alejado de la vida partidista y debido a sus contactos con militares y cargos relevantes de la Administración, llegó a estimar que Alemania estaba gastando 1500 millones de libras al año en armamento, estimación que posteriormente se demostró muy cercana a la realidad. Churchill no pudo más que observar con desaliento y frustración cómo la política de Chamberlain estaba haciendo agotar las únicas posibilidades de evitar una guerra en Europa: frente a las pretensiones de Mussolini en Abisinia el Gobierno británico se mostró firme en advertir a Italia de sus consecuencia apoyado por la Liga de Naciones, pero a la hora de la verdad la Liga de Naciones no impuso ningún tipo de sanciones y, mucho menos, ninguna medida militar. Hitler observó el acontecimiento y Mussolini, el cual recelaba de Hitler por sus pretensiones en Austria, decidió unirse a su causa en contra de las democracias europeas. Hitler a continuación ocuparía el corredor del Rin que años antes Francia había desocupado como gesto de buena voluntad.

Ante la pasividad de Francia y el Reino Unido, Hitler lo intenta en Austria y aunque un primer intento de golpe de Estado para derrotar al canciller austríaco fracasara, por fin en 1938 Hitler consigue la ocupación del país ante la incredulidad de las demás potencias. Hasta ese momento Churchill cree aun posible evitar la guerra: Hitler pone sus ojos en los Sudetes en Checoslovaquia y ante estas pretensiones Rusia propone un acuerdo a Francia y Reino Unido para unirse en contra de Hitler si lo intentara. Esta oferta es desoída por ambas potencias a pesar de las simpatías de Churchill a esta idea, pero Francia cree suficiente el acuerdo con Checoslovaquia de actuar en caso de invasión, y ni Polonia ni Rumanía estaban dispuestas a dejar pasar tropas soviéticas por sus territorios. Chamberlain, en un intento por evitar lo peor, viaja a Múnich y consigue arrancar de Hitler un acuerdo de renunciar a cualquier otra pretensión territorial en Europa a cambio de que el gobierno de Praga reconozca un régimen de autonomía para la región de los Sudetes de mayoría alemana. Chamberlain regresa a Londres exhibiendo el acuerdo y declarando que era el acuerdo de paz para una era. Fue entonces cuando Churchill reprochó a Chamberlain:

Los acontecimientos se precipitaron: el presidente de Checoslovaquia entiende que Francia no acudirá en su ayuda, Polonia y Hungría presentan similares pretensiones territoriales a los alemanes en otras zonas del país. El presidente del Gobierno checoslovaco dimite y el ejército se disuelve, con sus más de treinta divisiones, que habrían contenido un ataque alemán. Rusia toma nota y no ve más salida que un acuerdo con Alemania para garantizar su integridad territorial, ante la inoperancia y falta de consideración de Francia y Reino Unido. Por si fuera poco, Hitler, lejos de renunciar a sus pretensiones territoriales no solo ocupa los Sudetes, sino que pone sus ojos en Polonia. A Chamberlain no le queda más remedio que advertir a Hitler que, si Alemania invade Polonia, el Reino Unido le declararía la guerra. Francia lo secunda. Hitler invade Polonia el 1 de septiembre de 1939 y tres días después, el 3 de septiembre de 1939, pasadas las 11 de la mañana en Londres, Neville Chamberlain anuncia oficialmente que el Reino Unido inicia hostilidades, y la II Guerra Mundial da comienzo en Europa.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Churchill fue nombrado Primer Lord del Almirantazgo. Su principal misión es la de fortalecer las bases de Scapa Flow en Escocia e impedir a Alemania que sus navíos atravesaran el Atlántico Norte para atacar a los barcos mercantes de las colonias. El siguiente episodio crítico fue el ataque de Finlandia por parte de la URSS. Los fineses resistieron el primer embate en diciembre de 1939 y Churchill consideró de vital importancia tomar los puertos del norte de Noruega para así suministrar armamento a Finlandia. Su siguiente idea fue tomar los puertos suecos desde donde salían los contingentes de hierro para Alemania. Sin embargo Hitler se anticipa y toma la iniciativa: decide invadir simultáneamente Dinamarca y Noruega, en aquel entonces neutrales, para evitar ser atacadas de inmediato. Churchill decide contraatacar y manda una flotilla a los puertos noruegos tomados por los alemanes sin éxito. El fracaso de la operación en Noruega pone en serios aprietos a Chamberlain, que tras varias sesiones de control en el Parlamento tiene que soportar duras críticas. Churchill, a pesar de los errores de Chamberlain, asume toda la responsabilidad del fracaso pero no es suficiente. Chamberlain presenta su dimisión y el rey propone a Churchill la formación del Gobierno. Forma Gobierno el 11 de mayo de 1940. Dos días después pronuncia su primer discurso como primer ministro ante la Cámara de los Comunes,[230]​ que es conocido por hacer célebre una frase que tomó de Roosevelt, al decir: «No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor», en el que mencionó el inicio de la guerra en el Imperio Británico y que solo aceptaría la victoria: victoria a toda costa.

