x
1

América del Sur



América del Sur, Sudamérica o Suramérica[10][notas 3]​ es el subcontinente austral de América, o también considerado por muchos, uno de los continentes que conforman el supercontinente de Las Américas.[11]​ Está atravesada por la línea ecuatorial en su extremo norte, quedando así con la mayor parte de su territorio comprendida dentro del hemisferio sur.

Está situada entre el océano Atlántico y el océano Pacífico quienes delimitan los extremos Este y Oeste respectivamente, mientras que el mar Caribe delimita por el norte y el océano Antártico su extremo sur. Está conectada con América del Norte por el estrecho puente territorial que representa América Central. América del Sur es la zona terrestre más próxima a la Antártida a través del pasaje de Drake al sur. Ocupa una superficie de 18,2 millones de km², lo que representa un 42,9 % del continente americano y un 13,0 % de las tierras emergidas,[12]​ y está habitada por el 6,5 % de la población mundial.[13]

América del Sur está conformada por un conjunto de trece países soberanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay, Venezuela, además de Francia con la Guayana Francesa[14]​ y cinco dependencias de otros estados. Brasil concentra aproximadamente la mitad de la población y la producción económica de la región.[15]

Los países que bordean el mar Caribe son: Colombia, Venezuela, (aunque se suele incluir a Trinidad y Tobago por encontrarse sobre la plataforma continental), Guyana, Surinam, también la Guayana Francesa, que es un departamento de ultramar de Francia, Aruba, Curazao y la isla de Bonaire pertenecientes al Reino de los Países Bajos; se conocen en conjunto como el Caribe sudamericano, mientras que Argentina, Chile y Uruguay forman el Cono Sur, una región del subcontinente que se caracteriza por los más altos estándares de calidad de vida y desarrollo en relación al resto de Latinoamérica.[16][17][18][19]​ Colombia y Venezuela, además de estar en la región Caribe, pertenecen también junto a Bolivia, Argentina, Chile, Ecuador y Perú a la zona andina.

Desde el siglo XVI hasta principios del siglo XIX la mayor parte de América del Sur estaba dividida en colonias gobernadas, mayoritariamente, por España y Portugal, seguidas por una colonia del Reino Unido, una de Francia y otra de los Países Bajos, las cuales se fueron convirtiendo en Repúblicas, con la excepción de la Guayana Francesa convertida en Departamento de Ultramar francés (Región Ultraperiférica Europea) y las Islas Malvinas e islas vecinas. Si bien, el límite actual de América del Sur con América Central se ubica en una línea imaginaria en la selva del Darién, fue a partir de la construcción del canal de Panamá que se empieza a asociar a este país con América Central en medios anglosajones. Finalmente en 1955, Panamá pasó a formar parte de América Central geográficamente, pero mantiene lazos históricos y culturales con América del Sur.[20][21]​ Esta región subcontinental ubicada en su mayoría en el hemisferio sur, limita al norte con el mar Caribe, al este y al sur con el océano Atlántico y al oeste con el océano Pacífico. Se extiende desde el límite entre Panamá y Colombia hasta el cabo de Hornos (Chile).

Estatuas en un monumento sepulcral (Colombia). La Cultura San Agustín .[22]

Pintura rupestre en Cueva de las Manos (Argentina), fechadas en el 7350 a.e.c.

Machu Picchu (Perú), ícono de la arquitectura prehispana de Sudamérica.

Puerta del Sol, centro ceremonial andino en Tiahuanaco (Bolivia).

Yacimiento de Pedra Furada (Brasil), con datación de entre 12.000 a 32.000 años de antigüedad.

Líneas de Nazca (Perú), extensa red de geoglifos, con una extensión de 800 km2.

El Complejo Arqueológico Ingapirca ubicado en el sur andino del Ecuador, específicamente en la provincia de Cañar, es un complejo arqueológico de origen inca. Se encuentra localizado a 3.160 m.s.n.m., a una distancia de 42 km deAzogues, capital de la provincia de Cañar y a 90 km al norte de la ciudad de Cuenca. Ingapirca es el lugar sagrado de la ocupación inca en el Ecuador. Es considerado como el sitio arqueológico precolombino más importante del país y el conjunto arquitectónico inca mejor conservado del Ecuador es una palabra kichwa que significa “muro o pared del Inca”. Esta construcción es una magnífica muestra de lo que fue la cultura cañari-inca. Tiene una extensión de cuatro hectáreas y fue un importante centro religioso, político, científico, militar y administrativo durante la conquista inca.

Los asentamientos posteriores en Tiahuanaco, construido en las riberas del lago Titicaca, y San Agustín, en Colombia, se han convertido en grandes misterios de la arqueología.[23]

La reiteración de sitios arqueológicos de gran antigüedad en América del Sur y la escasa cantidad de los mismos en el norte del subcontinente, sumado a las diferencias de consideración en genes y fenotipos entre los paleoindios suramericanos y norteamericanos, ha causado la adhesión de algunos investigadores a la hipótesis de un poblamiento autónomo de América del Sur, no proveniente del norte.

Esta hipótesis se relaciona con la teoría del ingreso por la Antártida desde Oceanía,[24]​ y parecen confirmarla los hallazgos de asentamientos de tribus costeras de unos 14 800 años de antigüedad en Monte Verde, Chile.[25]

Durante su migración y especialmente después del descubrimiento de la agricultura, los antiguos pobladores americanos fueron estableciéndose en las áreas y sectores que consideraban más propicias para su desarrollo y modos de vida. En Ayacucho, Perú, ya se domesticaban llamas 5000 años antes de Cristo.[23]​ En los siglos posteriores, también se desarrollaron en diferentes regiones del subcontinente, áreas para la siembra de arracacha, batata, calabaza, piña, frijoles, papa, casabe, quinua, yuca, y ñame, que son originarios de América del Sur. En situación de aislamiento durante milenios con respecto a las sociedades del Viejo Mundo, los pueblos suramericanos conformaron culturas autónomas originales hasta el punto de producir dos revoluciones neolíticas separadas, en los Andes que dieron origen a cientos de civilizaciones agrocerámicas, varias de las cuales consideraban a la olla de barro un símbolo de gran valor espiritual ya que representaba el universo de los dioses, el lugar de los entierros, el depósito para fermentar la chicha y el utensilio para preparar alimentos.[23]

En los Andes de Colombia y en la costa del Ecuador, se han encontrado las primeras cerámicas de América, realizadas entre los años 3600 y 3000 a. C.[23]​ La metalurgia sudamericana precolombina tuvo un desarrollo considerable. Los chibchas en Colombia alcanzaron métodos de fundición, soldadura oxiacetilénica, laminación, filigrana, cera fundida y vaciado simple. La orfebrería de la región se encuentra al origen del mito de El Dorado.

La Cultura Chinchorro, ubicada en la costa norte de Chile (Atacama) y sur de Perú, desarrolló técnicas de momificación casi 2 mil años antes que los egipcios, y sus momias son consideradas las más antiguas del mundo.[26]

Hacia el siglo XII, la influencia inca llegó a articular los actuales territorios del Perú, Bolivia y Ecuador, además del norte de Chile, el norte, noroeste y oeste de Argentina, y la zona sur de Colombia.[27]​ Desde Cuzco, el Imperio Inca consolidó un estado que logró sintetizar y difundir los múltiples conocimientos artísticos, científicos y tecnológicos de sus antecesores. Dichos conocimientos, sin embargo no incluían la escritura, ya que esta era desconocida en América del Sur antes de la llegada de los europeos.[23]​ Actualmente, algunas costumbres y tradiciones de la desaparecida civilización inca prevalecen en etnias andinas como los quechuas y aimaras. El territorio de Brasil ha estado habitado desde hace al menos 8000 años.[28]

El centro histórico de Salvador de Bahía, en Brasil, es uno de los mejor preservados.

Centro histórico de Quito, Ecuador.

El Cabildo de Buenos Aires, Argentina.

Fortaleza de San Fernando, Cartagena de Indias, Colombia.

Las casas coloniales neerlandesas conocidas como Waterkant ubicadas en Paramaribo, Surinam.

El Imperio español y el Imperio portugués fueron los primeros en realizar la conquista, y se asentaron principalmente en el sur de Norteamérica, Centroamérica y en el área andina de Sudamérica (imperios azteca, maya e inca, respectivamente). España fue la potencia que mayor presencia colonial impuso en América. En el Caribe, dominó sobre todo Cuba, La Española, Puerto Rico, Jamaica, incluyendo a la península de Florida dentro de sus posesiones caribeñas. Desde los asentamientos antillanos, tomó posesión por la fuerza de los grandes estados existentes en América en ese momento: en América del Norte llegó a apropiarse del Imperio azteca, en el actual México, estableciéndose en sus ciudades, además de dominar a tlaxcaltecas, tarascos, mixtecas y zapotecas. A partir de ahí controló una gran parte de América Central, dominando a las poblaciones de lengua maya, a los pipiles, los niquiranos y los pueblos de habla ngäbe de Veragua (Panamá). Desde Panamá se emprendió la conquista de la zona andina de América del Sur hasta la zona central de la actual Chile, controlada por el Imperio incaico en el actual Perú. Al mismo tiempo, en busca de la Sierra de la Plata y las tierras del Rey Blanco, se fundaron ciudades en el estuario del Plata y sobre las márgenes de los ríos Paraná y Paraguay, siendo la más importante de ellas; Asunción.

El Tratado de Tordesillas suscrito en 1494 entre los reyes de Castilla y Aragón, y Juan II rey de Portugal, estableció un reparto de las zonas de anexión del nuevo mundo. La parte oriental de América del Sur, el extremo este de Brasil, quedaba adscrito al área de acción de Portugal, lo que posibilitó el sometimiento a su soberanía cuando en 1500 Pedro Álvares Cabral arribó a costas brasileras.

El 5 de agosto de 1498 se verificó el primer desembarco europeo en América del Sur. A partir del 13 de agosto, Cristóbal Colón navegó por la costa oriental de la actual Venezuela hasta la península de Paria, Isla de Margarita y Cubagua antes de regresar a La Española. En la isla de Cubagua se fundó el primer asentamiento europeo en Sudamérica: Nueva Cádiz (1500). Mientras que en Cumaná (actual Venezuela) se fundó el primer asentamiento en tierra firme (1515).

El conquistador español Francisco Pizarro llegó a Cajamarca en 1532, tomando prisionero al monarca inca, Atahualpa. Posteriormente dio orden de ejecutarlo y se alió con la nobleza del Cuzco, lo cual le permitió completar la conquista del Imperio incaico.[31]

Portugal se apropió de la mayor parte de la franja costera atlántica de la parte norte de América del Sur, que más tarde originaría el Estado de Brasil.

Inglaterra estableció trece colonias en la franja costera atlántica norteamericana, además de en algunas islas caribeñas.

Francia ocupó la actual Guayana Francesa en Sudamérica (aún bajo su dominio), Luisiana en el Golfo de México (desde los Grandes Lagos), algunas islas del Caribe, y la región canadiense de Quebec.

Países Bajos estableció colonias en Norteamérica (Nueva Ámsterdam que luego sería Nueva York), norte de América del Sur (Guyana neerlandesa hoy Surinam) y algunos asentamientos en islas caribeñas (Antillas Neerlandesas y Aruba).

Simón Bolívar, líder de la emancipación en el norte sudamericano.

José de San Martín, líder de la emancipación en el sur sudamericano.

Pedro I de Brasil, proclamó la independencia brasileña en 1822.

Antonio Nariño, publicó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en América del Sur.

Entrevista de Guayaquil entre José de San Martín y Simón Bolívar.

A lo largo de 1808, las presiones del Emperador Francés Napoleón I desencadenaron una serie de acontecimientos que empeoraron aún más la ya comprometida situación española. El rey Carlos IV de España abdicó el trono a favor de su hijo Fernando VII el 19 de marzo de 1808 después de los sucesos del Motín de Aranjuez, y más tarde, el 5 de mayo de 1808 se terminó de consumar el desastre para España cuando Carlos IV y su hijo fueron obligados a ceder el trono a Napoleón para designar a su hermano, José I, como nuevo Rey de España. Esto provocó una reacción popular en España que desencadenó lo que hoy se conoce como la Guerra de la Independencia Española y tanto en América como en España, se formaron juntas regionales que fomentaron la lucha contra los invasores franceses para restablecer en el trono al monarca legítimo. Sin embargo, en las juntas americanas solo se hablaba con entusiasmo de la Junta popular de Cádiz y muchas de ellas eran vistas con recelo por las autoridades españolas, que las suponían sospechosas de ser favorables a los franceses y que no se habían olvidado de acciones como la de Antonio Nariño en Bogotá, que había publicado la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, el movimiento de Juan Picornell, la Conspiración de Manuel Gual y José María España, o de las fracasadas expediciones militares de Francisco de Miranda en Venezuela.

El proceso de las Guerras de Independencia Hispanoamericanas se inició con la Revolución de Chuquisaca (actual Sucre) el 25 de mayo de 1809 en el Alto Perú y culminó con la ocupación de las fortalezas del Callao en 1826. En el año 1817, el general libertador José de San Martín realiza el Cruce de los Andes y, en conjunto con el ejército de Bernardo O'Higgins, derrota a los realistas en Chile. Finalmente se dirige a Lima con el fin de impactar en el centro del poder español. La altura promedio de 3000 m s. n. m. (metros sobre el nivel del mar) y los picos de 4800 m s. n. m. provocaron el mal de montaña en el ejército. El camino promediaba los 30 cm de ancho y era irregular. La temperatura descendía entre −15 y −20 °C (grados centígrados) durante la noche. De los 5400 hombres que componían el ejército, 300 murieron en el camino. Solo llegaron 5000 mulas de las 9200 que partieron y 500 caballos de los 1500 iniciales. Al mismo tiempo, San Martín dirigía las 6 columnas que cruzaban la cordillera por distintos puntos, con el objetivo de confundir y dispersar las fuerzas realistas que los esperaban para enfrentarlos. Al arribar a Chile, el ejército patriota al mando de San Martín, logra un triunfo clave en la batalla de Chacabuco. La historia de la emancipación suramericana comenzaba a escribirse. Luego, se complementaría con las acciones militares iniciadas por el libertador Simón Bolívar al norte del subcontinente, dando su primer gran golpe en la Batalla de Boyacá, donde consigue una decisiva victoria patriota.

Un hecho crucial para el surgimiento del Brasil como Estado nación fue el traslado, a raíz de las Guerras Napoleónicas, de la capital portuguesa desde Lisboa a Río de Janeiro implicándose con ello la asignación de la categoría de reino al Brasil, un reino dentro del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve (1807–1821), al disolverse pacíficamente tal reino surgió el Imperio de Brasil. La independencia fue proclamada en 1822 por el hijo del rey de Portugal. Pedro I estableció una monarquía constitucional que reino hasta la Proclamación de la República en 1889.

Tras su independencia, América del Sur sufrió en algunos de sus países diversos tipos de dictaduras y hombres fuertes. Sin embargo a finales del siglo XX la mayor parte del subcontinente logró hacerse de gobernantes elegidos democráticamente, aunque no en todas las circunstancias se han establecido instituciones duraderas. El desarrollo económico de Argentina y Uruguay desde principios de siglo haría de que se transformasen en la meca de la inmigración, sobre todo desde Europa y Asia. Durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, el subcontinente se mantuvo a salvo de la ola destructiva que arrasó Europa, Asia y África y se volvió una vez más receptor natural de miles de refugiados. No obstante entre 1941 y 1942 se desarrolló la Guerra peruano-ecuatoriana.

En la década de 1960 se inició una serie de regímenes dictatoriales favorecidos por las aristocracias locales con apoyo de los Estados Unidos —mediante la doctrina de seguridad nacional— con el objetivo de neutralizar a gobiernos de tendencia socialista en diversos países de América del Sur: Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia.

Desde 1999, excepto Colombia, varios países de América del Sur han elegido gobiernos de centroizquierda como Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y recientemente Perú, o de izquierda como Bolivia, Ecuador y Venezuela, aunque la mayoría de estos gobiernos abrazan el libre mercado. Sin embargo, a partir de 2015 esta tendencia comenzó a modificarse con la elección de un gobierno de centroderecha en Argentina y la derrota del partido oficialista de izquierda en Venezuela en las elecciones legislativas de ese país.

En 2008 se da la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Banco del Sur que busca políticas de integración económica, políticas y culturales entre los países miembros, también busca defender las democracias de la región de los golpes de estado. Un ejemplo de esto es la reacción de países sudamericanos y especialmente del Unasur en la Crisis política en Ecuador de 2010, o en la crisis política en Bolivia de 2008.

En cuanto al orden público, el conflicto armado en Colombia ha llevado a que otros estados del subcontinente se impliquen en el desarrollo del mismo. El llamado Acuerdo humanitario ha contado con la participación activa de varios gobiernos suramericanos, en especial la participación de la administración de Hugo Chávez. La situación dio lugar a la Crisis diplomática de Colombia con Ecuador y Venezuela de 2008 que finalizó en la XX Reunión Cumbre del Grupo de Río, en 2010 se produjo una nueva crisis diplomática entre Colombia y Venezuela que finalizaría con la mediación del Unasur.

El territorio de América del Sur tiene una superficie de 18 200 000 km². Sus costas tienen una longitud de unos 39 910 km (unos 25 870 km las de la masa continental).-

Topográficamente, América del Sur se divide en tres secciones: la cordillera, las tierras bajas del interior, y el escudo continental.[44]​ La cordillera de los Andes destaca por ser la cadena montañosa más larga y joven del mundo, así como la más alta después de los Himalayas. Naciendo en las profundidades oceánicas, se yergue desde el sudeste del archipiélago de Tierra del Fuego, siguiendo un trazo paralelo a la costa del Pacífico, para diversificarse en el norte, abriéndose en dos brazos, uno hacia el istmo de Panamá y otro bordeando la costa caribeña. El origen de la cordillera es el resultado de la subducción de la placa de Nazca bajo la placa suramericana a una velocidad cercana a los 9 cm/año. Pasa por Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Varios de sus picos más altos superan los 6000 m s. n. m. (metros sobre el nivel del mar), como el Aconcagua (6961 m s. n. m.),[45]​ el Nevado Ojos del Salado (6893 m s. n. m.), el Nevado Huascarán (6768 m s. n. m.), el Nevado Sajama (6542 m s. n. m.) o el Volcán Chimborazo (6310 m s. n. m.).

No obstante, en Colombia, el otro extremo del subcontinente, aún es posible registrar alturas mayores a los 5300 m s. n. m. en la Sierra Nevada del Cocuy, o en el Nevado del Ruiz. A lo largo de su recorrido, se ramifica en diversos ramales o cordilleras que encierran valles como la Depresión intermedia y el Valle del Cauca, en Colombia, y altiplanos como el Altiplano andino, una meseta de aproximadamente 3000 m s. n. m. que cubre una región seca entre el noroeste argentino, Bolivia, Perú y Chile.

Los países ubicados en el llamado "Cinturón de Fuego del Pacífico" presentan uno de los mayores niveles de sismicidad y vulcanismo del mundo, fenómenos relacionados entre sí, y efectos secundarios de la subducción de la Placa de Nazca bajo la placa Continental. Chile tiene la mayor cadena de volcanes del mundo después de Indonesia, con unos 2000 volcanes identificados, 500 potencialmente activos, y varias erupciones recientes.

Las tierras bajas se suelen clasificar en tres sistemas:[46]​ los llanos del Orinoco, la llanura del Amazonas y la llanura Chacopampeana o del Plata, formadas por la sedimentación producida por los ríos que las atraviesan y el depósito de partículas producidas por la erosión eólica. Se encuentran además, pequeñas llanuras costeras a lo largo del océano Pacífico en Colombia, Ecuador y Perú y sobre el Atlántico en Guyana, Surinam, Guayana Francesa y Brasil. La mayor depresión del subcontinente se encuentra a 105 m bajo el nivel del mar en la Laguna del Carbón, Argentina.