La siguiente crisis a la que tiene que enfrentarse es la batalla de Francia. A finales de mayo de 1940 Hitler decide atacar Holanda, Bélgica y Francia. La primera cae en días, mientras que Francia y Bélgica apenas pueden retener los ataques de los carros blindados alemanes. Por fin, el 25 de mayo de 1940 los alemanes rompen la primera línea de defensa cerca de Sedán. Churchill no parece muy preocupado, pero cuando viaja a París y se entera de que el Gabinete de Guerra francés no tenía preparado un ejército de reserva estratégico teme lo peor. Meses antes una fuerza expedicionaria británica de unos 200 000 hombres ocupaban las defensas francesas al norte de Sedán. Los alemanes avanzan 50 millas al día y se aproximan a Arras. El Gabinete de la Guerra francés propone la idea de que los ejércitos al norte de la brecha alemana se muevan hacia el sur para encontrarse con los alemanes para retenerlos mientras que las divisiones francesas en el centro y sur del país se moverían hacia el norte para atacar a los alemanes por el flanco sur. Sin embargo las divisiones francesas ni siquiera se reorganizan. La fuerza expedicionaria británica se encuentra atrapada en el momento en que los alemanes llegan al mar tomando Boulogne. Conocedores de la prisión en la que se encuentran, comienzan a avanzar hacia el norte para derrotar a los británicos. Churchill acepta la idea de lord Gort, al mando de las fuerzas británicas, de, como último recurso, retroceder a Dunkerque y ser evacuados abandonando todo el equipo. Inmediatamente se dan órdenes de que todos los barcos disponibles en el canal viajen a Dunkerque por si fuera necesario evacuar al ejército británico. Los británicos aun confiaban en contener a los alemanes a la espera de las divisiones francesas pero todo se complica cuando, a los pocos días, los alemanes invaden por completo Bélgica y rompen el frente en Ostende. Los británicos están totalmente rodeados y no les queda más remedio que utilizar el último recurso. A pesar de la humillación los franceses rodeados en Lille atacan a los alemanes para mantenerlos ocupados e impedir que más divisiones ataquen a los ingleses. Hitler decide no mandar a las divisiones alemanas y solamente hostigar a los británicos por el aire. A pesar de que este acto fue interpretado como un intento de Hitler de forzar una posible alianza con Inglaterra, Churchill ofrece otra tesis: las divisiones alemanas habían avanzado demasiado en poco tiempo y necesitaban combustible. Además el hostigamiento aéreo se vio neutralizado porque las bombas causaban escasos daños en la playa arenosa de Dunkerque y porque la RAF comenzó a enfrentarse a los alemanes por aire en este escenario. Más de 250 000 soldados entre británicos, franceses y belgas consiguen ser evacuados en apenas 48 horas. Churchill, aliviado, ve cómo es posible recomponer al ejército británico, no solo para su defensa sino también para volver a liberar Europa.

Los discursos de Churchill fueron una fuente de inspiración para el pueblo británico. A este discurso le siguieron otros famosos antes de la batalla de Inglaterra. El discurso Lucharemos en las Playas terminaba con las siguiente cita: «Defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el costo; pelearemos en las playas, pelearemos en los sitios de desembarco, pelearemos en los campos y en las calles, pelearemos en las colinas: nunca nos rendiremos». Otro discurso incluía la también famosa frase: «Vamos a asumir nuestros deberes considerando que si el imperio británico y la Commonwealth duran mil años, la gente dirá: "Esta fue la hora más gloriosa del Imperio». Otra frase que se hizo famosa fue «Nunca en el campo del conflicto humano, tanta gente le debió tanto a tan pocos», refiriéndose a la frecuentemente heroica actuación de los pilotos aliados que ganaron la batalla de Inglaterra. Por último, debemos incluir entre las perlas que Churchill desgranaba en sus discursos, una referencia a sus profundas convicciones democráticas cuando, ante el Parlamento británico, pronunció la frase: «No me quitéis el referéndum, que me matáis la democracia».

Churchill logró levantar la moral del ejército y el pueblo, debido a su gran carisma y su enorme habilidad como político. Logró que los británicos lucharan sin dar «un preciado palmo de tierra»; la rendición para él era algo que nunca aceptaría pese a las derrotas sufridas en la primera fase de la guerra y los bombardeos que cayeron sobre Londres durante dos meses, cuando incluso Adolf Hitler llegó a envidiar la dureza del primer ministro y el pueblo británico.