El escudo continental se separa en tres secciones desiguales:[47]​ el Macizo de Brasilia, el Macizo Guayanés, y el Macizo Patagónico, los dos primeros entre los más antiguos del planeta. La dureza de las rocas cristalinas que los conforman les otorga gran estabilidad y es la razón de que no se produzcan terremotos en las enormes regiones que ocupan, así como los puntos de contacto entre estas (las regiones sedimentarias de la Amazonia y la llanura chaco-pampeana). El Macizo de Brasilia ocupa el este, centro y sur de Brasil, gran parte de Uruguay, el este de Paraguay y el noreste de Argentina. El Macizo Guayanés comprende una gran parte de Guyana, Surinam y la Guayana Francesa; el sur de Venezuela, una parte del norte de Brasil y del oriente colombiano. El Macizo Patagónico abarca casi toda la Patagonia argentina y el extremo sur de la parte chilena.

También se encuentran otros sistemas orográficos importantes rejuvenecidos por el plegamiento andino, dispersos entre las regiones llanas del subcontinente, como las sierras Macarena y Chiribiquete en Colombia, la serranía de Santiago en Bolivia, la Sierra del Divisor en Brasil y Perú, y las sierras Pampeanas, Ventania y Tandilia en Argentina.

En el zócalo continental de América del Sur están situadas varias islas, siendo las mayores Tierra del Fuego (Argentina y Chile), Marajó (Brasil), la Isla Grande de Chiloé (Chile), las islas Malvinas (Territorio Británico de Ultramar), Trinidad (Trinidad y Tobago), Puná (Ecuador) e isla Margarita (Venezuela). El sur del subcontinente muestra su característica ex-glaciar con los numerosos fiordos e islas en el sur de Chile. Hay algunos grupos de islas fuera del zócalo continental, pero próximas a las costas sudamericanas: las Islas Galápagos (Ecuador), la Isla de Pascua (Chile), Isla de Aves (Venezuela), Isla Sala y Gómez (Chile), Malpelo, Gorgona (Colombia), y los archipiélagos de las Georgias del Sur y las Sandwich del Sur (en disputa entre Argentina y el Reino Unido, siendo actualmente un Territorio Británico de Ultramar. Ver nota 16).

América del Sur alberga una gran variedad de climas: la humedad cálida de la Selva Amazónica, el frío seco de la Patagonia, la aridez del Desierto de Atacama, los vientos de la Tierra del Fuego. La explicación reside en:

En la región occidental, entre los Andes y el océano Pacífico, se encuentran las zonas más húmedas del planeta: El Chocó (Colombia, Ecuador, Perú, Panamá), también las más secas del globo, en el Desierto de Atacama (Chile), que en algunas áreas no tiene registros de precipitaciones desde hace más de 100 años.

El 26 % del agua dulce de la Tierra se encuentra en América del Sur, donde destacan por su enorme extensión las cuencas de los ríos Amazonas (la mayor del planeta), Orinoco y Paraná. Debido a la presencia paralela al océano Pacífico de la cordillera de los Andes, los ríos de mayor cauce y cuenca son aquellos que vierten sus aguas en el océano Atlántico.

Por su estructura geológica, presenta dos grandes tipos de ríos:

Interesante resulta la semejanza entre los ríos que desembocan en el océano Pacífico y los que lo hacen en el mar Caribe, por sus caudales y torrentes.

También se destaca el acuífero Guaraní, como el más grande del mundo, capaz de abastecer a la población mundial por 200 años. Este es compartido por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

En los Andes patagónicos se encuentra el campo de hielo patagónico norte y el campo de hielo patagónico sur; este último es la tercera mayor extensión glaciar en el mundo después de la Antártida y Groenlandia.

El lago de Maracaibo en Venezuela es el más grande del subcontinente con 13 000 km².

Las plantas crecen con profusión en el terreno fértil. América del Sur es el hogar del espinoso pino araucano, el árbol del caucho y la patata. Otras muchas plantas domésticas comunes son de origen sudamericano.

América del Sur abarca gran variedad de regiones biogeográficas, la mayor extensión de selvas y bosques lluviosos del mundo, debido a que dos terceras partes de su superficie se hallan entre los trópicos. Alcanza su máxima anchura cerca del ecuador, donde reina la Selva amazónica o Amazonia en los territorios de Ecuador, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Brasil y Guyana.

En los pantanos litorales de las regiones de baja latitud crecen mangles. En las llanuras del Amazonas, situada en las cercanías del Ecuador, el calor intenso y las lluvias copiosas dan lugar a la selva, o bosque húmedo tropical. Las selvas del Amazonas son las más extensas del mundo.

Las sabanas se presentan en el Mato Grosso, los Llanos de Colombia y Venezuela. El desierto casi absoluto, el más árido del mundo se presenta en Atacama, costa del Pacífico entre los 21 y 27 grados de latitud.

Sobre la cordillera de los Andes la vegetación va variando según la altitud y la latitud, predominando la vegetación de páramo sobre los 3000 m s. n. m. (metros sobre el nivel del mar) en las bajas latitudes, como en el altiplano. A partir del paralelo 35 aprox. la ladera occidental está cubierta de bosques templados. Al sur del paralelo 38 ambas laderas presentan tupidos bosques templados y subantárticos.

La zona templada incluye las pampas, donde predominan las gramíneas; matorrales y bosque esclerófilo en el centro norte de Chile, a partir del centro sur de Chile predominan los bosques templados.

América del Sur posee la fauna y flora más variadas del mundo. Únicamente en la cuenca del Amazonas, hay más de 44 000 clases de plantas diferentes, 2500 tipos de peces fluviales y 1500 especies de aves. En la selva tropical hay grandes arañas comedoras de aves y mamíferos como los armadillos, jaguares y perezosos.

En los ríos hay manatíes, delfines de agua dulce, siluros gigantes y anguilas. Quedan aún por identificar y estudiar muchos de los miles de insectos forestales existentes. Los Andes son el hogar de la alpaca y la vicuña, parientes lejanos del camello. Su lana es muy preciada, al igual que la de la chinchilla de montaña, un animal parecido al conejo. El ñandú, vive en la pradera de las pampas. En las regiones más frías del extremo sur hay pingüinos y focas. Frente a la costa del Ecuador, las islas Galápagos cuentan con formas de vida espectaculares como la famosa tortuga gigante. En otras regiones hay animales únicos, como el lagarto azul de gorgona, un reptil con una coloración azul, la rana dorada venenosa, el vertebrado más venenoso, y el pudu, un venado de tamaño pequeño, entre otros.

En la actualidad muchos hábitats y especies están amenazados en América del Sur. A medida que se aclaran los bosques tropicales para crear minas, carreteras y tierras de cultivo, desaparecen los hábitats naturales de muchos animales, haciendo imposible su supervivencia. Se están perdiendo plantas de valor incalculable, ya que los científicos apenas han comenzado a descubrir las sustancias medicinales que contienen.

América del Sur marca una notoria diversidad no solo el aspecto social, cultural y demográfico, además, también en lo que se refiere a las políticas económicas existentes,[49]​ y así mismo es una región históricamente inestable, por el continuo cambio de enfoque en lo que se refiere a políticas monetarias en los países de la región, lo cual ha generado constantes conflictos internos como externos con distintos desenlaces en América del Sur.[50]

A pesar de esto, en los últimos años varios países de América del Sur ha logrado un progreso considerable, prueba de ello, son las cifras que algunos países logran en temas como PIB per cápita PPA, Índice de desarrollo humano, competitividad, inversión extranjera entre otros.

Las mayores economías de América del Sur en términos de PIB PPA (poder paridad adquisitivo) están encabezadas por Brasil con casi 2,4 billones de dólares, seguido por Argentina con 750 000 millones,[51]​ y Colombia mientras que las economías más desarrolladas en términos de PIB per cápita PPA, el líder es Chile con (24.635US$)[52]​, seguido por Argentina con (18 709US$) y Uruguay con (16 728US$),[53]​ mientras que los países con mejor IDH según la PNUD ONU en su último informe de índice de desarrollo humano son Chile (0,819), Argentina (0,811) y Uruguay (0,792)[54]

Exportaciones de Argentina.

Exportaciones de Brasil.

Exportaciones de Bolivia.

Exportaciones de Chile.

Exportaciones de Colombia.

Exportaciones de Ecuador.

Exportaciones de Perú.

Exportaciones de Paraguay.

Exportaciones de Uruguay.

Exportaciones de Venezuela.

En la actualidad, podemos reconocer 3 tipos de sistemas económicos en América del Sur, que si bien pueden compartir aspectos similares y generales, sus economías siguen una línea predeterminada, en esto reconocemos los netamente capitalistas, economías abiertas, los cuales se basan en el modelo del libre mercado, países como Chile, Colombia, y en menor medida Perú, que han adoptado los modelos económicos de Estados Unidos, aunque con un grado menor de economía mixta, sin ser claramente distinguible.

Por otro lado existen los países que si bien, sostienen una estructura de apertura al mundo, mantienen modelos más orientados a la Economía social de mercado o de economías mixtas en diferentes magnitudes, el caso de Argentina, Uruguay, Brasil, Ecuador, Bolivia, Paraguay que ejercen un control y normativa con el fin de regular el libre mercado, finalmente existen aquellos países que sostienen economías semi-cerradas con un espectro más radicalizado que los anteriores, o con muy poca relación de libre mercado, manteniendo relaciones económicas con países exclusivos de sus bloques, países como Venezuela que a pesar de sostener modelos económicos semi-cerrados, mantienen relaciones comerciales con las potencias del capitalismo Estados Unidos y Europa.[58]

Embraer, empresa industrial de fabricación aeronáutica brasileña.

Láminas de acero fabricadas por Techint (Argentina).

Refinería de petróleo en Amuay (Venezuela).

Industria minera en Chuquicamata (Chile), la mina a tajo abierto más grande del mundo.

Industria agrícola de soja en Paraguay.

Mall Portal La Dehesa, perteneciente a Cencosud (Chile), empresa transnacional de retail, comercio y servicios.

Plantaciones de café en Bolívar (Colombia).

Ganadería de vacunos en Uruguay.

Fábrica de General Motors en Rosario. Brasil se encuentra entre los 10 mayores productores de vehículos del mundo y Argentina entre los 30 más grandes.

Pórtico de la fábrica de calzado para hombres Democrata, en Franca. Brasil es el cuarto productor de calzado más grande del mundo.

El Banco Mundial hace anualmente una lista de los principales países fabricantes por el valor total de la fabricación. Según la lista de 2019, Brasil tiene la decimotercera industria más valiosa del mundo (U $ 173.6 mil millones), Venezuela la trigésima más grande (U $ 58.200 millones, sin embargo, que dependen del petróleo para obtener este valor), Argentina el 31 más grande (U $ 57,7 mil millones), Colombia el 46 más grande (U $ 35,4 mil millones), Perú el 50 más grande (U $ 28,7 mil millones) y Chile el 51 más grande (U $ 28,3 mil millones).[59]​ Las características generales de la composición industrial y productiva de las economías exportadoras de América del Sur son la extracción de recursos naturales, mayoritariamente las industrias mineras y petrolíferas, manufactura y agrícola.

Los países en donde la industria agrícola es el principal rubro son Brasil (20 %)[60][61]​ siendo el mayor productor mundial de caña de azúcar, soja, naranja, café, guaraná, açaí y castaña de pará,[62][63]​ Argentina (27 %) siendo uno de los 5 mayores productores mundiales de yerba mate, soja, maíz, limones, pera y semilla de girasol,[64]​ y Paraguay (55 %), mientras que en Uruguay es el ganadero con un (19 %) seguido del agrícola con (16 %); con respecto a la industria petrolífera, esta es la principal en Venezuela con (63 %) de sus exportaciones, Ecuador (46 %), Colombia (40 %) y Bolivia con su exportación de gas y de petróleo con un (37 %), los países en donde la industria minera es la principal son Chile (51 %) siendo el mayor productor mundial de cobre,[65][66]litio[67]​ y yodo,[68][69]​ y Perú (58 %) siendo el segundo productor mundial de plata.

En términos de exportaciones, las mayores economías son Brasil con USD 242 000 millones, Venezuela con USD 96 000 millones, Argentina con USD 85 000 millones, y Chile con USD 83 000 millones,[70]​ mientras que en importaciones, las economías con más movimientos son Brasil con USD 238 000 millones, Chile con USD 70 000 millones, Argentina con USD 67 00 millones y Venezuela con USD 56 000 millones en 2012.[71]

Brasil es el mayor productor mundial de caña de azúcar, soja, café, naranja, guaraná, açaí y nuez de Brasil; es uno de los 5 mayores productores de maíz, papaya, tabaco, piña, banana, algodón, frijoles, coco, sandía y limón; y es uno de los 10 productores más grandes del mundo de cacao, anacardo, aguacate, caqui, mango, guayaba, arroz, sorgo y tomate.[72]​ En la producción de proteínas animales, Brasil es el mayor exportador mundial de carne de pollo. También es el segundo mayor productor de carne vacuna, el tercer mayor productor mundial de leche, el cuarto mayor productor mundial de carne de cerdo y el séptimo mayor productor de huevo del mundo.[73]

Brasil es el segundo exportador mundial de mineral de hierro y uno de los 5 mayores productores del mundo de bauxita, manganeso y estaño, además de poseer el 98% de las reservas mundiales de niobio,[74]​ además de tener la más grande producción de etanol.[cita requerida] Las exportaciones brasileñas (201.9 millones de dólares[75]​) se encuentran entre las veinte más grandes del mundo. Es el mayor productor de café mundial y el primer productor de equipos militares, televisores, semiconductores, celulares, computadoras, automóviles y aviones en Sudamérica.[cita requerida] Brasil es el segundo exportador mundial de alimentos procesados; el 2º productor de celulosa del mundo y el 8º productor de papel; el cuarto mayor productor de zapatos; el octavo productor de vehículos y el noveno productor de acero del mundo; y tiene la octava industria química más grande del mundo, además de tener la quinta industria textil más grande del mundo.[76]​ En la industria de la aviación, Brasil tiene a Embraer, el tercer mayor fabricante de aviones del mundo, solo por detrás de Boeing y Airbus. La Bovespa en São Paulo es la décima segunda mayor bolsa de valores (en valores de mercado) del mundo.[77]

Argentina es uno de los países con la industria ganadera y agrícola más grandes, es la economía 20 del mundo. Es el primer productor mundial de yerba mate, es uno de los 5 mayores productores del mundo de soja, maíz, limones, pera y semilla de girasol, uno de los 10 mayores productores del mundo de uva, cebada, alcachofa, tabaco y algodón, y uno de los 15 mayores productores del mundo de trigo, cana de azúcar, sorgo y pomelo.[78]​ También es el tercer productor más grande de miel en el mundo y el cuarto productor más grande de carne vacuna; el más grande productor de trigo y lana[79]​ en Latinoamérica,[80]​ entre otros cultivos.. Es el mayor productor de vino en América Latina con 6 % de la producción mundial, quinto en el mundo,[81]​ y el principal productor de biodiésel a nivel global.[82]​ La producción de gas natural y petróleo son importantes también aunque no principales. El Yacimiento Aguilar, en la provincia de Jujuy, es la mayor concentración de minerales de plomo y cinc de Sudamérica, y el Bajo de la Alumbrera en la provincia de Catamarca, es uno de los yacimientos para la extracción más grandes de oro y cobre en América Latina, siendo la Argentina el décimo tercer mayor productor de oro del mundo.[83]​ Posee la tercera reserva de gas más grande del planeta.[84]​ Argentina es el más importante productor de software de la región y ocupa el segundo puesto en Sudamérica en cuanto a fabricación de autopartes, después de Brasil, siendo además el vigésimo mayor fabricante de automóviles en el mundo.[85][86]

El Banco Mundial hace anualmente una lista de los principales países fabricantes por el valor total de la fabricación. Según la lista de 2019, Argentina tendría la 31.ª industria más valiosa del mundo (U $ 57,7 mil millones).[59]​ En la lista de destinos turísticos mundiales, en 2018, Argentina fue el 47º país más visitado del mundo, con 6,9 millones de turistas internacionales (y ingresos de U $ 5.5 mil millones).[87]

Chile es el país con los ingresos más altos de América Latina, con 27 059 PIB por cápita PPA[88]​ y 16 277 PIB per cápita nominal.[88]​ El Banco Mundial integró a Chile y Uruguay a la categoría de países de ingresos altos, siendo los únicos países de América Latina en obtener ese estatus.[89]

Chile es miembro de la OCDE,[90]​ grupo que solo integran Canadá, Estados Unidos y México en el continente americano. También pertenece al Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica y a la APEC.[91][92]

Además, la economía de Chile lidera y ostenta índices destacables en cuanto a competitividad, Libertad económica, Crecimiento Económico,[93][94][95]​ además de gozar con la clasificación de la deuda externa más favorable del subcontinente,[96]​ mientras que en cuanto a inversión extranjera, Chile acapara casi el 75 % de las inversiones en el Cono Sur y 28 % en toda Latinoamérica con 30 323 millones el 2012, mientras que en términos de inversión hacia el exterior de empresas nacionales, este acapara casi el 50 % con 21 090 millones el 2012 en América Latina,[97]​ transformándose como una de las economías más dinámicas y desarrolladas del subcontinente.

Chile es el mayor productor mundial de cobre, litio y yodo, y cuenta con el 38 % de las reservas mundiales de cobre.[98]​ La empresa estatal Codelco explota, entre otros, los yacimientos de Chuquicamata y El Teniente, la mina a cielo abierto y la mina de cobre subterránea más grandes del mundo,[99][100]​ respectivamente. Además, Chile posee el 39 % de las reservas de litio en Sudamérica, seguido por la Argentina con 32 %, y Bolivia con 28 %.[101]​ En 2010, el 42 % de la producción mundial de este mineral se concentraba en Chile y el 17 %, en Argentina.[102]​ Además de explotar sus propios recursos domésticos, Chile participa en numerosos proyectos mineros extranjeros, ya sea como inversionista o como proveedor de ingeniería y servicios, en países como Australia, Pakistán y Perú, entre otros.[103][104]​ Desde mayo de 2010, Chile pasó a integrar la OCDE.[90]​ Chile posee el primer mayor índice de desarrollo humano de Latinoamérica, adelante de Argentina.[105]

Además de la industria minera, Chile también es el 9º mayor productor mundial de uva, acaparando el 21,7 % de los envíos globales, arándanos frescos, ciruelas, manzanas deshidratadas, salmón, truchas y carbonato de litio.[106]​ Chile es uno de los 5 mayores productores mundiales de cereza dulce y arándano rojo y uno de los 10 mayores productores mundiales de uva, manzana, kiwi, melocotón, ciruela y avellana, con su agricultura enfocada a la exportación de frutas de alto valor.[107]

Colombia es la tercera mayor economía sudamericana, después de Brasil y Argentina, y se encuentra entre las primeras 23 del mundo y se espera que siga creciendo mientras se consolida como potencia regional.[108]

Por contar con una población joven, una economía dinámica y pólizas que salvaguardan la economía, Colombia fue incluida en los CIVETS, un grupo de países que son considerados como los “nuevos BRICS”.[109]​ Aparte de ser miembro de los CIVETS, Colombia también forma parte de la Alianza del Pacífico, la Organización Mundial del Comercio y la Comunidad Andina de Naciones, y a partir del 2018 se integró como el tercer miembro de Latinoamérica en la OCDE, tras ser formalmente invitada por esta organización.[110]

Colombia es uno de los 5 mayores productores del mundo de café, aguacate y aceite de palma, y uno de los 10 mayores productores del mundo de caña de azúcar, banana, piña y cacao.[111]​ Además, es el segundo mayor productor de flores. En la producción de carne vacuna y carne de pollo, Colombia se encuentra entre los 20 mayores productores del mundo. [112]​ En la producción de petróleo, Colombia fue el 22º productor de petróleo más grande del mundo en 2019, con 886 mil barriles / día.[113]​ En la producción de gas natural, en 2018, Colombia produjo 379 bcf (miles de millones de pies cúbicos).[114]​ El Banco Mundial hace anualmente una lista de los principales países fabricantes por el valor total de la fabricación. Según la lista de 2019, Colombia tendría la 46º industria más valiosa del mundo (U $ 35,4 mil millones).[59]​ En la lista de destinos turísticos mundiales, en 2018, Colombia fue el 65º país más visitado del mundo, con 3.8 millones de turistas internacionales (y ingresos de U $ 5.5 mil millones).[87]

Algunas compañías destacadas de Colombia son Grupo Nutresa, Quala, Alpina Productos Alimenticios, Harinera del Valle, Colombina, Ecopetrol, Postobón, Cementos Argos; Grupo Sura, Bancolombia, Federación Nacional de Cafeteros de Colombia entre otras.