El 24 de mayo de 1941, después del hundimiento del HMS Hood, Churchill dijo en un discurso: Hundid al Bismarck. El Bismarck era el acorazado más moderno del mundo y había logrado hundir al Hood en su primera misión después de ser terminado. Fue hundido tres días después, lo que eliminó una peligrosa amenaza para los suministros británicos.

Su excelente y sólida relación con Franklin D. Roosevelt aseguró el envío de suministros vitales desde los Estados Unidos al Reino Unido a través de las rutas marítimas del Atlántico Norte (casi 10 000 toneladas de ayuda por viaje, que algunas veces hundieron los alemanes ayudándose de la máquina Enigma). La reelección de Roosevelt fue un alivio para Churchill, dada las fuertes corrientes aislacionistas en los Estados Unidos que se oponían a su entrada en el conflicto europeo. Roosevelt, por el contrario, estaba a favor de la ayuda a Gran Bretaña. Para ello se creó la ley de Préstamo y Arriendo. Gracias a esta ley el presidente de los Estados Unidos podía autorizar la exportación de material bélico a los países que considerara que eran importantes para la defensa de Estados Unidos. El pago del material se realizaría una vez terminada la guerra. El país más beneficiado fue el Reino Unido, pero no el único. La URSS también se benefició de la ley. Roosevelt logró convencer al Congreso estadounidense de que este costoso envío de material bélico no era más que defender a los Estados Unidos. En el curso de la guerra Churchill tuvo doce reuniones con Roosevelt en las cuales discutieron la estrategia de la guerra y la Declaración de las Naciones Unidas. Churchill creó el cuerpo especial de operaciones, bajo el mando del ministro de economía de guerra Hugh Dalton, cuya finalidad era la de conducir y desarrollar operaciones subversivas en los territorios ocupados, logrando un notable éxito, así como el cuerpo de comandos que establecieron el patrón de lo que se conoce hoy en día como «Fuerzas Especiales».

Durante la guerra, Churchill, a petición del MI5, servicio de inteligencia inglés, usó dobles en sus desplazamientos. Uno de ellos murió, al ser derribado su avión por la inteligencia alemana.[cita requerida]

Los soviéticos le pusieron a Churchill el sobrenombre de «el bulldog británico». Esto en parte se debía a la voluntad de Churchill por mantener una posición firme (jamás sería derrotado) y de enfrentarse al peligro visitando los frentes de batalla, mientras que sus dos aliados, Roosevelt y Stalin, no eran dados a estas visitas. Esto significaba que Churchill se acercaba más a las fuerzas alemanas y corría el riesgo de ser asesinado. De hecho, Churchill estuvo a punto de morir, no a manos de sus enemigos, sino por problemas de salud. En diciembre de 1941 sufrió un ligero ataque cardíaco y en diciembre de 1943 cayó enfermo de neumonía.[231]

Después de la guerra, Churchill visitó Stalingrado, aun en ruinas, e hizo una observación a los soviéticos: «es increíble a lo que llegaron los alemanes». El intérprete ruso preguntó si lo decía por el grado de destrucción, a lo que Churchill respondió: «Me refiero a hasta donde llegaron en el mapa».

Algunas de las decisiones de Churchill fueron controvertidas. En la hambruna en Bengala de 1943, que ocasionó la muerte de 2,5 millones de bengalíes, Churchill fue por lo menos indiferente, si no cómplice como muchos lo acusaron. Las tropas japonesas estaban amenazando a la India después de su ocupación de Birmania. Algunos opinaron que la política del gobierno británico de no ayudar a resolver, o al menos aliviar, el efecto de la hambruna, era el equivalente de una política de arrasar y quemar el territorio que se temía perder, para que los japoneses no se beneficiaran de su invasión a esta región. Churchill también respaldó el bombardeo de Dresde poco antes de finalizar la guerra, a pesar de que la ciudad no tenía ningún valor estratégico militar y las víctimas principalmente fueron civiles. Churchill además tuvo relación con la Operación Antropoide destinada a desestabilizar al régimen nazi en Checoeslovaquia.

Churchill formó parte de los acuerdos de la partición de Europa y Asia al final de la guerra. Estas discusiones comenzaron ya en 1943. Las propuestas fueron aceptadas en un tratado firmado en la Conferencia de Potsdam por Harry S. Truman, Churchill y Stalin.