Perú es la cuarta economía de América del Sur y una de las economías con mayor crecimiento en América con 3,9% al 2018.[115]​ La economía de Perú ha crecido en los últimos años gracias a su apertura económica, los tratados de libre comercio firmados con países europeos, asiáticos y americanos y el megaproyecto que está en negociación Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica. Perú es parte de la Comunidad Andina de Naciones y la Alianza del Pacífico.

El Perú se situaba en 2011, en agroindustria, como el primer productor mundial de harina de pescado, segundo productor mundial de espárragos,[116]​ quinto productor mundial de maíz,[116]​ cuarto productor mundial de alcachofas,[116]​ sexto productor mundial de café;[116]​ en minería como el tercer productor mundial de plata, de cobre y de zinc, cuarto productor mundial de plomo, sexto productor mundial de oro, además de contar con grandes yacimientos de hierro, estaño, manganeso; además de petróleo y gas natural.

Es además, el primer productor mundial de lana de alpaca, y el más importante exportador de prendas textiles de algodón en América Latina y por su riqueza natural es un excelente lugar para el desarrollo de la industria de los polímeros a nivel mundial. El país se encuentra en una etapa de crecimiento económico y se espera a la luz de los acuerdos y tratados firmados en áreas de libre comercio, se constituya como una de las naciones de Sudamérica más atractivas para desarrollar negocios.[117]

En 2018, Perú fue uno de los 5 mayores productores del mundo de aguacate, arándano, alcachofa y espárrago, uno de los 10 mayores productores del mundo de café y cacao, uno de los 15 mayores productores del mundo de patata y piña, y también tiene una producción considerable de uva, caña de azúcar, arroz, banano, maíz y mandioca; su agricultura está considerablemente diversificada.[118]​ En la producción de carne de pollo, Perú se encuentra entre los 20 mayores productores del mundo.[112]​ En 2018, Perú fue el segundo productor mundial de plata y cobre y el sexto productor de oro (los 3 metales que generan más valor), además de ser el tercer productor mundial de zinc y estaño y el cuarto de plomo.[119][120]​ El Banco Mundial hace anualmente una lista de los principales países fabricantes por el valor total de la fabricación. Según la lista de 2019, Perú tendría la 50º industria más valiosa del mundo (U $ 28,7 mil millones). [59]​ En la lista de destinos turísticos mundiales, en 2018, Perú fue el 60º país más visitado del mundo, con 4.4 millones de turistas internacionales (y ingresos de U $ 3.9 mil millones). [87]

Perú también es el cuarto país de Sudamérica con mayor recepción de inversión extranjera directa, con 6769 millones de dólares en el año 2017, superando a países como Chile, Ecuador o Paraguay.[121]

Venezuela, de acuerdo al Banco Mundial, ha perdido el poderío económico de antes, en términos de PIB (PPA), y la 30.ª a nivel mundial.[122]​ El país es miembro fundador de la OPEP, tiene una economía basada en la extracción y refinación del petróleo, además de poseer las reservadas probadas de petróleo más grandes del mundo, que se creen superan los 300 mil millones de barriles.[123]​ Las reservas de hierro de Venezuela son unas de las más importantes en el mundo, con empresas potentes como SIDOR. Venezuela forma parte del Mercosur .

Además Venezuela posee enormes reservas de oro, diamantes y coltán en el denominado Arco Minero del Orinoco sin embargo no son aprovechadas [cita requerida], también posee millones de hectáreas de tierras fértiles de las cuales la mayoría no son explotadas [cita requerida].

Las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea han propiciado que muchos países no negocien con Venezuela. La deficiente política económica ha provocado una hiperinflación que ha debilitado a su moneda nacional, el bolívar.

Por otro lado, Venezuela y Ecuador forman parte de la OPEP, gracias a sus abundantes reservas de petróleo.[cita requerida]

Brasil es el mayor exportador mundial de carne de pollo: 3,77 millones de toneladas en 2019.[124][125]​ El país es el poseedor del segundo rebaño de ganado más grande del mundo, el 22,2% del rebaño mundial. El país fue el segundo mayor productor de carne de res en 2019, responsable del 15,4% de la producción mundial.[126]​ También fue el tercer mayor productor de leche del mundo en 2018. Este año, el país produjo 35,1 mil millones de litros.[127]​ En 2019, Brasil fue el 4º productor de carne de cerdo del mundo, con casi 4 millones de toneladas.[128]

En 2018, Argentina fue el cuarto productor mundial de carne de vacuno, con una producción de 3 millones de toneladas (solo por detrás de Estados Unidos, Brasil y China). Uruguay también es un importante productor de carne. En 2018, produjo 589 mil toneladas de carne vacuna.[129]

En la producción de carne de pollo, Argentina se encuentra entre los 15 mayores productores del mundo, y Perú y Colombia entre los 20 más grandes. En la producción de carne de res, Colombia es uno de los 20 mayores productores del mundo. En la producción de miel, Argentina se encuentra entre los 5 mayores productores del mundo, y Brasil entre los 15 más grandes. En términos de producción de leche de vaca, Argentina se encuentra entre los 20 mayores productores del mundo.[112]

Chile aporta alrededor de un tercio de la producción mundial de cobre. En 2018, Perú fue el segundo productor mundial de plata y cobre y el sexto productor de oro (los 3 metales que generan más valor), además de 'ser el tercer productor mundial de zinc y estaño y el cuarto de plomo. Brasil es el segundo exportador mundial de mineral de hierro, tiene el 98% de las reservas conocidas de niobio en el mundo y es uno de los 5 mayores productores mundiales de bauxita, manganeso y estaño. Bolivia es el quinto productor de estaño, el séptimo productor de plata y el octavo productor de zinc en el mundo.[119][120]

En cuanto a las piedras preciosas, Brasil es el mayor productor mundial de amatista, topacio, ágata y uno de los principales productores de turmalina, esmeralda, aguamarina, granate y ópalo. También hay producción de amatista en Uruguay y Bolivia. En la producción de esmeralda, Colombia es el mayor productor mundial. Guyana es un productor considerable de diamante. [130][131][132][133][134][135]

En la producción de petróleo, Brasil fue el décimo productor de petróleo más grande del mundo en 2019, con 2.8 millones de barriles / día. Venezuela fue el vigésimo primer lugar, con 877 mil barriles / día, Colombia en el puesto 22 con 886 mil barriles / día, Ecuador en el 28 con 531 mil barriles / día y Argentina. 29 con 507 mil barriles / día. Como Venezuela y Ecuador consumen poco petróleo y exportan la mayor parte de su producción, forman parte de OPEP. Venezuela tuvo una gran caída en la producción después de 2015 (donde produjo 2,5 millones de barriles / día), cayendo en 2016 a 2,2 millones, en 2017 a 2 millones, en 2018 a 1,4 millones y en 2019 a 877 mil, por falta de inversiones.[136]

En la producción de gas natural, en 2018, Argentina produjo 1524 bcf (miles de millones de pies cúbicos), Venezuela 946, Brasil 877, Bolivia 617, Perú 451, Colombia 379.[114]

En la lista de destinos turísticos mundiales, en 2018, Argentina fue el 47º país más visitado, con 6,9 millones de turistas internacionales (y ingresos de U $ 5.5 mil millones); Brasil fue el 48º más visitado con 6,6 millones de turistas (y ingresos de U $ 5.9 mil millones); Chile en el puesto 53 con 5,7 millones de turistas (y ingresos de U $ 2.9 mil millones); Perú en el puesto 60 con 4,4 millones de turistas (y ingresos de U $ 3.9 mil millones); Colombia 65º con 3,8 millones de turistas (y ingresos de U $ 5.5 mil millones); Uruguay 69º con 3,4 millones de turistas (y ingresos de U $ 2.3 mil millones). Tenga en cuenta que la cantidad de turistas no siempre refleja la cantidad monetaria que obtiene el país del turismo. Algunos países realizan turismo de nivel superior, obteniendo más beneficios. El turismo en América del Sur aún está poco evolucionado: en Europa, por ejemplo, los países obtienen valores turísticos anuales como U $ 73,7 mil millones (España), recibiendo 82,7 millones de turistas, o U $ 67,3 mil millones (Francia) recibiendo 89,4 millones de turistas. Mientras que Europa recibió 710 millones de turistas en 2018, Asia 347 millones y América del Norte 142,2 millones, América del Sur recibió solo 37 millones, Centroamérica 10,8 millones y el Caribe 25,7 millones.[87]

El transporte en América del Sur se realiza básicamente en la modalidad carretera, la más desarrollada de la región. También hay una infraestructura considerable de puertos y aeropuertos. El sector ferroviario y fluvial, aunque tiene potencial, suele ser tratado de forma secundaria.

Brasil tiene más de 1,7 millones de kilómetros de carreteras, de los cuales 215.000 km están pavimentados, y unos 14 000 km son carreteras divididas. Las dos carreteras más importantes del país son BR-101 y BR-116. [137]​ Argentina tiene más de 600.000 km de carreteras, de los cuales unos 70.000 km están pavimentados y unos 2500 km son carreteras divididas. Las tres carreteras más importantes del país son Ruta 9, Ruta 7 y Ruta 14 . [137]​ Colombia tiene alrededor de 210.000 km de carreteras y unos 2.300 km son carreteras divididas. [138]​ Chile tiene cerca de 82.000 km de carreteras, 20 000 de las cuales están pavimentadas, y aproximadamente 2000 km son carreteras divididas. La carretera más importante del país es la Ruta 5 (Carretera Panamericana) [139]​ Estos 4 países son los que cuentan con la mejor infraestructura vial y con el mayor número de carreteras de doble carril.