Un caso particular fue el trazado de las fronteras de Polonia con la Unión Soviética y Alemania, lo que se consideró como un acto de traición al gobierno polaco en el exilio. Churchill era de la opinión que la única forma de aliviar las tensiones era trasladar la población para acomodarlos a las fronteras establecidas. Como indicó en su exposición ante la Cámara de los Comunes en 1944: «El traslado de la población hacia las nuevas fronteras es el único método que tiene resultados satisfactorios y duraderos. No habrá mezcla de poblaciones que causarían problemas eternamente. Un traslado limpio debe llevarse a cabo. No me alarman estas transferencias que son posibles bajo las condiciones modernas». El traslado que se llevó a cabo, sin embargo, causó grandes penalidades y muerte entre la población transferida. Churchill se oponía a la caída de Polonia bajo la esfera de la Unión Soviética, pero como escribió amargamente en varios libros, le fue imposible impedirlo.

Churchill fue considerado tras la Segunda Guerra Mundial un gigante político, pero a pesar de su popularidad no contaba con la fidelidad incondicional del electorado británico.[232]​ Aunque la importancia de Churchill durante la guerra es indiscutible, lo cierto es que también tenía bastantes enemigos en su país. Su desacuerdo con ideas como mejorar el sistema de salud y la educación pública, produjo descontento entre sectores de la población, particularmente entre aquellos que habían luchado en la guerra. Tan pronto como terminó esta, fue derrotado por Clement Attlee, candidato del Partido Laborista, en las elecciones de 1945. Algunos historiadores opinan que los británicos creían que aquel que los había guiado con éxito en la guerra, no era el mejor hombre para liderarlos en la paz. Otros piensan que fue más bien el Partido Conservador y no Churchill, el que fue derrotado debido a la actuación de Chamberlain y Baldwin en los años 1930.

Churchill fue pionero al defender la idea de la unión de Europa, para así evitar futuros conflictos entre Francia y Alemania. Sin embargo, consideraba que el Reino Unido no debía ser parte de esa Europa unida, sino que su futuro estaba ligado al de los Estados Unidos.

También abogó por darle a Francia un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, lo cual añadía otra poderosa nación europea a dicho consejo, para contrarrestar el poder de la Unión Soviética, que también tenía un asiento permanente.

Al principio de la Guerra Fría acuñó la frase «el telón de acero», la cual originalmente había sido mencionada por Joseph Goebbels, e incluso antes por el escritor ruso Vasili Rózanov en 1917. Esta frase entró en la conciencia de la gente después que la pronunciara en su discurso en el Westminster College en Fulton, Misuri, como huésped de Harry. S. Truman en 1946:

Churchill fue elegido nuevamente primer ministro en 1951, tras la victoria del partido Conservador en las elecciones. Su tercer gobierno, tras el gobierno de unidad nacional y el breve gobierno conservador de 1945, se prolongaría hasta su dimisión en 1955. Durante este tiempo, renovó lo que él mismo denominó la «relación especial» con los Estados Unidos y trató de inmiscuirse en la formación del orden de posguerra. En las cuestiones raciales, Churchill era todavía un victoriano. Trató en vano de restringir la llegada de inmigrantes del oeste de la India. «Mantener Gran Bretaña blanca» sería un buen eslogan, dijo al gabinete en enero de 1955.[233]​ Ian Gilmour recuerda que Churchill le dijo, en 1955, sobre la inmigración: «Creo que es el asunto más importante al que se enfrenta este país, pero no podré lograr que ninguno de mis ministros llegue a darse cuenta».[234]

Sus prioridades internas fueron, no obstante, dejadas de lado por una serie de crisis políticas en el extranjero, que eran resultado del continuo declive del poderío y prestigio militar británico. Gran defensor de Gran Bretaña como gran potencia, Churchill optó a menudo por las acciones directas. Intentando retener lo que pudiera del imperio, afirmó una vez: «No presidiré un desmembramiento».[235]​ Churchill dedicó gran parte de su tiempo a las relaciones internacionales y aunque no se llevaba bien con el presidente Eisenhower, Churchill mantuvo la relación especial con los Estados Unidos, para lo que realizó cuatro viajes transatlánticos durante su segundo mandato.[236]

Esta crisis se inició bajo el gobierno de Clement Attlee. En marzo de 1951, el Parlamento iraní votó por nacionalizar la petrolera Anglo-Iranian Oil Company a propuesta del primer ministro Mohammad Mosaddeq, elegido en abril de 1951. La Corte Internacional de Justicia fue convocada para mediar en la disputa, pero la oferta de repartir las ganancias a medias con reconocimiento de la nacionalización no fue aceptada por Mossadeq. Las negociaciones entre el gobierno británico y el iraní cesaron y el gobierno británico comenzó a fraguar un golpe de Estado. El Presidente estadounidense Harry S. Truman no estaba muy de acuerdo con dicho golpe, dedicándole mayor atención a la Guerra de Corea que se estaba llevando a cabo. Los británicos, sin embargo, procedieron con un bloqueo y un embargo que prácticamente cerraron las exportaciones de petróleo iraní.

Churchill intensificó la política de socavar al gobierno de Mosaddeq. Ambas partes lanzaban propuestas que eran rechazadas bajo la creencia que el tiempo estaba de su parte. Las negociaciones cesaron y el bloqueo económico y político comenzó a poner presión sobre Irán, produciéndose varios intentos de golpes militares por facciones probritánicas de la Asamblea Consultiva Nacional de Irán.

Churchill y su ministro de relaciones exteriores perseguían dos objetivos. Por una parte querían el desarrollo y la reforma en Irán, sin embargo, no querían perder el control sobre las ganancias derivadas del petróleo. Inicialmente respaldaron a Seyyed Ziaoddín Tabatabaí como el individuo con quién podían tratar, pero a medida que el embargo se extendía en el tiempo, los británicos se inclinaron más y más a lograr alianzas con los militares. Churchill había completado el círculo iniciado con los planes de Attlee de dar un golpe de Estado, con la idea de elaborar un plan similar al mismo.

La crisis se extendió hasta 1953. Churchill, apoyado por el presidente Dwight D. Einsehower, aprobó un plan para dar un golpe de Estado en Irán. El plan contaba con colocar en el poder a un contendiente de Mosaddeq llamado Fazlollah Zahedí. En el verano de 1953, las manifestaciones callejeras comenzaron a intensificarse en Irán y tras el fracaso de un plebiscito, el gobierno de Mosaddeq quedó desestabilizado. Zahedí, con ayuda de financiación extranjera, tomó el poder el 19 de agosto de 1953.

Este golpe de Estado indicaba la tensión existente en los años de la postguerra: la democracias industrializadas, hambrientas por recursos para reedificar Europa tras la Segunda Guerra Mundial y con la necesidad de enfrentarse a la Unión Soviética en la Guerra Fría, lidiaron con los países emergentes, tales como Irán, en la misma forma que lo hicieron con sus antiguas colonias. La idea de una posible tercera guerra mundial contra la Unión Soviética les obligaba a perder los escrúpulos en la manipulación de la política en países emergentes. Por otra parte los gobiernos de estos países eran frecuentemente inestables y corruptos. Estos factores creaban un círculo vicioso que consistía en una intervención que llevaba a la toma de poder por un gobierno dictatorial, el cual rápidamente degeneraba en corrupción, lo cual a su vez requería nuevas intervenciones.

En 1951, se produjo un enfrentamiento entre el gobierno británico y la Unión Africana de Kenia en relación con la distribución de la tierra en esta colonia. Cuando las demandas de la Unión no fueron aceptadas por los británicos, se produjo en 1952 la rebelión de los Mau Mau, un grupo terrorista. El 17 de agosto de 1952 se declaró el estado de emergencia y tropas británicas fueron enviadas a Kenia para acabar con la rebelión. A medida que ambos bandos intensificaron la ferocidad de sus ataques, la rebelión se convirtió en una guerra civil.

En 1953, tras las matanza de Lari perpetrada por los rebeldes Mau Mau contra los kikuyos, quienes eran leales a los británicos, la situación política en Kenia cambió en el sentido de que los británicos obtuvieron una ventaja política a los ojos del mundo, dada la crueldad demostrada por los Mau Mau en dicha masacre. La estrategia de Churchill fue la de enfrentar militarmente con mano dura la rebelión, mientras implementaba algunas de las concesiones que el gobierno de Attlee había bloqueado en 1951. Incrementó la presencia militar de los británicos nombrando al general sir George Erskine como jefe de las tropas en Kenia, quién implementó la llamada «Operación Anvil» en 1954, la cual derrotó a la rebelión en la ciudad de Nairobi. Otra operación denominada «Hammer» fue llevada a cabo para eliminar a los rebeldes en el resto del país. Churchill ordenó iniciar negociaciones de paz con políticos de Kenia, pero estas colapsaron poco después de que él se retirase del gobierno.

En Malasia, la rebelión contra los británicos se venía fraguando desde 1948. Nuevamente Churchill heredó una crisis y nuevamente eligió tomar acciones militares contra los rebeldes, al mismo tiempo que trataba de lograr alianzas con sectores leales a los británicos. Inició una campaña para ganarse la buena voluntad de la población y aprobó la creación de aldeas fortificadas, una táctica militar que impondrían posteriormente las potencias occidentales en sus guerras en el Sudeste de Asia.