Debido a la Cordillera de los Andes, Río Amazonas y Selva Amazónica, siempre ha habido dificultades para implementar carreteras transcontinentales o bioceánicas. Prácticamente la única ruta que existía era la que conectaba Brasil con Buenos Aires, en Argentina y luego con Santiago, en Chile. Sin embargo, en los últimos años, con el esfuerzo conjunto de los países, han comenzado a surgir nuevas rutas, como Brasil-Perú (Carretera Interoceánica), y una nueva carretera entre Brasil, Paraguay, norte de Argentina y norte de Chile (Corredor Bioceánico).

Hay más de 2000 aeropuertos en Brasil. El país tiene el segundo mayor número de aeropuertos del mundo, solo detrás de Estados Unidos. El Aeropuerto Internacional de São Paulo, ubicado en la Región Metropolitana de São Paulo, es el más grande y concurrido del país - el aeropuerto conecta São Paulo con prácticamente todas las principales ciudades del mundo. Brasil tiene 44 aeropuertos internacionales, como los de Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte, Porto Alegre, Florianópolis, Cuiabá, Salvador, Recife, Fortaleza, Belém y Manaus, entre otros. Argentina cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Buenos Aires, Córdoba, Bariloche, Mendoza, Salta, Puerto Iguazú, Neuquén y Ushuaia, entre otros. Chile cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Santiago, Antofagasta, Puerto Montt, Punta Arenas e Iquique, entre otros. Colombia cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Bogotá, Medellín, Cartagena, Cali y Barranquilla, entre otros. Perú cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Lima, Cuzco y Arequipa. Otros aeropuertos importantes son los de las capitales de Uruguay ( Montevideo), Paraguay ( Asunción), Bolivia ( La Paz) y Ecuador ( Quito). Los 10 aeropuertos más transitados de América del Sur en 2017 fueron: São Paulo-Guarulhos (Brasil), Bogotá (Colombia), São Paulo-Congonhas (Brasil), Santiago (Chile), Lima (Perú), Brasilia (Brasil), Río de Janeiro. (Brasil), Buenos Aires-Aeroparque (Argentina), Buenos Aires-Ezeiza (Argentina) y Minas Gerais (Brasil).[140]

Acerca de puertos, Brasil tiene algunos de los puertos más activos de América del Sur, como Puerto de Santos, Puerto de Río de Janeiro, Puerto de Paranaguá, Puerto de Itajaí, Puerto de Rio Grande y Puerto de Suape. Argentina tiene puertos como Puerto de Buenos Aires y Puerto de Rosario. Chile tiene importantes puertos en Valparaíso, Caldera, Mejillones, Antofagasta, Iquique, Arica y Puerto Montt. Colombia cuenta con importantes puertos como Buenaventura y Bahia de Cartagena. Perú tiene puertos importantes en Callao, Ilo y Matarani. Los 15 puertos más activos de América del Sur son: Puerto de Santos (Brasil), Puerto de Bahía de Cartagena (Colombia), Callao (Perú), Guayaquil (Ecuador), Buenos Aires (Argentina), San Antonio (Chile), Buenaventura (Colombia), Itajaí (Brasil), Valparaíso (Chile), Montevideo (Uruguay), Paranaguá (Brasil), Rio Grande (Brasil), São Francisco do Sul (Brasil), Manaus (Brasil) y Coronel (Chile).[141]

La red ferroviaria brasileña tiene una extensión de unos 30 000 kilómetros. Se utiliza básicamente para transportar minerales. [142]​ El ferrocarril argentino La red, con 47.000 km de vías, fue una de las más grandes del mundo y sigue siendo la más extensa de Latinoamérica. Llegó a tener unos 100 000 km de raíles, pero el levantamiento de vías y el énfasis puesto en el transporte motorizado lo redujeron gradualmente. Tiene cuatro senderos diferentes y conexiones internacionales con Paraguay, Bolivia, Chile, Brasil y Uruguay. Chile tiene casi 7000 km de vías férreas, con conexiones a Argentina, Bolivia y Perú. Colombia tiene solo unos 3500 km de vías férreas. [143]

Entre las principales vías navegables brasileñas destacan dos: Hidrovía Paraná-Tieté (que tiene una longitud de 2400 km, 1600 en el río Paraná y 800 km en el río Tietê, drenando la producción agrícola de los estados de Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Goiás y parte de Rondônia, Tocantins y Minas Gerais) e Hidrovia do Solimões-Amazonas (tiene dos tramos: Solimões, que se extiende desde Tabatinga hasta Manaus, con aproximadamente 1600 km, y Amazonas, que se extiende desde Manaus a Belém, con 1650 km. Casi en su totalidad el transporte de pasajeros desde la llanura amazónica se realiza por esta vía fluvial, además de prácticamente todo el transporte de carga que se dirige a los principales centros regionales de Belém y Manaus). En Brasil, este transporte todavía está infrautilizado: los tramos de vías navegables más importantes, desde el punto de vista económico, se encuentran en el sureste y sur del país. Su pleno aprovechamiento aún depende de la construcción de esclusas, grandes obras de dragado y, principalmente, de puertos que permitan la integración intermodal. En Argentina, la red de vías navegables está conformada por los ríos La Plata, Paraná, Paraguay y Uruguay. Los principales puertos fluviales son Zárate y Campana. El puerto de Buenos Aires es históricamente el primero en importancia individual, pero el área conocida como Up-River, que se extiende a lo largo de 67 km de la porción Santa Fé del río Paraná, aglutina 17 puertos que concentran el 50% de las exportaciones totales del país.

El gobierno brasileño ha emprendido un ambicioso programa para reducir la dependencia del petróleo importado. Las importaciones anteriormente representaban más del 70% de las necesidades de petróleo del país, pero Brasil se volvió autosuficiente en petróleo en 2006–2007. Brasil fue el décimo mayor productor de petróleo del mundo en 2019, con 2,8 millones de barriles/día. La producción logra abastecer la demanda del país. A principios de 2020, en la producción de petróleo y gas natural, el país superó por primera vez los 4 millones de barriles de petróleo equivalente por día. En enero de este año se extrajeron 3,168 millones de barriles de petróleo por día y 138,753 millones de metros cúbicos de gas natural. [113][144]

Brasil es uno de los principales productores mundiales de energía hidroeléctrica. En 2019, Brasil tenía 217 centrales hidroeléctricas en operación, con una capacidad instalada de 98.581 MW, el 60,16% de la generación energética del país. En la generación total de electricidad, en 2019 Brasil alcanzó los 170.000 MW de capacidad instalada, más del 75% de fuentes renovables (la mayoría, hidroeléctricas).[145][146]

En 2013, la Región Sudeste utilizó alrededor del 50% de la carga del Sistema Integrado Nacional (SIN), siendo la principal región consumidora de energía del país. La capacidad instalada de generación de electricidad de la región totalizó casi 42.500 MW, lo que representó alrededor de un tercio de la capacidad de generación de Brasil. La generación hidroeléctrica representó el 58% de la capacidad instalada de la región, correspondiendo el 42% restante básicamente a la generación termoeléctrica. São Paulo representó el 40% de esta capacidad; Minas Gerais en aproximadamente un 25%; Río de Janeiro en 13,3%; y Espírito Santo representó el resto. La Región Sur es propietaria de la Represa de Itaipu, que fue la mayor central hidroeléctrica del mundo durante varios años, hasta la inauguración de la Represa de las Tres Gargantas en China. Sigue siendo la segunda hidroeléctrica en funcionamiento más grande del mundo. Brasil es copropietario de la Planta de Itaipu con Paraguay: la presa está ubicada en el Río Paraná, ubicado en la frontera entre países. Tiene una capacidad de generación instalada de 14 GW para 20 unidades generadoras de 700 MW cada uno. Región Norte tiene grandes centrales hidroeléctricas, como Represa de Belo Monte y Represa de Tucuruí, que producen gran parte de la energía nacional. El potencial hidroeléctrico de Brasil aún no se ha explotado por completo, por lo que el país aún tiene la capacidad para construir varias plantas de energía renovable en su territorio.[147][148]

En 2019, se estimó que el país tenía un potencial de generación estimado energía eólica de alrededor de 522 GW (esto, solo en tierra), energía suficiente para satisfacer tres veces la demanda actual del país. A febrero de 2021, según ONS, la capacidad instalada total fue de 19,1 GW, con un factor de capacidad promedio del 58%.[149]​ Si bien el factor de capacidad de producción eólica promedio mundial es del 24,7%, hay áreas en el norte de Brasil, especialmente en el estado de Bahía, donde algunos parques eólicos registran un factor de capacidad promedio superior al 60%; el factor de capacidad promedio en la Región Nordeste es de 45% en la costa y 49% en el interior. En 2019, la energía eólica representó el 9% de la energía generada en el país. [150][151][152]​ En 2020 Brasil fue el octavo país del mundo en términos de potencia eólica instalada (17,2 GW). [153]

La energía nuclear representa alrededor del 4% de la electricidad de Brasil. El monopolio de la generación de energía nuclear es propiedad de Eletronuclear (Eletrobrás Eletronuclear S / A), una subsidiaria de propiedad total de Eletrobrás. La energía nuclear es producida por dos reactores en Angra. Está ubicado en la Central Nuclear Almirante Álvaro Alberto (CNAAA) en la Praia de Itaorna en Angra dos Reis, Río de Janeiro. Consta de dos reactores de agua a presión, Angra I, con una capacidad de 657 MW, conectado a la red eléctrica en 1982, y Angra II, con una capacidad de 1.350 MW, conectado en 2000. Un tercer reactor, Angra III, con un se espera que sea de 1.350 MW, debería estar terminado.[154][155]

A febrero de 2021, según ONS, la capacidad instalada total de energía solar fotovoltaica era de 8,5 GW, con un factor de capacidad promedio del 23%.[156]​ Algunos de los estados brasileños más irradiados son MG (Minas Gerais), BA (Bahía) y GO (Goiás), que en realidad tienen récords mundiales de irradiación. En 2019, la energía solar representó el 1,27% de la energía generada en el país.[157][158]​ En 2020, Brasil fue el decimocuarto país del mundo en términos de energía solar instalada (7,8 GW). [159]

Las mayores economías receptoras y exportadoras de inversiones continúan siendo lideradas por Brasil y Chile, aunque la tendencia es a la desaceleración en las economías de Brasil, mostrando una variación negativa de su ingreso de inversiones de hasta un −25 %,[160]​ por el contrario Chile muestra una acelerada y creciente captación de inversiones registrando una variación positiva de 32,2 % el 2012,[161]​ situándose como la segunda economía latinoamericana en captación de inversión el 2012, y en la primera economía con más inversiones relativas como porción del PIB y per cápita.