La emergencia de Malasia era un movimiento de guerrillas que si bien estaba centrada en un grupo étnico, había sido promovida por la Unión Soviética. Es por esto que la lucha de los británicos en este caso, tuvo mucho más respaldo que las confrontaciones de Kenia e Irán. En su punto culminante, los británicos contaban con 35 000 soldados en Malasia. La rebelión comenzó a perder fuerza y soporte de la población.

Si bien la rebelión se iba extinguiendo, era claro que el régimen colonial británico no podía mantenerse. En 1953 se hicieron planes para dar la independencia a Singapur y otras colonias en la región. Las primeras elecciones se llevaron a cabo en 1955, apenas unos días antes de la renuncia de Churchill al gobierno. En 1957, siendo primer ministro Anthony Eden, Malasia fue declarada independiente.

En 1953 le fueron otorgadas dos distinciones importantes: fue investido como Caballero de la Nobilísima Orden de la Jarretera y también se le otorgó el Premio Nobel de Literatura por «su dominio de la descripción histórica y biográfica, así como su brillante oratoria en defensa de los valores humanos». Un accidente cerebrovascular le dejó paralizada la parte izquierda de su cuerpo en junio de 1953. En 1955 a Churchill se le otorgó el título de duque de Londres, cuyo nombre él mismo eligió. Sin embargo, más tarde declinó aceptar tal título al ser persuadido de no hacerlo por su hijo Randolph. Desde entonces no se le ha ofrecido un título de duque en el Reino Unido a nadie que no formase parte de la familia real.

En 1956 Churchill recibió el Premio Carlomagno, el cual otorga la ciudad alemana de Aquisgrán a aquellos que más han contribuido a la causa de la paz en Europa. En 1959 se convirtió en Father of the House (Padre de la Casa), es decir, el parlamentario con más años de servicios continuos en el Parlamento. Mantuvo esta posición hasta 1964, cuando se retiró de la Cámara de los Comunes. Por otra parte, fue la segunda persona en obtener la ciudadanía honoraria de Estados Unidos (precedido por el marqués de La Fayette) en 1963. Fue galardonado a título póstumo con el World Peace & Liberty Award que otorga la World Jurist Association, reconocimiento que también han recibido Nelson Mandela, René Cassin, el Rey Felipe VI y Ruth Bader Ginsburg.[237]

El 2 de septiembre de 1908, Churchill contrajo matrimonio en St. Margaret's, Westminster, con Clementine Hozier, una brillante mujer de gran belleza, pero falta de recursos económicos. Churchill se había declarado anteriormente a la actriz Ethel Barrymore, quien le rechazó. Tuvieron cinco hijos: Diana, Randolph, Sara (quien actuó con Fred Astaire en la película Royal Wedding), Marigold (quien falleció en su infancia) y Mary (quien ha escrito un libro sobre sus padres).

La madre de Clementine era lady Blanche Henrietta Ogilvy, la segunda esposa de Sir Henry Montague Hozier e hija del 7.º conde de Airlie, si bien esto ha sido puesto en duda. En efecto, lady Blanche era bien conocida por su carácter frívolo y finalmente esto le llevó al divorcio. Decía que el verdadero padre de Clementine fue el capitán William George "Bay" Middleton, un notable jinete; sin embargo, Joan Hardwick (quién escribió la biografía de Clementine) afirma que dada la bien conocida esterilidad de sir Henry Hozier, el padre de todos los hijos de lady Blanche fue su cuñado, Algernon Bertam Freeman-Mitford, mejor conocido como el abuelo de las excéntricas hermanas Mitford en el decenio de 1920.

Randolph, hijo de Churchill y sus nietos Nicholas Soames y Winston también fueron miembros del Parlamento.

Cuando no estaba en Londres, Churchill normalmente vivía en Chartwell House en Kent, casa a la cual le tenía particular aprecio. Él y su esposa compraron esta casa en 1922 y la mantuvieron hasta su fallecimiento en 1965. En esta casa escribió sus obras y también se dedicó a la pintura.

Viendo que estaba disminuyendo su capacidad física e intelectual, Churchill se retiró de su posición como primer ministro en 1955 y fue sustituido por Anthony Eden, quien por muchos años había sido su ambicioso protegido. Tres años antes, Eden se había casado con la sobrina de Churchill, Anna Clarissa Churchill, siendo este su segundo matrimonio. Tras su dimisión, la reina le ofreció un ducado pero declinó la oferta.[238]​ En los años siguientes Churchill pasaba cada vez menos tiempo en el parlamento, ocasionalmente asistía a votaciones decisivas, pero nunca más volvió a hablar en la cámara. Continuó sirviendo como miembro del parlamento por Woodford hasta que se retiró después de las elecciones generales de 1964. Sobre la crisis de Suez dijo, en privado, que «nunca lo habría hecho sin consultar con los estadounidenses, y una vez que lo hubiera empezado no me habría atrevido a pararlo».[239]​ En 1959 se convirtió en Father of the House, el miembro del parlamento con el servicio continuo más prolongado; por aquella época ya había logrado ser el único parlamentario en haber servido bajo los reinados de Victoria I e Isabel II. Churchill pasaba la mayor parte del tiempo en Chartwell House en Kent, tres kilómetros al sur de Westerham.[240]