La siguiente tabla contempla el total del stock acumulado en IED por países receptores.

En términos de la inversión directa de las economías de América del Sur en el exterior creció un 17 % en 2012. Los flujos de IED desde la región se han mantenido en niveles altos durante los tres últimos años. Estas inversiones provinieron principalmente del Brasil y Chile, si bien en 2012 se concentraron casi exclusivamente en Chile.

Las empresas trans-latinoamericanas se han beneficiado durante estos tres últimos años de un buen nivel de crecimiento económico y de la confianza de los inversores en la región, lo que ha favorecido su acceso al crédito. En 2012, en un contexto de contracción de la IED mundial, las empresas trans-latinoamericanas se expandieron, en algunos casos, a partir de oportunidades de negocios generadas por el repliegue de firmas europeas. En efecto, siete de las diez mayores adquisiciones realizadas por las trans-latinoamericanas en 2012 correspondieron a compra de activos a empresas europeas.

Las empresas chilenas invirtieron 21 090 millones de dólares en el extranjero en 2012, lo que representó un nuevo récord, y concentraron su expansión en América del Sur, principalmente en el comercio minorista, la industria forestal y el transporte. Por su parte, las empresas brasileñas continuaron su expansión en el exterior y realizaron 7 de las 20 mayores adquisiciones efectuadas por trans-latinoamericanas en 2012. Más allá de los flujos anuales de IED.[164]

Empresas de Venezuela y de Argentina también originaron IED, aunque de menor magnitud, mientras que los montos del resto de las economías de la región fueron modestos.[164]

De hecho, la mayoría de las economías pequeñas como Bolivia, Uruguay, Paraguay, Ecuador más los países del Caribe, no informan datos de IED hacia el exterior o lo hacen de un modo imperfecto.

Si bien existe evidencia anecdótica de inversiones extranjeras por parte de empresas de otros países como Guatemala (en el sector de la caña de azúcar) o Trinidad y Tobago (servicios financieros), los montos oficiales son todavía muy incompletos. Un caso especial es el de Panamá, país en el que algunas empresas extranjeras establecen su base para las operaciones en Centroamérica y otros países de la región, y que, por tanto, recibe y envía flujos de IED en tránsito. Panamá no presenta datos oficiales de IED en el exterior, pero el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el monto de los dos últimos años asciende a 400 millones de dólares.[165]

La siguiente tabla contempla el total del stock acumulado en IED por países emisores.

Países Miembros de Mercosur.

Banco del Sur.

Países miembros de la Alianza del Pacífico.

Miembros del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.

El mayor acuerdo o bloque comercial de la región es el UNASUR conformado por el Mercosur y el CAN, se intenta la integración económica a nivel continental a través de la Aladi y el SELA. También Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela tienen su propio bloque, llamado en este caso la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe. En América del Sur existe el Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, y Venezuela. La Comunidad Andina de Naciones, formada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. La Alianza del Pacífico formada por Perú, Chile, Colombia y México que busca primero una integración económica[169]​ que buscará conquistar el mercado asiático.[170]

Fuera del ámbito continental, Argentina y Brasil son los únicos países sudamericanos que forman parte del Grupo de los 20 (países industrializados y emergentes), el grupo de los 20 países más poderosos e influyentes del mundo. Por otro lado, Chile y Perú forman parte de una alianza económica internacional, APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico). Finalmente, Colombia y Chile son los únicos países que forman parte de la OCDE.

Acelerador de partículas en el Laboratório Nacional de Luz Síncrotron en Campinas, Brasil.

Observatorio Paranal, en el cerro Paranal, Chile, donde se encuentra el Very Large Telescope.

Lanzamiento del Delta II, con el SAC-D/Aquarius, satélite argentino de observación climática y oceanográfica.

Lanzamiento del ATV Albert Einstein, en el Centro Espacial Guayanés de kourou en la Guayana Francesa.

FASat-Charlie, satélite chileno.

Atucha I, en Argentina, fue la primera central nuclear construida en América Latina.

Sudamérica ha ganado cuatro Premios Nobel en áreas científicas; los argentinos César Milstein, Luis Federico Leloir y Bernardo Houssay (el primer latinoamericano en ser galardonado con un Premio Nobel), y el venezolano-estadounidense Baruj Benacerraf. Además se han producido destacados investigadores como el físico Santiago Antúnez de Mayolo, que predijo la existencia de partículas atómicas 80 años antes de su descubrimiento; el bioquímico Pablo Valenzuela, quien dirigió los esfuerzos para descubrir el virus de la hepatitis C y la creación de la primera vacuna para la hepatitis B; Anthony Atala, creador del primer órgano humano creado en un laboratorio; Ricardo Baeza-Yates, destacado creador de algoritmos computacionales; Andreas Pavel, inventor del walkman; Pedro Paulet, creador del primer cohete funcional de la historia, antes que los fabricados en Alemania y Estados Unidos; Alberto Santos Dumont, ingeniero autodidacta y aviador, considerado por algunos como el primer piloto de avión de la historia; Ladislao Biro, inventor del bolígrafo, o el físico F. J. Duarte, pionero mundial en investigación láser,[183]​ entre otros.

Argentina es el país más avanzado en programas espaciales y satélitales por ser el único país capaz de producir un satélite propio.[184]​ Cuenta con un programa de satélites, centrales nucleares y su propia compañía pública de energía nuclear, el INVAP, una prestigiosa empresa argentina de alta tecnología dedicada al diseño, integración, y construcción de plantas, equipamientos y dispositivos en áreas de alta complejidad como energía nuclear, tecnología espacial, tecnología industrial y equipamiento médico y científico. Es la única empresa en Latinoamérica reconocida por la NASA como apta para realizar sistemas satélitales completos, desde su diseño y construcción hasta su operación.[185]​ La misma provee a varios países de reactores nucleares. [186]

El Instituto Balseiro, ubicado en Bariloche es una de las mejores instituciones científicas en el mundo.

Asimismo, la historia de la puesta en órbita de satélites en Sudamérica es iniciada con los lanzamientos del brasileño Brasilsat A1 en 1985 y el argentino Lusat 1 en 1990.[187]​ A partir de entonces, varios países sudamericanos han seguido el ejemplo. Actualmente Argentina cuenta con 11 satélites al igual que Brasil, Chile y Venezuela con 2 y Colombia y Bolivia con 1.[188]

En el 2002 la Argentina logró exitosamente la clonación del primer vacuno, convirtiéndola en el primer país latinoamericano y uno de los únicos nueve países del mundo en haber completado esta tarea.[189]​ El 6 de abril de 2012 se logró la inédita clonación de Rosita ISA, el primer bovino nacido en el mundo al que se le incorporaron dos genes humanos, y que resultará en una leche con lactoferrina humana y lisozima (una proteína y una enzima) con propiedades antibacteriales y antivirales ideales para el sistema inmunológico de los bebés.[190]​ Argentina también se ubica entre los cuatro únicos países a nivel mundial (junto a Estados Unidos, Italia y Canadá) en lograr la clonación de caballos de alto valor competitivo.[191]​ En los años '60 y '70 la Argentina efectuó experiencias enviando a distintos animales en vuelos suborbitales a bordo de cohetes de elaboración propia, lo que transformó a este país en la cuarta nación en haber enviado animales al espacio, y una de las únicas seis en la actualidad en haberlo hecho, junto a los Estados Unidos, la Unión Soviética, Francia, Japón y China.

En 1995 la Unesco eligió a Argentina como la sede para instalar el Observatorio Pierre Auger en Malargüe, Provincia de Mendoza, el cual comenzó a funcionar en 2005. Se trata de un proyecto conjunto de más de 20 países en el que colaboran unos 250 científicos de más de 30 instituciones, con la finalidad de detectar partículas subatómicas que provienen del espacio exterior denominadas rayos cósmicos.[192]

En el campo de la energía atómica, solo Argentina y Brasil han estado al borde de la fabricación de armas nucleares. De concretarse el prototipo de una bomba nuclear de tipo implosión de plutonio en los años 70 por parte de Argentina, se habría desatado una carrera armamentista con Brasil, países que históricamente se han disputado el liderazgo de la región.[193]​ Finalmente, en 1991 los parlamentos de Argentina y Brasil ratificaron un acuerdo de inspección bilateral que creó la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC) para supervisar que la energía nuclear de ambas naciones se produzca para fines pacíficos.[194]​ Posteriormente, la Argentina ratificó el Tratado de No Proliferación Nuclear en 1995 y Brasil en 1998.

Por otro lado, Argentina y Brasil son las únicas naciones sudamericanas dotadas de centrales nucleares para enfrentar la gran demanda energética de sus industrias:[195]​ las argentinas Atucha I (la primera construida en toda América Latina), Atucha II y Embalse y las brasileñas Angra I y Angra II.[196]

El Perú cuenta con el Centro Nuclear de Huarangal, la utilidad más importante que tiene el centro nuclear se encuentra en la planta de producción de radioisótopo que son utilizados para realizar gammagrafías, que facilitan hacer diagnósticos médicos, así como una mayor precisión en el estudio de los tejidos del cuerpo humano.[197][198]

Además, el centro nuclear cuenta con laboratorios para el perfilaje de pozos petroleros, interconexión de acuíferos, estudio de fugas de embalses, en la detección de fallas en la soldadura. En la agricultura, para optimizar el uso de fertilizantes, entre otras aplicaciones.

Tecnópolis es la megamuestra argentina de ciencia, tecnología, industria y arte más grande de América Latina.[199]​ Las actividades abarcan desde encuentro con el Proyecto Tronador y el Pulqui I (primer avión a reacción diseñado en América Latina y sexto en el mundo), simulaciones del Big Bang, del Gran Colisionador de Hadrones y del ambiente gélido de la Antártida, recorrido por la historia de la tecnología comunicacional, y temas variados como materiales ultrarresistentes, los microchips y la nanotecnología.