Con la decadencia de sus facultades físicas y mentales, Churchill comenzó a perder la batalla que llevaba librando por largo tiempo con su bestia negra, la depresión. Encontró consuelo en el clima y la luminosidad del Mediterráneo. Tomó largas vacaciones con su consejero literario Emery Reves y con su esposa, Wendy Russell, en La Pausa, su villa en la costa mediterránea francesa. La esposa de Churchill, Clementine, lo acompañó en raras ocasiones. Viajó en ocho cruceros a bordo del yate Christina como huésped de Aristóteles Onassis. Una vez, cuando el Christina tenía que atravesar los Dardanelos, Onassis ordenó que esperaran a que se hiciera de noche, para así no traer a su huésped amargos recuerdos a la mente.[241]

En 1963, el presidente Kennedy nombró a Churchill Ciudadano Honorario de los Estados Unidos. Churchill estaba ya muy enfermo para asistir a la ceremonia, a la cual fueron su hijo y nietos.

El 15 de enero de 1965, Churchill sufrió un segundo ataque cardíaco que le ocasionó una severa trombosis cerebral. Falleció nueve días después en su casa del número 28 de Hyde Park Gate (Londres), el 24 de enero de 1965, el mismo día en que había fallecido su padre, setenta años antes. Las últimas palabras que se le oyeron pronunciar fueron: «¡Es todo tan aburrido!».[242]​ Para el activísimo Churchill, esos últimos diez años de vejez y retiro habían sido más insoportables que los conflictos militares y diplomáticos. Su cuerpo permaneció en la capilla ardiente en Westminster durante tres días. El funeral se realizó en la catedral de San Pablo. Fue el primer funeral celebrado en dicha catedral a un hombre no perteneciente a la realeza desde que se le hiciera al mariscal de campo lord Roberts de Kandahar en 1914. Cuando su féretro fue transportado por el río Támesis, todas las grúas estaban inclinadas en saludo. La artillería real hizo diecinueve disparos en su honor, como se hace con los jefes de Estado, y dieciséis aviones de la RAF sobrevolaron Londres. El funeral propició la asistencia del mayor número de dignatarios en la historia de Gran Bretaña, contando representantes de más de cien países. Fue también la reunión más grande de jefes de Estado hasta el fallecimiento del papa Juan Pablo II en 2005.[cita requerida]

Se dice que fue deseo de Churchill que, si el general De Gaulle le llegara a sobrevivir, la procesión debería pasar por la estación de Waterloo, aunque no hay evidencia de que este hecho sea cierto. El general De Gaulle asistió al funeral y la procesión partió hacia Blandon desde la estación de Waterloo.

Por petición de Churchill fue enterrado en la tumba de la familia en la iglesia de Saint Martin, Blandon, cerca de Woodstock y no lejos de su lugar de nacimiento en Blenheim.

Winston Churchill se dedicó también a la pintura, afición que le proporcionaba gran placer. Se entregó a esta actividad especialmente después de su dimisión del cargo de Primer Lord del Almirantazgo en 1915.[243]​ Churchill encontró en la pintura un refugio en periodos de depresión. Según sus propias palabras, luchaba contra un perro negro (Black Dog) que lo persiguió a lo largo de toda su vida. Sin embargo, en sus paisajes y bodegones no hay signo alguno que muestre este hecho.[244]​ Se le conoce sobre todo por sus escenas paisajísticas impresionistas, muchas de las cuales pintó estando de vacaciones en el sur de Francia, Isla Madeira y en Marruecos.[244]​ Durante su vida pintó docenas de cuadros, de los que algunos aún se exponen en su estudio de Chartwell.[245]

Churchill fue un escritor prolífico durante toda su vida y en los periodos que estuvo fuera del gobierno se consideraba a sí mismo como un escritor miembro del Parlamento. A pesar de su origen aristocrático, su herencia fue insignificante, dado que su madre había gastado la mayor parte de ella. Es por esto que siempre estuvo corto de dinero y dispuesto a escribir para lograr una remuneración que le permitiera mantener el nivel lujoso de vida que llevaba, así como para compensar las pérdidas en algunas malas inversiones que llevó a cabo. Varias de sus obras históricas fueron escritas con la finalidad de obtener dinero.