En la Guayana Francesa opera desde 1968 el Puerto espacial de Kourou (Centre Spatial Guyanais o CSG). Es un lugar de lanzamiento propiedad de Francia que es utilizado por el francés Centre National d'Etudes Spatiales (CNES) y la Agencia Espacial Europea (ESA). Desde aquí son lanzadas las misiones Ariane y se está trabajando para la base realice también lanzamientos de cohetes Soyuz como parte de un acuerdo entre Rusia y la ESA.[200]

En el desierto de Atacama, en el Norte Grande de Chile, existe más de una docena de observatorios —como Paranal (VLT), el complejo astronómico más avanzado y poderoso del planeta,[201]Atacama Large Millimeter Array (ALMA), hasta la fecha el mayor proyecto astronómico del mundo,[202]​ y La Silla,[203]​ pertenecientes al European Southern Observatory (ESO); Las Campanas,[204]​ de la Carnegie Institution of Washington en asociación con la Universidad de Harvard y el MIT, y Cerro Tololo[205]​ y Gemini Sur,[206]​ pertenecientes al consorcio AURA/NOAO (siglas en inglés de Association of Universities for Research in Astronomy/National Optical Astronomy Observatories), entre otros—. Chile posee el 40 % de la observación astronómica del mundo;[207]​ el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT)[208]​ y la ampliación del Atacama Large Millimeter Array,[209]​ lo que hará que el país tenga aproximadamente el 60 % del total mundial.[207]

En la ciudad de Lima se encuentra el Radio Observatorio de Jicamarca (ROJ) es una estación ecuatorial de la cadena de radio observatorios de dispersión incoherente (ISR, por sus siglas en inglés Incoherent Scatter Radar) del Hemisferio Oeste que se extiende desde Lima, Perú hasta Søndre Strømfjord, Groenlandia. El ROJ es la primera facilidad científica en el mundo para el estudio de la ionosfera ecuatorial. El Observatorio se ubica a media hora de viaje en automóvil hacia el este de Lima. Su ángulo de inclinación magnética es aproximadamente 1º, pero varía ligeramente con la altitud y la estación del año.

El radar puede determinar la dirección del campo magnético terrestre (B) con gran precisión y puede ser apuntado perpendicularmente a B en las altitudes a lo largo de la ionosfera. El estudio de la ionosfera ecuatorial ha logrado un gran desarrollo debido, en gran parte, a las contribuciones realizadas por el ROJ en radio-ciencia.

En Venezuela, el Observatorio Astronómico Nacional de Llano del Hato está ubicado en los predios de la población de Apartaderos del estado Mérida a 3600 msnm convirtiéndolo en uno de los observatorios enclavados a mayor altura del mundo, es administrado por el Centro de Investigaciones de Astronomía CIDA; desde este observatorio se han descubierto y registrado numerosos asteroides. Además este país cuenta con la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales ABAE, ente encargado de políticas y desarrollos en materia aeroespacial, cuyas actividades incluyen el control del Satélite VENESAT-1 Simón Bolívar, Satélite Miranda (VRSS-1) y Satélite Sucre (VRSS-2). El Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas IVIC, es otro importante centro de desarrollo tecnológico del cual depende la Empresa "Quimbiotec", donde funciona una Planta Productora de Derivados Sanguíneos, única de su tipo en el país que produce y comercializa derivados de sangre de alta calidad, así como medicamentos recombinantes, sueros antiofídicos y antiescorpiónicos. Entre sus productos químicos y biológicos figuran la albúmina humana, inmunoglobulina endovenosa, inmunoglobulina anti-D y factor VIII humano.[210]

Sudamérica se ha ido integrando rápidamente a las tendencias mundiales en Tecnologías de la Información y acceso a Internet en distintas áreas. Brasil lidera la producción de software en la región,[211]​ mientras Argentina es el principal exportador de software.[212]

2 969 059

La región es una de las más diversas del mundo. Esto es el resultado de la colonización española y portuguesa en una zona poblada por numerosos pueblos indígenas, por la traída forzosa de esclavos negros de África, por la inmigración masiva de europeos y asiáticos desde el siglo XIX, y por la mezcla entre estos distintos grupos, originando numerosas variantes.[237]

Si bien no existe claridad, ni consenso sobre los volúmenes de población indígena tras la llegada de los colonizadores europeos, se estima que su número debiera ascender al menos a los 20 millones de personas, de los cuales unos 10 millones se encuentran en la Sudamérica andina, y unos 10 en la Sudamérica extra andina;[238]​ aunque hay investigadores que calculan el número en varios cientos de millones.[239]​ Entre los siglos XVI y XIX, por su parte la región recibió la llegada de varios millones de esclavos procedentes de África, de los cuales al menos 3 millones habrían llegado a Brasil,[240]​ y unos 2 millones en las distintas colonias españolas en América.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, la región experimentó una masiva inmigración europea, concentrándose preferentemente en Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Colombia , Venezuela y Perú. Esta población provenía de España, Italia, Alemania y Portugal, entre otros países. También se recibió una considerable inmigración proveniente de Palestina, Armenia, Siria, etc.; así como de Japón, China[241]​ y Corea.

Países como Uruguay, Argentina y Chile poseen un alto componente europeo en sus poblaciones, con porcentajes entre el 60 % y 80 % del total.[242][243][244][245]​ En 2005, el genetista argentino Daniel Corach realizó un estudio genético en Argentina diferenciando ambas vías. El resultado fue que por la vía materna (ADN mitocondrial) la presencia de ancestralidad indígena se encuentra en la mayoría de los casos (53,7%), mientras que por la vía paterna (cromosoma Y), casi todos los casos (94,1%) revelan ancestralidad europea.[246]​ Otro estudio realizado por investigadores de varias nacionalidades, y publicada también en PloS One Genetics, en 2015, dio por resultado que la composición argentina estaba constituida por un 67,3% de aporte europeo, un 27,7% de aporte amerindio, un 3,6% de aporte africano, y un 1,4% de aporte asiático.[247]​ El estudio grafica también cómo el 90% de la población argentina posee una composición genética notoriamente diferente a la de europeos nativos, evidenciándose por tanto un perfil propiamente latinoamericano de mestizaje o mixtura en el grueso poblacional argentino.[247]​ En Chile, el grado de componente europeo es muy importante alcanzando un 62 % de su población.[248]​ En Venezuela cerca del 49-50 % del total,[249]​ en Brasil el 47.7 %[250]​ y en Colombia son el 45-50 % del total de su población.[251]​ EL país donde el porcentaje de amerindios es el mayor componente de la población es Bolivia . Asimismo, existen significativas comunidades indígenas en Ecuador y Perú. En Chile los amerindios puros son casi inexistentes, ya que la mayoría de ellos tiene algún grado de mezcla europea a través del mestizaje. En Argentina la población corresponde a un número bajo superando el 6 % de la población total del país. En el caso de Brasil y Paraguay si se consideran minorías casi inexistentes. En Uruguay no es posible encontrar descendientes amerindios puros, sin embargo, existen descendientes mestizos concentrados especialmente en el noroeste de ese país. En tal medida se podría calificar a Argentina, Chile y Uruguay como de predominancia caucásica [cita requerida]; Bolivia,predominancia amerindia [cita requerida]; Venezuela, Perú , Brasil y Colombia como países mixtos (blancos-mestizos) [cita requerida]; mientras, Paraguay y Ecuador de una mayoría mestiza [cita requerida]; Guyana y Surinam pueden ser calificados como países asiáticos y afrodescendientes [cita requerida].

Un estudio genético autosómico de 2015, el cual incluyó 25 otros estudios, con 38 poblaciones de Brasil, la composición de Brasil es la siguiente: el aporte europeo es 62 %, el africano 21 % y el indígena 17 %. La contribución europea es más alta en el Sur (77 %), la africana más fuerte en el Nordeste (21 %) y la indígena en el Norte (32 %).[252]

Lenguas en Sudamérica: El español (en amarillo); el portugués (en azul); el inglés (en rojo); el neerlandés (en celeste); y el francés (en negro).

Áreas de distribución de las lenguas indígenas americanas más habladas en Suramérica a principios del siglo XXI: quechua en azul; guaraní en amarillo; aimara en naranja; mapuche en negro.

Las principales familias de América del Sur (exceptuando el quechua, aimara, mapudungun y guaraní).

El español y el portugués son los idiomas principales del subcontinente. El portugués se habla principalmente en Brasil, donde es el idioma oficial. El español es oficial en todos los países [cita requerida] a excepción del ya mencionado Brasil y en las Guyanas, también la más hablada del subcontinente. En Guyana, en las islas Malvinas (en litigio entre Argentina y Reino Unido quien las administra) y en Trinidad y Tobago se habla el inglés. En Surinam, se habla el neerlandés. En el Departamento de Ultramar de Guayana Francesa, se habla el francés.

En la actualidad todavía se hablan más de 300 lenguas indígenas pertenecientes a multitud de familias (casi la mitad de ellas se hablan en Brasil), y se ha registrado la extinción de unas 180 más desde la llegada de los europeos.[253][254]​ Se han reconocido más de 33 familias de tamaño grande o medio, y existe un número elevado de lenguas aisladas e incluso lenguas insuficientemente documentadas que no han podido ser clasificadas adecuadamente. Desde el punto de vista tipológico las lenguas andinas difieren notablemente de las lenguas amazónicas aunque existe una zona de transición entre estos grupos.

Las lenguas quechuas son la familia de lenguas con un mayor número de hablantes, con más de 12 millones de personas. Tradicionalmente se habla del "quechua" o "quichua" como de un solo idioma, aunque desde el punto de vista lingüístico existen variedades difícilmente inteligibles entre sí. Según la Constitución Política de Bolivia, el quechua es uno de los 37 idiomas oficiales de Bolivia.[255]​ En el Perú, el quechua, que se habla en algunas variedades, está declarado como lengua oficial.[256]​ Se habla además, una considerable minoría en Ecuador, en Santiago del Estero (Argentina), Tucumán, Salta y Jujuy, así como en el norte de Chile.[257][258]


English Version / Versión en Inglés > South America


Escribe un comentario o lo que quieras sobre América del Sur (directo, no tienes que registrarte)


Comentarios
(de más nuevos a más antiguos)


Aún no hay comentarios, ¡deja el primero!