Aunque era un excelente escritor e historiador, no era un historiador profesional, sino autodidacta. La mayor influencia en su prosa y estilo fueron la historia de la Guerra Civil Inglesa de Clarendon, La Historia del Declive y Caída del Imperio Romano de Gibbon y la Historia de Inglaterra de Macaulay. Churchill tenía muy poco interés por la historia social o económica. Consideraba que el factor decisivo en todo proceso histórico eran las acciones de los individuos, en lugar de los procesos sociales y económicos.

Churchill fue el último y más influyente exponente de la historia según el concepto "Whig", el cual se basaba en la creencia de que el pueblo británico tenía una grandeza única y muy especial y un destino imperial y que, por tanto, la historia de la Gran Bretaña debía verse como el progreso para alcanzar dicho destino. Esta creencia inspiró su obra tanto literaria como política. Sin embargo, este punto de vista era considerado como anacrónico, inclusive en la época de la juventud de Churchill. No obstante, nunca modificó su punto de vista o mostró interés alguno por otras escuelas de pensamiento.

Los libros históricos de Churchill caben en tres categorías. En sus inicios se centró en obras biográficas, sobre todo de miembros de su familia. Es el caso de la biografía de su padre, Life of Randolph Churchill (1906), y la de su antepasado, Marlborough: His Life and Times (1933-38). En ocasiones, sus trabajos pecan de subjetividad. En la biografía de su padre suavizó ciertos rasgos y acciones de Randolph Churchill que resultaban poco atrayentes, a pesar de que existía información que lo señalaba en los archivos de la familia. La biografía de Marlborough señala el gran talento literario de Churchill y es considerada una obra maestra.

La segunda categoría son los trabajos autobiográficos de Churchill, incluyendo sus experiencias como corresponsal de guerra, las cuales fueron plasmadas en libros como Makaland Field Force (1898), The River War (1899), London to Ladysmith vía Pretoria (1900) y Ian Hamilton's March (1900). Estos últimos fueron reeditados en el libro My Early Life (1930). Estos libros relatan lo que vio Churchill durante las guerras imperiales de Gran Bretaña en la India, Sudán y Sudáfrica.

La tercera categoría de libros son tres trabajos de historia narrativa. Estos son la historia de la Primera Guerra Mundial, The World Crisis (seis volúmenes, 1923-1931); The Second World War (seis volúmenes, 1948-1953); y, por último, History of the English-Speaking People (cuatro volúmenes, 1956-1958).

La historia narrada por Churchill sobre las dos guerras mundiales está lejos de ser convencional, por cuanto el autor fue un partícipe central en ellas y tomó ventaja total de este hecho al escribir sus libros. Ambas son, por tanto, memorias y hechos históricos, pero Churchill incluyó eventos en los cuales él no participó, como por ejemplo la guerra entre Alemania y la Unión Soviética. Inevitablemente, en sus libros el centro de la narrativa son Gran Bretaña y él mismo. Arthur Balfour opinó sobre el libro The World Crisis como «una brillante autobiografía, disfrazada como una historia del universo».

Como miembro del gobierno en parte de la Primera Guerra Mundial y como primer ministro en la Segunda, Churchill tuvo acceso a documentos oficiales, planes militares, secretos oficiales y correspondencia entre los líderes de las potencias mundiales. Después de la Primera Guerra, cuando existían muy pocas reglas en cuanto al uso de esta documentación, Churchill tomó estos documentos cuando se retiró del gobierno e hizo uso libre de ellos en sus libros. Como resultado de esto, surgieron una serie de reglas estrictas que evitaron en adelante que documentos oficiales fueran utilizados para escribir narrativas históricas o memorias una vez que los ministros abandonasen el gobierno.

El libro The World Crisis fue inspirado en el ataque de lord Esher sobre la reputación de Churchill en sus memorias. Este libro es una mezcla de historia militar con la narrativa elegante de Churchill; algunos pasajes donde se refiere a la historia política y diplomática son escritos frecuentemente para justificar sus propias acciones durante la guerra; la descripción de otras figuras políticas y militares, a veces indicaba la intención de saldar venganzas personales. Estas obras muestran las opiniones personales de Churchill, pero tienen gran interés al ser su autor partícipe en los hechos, lo que permite conocer desde dentro los entresijos de la política británica de la primera mitad del s. XX.

Churchill recibiría el Premio Nobel de Literatura en 1953. Según la Fundación Nobel, se le concedió por «su maestría en la descripción histórica y biográfica, tanto como por su brillante oratoria, que defiende exaltadamente los valores humanos».

You must specify issue= and startpage= when using {{LondonGazette}}. Available parameters: Plantilla:LondonGazette/doc/parameterlist




Escribe un comentario o lo que quieras sobre Winston Churchill (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!